Presenta: Martín Jesús Cruz Rosas
Maestría en Desarrollo Educativo
UNIPUEBLA
La filosofía no promete asegurar nada externo al hombre: en otro caso
supondría admitir algo que se encuentra más allá de su verdadero objeto de
estudio y materia. Pues del mismo modo en que el material del carpintero es
la madera, y el del escultor, bronce, el objeto del arte de vivir es la propia vida
de cada cual.
Epicteto
INTRODUCCIÓN.
Conocer una escuela y conocer un alumno no solo es haber
visitado la escuela y saber el nombre del joven; implica un
análisis más profundo y deductivo para poder cumplir el
objetivo final, que es tener todas las aptitudes y
conocimientos necesarios como docente para poder guiar y
orientar a cada uno de los alumnos para alcanzar la más
íntegra formación.
(Platón y Sócrates).
LA ADOLESCENCIA EN LA POSMODERNIDAD
Los adolescentes viven su propia realidad, nos damos cuenta que hay
retrasos en asumir responsabilidades (especialmente en lo que se
refiere al estudio escolar) y se tiende a extender el período de la
adolescencia lo más que se pueda, porque no hay nada seguro más
que lo que se vive, el aquí y ahora.
LA ADOLESCENCIA EN LA POSMODERNIDAD
Los adolescentes como alumnos y sujetos a la educabilidad son
seres dúctiles y con características de plasticidad que les permiten
elaborar nuevas estructuras espirituales que les personalizan y
socializan a partir de los estímulos que reciben.
DOCENTE – ALUMNO: APRENDER A ENSEÑAR MEJOR
“El chango no se changuiza, el león no se leoniza, pero el ser humano si
se humaniza, entonces el propósito del maestro de aula se convierte en
motor de la transformación educativa”
Martin López Calva
DOCENTE - ALUMNO: APRENDER A ENSEÑAR MEJOR
Otra estrategia es la del diálogo permanente, un diálogo establecido a
través de un lenguaje, como mencionan Sócrates y Milani, sensible y
adecuado, entregado a ellos para su reivindicación.
DOCENTE – ALUMNO: APRENDER A ENSEÑAR MEJOR
Los docentes que mantienen una actitud distante, que solo se
preocupan en dejar una fotocopia o una explicación oral y luego
se desentienden…
EL PERFIL DE EGRESO DE LOS ALUMNOS DE SECUNDARIA
El perfil de egreso plantea rasgos deseables que los estudiantes
deberán mostrar al término de la Educación Básica, como garantía
de que podrán desenvolverse satisfactoriamente en cualquier
ámbito en el que decidan continuar su desarrollo. Dichos rasgos
son el resultado de una formación que destaca la necesidad de
desarrollar competencias para la vida que, además de
conocimientos y habilidades, incluyen actitudes y valores para
enfrentar con éxito diversas tareas.
EL PERFIL DE EGRESO DE LOS ALUMNOS DE SECUNDARIA
La escuela debe abrirse a los intereses, expectativas y conocimientos
de los jóvenes y no limitarse a enseñar mecánicamente, sino también a
motivar, interesar, movilizar y desarrollar conocimientos significativos
y que forme personas y ciudadanos útiles para la vida.
EL DOCENTE IDEAL PARA EL ALUMNO IDEAL
Nuestra tarea como docentes, es la de estimular el talento de
nuestros alumnos, de que se hagan valer por ellos mismos,
ofrecerles condiciones para una calidad de vida digna incorporada a
la sociedad y facilitar su desarrollo. El objetivo de la educación es la
virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano.
Platón
EL DOCENTE IDEAL PARA EL ALUMNO IDEAL
En las escuelas se ejercen prácticas encaminadas a la obediencia, la
pasividad, la dependencia, la reproducción, por lo que educar resulta
verdaderamente un reto, una meta que no se puede alcanzar a corto
plazo y de la que en la mayor parte de las ocasiones, no vemos con
nitidez la llegada pero que nos ha de impulsar a luchar.
Y entonces, ¿Cómo lograrlo?...
Preparándonos, que nuestras vivencias se conviertan en experiencias
y ser capaces de transmitirlas sin temor a equivocarnos, ser nosotros
mismos, sin miedo a las críticas.
Martín
EN CONCLUSIÓN…
Desde el diálogo (acercándonos y comprendiendo al adolescente pero
asumiendo
nuestro
rol
de
formadores),
debemos
darles herramientas desde lo cognitivo para que no sean meros
espectadores sino protagonistas críticos; lograr que reasuman la cultura
del esfuerzo sin dejar de disfrutar su adolescencia; que readquieran
esos "viejos" ideales; que tengan proyectos de vida, concientizándolos
en que la etapa por la que atraviesan es un punto de partida hacia
nuevos horizontes, hacia nuevas vivencias y encuentros, no un fin en sí
mismo.
Descargar

EL ALUMNO IDEAL PARA EL DOCENTE IDEAL