DEJA EL FUTURO
EN LAS MANOS
DE CRISTO
Por: Judith Stone
¡Cuánto nos preocupa el futuro! Tengo la oportunidad cada día de
tratar con muchas personas diferentes entre sí, no sólo por su
posición económica y social, sino por su nacionalidad…
…y apariencia física y, sin embargo, a pesar de estas diferencias
tan marcadas, la gran mayoría de ellos tienen algo en común,
viven preocupados por el futuro.
Especialmente en estos tiempos inciertos que nos han tocado vivir, se
les nota un afán, una ansiedad inmensa de conocer qué habrá en el
mañana…
…y esto me hace notar en ellos que no conocen al que dijo: “No
os
preocupéis por el día de mañana... basta al día su
afán”.
En ocasiones turbados por los afanes de la vida, nosotros, que sí
conocemos al Maestro, olvidamos nuestra fe en sus promesas, y tal
como los que no confían en Él, nos llenamos de preocupación por el
futuro…
…y dejamos que el enemigo tome ocasión en nuestras vidas
ahogándonos con angustia y pesar, previendo situaciones que tal vez
nunca lleguen…
…padeciendo por problemas que quizás nunca tengamos, desmintiendo
con nuestro afán, lo que tanto hemos predicado, lo que a otros
enseñamos…
… que “los
que confían en Jehová son como el monte
de Sión, que no deslizará, estará para siempre”.
Pues aún cuando llegara a nuestra vida la más grande calamidad o nos
tocara morir, tenemos la certeza de “que lo que ahora padecemos no es
de comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de ser
manifestada”.
-Judith Stone
Mesa de fe abril 30/07
Entrega tu vida en las manos de Dios, Él te ama y espera por ti. Si no
sabes cómo hacerlo, dobla tus rodillas, levanta tus manos al cielo y dile
al Señor que te enseñe y di: “No temo al futuro porque confío en
Jesús”.
¡Dios te bendiga y que tengas un buen día!
Descargar

Slide 1