Superar la adversidad
El poder de la resiliencia
La resiliencia
Es la capacidad que posee un
individuo
frente
a
las
adversidades,
para
mantenerse en pie de lucha,
con dosis de perseverancia,
tenacidad, actitud positiva y
acciones, que le permiten
avanzar en contra de la
corriente y superarlas.
Es la habilidad para resurgir
de la adversidad, adaptarse,
recuperarse y acceder a una
vida
significativa
y
productiva
Cualquier persona en cualquier etapa de su vida, puede
encontrarse en una situación adversa, problemática e inclusive
traumática.
La resiliencia es una cualidad que puede ser desarrollada
desde la infancia y a lo largo del ciclo de vida.
Todos contamos con fortalezas en nuestro interior, son
este conjunto de cualidades que fomentan nuestra adaptación
exitosa y la consecuente transformación. Por lo que se dice que
cualquiera puede superarlos, y salir fortalecido después de una
situación así. Lo importante es reconocer lo que sí tenemos y
con quien contamos para salir avante. Pero no todos queremos
hacer o sabemos hacer uso de ellas.
Tener presente, nunca es absoluta, total, lograda para
siempre. En cualquier momento se puede volver a presentar
una situación adversa en la que se habrá de trabajar para salir
airosos y fortalecidos.
A partir de esta constatación se trató de
buscar los factores que resultan protectores
para los seres humanos, más allá de los
efectos negativos de la adversidad, tratando
de estimularlos una vez que fueran
detectados. Así se describieron los
siguientes:
PILARES
DE LA
RESILIENCIA
A
U
T
O
C
O
N
O
C
I
M
I
E
N
T
O
A
U
T
O
N
O
M
I
A
I
N
T
E
R
R
E
L
A
C
I
O
N
A
R
S
E
P
E
R
N
S
A
M
I
E
N
T
O
P
O
S
I
T
I
V
O
PENSAMIENTO CRITICO
A
S
E
R
T
I
V
I
D
A
D
E
S
C
U
C
H
A
C
R
E
A
T
I
V
I
D
A
D
Auto conocimiento:
Es tomar conciencia de quien es
uno; qué sentimos y cómo
expresamos nuestras emociones.
Descubrir y aceptar las propias
habilidades
y
capacidades.
Reconocer y aceptar las propias
limitaciones. Es estar atentos a lo
que hacemos, los que sentimos.
Autoestima consistente.
Es la base de los demás pilares y
es el fruto del cuidado afectivo
consecuente
del
niño
o
adolescente por un adulto
significativo, “suficientemente”
bueno y capaz de dar una
respuesta sensible.
Autonomía.
Capacidad de gobernarse a uno
mismo, actuando por propio
convencimiento y no por
imposición. Controlar y conocer
las propias emociones.
Es el saber fijar límites entre uno
mismo y el medio con problemas;
con la posibilidad de mantener
distancia emocional y física sin
caer en el aislamiento.
Potenciar en la resolución de
problemas; en la adversidad; en
las relaciones con otros.
Juzgar
una
situación con
exclusión de los deseos del
sujeto. Demorar gratificaciones
y frenar los impulsos.
Interrelacionarse:
O capacidad de relacionarse
al poder establecer lazos e
intimidad con otras personas,
para
balancear
la
propia
necesidad de afecto con la
actitud de brindarse a otros.
Una autoestima baja o
exageradamente alta producen
aislamiento: si es baja por
autoexclusión vergonzante y si es
demasiado alta puede generar
rechazo por la soberbia que se
supone.
Creatividad.
La capacidad de crear orden,
belleza y finalidad a partir del
caos y el desorden. Fruto de la
capacidad de reflexión, se
desarrolla a partir del juego en la
infancia.
Pensamiento positivo:
Disposición o tendencia a mirar
el aspecto más favorable de los
acontecimientos
esperando
siempre el mejor resultado.
Afecto lo que nos decimos a
nosotros mismos, más que las
cosas mismas.
Se actúa desde la perspectiva del
éxito más que del miedo o el
fracaso. Los acontecimientos
son circunstancias controlables,
más que fallas personales.
Pensamiento crítico.
Es un pilar de segundo grado,
fruto de las combinación de
todos los otros y que permite
analizar críticamente las causas y
responsabilidades
de
la
adversidad que se sufre, cuando
es la sociedad en su conjunto la
adversidad que se enfrenta. Y se
propone modos de enfrentarlas y
cambiarlas. A esto se llega a
partir de criticar el concepto de
adaptación positiva o falta de
desajustes que en la literatura
anglosajona se piensa como un
rasgo de resiliencia del sujeto
PILARES DE LA
RESILIENCIA:
CÓMO
PROMOVER
NUESTRA PROPIA
RESILIENCIA
“YO TENGO” (apoyo externo)
Uno o más personas dentro de mi grupo familiar.
