PAPEL DE LA PSICOLOGÍA
EN LA FORMACIÓN
SACERDOTAL
1
ESCUELAS PSICOLÓGICAS
2
PSICODINÁMICAS
3
Freud
• Estructura de
personalidad
• Desarrollo de la
personalidad
4
Adler
• Estructura de
personalidad
• Estilos de la
personalidad
– Principio de poder
5
Jung
• Inconsciente colectivo
• Arquetipos
6
Fromm
• Orientación de
personalidad
• Psicoanálisis y
religión
7
Erickson
8
Desarrollo del yo
9
• William Kraft
10
Berne
• Estructura de
personalidad
• Análisis transaccional
11
CONDUCTUALES
12
Pavlov
13
14
15
Watson
• Estructura de
personalidad
16
Skinner
• Condicionamiento
operante
17
Bandura
• Aprendizaje por
observación
18
CENTRADA EN EL CLIENTE
19
Rogers
20
ACTITUDES
21
· Comprensión empática:
•
Se trata de percibir el mundo desde el punto de vista
del otro como si fuéramos esa persona, se trata de
sentir el mundo desde su punto de corazón. La
función del consejero sería la de asumir, en la medida
de lo posible, el marco de referencia interno del
cliente para percibir el mundo tal como éste lo ve.
–
Empatía es la capacidad de ponerse
verdaderamente en lugar del otro, de ver el
mundo como él lo ve. Para poder serle útil me
pondré a mí mismo a un lado y entraré en su
mundo perceptual de la manera más completa
de que soy capaz, me convertiré en cierto
sentido en otro yo para usted
22
· Aceptación incondicional
positiva:
•
Supone la aceptación del cliente y la preocupación
por él como persona diferente, la aceptación de sus
propios sentimientos y experiencias y de los
significados personales que atribuye a los últimos.
–
Entiendo por aceptación un cálido respeto hacia
él como persona de valor propio e incondicional,
es decir como individuo valioso
independientemente de su condición, de su
conducta o sentimientos.... el respeto y agrado
que siento hacia él como persona distinta, el
deseo de que posea sus propios sentimientos,
la aceptación y respeto por todas sus actitudes,
al margen del carácter positivo o negativo de
estas últimas. La sensación de ser aceptado,
respetado y amado en esta relación limitada
con el terapeuta. Quizás amado tiene aquí su
significado más profundo y más generalizado de
ser profundamente comprendido y aceptado.
23
· Autenticidad:
•
Indica una exacta adecuación entre la
vivencia y conciencia, pero su
significado puede extenderse para
incluir también la correspondencia
entre vivencia, conciencia y
comunicación. La relación de ayuda
sólo puede ser creada por un individuo
psicológicamente maduro.
24
GESTALT
• Principio de totalidad
• Teoría de percepción
25
HUMANISTAS
26
Maslow
• Pirámide de
necesidades
27
Allport
28
Personalidad madura
29
Rasgos de madurez humana
30
1.- Extensión de sentido del
yo:
• apertura a nuevos intereses. La persona
que tiene un solo interés se encuentra
cerrada. Es el desarrollo de los intereses.
31
2.- Objetivación del yo:
• me conozco; visión de mi comportamiento-capacidad de entrar
dentro de sí mismo conocer la propia capacidad, de coger la propia
realidad ( lo que soy y lo que puedo ser). Entre estas dos realidades
(lo que soy y lo que puedo ser) existe un elemento fundamental que
hace de enlace la ironía.
– Es la capacidad de reírse de uno mismo (humorismo =
característica del hombre adulto). Cuando una persona
es capaz de no absolutizar la propia persona.
32
3.- Cordial relación con los
otros.
• Entendida esta relación no como funcional
o interesada. Una estructura democrática
(= aceptación del otro en su diversidad)
del carácter que aceptan a los otros tal y
como son. Cuanto mas se acepta al otro
mas se está en camino de ser maduro.
(tolerancia)
33
4.- Seguridad emotiva.
• Afrontar la dificultad, la adversidad. Evitar
reacciones excesivas,. Tener sentido de la
proporción. No exasperar en el sentido de
caer en la frustración y al mismo tiempo
no negar la conflictividad. Luchar contra
los prejuicios manteniendo una valoración
de si.
