¿Podemos hablar de dislexia?
¿Podemos considerar la existencia de la dislexia?
Definición de dislexia. Concepto
Etiología y taxonomía.
Teorías explicativas y líneas actuales de
investigación.
Otras dificultades asociadas: disortografía y
disgrafía.
El lenguaje oral es preceptor del lenguaje interior, el cual a su vez precede también al
lenguaje escrito.
Al hacer uso del lenguaje oral, el niño tan sólo pronuncia sonidos y en donde la relación
significante-significado es inmediata, mientras que en la palabra escrita, será el sonido
o la combinación de estos con los grafemas o trazados sobre el papel los que den
sentido al concepto representado.
Los sistemas alfabéticos representan los sonidos del habla, la estructura fonológica
interna de las palabras,
¿Consideraríamos la dislexia como una “dificultad grave de la lectoescritura”?
Para algunos autores la dislexia no existe:
1) el proceso de la lectura no dispone de una base neurológica (Ross 1976)
2) etiquetar a un niño con dicha palabra supone una limitación en su capacidad de
aprendizaje (Wilson, 1981).
Pavlidis (1983) aboga por la necesidad de establecer una distinción entre los “lectores
retrasados” y los dislexicos. El retraso lector se puede predecir a partir de factores de
índole psicológica o ambiental, mientras que la dislexia sería el hecho de que ninguno
de los factores mencionados fuera causa explicativa.
Será Pavlidis (1981) quien “zanje” esta disociación al establecer unos criterios de
identificación en el trastorno disléxico:
Criterios de Pavlidis
Una puntuación de CI verbal o manipulativo superior a 90.
Al menos dos años de retraso lector.
Visión y audición normal.
Perteneciente a clases socieconómicas medias.
Tener una adecuada motivación.
Tener suficiente oportunidad educativa.
No padecer enfermedad física que se relacione con el
trastorno lector ni lesiones cerebrales.
No haber sufrido graves problemas emocionales antes del
comienzo del aprendizaje de la lectoescritura.
Denominación que ha recibido la
Dislexia
Etimológicamente (lexis = acción de hablar) haría mención a
dificultades en el lenguaje de forma general.
En sentido general: problema para aprender a leer que
presentan niños cuyo coeficiente intelectual es normal y no
aparecen otros problemas físicos o psicológicos que puedan
explicar las dichas dificultades.
Ceguera Verbal
Ceguera Verbal Congénita
Dislexia Congénita
Estrefosimbolia
Dislexia Específica
Alexia Congénita
Alexia de Desarrollo
Dislexia Constitucional
Dislexia del Desarrollo
Trastorno de la Lectura
Fuente: Artigas, J. 2000
FMN (1968): “un trastorno manifestado por la dificultad en el
aprendizaje de la lectura pese a la instrucción convencional, una
inteligencia adecuada y buenas oportunidades socioculturales.
Depende de discapacidades cognitivas básicas, frecuentemente
de origen constitucional”.
M. Thomson: "una grave dificultad con la forma escrita del lenguaje, que es
independiente de cualquier causa intelectual, cultural y emocional. Se
caracteriza porque las adquisiciones del individuo en el ámbito de la lectura,
la escritura y el deletreo, están muy por debajo del nivel esperado en
función de su inteligencia y de su edad cronológica”.
Mc Critchley (1970): “alteración que se manifiesta por la dificultad en el
aprendizaje de la lectura que depende de dificultades cognoscitivas
fundamentales a menudo de carácter constitucional”.
Pumfrey y Elliot: las dificultades del aprendizaje “son debidas a dificultades
de organización o aprendizaje que limitan la capacidad del alumno para el
procesamiento de la información, el control motriz fino y la memoria de
trabajo, provocando trastornos en el habla, la lectura, la ortografía, la
caligrafía, la expresión escrita, las matemáticas y el comportamiento”.
Harris y Hodges (1981): “La dislexia constituye una forma rara pero definible
y diagnosticable de retardo primario de la lectura con alguna forma de
disfunción del sistema nervioso central. No es atribuible a causas
ambientales u otras condiciones discapacitantes”.
DSM-IV (2002): “la característica esencial es un rendimiento en lectura
(precisión, velocidad o comprensión) que se sitúa sustancialmente por debajo
del nivel esperado en función de la edad cronológica, del cociente intelectual
y de la escolarización propia de la edad del individuo”.
…de tipo neurológico, interno o primario y de tipo
cognitivo, externo o secundario.
A. El nivel neurológico, se refiere a como el cerebro
procesa la información. Postula un origen congénito del
fracaso en la lectura.
Orton (1928) tras estudiar que los encéfalos de los
niños disléxicos eran defectuosos en la dominancia
cerebral. Estudios:
De tipo Interno:
1) la presencia de células ectópicas.
