Ana Karen Gurrola Mtz.
Scheier
y
Carver
(1985)
definen el optimismo como la
actitud
de
esperar
que
sucedan cosas buenas y el
pesimismo como la de esperar
que sucedan cosas negativas.
Hablan de un “optimismo
disposicional” para referirse a
esa tendencia general de
esperar
consecuencias
o
situaciones positivas.
Las personas optimistas piensan que la
adversidad constituye un contratiempo
pasajero y que sus problemas se
reducen a esa circunstancia. Asumen
que los contratiempos suceden debido
al azar, la mala suerte temporal o a
circunstancias provocadas por otros.
Por otra parte, las personas pesimistas
piensan que lo desagradable perdurará
y se sienten culpables de la adversidad.
Se rinden con más facilidad y se
deprimen con mayor frecuencia.
Un niño optimista:
• Será menos inseguro.
• Controlará sus expectativas.
• Evitará la apatía y el aburrimiento.
• No caerá en la desesperación por cualquier cosa.
• Tendrá menos posibilidad de sufrir de ansiedad o depresión ante las
dificultades.
• Será más relajado y tranquilo. Sin estrés.
• Será entusiasta y emprendedor en sus actividades.
• La investigación fue realizada a través de una encuesta aplicada a una
muestra de 100 niñas y niños, 55 y 45 respectivamente, de la Escuela
Primaria Carlos Maldonado Elizondo que cursaban de 4° a 6° grado.
Género
Cuenta de Total
F
55
M
45
Total general
100
Grado
Cuenta de Total
4°
27
5°
31
6°
42
Total general
100
Nivel socioeconómico
Cuenta de Total
Alto
1
Medio
98
Bajo
1
Total general
100
M. Trans.
Cuenta de Participante
camión
6
carro
54
Pie
40
Cuenta de Edad
Genero
Edad
F
M
9
7
8
10
8
4
11
26
22
12
14
11
Cuenta de Resultados
Muy optimista
Poco optimista
Descargar

Optimismo Power Point