34
5.- Percepción realista de sí.
• Percepción de la dimensión de la tarea.
Percibir con extremo realismo que permite
llevar todos los trabajos a término.
(realismo)
35
6.- Filosofía unificadora de
la vida.
• Lo que hago es porque entra en el
proyecto total de la propia existencia. No
se puede tener una vida en
compartimentos sino con una visión
unificante que permite tener una teoría
general de la existencia en la cual es
posible la unificación de mi mismo. Teoría
de que el sujeto elabora su propia
existencia. (proyecto general de vida.
36
Etapas de madurez religiosa
37
1.- Bien diferenciado:
• El sujeto opera diversas discriminaciones
(distingue) y por ello permite gracias a su
riqueza al sujeto de poder encontrarse
aunque en contexto cultural distinto.
– El verdadero sentimiento religioso es el
que acepta la diversidad.
38
2.- Dinámico y derivado:
• Es posible que existan una serie de
factores condicionantes de la elección de
vida que yo he escogido pero adquiere un
carácter de autonomía. Puede cambiar el
sistema motivacional por otro sistema de
motivaciones. esto es importante en el
nivel vocacional. El sistema motivacional
puede hacer una elección distinta
cogiendo un sistema de valores distinto.
39
3.- Coherentemente
directivo.
• da una dirección al comportamiento del
sujeto. Es decir es consecuente en el nivel
moral: tiene coherencia y significado
unificante de la vida. Es cierto que si
tengo un sentido unificante de la vida esto
supondrá un estilo determinado de la
existencia.
40
4.- Carácter comprehensivo
:
• respecto a otros absolutos de sustitución.
La religión es más comprehensiva, permite
abrazar todos los intereses de la persona.
Ofrece una visión unitaria de la existencia
y del universo
41
5.- Naturaleza integral
(integrante)
• Permite insertarse en los distintos
contextos facilitando un modelo
homogéneo (no esquizofrénico) de la
existencia. Tiene una naturaleza integral,
en el sentido que actúa en modo de
componer un modelo homogéneo y dar
vida a una concepción armónica de la
realidad.
42
6.- Es fundamentalmente
heurístico.
• En búsqueda. Acepta la fe en una actitud
de búsqueda, no como un absoluto.
Acepta la duda teóricamente posible.
Acepta el riesgo (y no tiene miedo a lo
nuevo) con pasión, acepta que no hay una
certeza absoluta.
43
Frankl
• Logoterapia
44
OTROS
45
Ellis
• ABC
46
Piaget
47
Aprendizaje
• Educación
48
SISTÉMICAS
49
Elementos fundamentales
50
Sistemas.
51
Definición
52
más productivas que sus
relaciones con otros
elementos. Esta distinción
de las relaciones constituye
un límite que divide el
sistema de su entorno.
(Willke, en von Schlippe y
Schweitzer 2003, p 61).
-En cualquier caso,
"sistema" es una
abstracción que involucra la
53
Atributos
54
premisas de la teoría de
sistemas se basan en la
percepción de que el
sistema como un todo es
cualitativamente diferente y
se "comporta" de manera
distinta a la suma de los
elementos individuales del
sistema. (Simon et al. en
de Shazer 1991, p 18).
55
premisas de la teoría de
sistemas se basan en la
percepción de que el
sistema como un todo es
cualitativamente diferente y
se "comporta" de manera
distinta a la suma de los
elementos individuales del
sistema. (Simon et al. en
de Shazer 1991, p 18).
56
Cuestiones fundamentales
•
•
LA REALIDAD: un sistema
no es algo que se presenta
al observador sino algo que
el observador conoce
(Humberto Maturana 1982,
p175).
CAUSALIDAD: La causalidad
"existe" en nuestra mente, no
"ahí afuera".
57
Cuestiones fundamentales
(2)
• COMUNICACIÓN: La
organización
lingüística en torno a
algo hace que ese
algo exista.
58
Terapia sistémica
•
Enfoque en el cual un terapeuta (o un equipo
de terapeutas) trabajando con
combinaciones y configuraciones variadas de
personas, diseña e introduce intervenciones
que buscan alterar la interacción
interpersonal y el contexto en que surgen
determinados problemas para eliminarlos.