2) Los estudios sobre dominancia cerebral y lateralidad (M. Thomson).
3) trabajos de Livingstone sobre la velocidad de procesamiento de la información.
4) hipótesis sobre el tamaño del planum temporale[1] en el cerebro del disléxico.
O de tipo externo:
1) estudios de la relación entre los problemas perinatales y la dislexia.
2) Estudios sobre variaciones del electroencefalograma (E.E.G.).
3) empleo de la resonancia magnética con el fin de valorar la interrelación entre el sonido, la
visual y la del significado de las palabras.
B. El nivel cognitivo se basa en el enfoque del procesamiento de la información y se ocupa
de procesos que implican (pensamiento, memoria, percepción y lenguaje o por factores
ambientales). Explicaciones:
1) Analizan las dificultades fonológicas al leer ante la incapacidad en la comprensión de
modelos sonoros y recurrentes (Hulme y Hatcher)
2)Estudios que determinan que el problema es la dificultad de relacionar lo percibido con lo
que hay que nombrar (de Hirsch, Jansky y Landford, 1966).
1) estudios sobre la discriminación auditiva. (Birch y Belmont, 1965).
2) estudios de integración perceptiva de modalidad cruzada auditivo-visual.
3) estudio de los movimientos oculares o sacádicos.
4) estudios sobre la memoria a corto plazo y su influencia en la lecto−escritura.
5) estudios de las funciones lingüísticas.
Proceso fonológico de Swank, 1999
Elementos
Adquisición en el Dislexico (Artigas, J)
Codificación fonológica
Errores en la identificación de estímulos lingüísticos
Metafonología
Dificultades en la segmentación-unión de las palabras
en sílabas y fonemas
Descodificación fonológica
para el acceso al léxico
Mala capacidad para evocar el nombre de los objetos
presentados visualmente
Codificación fonológica en la
memoria de trabajo
Menor capacidad para repetir dígitos, letras,
conjuntos silábicos, palabras o frases.
Codificación fonológica
expresiva
Son más lentos e imprecisos en convertir la
información escrita en un código fonemático.
Corriente de desarrollo perceptivo-motriz.
las dificultades y los errores específicos en lecto-escritura son debidos a errores
de tipo perceptivo (auditivo o visual) o motrices (dificultades de control oculomanual).
En su contra: el entrenamiento perceptivo-visual y motor no trasfiere
positivamente en crecimiento lector (Vellutino, 1985)
cuando aparecen errores de secuencia en el orden de las letras.
otros sistemas de escritura desconocidos para el niño.
Corriente cognitivo-lingüística.
las dificultades y errores en lectoescritura, residen en problemas de codificación
lingüística, ya que si el niño no llega a utilizar bien los sonidos ligados a los
caracteres alfabéticos.
Se impone un esfuezo a su memoria visual.
Disortografía.
dificultad significativa en la trascripción del código escrito de forma inexacta debido a errores
en la asociación entre el sonido y la grafía, a la integración de la normativa ortográfica o a la
unión de ambas.
Etiología:
de tipo intelectual.
de tipo lingüístico: errores en la adquisición del lenguaje de tipo articulatorio.
de tipo pedagógico: no todos los métodos de enseñanza pueden ser útiles.
de tipo perceptivo.
Luria (1980) y Tsevetkova (1997) establecen siete tipos:
de carácter visoespacial.
Perceptivo-cinestésico.
Disortocinética.
lSemántica.
Temporal,
Dinámica o disgramatismo,
Cultural
Tratamiento: procesamiento visual y auditivo, integración espacio-temporal.
Disgrafía.
problema para aprender a escribir, originado por una disfunción cerebral mínima, que
presentan niños cuya capacidad intelectual es normal y no presentan ningún tipo de déficit
de tipo físico o psicológico que sean el origen de su dificultad. Se diferencia de la dislexia, en
que la disgrafía es una consecuencia de diversas variables de carácter no congénito ni
orgánico como por ejemplo el uso de métodos de enseñanza inapropiados o
“dispedagógicos”.
Problemas de Lectura
Dislexia
Disgrafía
Disortografía
Problemas visuales (hipermetropía,
miopía o ambliopía)
Baja ingesta de Nutrientes Y hierro.
Situaciones Desfavorecidas o
Desarraigo familiar
Retraso en el Desarrollo del
Lenguaje
Inmadurez para la lectura
Problemas de Atención o
Hiperactividad
Alteraciones en el desarrollo motor
grueso y fino
Métodos dispedagógicos.
Velocidad lectora lenta.
Dificultades en la comprensión del
texto escrito.
Disfunción cerebral
Antecedepntes pre-, peri
y post- natales de Daño
cerebral
Agnosias Auditivo y
visu-auditivo.
