Para qué sirve
Qué modalidades existen
Cómo prepararnos
Evitar errores
La entrevista forma parte del proceso de selección del
candidato óptimo para el puesto vacante.
A través de ella el seleccionador obtiene una idea de la
personalidad y aptitudes del entrevistado, y a su vez, el
candidato recibe información sobre la empresa, el proyecto y
el puesto en cuestión.
• Personal . En ella hablarás solo con un único interlocutor. Puede realizarla un
seleccionador especializado, el jefe de la empresa o varias personas
en entrevistas sucesivas en la escala jerárquica de la compañía.
• En grupo . Varios candidatos son recibidos al mismo tiempo. Lo normal es que
cada candidato se presente brevemente, indicando sus titulaciones y
experiencias más relevantes, para luego debatir entre ellos un tema en
cuestión (Dinámica de Grupos).
• Jurado
En la confrontación con un jurado el candidato es recibido por varias
personas de la compañía que le hacen las preguntas. Intenta mantener
en estas entrevistas tu sangre fría. Concentra la atención sobre la
pregunta planteada. Responde brevemente y con claridad
Existen varias técnicas posibles
ESTRESANTE
Mantener la calma, no
dejarse intimidar
Actitud hostil del
entrevistador
Preguntas complicadas
o rebuscadas
AMIGABLE
Entrevistador crea clima
relajado y de
«confianza»
PROFESIONAL
Estilo frío e
impersonal en el
entrevistador.
Preguntas cortas y
concisas
Mostrarse sociable, pero
manteniendo las distancias
Firmeza y decisión,
sensación de control
•
Infórmate sobre la empresa para la cual aspiras trabajar.
Debes conocer sobre su actividad, localización, productos,
competidores...
•
Entérate quién será el interlocutor .
•
Prepara una pequeña exposición para presentarte del modo
más favorable, evita la improvisación.
•
Prevé las preguntas que te pueden realizar, ya sean personales
o profesionales.
•
Haz una listas de preguntas que quieres realizar al
seleccionador.
•
Busca las mejores condiciones psicológicas: descansa la noche
antes de la entrevista, relájate...
•
Prepara el material que necesitará llevar para la entrevista:
currículum vitae, cartas de empresarios o recomendaciones,
certificados de tus trabajos, copias de los títulos...
•
Piensa en el medio que utilizarás para acudir a la entrevista y
calcula el tiempo necesario. Sé puntual en la cita, llega unos
minutos antes.
•
Elige cuidadosamente la ropa: sobria, limpia, discreta,
clásica..
• Aprieta la mano con firmeza. Espera que te inviten a
sentarte.
• Escucha atentamente. Mira directamente a los ojos del
seleccionador cuando habla.
• Mantén una postura corporal correcta situándote cara a cara
con el entrevistador.
• Cuida la expresión facial. Empezar la conversación con cara
sonriente contribuye a ofrecer al entrevistador una imagen
positiva de nosotros mismos.
• Cuida los gestos.Utilízalos
cuando quieras reforzar una
palabra
o
frase
que
consideres importante. Pero
no debes abusar de los gestos
y éstos deben ser sencillos y
naturales, sin exageración.
Empieza a contestar cuando la otra persona
termine su intervención.
Controla el volumen de tu voz.
Emplea un tono de voz adecuado a cada mensaje
que quieres transmitir.
Exprésate con claridad, vocaliza bien.
En cuanto al contenido…
•
Da respuestas precisas y concretas a las
preguntas que te formulen, no alargues
las contestaciones .
•
Tómate unos segundos antes de
responder
preguntas
complicadas,
piénsate bien las respuestas.
•
No abuses de terminología técnica, salvo
que el interlocutor sea también un
técnico.
•
No hables demasiado. El 75% del tiempo
es para ti y 25% para el seleccionador.
•
Trata
la
cuestión
del
sueldo
cuidadosamente. No digas cuánto quieres
ganar. Haz que el seleccionador se
posicione en la cuantía del salario .
•
Cuidado, no se trata de ninguna invitación para irse por las
ramas. Necesitas saber más sobre la pregunta antes de
empezar a contestarla. "¿Qué parte de mi vida o de mi persona
le interesa conocer?". Con esto conseguirás que el
entrevistador te ayuda a plantear el enfoque adecuado, y
evitarás hablar de aspectos irrelevantes. Nunca respondas sin
antes haber concretado si el entrevistador desea oírte hablar
sobre tu vida privada o profesional.
Señala las actividades específicas que encuentras atractivas.
Expón lo que puedes aportar a la empresa en línea con tus
objetivos
Es el momento de exponer lo que hemos preparado sobre sus
productos, actividad, competidores...
Comenta las posibilidad de desarrollar toda tu potencialidad y
seguir avanzando en tu carrera profesional
Presenta tres al menos y relaciónalo con el perfil del puesto
demandado
Indica sólo uno y que no sea un impedimento para desempeñar
el puesto en concreto. Intenta convertirlo en una ventaja para
conseguir el puesto
Una respuesta equivocada por tu parte puede servir para
eliminarte. La pregunta está orientada a comprobar si el
candidato sabe organizar su tiempo, priorizar funciones, y si es
propenso a eludir tareas desagradables.
Esta pregunta busca información en dos frentes distintos: ¿Qué
es lo que consideras difícil?, y ¿cómo solucionaste la situación?
Deberás tener preparada una historia donde la situación era
comprometida y en la que demostraste tus mejores dotes. Evita
hablar de problemas relacionados con tus compañeros de trabajo
El entrevistador te pide que te describas a ti mismo, o como
colaborador en un equipo, o como un solitario. La mayoría de los
departamentos dependen para su éxito del armonioso trabajo de
todo el equipo, de manera que haz una descripción de tu
capacidad para integrarte y colaborar en grupos de trabajo.
La planificación eficaz exige una previsión de los elementos
necesarios para alcanzar el objetivo ("¿qué necesito y quiénes
son los más idóneos para realizar este trabajo?") y una
programación de las fechas en cada fase debe estar terminada
Demuestra que dominas todos los aspectos básicos de la
organización.
La señal más clara de que la entrevista está llegando a su
final es cuando te indican si deseas hacer alguna pregunta o
necesitas alguna aclaración. Haz las preguntas que
consideres necesarias de forma que aparezcan más nítidos
tus puntos fuertes y además demuestren tu entusiasmo por
el puesto de trabajo.
Tu objetivo en la entrevista es conseguir que te hagan una
oferta de trabajo.
• Una vez realizada la entrevista debes dejar pasar unos días
o semanas para conocer cuál ha sido el resultado.
•
Debes estar atento/a, pero no es conveniente llamar con
demasiada frecuencia. El tiempo prudencial es dejar pasar
de dos a tres semanas.
•
Puedes optar, aunque el resultado haya sido negativo, por
enviar una carta de agradecimiento por la atención que te
han prestado y aprovechar para aclarar cualquier
malentendido que pudo haber en la entrevista o ponerte a
disposición de la empresa para futuras posibilidades. De
este modo, habrás dejado un buen recuerdo y tendrás
mayores opciones de cara a otros procesos o te podrán
recomendar
para
otros
departamentos,
empresas,
conocidos, etc.
Para qué sirve
Qué modalidades existen
Cómo prepararnos
Evitar errores
Descargar

La entrevista - Punto de Orientación Laboral (POL)