(de Shazer, 91, p 11)
59
cibernética
•
Es la denominación que se aplica a un programa
destinado a describir la regulación y el control de
sistemas complejos. En la actualidad el estudio de los
enunciados a nivel de hechos (límites, reglas
subsistemas, coaliciones...) se denomina cibernética
de primer orden y la aplicación de los principios
cibernéticos a la cibernética misma se denomina
cibernética de segundo orden.
De la misma
manera se habla de cambio de primer orden, cambio
dentro del sistema, y cambio de segundo orden, o sea
cambio del sistema.
60
Escuelas
61
Constructivismo.
62
Elementos formativos del
Sacerdote
63
Dimensiones
64
Atenta a las dimensiones
DA 280
65
Espiritual
66
Intelectual
67
Pastoral-misionera
68
Humano-comunitaria
69
Enfoque:
• Seguimiento de Jesús en su plena
humanidad
70
Dinamismos:
• Solidaridad
• Participación
71
Objetivos:
72
Promover el desarrollo integral
73
Conocimiento profundo de la
persona humana
74
Formar personalidades
equilibradas, sólidas y libres
75
Temperamento
•
conjunto de reacciones emocionales provenientes de nuestro
sistema neuroendocrino y otros factores biológicos; es cómo
funcionamos. Está fundamentalmente determinado por la
herencia y difícilmente se puede cambiar. Es una parte muy
primitiva de nuestro comportamiento.
– Podemos tener un temperamento más o menos susceptible,
reaccionar más o menos rápido, con mayor o menor
intensidad, etc.
76
Carácter
•
combinación de valores, sentimientos y actitudes que
dependen de la sociedad y de la cultura en la que vivimos y
nos formamos. Es la forma en la que percibimos al mundo que
nos rodea en función de nuestras experiencias o la educación
que recibimos; forma nuestra estructura.
– Está condicionado por nuestro temperamento, pero es más
fácil de modificar; podemos ser -por ejemplo- de carácter:
nervioso, sentimental, colérico, apasionado, apático, etc.
77
Personalidad:
•
integración de nuestro temperamento y nuestro carácter. Es lo que
nos define como persona, cómo nos comportamos, como nos
mostramos a los demás.
– Existen muchísimas formas de clasificar la personalidad, por
ejemplo Jung la clasificó en: extrovertidos o introvertidos;
Kretschmer en: ciclotímicos, esquizomáticos o atléticos; etc. En
general la forma de clasificar la personalidad depende tanto de los
rasgos físicos, como psíquicos y culturales que presentan
78
Criterios:
•
•
•
•
•
•
Es el fundamento de toda formación sacerdotal PDV 43
Candidato es el protagonista necesario e insustituible PDV 69
Fomentar la madurez interior.
Disciplina responsable y coherente como dominio de sí
Seminario como comunidad educativa en camino
Fomentar la fraternidad para que se integren al presbiterio
79
Etapas
80
Período propedéutico
(iniciación cristiana) y curso
introductorio (preparación
para seminario)
•
•
•
Énfasis
–
Búsqueda y fortalecimiento de la identidad
Valores:
El período propedéutico, 1998
–
Quien se ocupa hoy a fondo de la problemática
que presenta el Período Propedéutico no puede
ciertamente dejar de ver el hecho de que la
"fuerte discrepancia" entre el estilo de vida y la
preparación básica de los candidatos por una
parte, y el estilo de vida y las exigencias
formativas por otra43, no es sino uno de los
aspectos de la crisis de la educación familiar y
de los sistemas escolares de varios países. Pero
es también indudablemente uno de los signos
más visibles de las profundas transformaciones
culturales causadas por el progreso científico y
técnico, y el obscurecimiento de algunos
valores espirituales y morales, definido por la
Evangellii nuntiandi "el verdadero drama de
nuestro tiempo" que consiste en la "ruptura
entre Evangelio y cultura"44. Por tanto, todos
los esfuerzos que se emprenden con el fin de
reforzar los estudios eclesiásticos y la vida
espiritual de los seminarios deben ser
examinados en el contexto del grande
compromiso de la Iglesia por conservar, por
81
una parte, su identidad y su específico
patrimonio espiritual y cultural, y por proseguir,
Formación filosófica
82
Énfasis
• Vivencia de la comunión e inteligencia de
la fe
83
Valores:
84
Enseñanza de la filosofía en los
seminarios, 1972
•
La formación filosófica en los seminarios no debe
limitarse a enseñar a los jóvenes a "filosofar".
