FACULTAD DE OBSTETRICIA Y
ENFERMERÍA
Mg. Enf. Cecilia Teresa Arias Flores
www.reeme.arizona.edu
El cerebro es el centro que controla y
regula todas las respuestas voluntarias
e involuntarias del cuerpo y está
formado por células nerviosas que
normalmente se comunican entre sí
por medio de la actividad eléctrica.
Las convulsiones se producen cuando
una o varias regiones del encéfalo
reciben una descarga de señales
eléctricas anormales que interrumpe
transitoriamente el funcionamiento
eléctrico encefálico normal. La
incidencia de las convulsiones es alta
durante el primer año de vida y
alrededor del 3 al 5 por ciento de todos
los niños puede experimentarlas.
www.reeme.arizona.edu
En los recién nacidos y los
lactantes:
• Traumatismos durante el
parto
• Problemas congénitos
• Fiebre
• Desequilibrios químicos o
metabólicos del cuerpo
www.reeme.arizona.edu
En niños, adolescentes y
adultos jóvenes:
• Alcohol o drogas
• Traumatismo en la
cabeza
• Infecciones
• Motivos desconocidos
www.reeme.arizona.edu
OTRAS CAUSAS
• Tumor cerebral
• Problemas neurológicos
• Síndrome de
abstinencia de drogas
• Medicamentos
www.reeme.arizona.edu
CUIDADOS DURANTE LA CONVULSION
• Proporcionar intimidad; si el enfermo
tiene un aura, quizá tengamos tiempo
suficiente para llevarlo a un sitio
seguro
• Mantener la calma y tranquilizarle si
está consciente (tener en cuenta que
el paciente puede perder la conciencia
de repente o poco a poco)
• No abandonar nunca al paciente
durante la crisis
• Tenderle en el suelo con cuidado, si
hay tiempo suficiente
• Retirar muebles, elementos contra los
que el paciente pueda golpearse;
durante la crisis proteger la cabeza del
paciente con toallas... para evitar
lesiones por golpes contra superficies
duras
www.reeme.arizona.edu
•
•
•
•
Aflojar la ropa que oprima, para favorecer la respiración.
Si el paciente está en la cama, subir las barandillas acolchadas y retirar
almohadas por peligro de sofocación
Si un aura precede a la crisis, y paciente no ha cerrado las mandíbulas,
introducir un objeto blando (abatelenguas) entre los dientes para reducir la
posibilidad de morder la lengua o los carrillos
Si ha cerrado los maxilares por un espasmo, no forzar, no intentar abrirlos
para introducir algo, podríamos provocar una fractura de mandíbula,
lesionar dientes, labios, lengua…
www.reeme.arizona.edu
• Colocarle en posición de seguridad (SIMS); si no es posible,
sujetar el mentón hacia arriba y hacia delante con la cabeza
inclinada hacia atrás, para ayudar a abrir las vías respiratorias
www.reeme.arizona.edu
• Retirar dentadura postiza para tener acceso a la cavidad bucal
• No moverle ni sujetarle durante la crisis, porque sus contracciones
musculares son potentes y podría romperse un hueso al oponernos a su
fuerza o movimiento
• Observar la crisis
• Aparición y duración
• Hechos que precedieron a la crisis (estímulo visual, auditivo...)
• Parte del cuerpo por la que empezó la crisis
• Ojos: abiertos o cerrados, pupilas...
• Partes del cuerpo implicadas, tipo de movimientos
• Actividades motoras involuntarias (chasquido de labios, degluciones
repetidas...)
• Incontinencia urinaria o fecal
• Pérdida de la conciencia
• Después de la crisis: capacidad de hablar, adormilado...
www.reeme.arizona.edu
DESMAYOS
• Lo primero que hay que destacar, es que el
desmayo no es una enfermedad; es un
estado de malestar, relacionado con
muchas cosas, que conlleva la pérdida
parcial o total del conocimiento.
Su duración es tan sólo de unos minutos y
por norma general ocurre cuando no llega
suficiente sangre al cerebro durante un
espacio corto de tiempo.
El clásico desmayo tiene varias formas de
llamarse, y también es corriente oír "
sincope", " lipotimia", " mareo", etc...
www.reeme.arizona.edu
•
•
•
•
•
www.reeme.arizona.edu
Inspeccionar las vías respiratorias y la
respiración de la persona. De ser necesario,
se debe llamar al número local de
emergencias (911 en los Estados Unidos) y
comenzar a dar respiración artificial y RCP.
Aflojar las ropas apretadas alrededor del
cuello.
Mantener a la persona afectada acostada
durante al menos 10 a 15 minutos,
preferiblemente en un espacio fresco y
calmado. Si esto no es posible, se debe
hacer que se siente hacia adelante y
colocarle la cabeza entre las rodillas.
Si se ha presentado vómito, se la debe
voltear hacia un lado para evitar el
ahogamiento.
Levantar los pies de la persona por encima
del nivel del corazón (más o menos 12
pulgadas o unos 30 cm).
“No busques acciones espectaculares, lo que importa es el
don de nosotros mismos. El grado de amor que pongáis en
cada uno de vuestros actos y acciones”
www.reeme.arizona.edu
Teresa de Calcuta
Descargar

Diapositiva 1 - Recursos Educacionales en Español