El Estrés
• El estrés se define como un estado de fatiga física y
psicológica del individuo, provocado por exceso de
trabajo, desórdenes emocionales o cuadros de
ansiedad. Aunque en ocasiones constituye el motor de
nuestras vidas, es ante todo uno de nuestros más
feroces enemigos. Frente al estrés, el organismo
humano reacciona tanto en el aspecto biológico como
en el psicológico especialmente cuando nos
encontramos con situaciones que implican demandas
fuertes que pueden agotar sus recursos de
afrontamiento.
¿Cuales son las causas?
• Cambios en la vida
• La frustración de no ver
cumplidas las metas
• Separación o divorcio en
una pareja
• Situaciones traumáticas
• Perder el trabajo
• La competencia laboral
• Incremento de horas
laborales
• La economía
• Jubilación
• Embarazo
• Problemas familiares
• Cambiar de residencia
• Hijos se van del hogar
El Tiempo
1. El pasado: es solamente para aprender
2. El presente: era para vivirlo y
aprovecharlo
3. El futuro: eso le pertenecía a Dios, pues
en sus manos estaba los tiempos.
El afán y la ansiedad
No continúen afanándose: “ser dividido”, o
“partido” o sea tener doble ánimo.
1. La ansiedad es innecesaria.
1. El Dios que creó las aves del cielo se ocupa de
proveer el sustento para su vida.
2. El Dios que creó las plantas provee para su sustento
y hermosura.
3. Si Dios provee para aves y lirios; el hombre vale
mucho más que ellos.
El afán y la ansiedad
1. La ansiedad o el afán no produce resultados
positivos.
1. Añadir un codo = añadir años de vida
2. La ansiedad, en vez de prolongar la vida, suele
acortarla.
2. En el evangelio de Lucas añade esto:
¿Creen ustedes que por preocuparse mucho vivirán un día
más? Si ni siquiera esto pueden conseguir, ¿por qué se
preocupan por lo demás? (NTV)
Nuestro motor para el afán y ansiedad es…
• La causa de la ansiedad se encuentra
en la expresión “hombres de poca
fe”
• La “poca fe” es la causa del temor al
futuro a lo desconocido
El afán y la ansiedad
1. La ansiedad es incompatible con nuestra
posición como hijos de Dios.
1. Un “gentil”, o pagano, tenía mucha razón para
sentir ansiedad en cuanto a la vida y el sustento
para la vida.
2. Sin fe, sin esperanza, sin rumbo y sin Dios.
2. Sólo quienes no conocen a Dios se preocupan
por eso. Dios, el Padre de ustedes, sabe que todo
eso lo necesitan. (NTV)
Santiago 4: 13-16
• Escúchenme, ustedes, los que dicen: «Hoy o mañana
iremos a la ciudad; allí nos quedaremos todo un año, y
haremos buenos negocios y ganaremos mucho
dinero.» ¿Cómo pueden hablar así, cuando ni siquiera
saben lo que les va a suceder mañana? Su vida es
como la niebla: aparece por un poco de tiempo, y luego
desaparece. Más bien, deberían decir: «Si Dios quiere,
viviremos y haremos esto o aquello.» Sin embargo, a
ustedes les gusta hablar con orgullo, como si fueran
dueños del futuro, y eso es muy malo. (TLA)
Nuestro afán debe ser siempre
Mateo 6:33
1. La preocupación, o prioridad, número uno debe
ser el “buscar el reino de Dios.”
2. Esta búsqueda debe ser continua, es una acción
repetida y continua.
3. Debe ser una búsqueda celosa, que significa
“desear con una pasión, perseguir con celo,
procurar de corazón, o buscar con afán.
4. La búsqueda debe ser concentrada en el reino
de Dios. En contraste, los gentiles concentraban
su búsqueda en las cosas de esta vida
El afán y la ansiedad
1. La ansiedad por las necesidades de mañana es
inoportuna
1. No comiencen a afanarse por el día de
mañana.
2. Los problemas del día de hoy son suficientes por
hoy.
Una platica entre dos gorriones
Se oyó en un huerto una conversación entre dos
gorriones, descansando sobre una rama en un árbol
alto. Mientras observaban a la gente que caminaba
apurada y nerviosa por el huerto, uno dijo al otro:
Eh, dime, ¿por qué piensas que la gente camina así,
nerviosa y preocupada?
El otro le respondió:
No lo sé con certeza, pero debe ser porque no tienen
a un Padre Celestial que los cuida, como nosotros.
Descargar

20140316 Estresado por el futuro