Ciertamente es importante que los jóvenes
seminaristas aprendan a filosofar, es decir, a buscar
con amor sincero y continuo la verdad, desarrollando
y agudizando su propio sentido crítico, reconociendo
los límites del conocimiento humano y profundizando
los presupuestos racionales de la propia fe; pero esto
no basta. Es necesario que la enseñanza de la filosofía
presente principios y contenidos válidos, que los
alumnos puedan considerar con atención, debatir y
asimilar gradualmente.
85
Enseñanza de la filosofía en los
seminarios, 1972 (2)
•
Ni se puede reducir la enseñanza de la filosofía a una
búsqueda que se limite a recoger y describir con la
ayuda de las ciencias humanas los datos de la
experiencia; antes bien, es necesario proceder a una
reflexión verdaderamente filosófica, a la luz de
principios metafísicos seguros, de suerte que se llegue
a afirmaciones de valor objetivo y absoluto.
–
Mc 3, 13 - 16
86
Decreto de reforma de los
estudios eclesiásticos de
filosofía, 2011
• Artículo 60: plan de
estudios en la
facultad eclesiástica
de filosofía (materias
complementarias
opcionales)
87
Formación teológica
88
Énfasis
• Profundización de la misión e intimidad
con Dios.
89
Valores:
90
Formación Teológica de los
futuros sacerdotes, 1976
•
•
1. Los alumnos, siéntanse corresponsables de la
propia formación teológica.
2. Antes de iniciar los estudios teológicos, los alumnos
consigan la preparación necesaria literaria82 y
filosófica, a no ser que los estudios de filosofía estén
integrados en los teológicos. La formación filosófica,
que no abarque únicamente la historia de la filosofía
sino también y sobre todo una reflexión orgánica
sobre el mundo y sobre el hombre, que culmine en la
afirmación de un Absoluto personal.
91
Formación Teológica de los
futuros sacerdotes, 1976 (2)
•
3. Los alumnos de teología estén
en situación de estudiar las
fuentes de la reflexión teológica
(especialmente del Nuevo
Testamento, de los documentos
del Magisterio eclesiástico, de las
obras de los Padres de la Iglesia y
de los grandes Escolásticos),
92
Formación Teológica de los
futuros sacerdotes, 1976 (3)
•
4. Durante los cursos de teología, los alumnos
siéntanse obligados a asistir activa y regularmente a
las clases. En efecto, cuando se trata de la
transmisión, no de un simple saber sino de una
tradición de fe, como en el caso de la tradición
cristiana, es insustituible el contacto con un maestro,
el cual es, al mismo tiempo, testigo de esta fe que ha
iluminado y trasformado su vida. La enseñanza se
convierte así en conversación del teólogo creyente y
orante, en el cual coinciden la inteligencia del misterio
y la intimidad de vida con el mismo. No es posible
enseñar y estudiar la teología como una materia
profana, ante la cual se podría permanecer neutral;
por consiguiente, es importante el trato personal
entre profesores y alumnos en las clases, en las
ejercitaciones o seminarios, en la dirección
personal86
–
Lc 24, 13 - 35
93
Año pastoral
94
Procesos de configuración
con Jesucristo
•
•
•
•
Rito de admisión
Lectorado
Acolitado
Diaconado
95
SU USO EN LA IGLESIA
96
Magisterio
97
Vaticano II
•
•
•
•
OT 11, 20
PO 10, 12
GS 7, 47, 49, 86
CD 14 preparar a los catequesis, 23
conocer la situación
98
Otros
• PDV
– 8, 37, 40, 42, 50, 52, 63, 66, 72, 74, 81.
• CIC
• Directorio 27, 45, 52, 83, 94, 97
• Catecismo 2726
99
América Latina
• Puebla
– Visiones psicologistas del ser humano.