Relaciones confiables.
Una o dos personas fuera de mi entorno familiar
en las que puedo confiar plenamente.
Estructura y límites a mi comportamiento.
Personas que me alientan a ser independiente y
autónomo.
Buenos modelos a imitar.
Una familia y entorno social estable.
“MI HIJO(A) TIENE”
Modelos adecuados a seguir
Personas que le van a ayudar ante cualquier
circunstancia.
Un trato estable con al menos uno de sus padres u
otra persona de referencia
Experiencias de auto-eficacia, confianza en sí
mismo
Un concepto positivo de sí mismo
Un ambiente familiar ordenado y estructurado
Con límites y normas establecidas.
Tengo que:
►
Asegurarme de que puedo confiar en mí misma (o) para
enfrentar las adversidades y ser modelo para mis hijos.
►
Puedo confiar en alguien pero sin dar por sentado que
siempre se comportará igual. Esto lo puedo transmitir.
►
Debo mantener mi relación activa y reforzarla al pasar el
tiempo. Modelaré estrategias para llevarlo a cabo.
►
Reconozco hasta donde puedo llegar cuando pido ayuda o
espero recibirla. Mi hijo aprenderá que tiene un límite al
pedir ayudar y esperar ese apoyo de vuelta.
►
Cuando ayudo a mi hijo, lo guío y apoyo; o bien le hago y
resuelvo las cosas.
“YO SOY” (fuerza interior)
A quien los otros aprecian y quieren
Al que le gusta ayudar y demostrar mi afecto
El que puede pedir ayuda y demostraciones de
afecto cuando lo necesito.
Respetuoso de mí mismo y no permito que otros se
aprovechen de mi.
Con autonomía y capacidad de auto-observación
Con buen temperamento, tranquilo y predispuesto
Orientado al logro de lo que me propongo y planeo
para el futuro.
Tengo una autoestima positiva
Tengo esperanza y fe en el futuro
Muestro empatía hacia otros
Soy altruista y lo disfruto.
Mi pensamiento: “mi vida depende de
lo que me esfuerzo; todo está a mi
alcance si me empeño. (Con locus de
control interno)
“YO PUEDO” (capacidades)
Ser creativo, generar nuevas ideas al solucionar
problemas y resolver las adversidades.
Ser persistente para alcanzar mis metas.
Tener buen humor en momentos difíciles.
Comunicarme adecuadamente para expresar mis
ideas y mis sentimientos.
Resolver problemas de manera efectiva
Aprender de mis errores con facilidad
Controlar mis impulsos, detenerme a pensar antes
de actuar.
Buscar relaciones confiables; reconocer cuando no
son convenientes y alejarme.
Hablar con palabras adecuadas y cuando sea
apropiado, así consigo lo que necesito de manera
positiva y propositiva.
Encontrar a alguien que me ayude porque acepto
que lo necesito.
Espero a que otro me pida ayuda, no me anticipo.
No intento resolverle todos sus problemas.
“YO ESTOY”
Dispuesto a responsabilizarme de mis
actos
Seguro de que todo va a salir bien
Dispuesto a no dejarme vencer
Abierto para enfrentar activamente los
problemas cotidianos
Con capacidad para manejar de manera
constructiva el dolor, el enojo, la frustración
y otros aspectos que puedan perturbarme
Conciente de poder controlar mis emociones
en situaciones difíciles o de riesgo,
demostrando optimismo y persistencia ante
el fracaso.
Confiado en una vida futura significativa y
positiva; con la fuerza para resistir y
librarme de estigmas negativos
► Dispuesto
a prepararme para la
adversidad – imaginar que haría; quién
saldría afectado; cuáles obstáculos
tendría que vencer.
► Con
la energía para atravesar la
adversidad – a ser proactivo, no
quedarme pasivo o intentar controlar;
dispuesto a tomar una posición de
dominio sobre el proceso.
► Con
la apertura a aprender de la
adversidad – encararla una vez
superada; jamás menospreciarla.
Analizar ahora cómo me siento, si soy
más fuerte, más seguro de mi mismo.
► Mi
lema:
 ME QUIERO Y CONFÍO EN MI, ME PUEDO
SOSTENER YO SOLA (O) EN LA VIDA.
Descargar

8a-sesion_-superar-las-adversidades_el-poder-de-la