Dificultades para la
identificación y
discriminación visual de
los grafemas.
Sustitución de fonemas,
sílabas y palabras.
Dificultades en la
comprensión del texto
escrito.
Dificultades inconsistentes
en la identificación y
discriminación de los
fonemas para con su
representación escrita
(grafemas).
Sustitución o inversión
inconsistente de letras en la
escritura espontánea o al
dictado.
Mala disposición espacial
de la escritura.
Dificultades en la rotación de
las letras (orientación
espacial)
Errores en la pronunciación y
audición de determinados
fonemas, sílabas y palabras.
Unión-separación indebida de
palabras.
Errores en la utilización de las
reglas de ortografía.
Dificultad en el uso de la
coordinación de los elementos
de la oración
LENGUAJE ORAL
LECTURA
ESCRITURA
CALCULO
OTROS
E
d.
In
fa
nt
il
Retraso en aprender a hablar con
claridad: confusiones en
pronunciar palabras semejantes
fonéticamente. Dislalias: omisión
de fonemas y sinfones. Omisión de
la última sílaba. Confusiones de
fonemas.
Lectura con vacilaciones,
omisiones, adiciones, confusiones
de letras…
Movimientos gráficos
invertidos (difíciles de
realizar, alineación
irregular, espejo).
Dificultad en las
secuencias temporales.
Dificultad en recordar
el nombre de series de
objetos (colores)
Alternancia de días
“buenos” y “malos” en el
trabajo escolar.
Retraso en el
reconocimiento del
esquema corporal.
Torpeza motriz.
H
as
lo
s
9
añ
os
Dificultad en retener secuencias:
meses, días de la semana…
Fonología: aumentan las
inversiones y confusiones de
fonemas (confusión entre p,b y m
y en ocasiones confusión también
con la n).
Expresión verbal pobre.
Dificultad para aprender
palabras nuevas.
Dificultad para leer y escribir: en
aprender el alfabeto, confusiones
en las letras con similitud
morfológica o fonética, confusión
estática en letras que se
diferencian por simetría.
Omisión de sílabas o cambio del
orden en las palabras. No prevée
los hechos de la lectura. Lectura
sin ritmo, lenta, mecánica,
asincrónica con la respiración.
Sílabas: inversiones,
reiteraciones y omisiones,
sobretodo en sinfones e
inversas. Letras en espejo.
Mezcla mayúsculas y
minúsculas. Agrupación y
separación de palabras.
Torpeza y coordinación
manual baja. Postura
inadecuada de mano y
papel.
Números en espejo o
con orientación
inadecuada.
Dificultad en las tablas
de multiplicar.
Inversiones de cifras en
números de dos o 3
cifras. Aspecto
desordenado en las
operaciones: incorrecta
alineación de cifras.
Confunde derecha e
izquierda
Falta de atención.
Frustacción y posibles
“problemas de conducta”.
Dificultades gráficas y de
orientación espacial.
Dificultades de seriación.
E
nt
re
9
y
1
2
añ
os
Problemas de comprensión del
lenguaje oral e impreso.
Dificultades para elaborar y
estructurar correctamente las
frases, para estructurar relatos y
exponer conocimientos de forma
autónoma. Dificultad en el uso
adecuado de tiempos verbales.
Pobreza de expresión oral.
Errores en lectura, lagunas en
comprensión lectora: lectura
vacilante−mecánica, no se
motivan en los aprendizajes
escolares ni en la lectura como
distracción o complemento. Se
entretiene en descifrar las
palabras, se cansa. A veces
lectura sileciosa.
Dificultad para seguir
instrucciones orales. Dificultad
de uso del diccionario y en
ortografía.
Escritura extraña
(omisiones de letras,
alteración del orden de
estas). Dificultad en ordenar
las frases.
Torpeza motriz
(agarrotamiento y
cansancio) con dificultad en
copiar de la pizarra y el
cuaderno.
Se puede dar fobia. Se
puede hablar incluso de
disortografía.
En general es
desorganizado.
Conducta: impulsividad,
escasa atención e
inmadurez.
Desorientación
espacio−temporal: en
localizar y establecer las
coordenadas geográficas y
puntos cardinales.
M
ás
de
1
2
añ
os
Tendencia a confundir las
instrucciones verbales y los
números de teléfono.
Gran dificultad en el aprendizaje
de lenguas extranjeras.
Dificultad en percepción del
lenguaje: seguir instrucciones …
Baja comprensión lectora.
La frustración se convierte en
aversión a la lectura y la
escritura.
Escritura descuidada,
desordenada,
inconsistencias gramaticales
y errores ortográficos.
Conductas disruptivas o
de inhibición progresiva
Descargar

Diapositiva 1