• Aparecida 330
100
VOCACIONAL EN RELACIÓN
CON LAS PERSONAS DE
TENDENCIAS
HOMOSEXUALES ANTES DE
SU ADMISIÓN AL
SEMINARIO Y A LAS
ÓRDENES SAGRADAS
•
•
•
•
•
INTRODUCCIÓN
1. Madurez afectiva y paternidad espiritual
2. La homosexualidad y el ministerio ordenado
3. El discernimiento de la idoneidad de los candidatos por parte de la Iglesia
CONCLUSIÓN
–
“A la luz de tales enseñanzas este Dicasterio, de acuerdo con la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los
Sacramentos, cree necesario afirmar con claridad que la Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión, [9] no
puede admitir al Seminario y a las Órdenes Sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales
profundamente arraigadas o sostienen la así llamada cultura gay. [10] Dichas personas se encuentran, efectivamente, en una
situación que obstaculiza gravemente una correcta relación con hombres y mujeres. De ningún modo pueden ignorarse las
consecuencias negativas que se pueden derivar de la Ordenación de personas con tendencias homosexuales profundamente
arraigadas. Si se tratase, en cambio, de tendencias homosexuales que fuesen sólo la expresión de un problema transitorio, como,
por ejemplo, el de una adolescencia todavía no terminada, ésas deberán ser claramente superadas al menos tres años antes de
la
101
Ordenación diaconal”.
ORIENTACIONES PARA EL
USO DE LAS
COMPETENCIAS DE LA
PSICOLOGÍA EN LA
ADMISIÓN Y EN LA
FORMACIÓN DE LOS
CANDIDATOS AL
SACERDOCIO
102
Congregación para la
Educación Católica
29 de junio de 2008
103
I. La Iglesia y el
discernimiento vocacional
• 1
– La Iglesia, "generadora y educadora de vocaciones"
• 2
– El ministerio sacerdotal, entendido y vivido como
conformación a Cristo Esposo, Buen Pastor,
reclama unas cualidades, además de virtudes
morales y teologales, que deben estar sostenidas
por el equilibrio humano y psíquico,
particularmente afectivo,
104
II. Preparación de los
formadores
105
3
• Todo formador debería ser un buen conocedor de la
persona humana, de sus ritmos de crecimiento, de sus
potencialidades y debilidades y de su modo de vivir la
relación con Dios.
– Los formadores tienen necesidad de recibir una
adecuada preparación para llevar a cabo un
discernimiento que les permita, en el máximo respeto a
la doctrina de la Iglesia sobre la vocación sacerdotal,
tomar decisiones, en modo razonablemente seguro
106
4
•
Esto exige que cada formador tenga la sensibilidad y la preparación psicológica adecuadas
[17] para ser capaz, en la medida de lo posible, de percibir las motivaciones reales del
candidato, de discernir los obstáculos para la debida integración entre madurez humana y
cristiana y las eventuales psicopatologías.
– Por esto, todo formador ha de estar preparado, incluso mediante cursos específicos
adecuados, para una profunda comprensión de la persona humana y de las exigencias
de su formación al ministerio ordenado. Para cumplir este objetivo pueden resultar
muy útiles los encuentros de diálogo y clarificación con psicólogos sobre algunos temas
específicos.
107
III. Aportación de la
psicología al
discernimiento y a la
formación
108
5
• En cuanto fruto de un don particular de Dios, la vocación al
sacerdocio y su discernimiento escapan a la estricta
competencia de la psicología. Sin embargo, para una
valoración más segura de la situación psíquica del
candidato, de sus aptitudes humanas para responder a la
llamada divina, y para una ulterior ayuda en su crecimiento
humano, en algunos casos puede ser útil el recurso al
psicólogo.
109
6
•
Es útil que el Rector y los demás formadores puedan contar con la colaboración de psicólogos, que,
en todo caso, no pueden formar parte del equipo de formadores. Estos han de haber adquirido
competencia específica en el campo vocacional y, a la profesionalidad, unir la sabiduría del Espíritu.
– En la elección de los psicólogos a quienes recurrir para la consulta psicológica, con el fin de
garantizar mejor la integración con la formación moral y espiritual, evitando perjudiciales
confusiones o contraposiciones, se tenga presente que ellos, además de distinguirse por su
sólida madurez humana y espiritual, deben inspirarse en una antropología que comparta
abiertamente la concepción cristiana
110
7
• El recurso a los psicólogos deberá
estar regulado en los diversos países
por las respectivas Rationes
institutionis sacerdotalis
111
a) Discernimiento inicial
112
8
113
ayuda de los psicólogos
puede ser necesaria sobre
todo a nivel de diagnóstico
en los casos que se tuviera
la duda sobre la existencia
de disturbios psíquicos.
• Si se constatase la necesidad de una
terapia, debería ser actuada antes de
la admisión al Seminario o a la Casa
de formación.
– La ayuda de los psicólogos puede ser
también útil a los formadores para
114
b) Formación sucesiva
•
9
– En el período de la formación, el recurso a los psicólogos,
además de responder a las necesidades generadas por
eventuales crisis, puede ser útil para apoyar al candidato
en su camino hacia una más firme apropiación de las
virtudes morales; puede aportar al candidato un
conocimiento más profundo de la propia personalidad y
puede contribuir a superar, o a hacer menos rígidas, las
resistencias psíquicas a las propuestas formativas.
115
b) Formación sucesiva (2)
• 10
– El camino formativo deberá ser interrumpido
en el caso que el candidato, no obstante su
esfuerzo, el apoyo del psicólogo o de la psicoterapia, continuase a manifestar incapacidad
de afrontar de manera realista, aun teniendo
en cuenta la gradualidad del crecimiento
humano, sus graves problemas de inmadurez
116
IV. La petición de
exámenes especializados y
el respeto a la intimidad
del candidato
117
11
• la Iglesia tiene el derecho de
verificar, también con el recurso a la
ciencia médica y psicológica, la
idoneidad de los futuros presbíteros.
– can. 1051
– can. 1052
118
12
•
El derecho y el deber de la institución formativa de adquirir los
conocimientos necesarios para un juicio prudencialmente cierto sobre
la idoneidad del candidato no puede dañar el derecho a la buena fama
del cual goza la persona, ni el derecho a defender su propia intimidad,
como está prescrito por el can. 220 del Código de Derecho Canónico.
Esto significa que se podrá proceder a la consulta psicológica sólo con
el previo, explícito, informado y libre consentimiento del candidato.
119
V. La relación de los
responsables de la
formación con el psicólogo
120
a) Los responsables del
fuero externo
121
13
•
Con espíritu de confianza recíproca y de colaboración en su propia formación, el
candidato podrá ser invitado a dar libremente su propio consentimiento escrito para
que el psicólogo, obligado al secreto profesional, pueda comunicar los resultados de
la consulta a los formadores, indicados por el mismo candidato.
– el parecer profesional, expresado por el psicólogo sea accesible exclusivamente a
los responsables de la formación, con la precisa y vinculante prohibición de hacer
uso ajeno a aquel que es propio del discernimiento vocacional y de la formación
del candidato.
122
b) Carácter específico de la
dirección espiritual
•
14
– Quedando claro que la dirección espiritual no puede en ningún modo ser
sustituida por formas de análisis o de ayuda psicológica y que la vida espiritual,
por sí misma, favorece un crecimiento en las virtudes humanas, si no existen
bloqueos de naturaleza psicológica [34], el padre espiritual, para aclarar dudas,
sin posibilidad de ser resueltas de otra forma, puede encontrarse en la necesidad
de sugerir, en ningún caso imponer, una consulta psicológica, con el objeto de
proceder con mayor seguridad en el discernimiento y en el acompañamiento
espiritual
123
c) Ayuda del psicólogo al
candidato y a los
formadores
124
15
•
El psicólogo -en cuanto ha sido solicitado- ayudará al candidato a alcanzar un mayor conocimiento de sí mismo, de sus
propias potencialidades y de su vulnerabilidad. Lo ayudará también a confrontar los ideales vocacionales proclamados
por la Iglesia con su personalidad, a fin de estimular una adhesión personal, libre y consciente a la propia formación.
Será tarea del psicólogo ofrecer al candidato las oportunas indicaciones sobre las dificultades que él está
experimentando y sobre las posibles consecuencias para su vida y para su futuro ministerio sacerdotal.
–
Efectuada la investigación, teniendo en cuenta también las indicaciones ofrecidas por los formadores, el psicólogo, sólo con el
previo consentimiento escrito del candidato, les dará su aportación para comprender el tipo de personalidad y la problemática que
el candidato está afrontando o deberá afrontar
125
VI. Las personas
despedidas o que
libremente han dejado
Seminarios o Casas de
formación
126
16
127
consulta psicológica
efectuada anteriormente.
Sólo con el libre
consentimiento escrito del
candidato, los nuevos
formadores podrán tener
acceso a las informaciones
del psicólogo que había
realizado la consulta.
•
Cuando se considere la posibilidad de acoger en el Seminario a un candidato que, después de ser despedido
precedentemente, se ha sometido a un tratamiento psicológico, se verifique antes con seguridad, en cuanto sea
posible, su condición psíquica, recabando entre otras cosas, y sólo después de haber obtenido su libre consentimiento
escrito, las debidas informaciones ante el psicólogo que lo ha acompañado.
–
En el caso que un candidato pida el paso a otro Seminario o Casa de formación, después de haberse remitido 128
a
un psicólogo, sin querer aceptar que el examen pericial esté a disposición de los nuevos formadores, se tenga
Conclusión
• 17
– Todos aquellos que, en diversa medida, están
implicados en la formación ofrezcan su convencida
colaboración, en el respeto de las específicas
competencias de cada uno, para que el
discernimiento y el acompañamiento vocacional de
los candidatos sean adecuados para "promover al
sacerdocio solamente los que han sido llamados y
llevarlos debidamente preparados
129
Psicometría
130
Definición
•
La Psicometría es la disciplina que se encarga de
la medición en psicología. Medir es asignar un
valor numérico a las características de las
personas, es usada esta función pues es más
fácil trabajar y comparar los atributos intra e
inter personales con números y/o datos
objetivos. Así, no se usa para medir personas en
sí mismas, sino sus diferentes aspectos
psicológicos.
131
Diseño
•
•
Validez
–
Validez: que de verdad el instrumento mida
aquello para lo que se ha diseñado, depende en
gran medida de la teoría que se utilice, de la
hipótesis y de los ítems.
Confiabilidad
–
Confiabilidad: que el instrumento sea
independiente de las variables externas. Si
mido con un metro en la tierra o en la luna,
será igual, pero si uso una balanza en la luna y
en la tierra el peso será distinto. La regla es
confiable en la luna, pero la balanza no.
132
Diseño (2)
• Estandarización
– Estandarización:
que el instrumento
haya sido calibrado
para la población
específica con la
que se está
utilizando.
133
Conceptos
134
Tipo de medición
•
•
•
Nominal: categorías que no implican un
orden específico, ejemplo masculino=1 y
femenino =2.
Ordinal: cuantitativa, se ordena en
función de mayor o menor.
Intervalo: se usa con variables continuas
pero no tiene un 0 absoluto, ejemplo un
termómetro en o grados no significa que
no hay temperatura.
135
Tipo de medición (2)
• De razón: integra
los anteriores y sí
tiene 0 absoluto, o
sea, en un punto
específico la
característica
medida no existe.
136
Media
• suma de todos los
valores divido
entre total de
observaciones
(promedio).
137
Mediana
• el valor que se
encuentra en la mitad
de la tabla, después de
colocar los valores en
orden ascendente. (si
no es valor exacto se
saca promedio entre el
de anterior y posterior).
138
Moda
• el valor que más se
repite en la tabla.
139
Proyectivas
• Rorschach
• Árbol-casa-persona
140
Batería
141
Personalidad
• Minnesota_Multiph
asic_Personality_In
ventory (MMPI)
• Sixteen Personality
Factor
Questionnaire o
16PF Questionnaire
(16PF)
– Actitudes
142
Coeficiente intelectual
143
CI / IQ
• Raven's Progressive
Matrices Stanford-Binet
IQ test Wechsler Adult
Intelligence Scale
– Inteligencia
emocional /
inteligencias múltiples
144
Intereses vocacionales
• Lenguaje
• Habilidades
145
Descargar

papel de la psicología en la formación sacerdotal