National Center for Child Abuse and Neglect, que define al
abuso sexual en el año 1978.
” Los contactos y las interacciones entre un/a niño/a y un adulto,
cuando el adulto (agresor) utiliza al niño/a para estimularse
sexualmente él mismo, al niño/a o a otra persona.
El abuso sexual puede ser cometido por una persona menor de 18
años, cuando ésta es significativamente mayor que el niño/a (la
víctima) o cuando (el agresor) está en una posición de poder o de
control sobre otro menor"…
Dos conceptos que definen y determinan el
abuso sexual en la infancia:
Asimetría
Edad, madurez, situación
de poder…..
Coacción
Explícita o implícita
¿Género?
Rae: Falta de simetría.
 simetría.
(Del lat. symmetrĭa, y este del gr. συμμετρία).
1. f. Correspondencia exacta en forma, tamaño y
posición de las partes de un todo.
El grado de relación que tienen la víctima con el agresor es lo
que define un abuso extra e intrafamiliar, es fundamental
para establecer una definición y tipología del abuso, el grado
de parentesco va también en relación a la intimidad
emocional de la víctima con su agresor, resultando más
traumática y destructiva cuanto mayor vinculo afectivo
exista.
El abuso sexual comprende la violación (penetración en vagina, boca o ano con el pene,
dedo o con cualquier objeto sin el consentimiento de la persona),
el contacto
genital-oral, las caricias (tocar o acariciar los genitales de otro, incluyendo la
masturbación forzada para cualquier contacto sexual sin penetración),
el obligar a
los/as niños/as a ver actividades sexuales de otras personas, las
peticiones sexuales, el voyerismo, el exhibicionismo (mostrar los genitales
de manera inapropiada),
y también incluye la explotación sexual infantil
(implicar a menores en conductas o actividades que tengan que ver con la producción de
pornografía o promover la prostitución infantil o el tráfico sexual). En ocasiones se habla
de agresión sexual cuando se añade un componente de violencia al abuso sexual.
Incidencia:
España(J.Urra) se instruyen cada año aproximadamente tres millones y
medio de diligencias previas, de ellas 11.000 (0,3%) corresponden a
delitos contra la libertad sexual, de los cuales 3.500 son por delitos contra
menores. Estas 3.500 diligencias en los 7.313.424 menores de 18 años
suponen una incidencia anual del 0,5%. Y se calcula que sólo se
denuncian el 10%.
Prevalencia:
Estudio llevado a cabo en nuestro país con 1.821 personas mayores
encuestadas sobre sus experiencias en la infancia(López F, Carpintero E,
Hernández A, Martín MJ, Fuertes A. Prevalencia y consecuencias del
abuso sexual al menor en España.), que reveló que, el 18,9% sufrió
abusos sexuales durante la infancia, un 15% de los varones y un 22% de
las mujeres.
Intrafamiliar: En la mayor parte de los casos el abuso sexual infantil suele
ser cometido por familiares (padres, hermanos mayores, etc.) -es el
incesto propiamente dicho- o por personas relacionadas con la víctima
(profesores, entrenadores, monitores, etc.). En uno y otro caso, que
abarcan del 65% al 85% del total
(Echeburúa y Corral 2006.) Las víctimas suelen ser
mayoritariamente mujeres un 58,9% frente a un 40%. Hay un
mayor número de niñas en el abuso intrafamiliar(incesto), con
una edad de inicio anterior a 7-8 años y un mayor número de
niños en abuso extrafamiliar(pederastia) con una edad de inicio
posterior.
David Finkelhor (abuso sexual) 95% de los
agresores de niñas son hombres y 80% de los
agresores de niños son hombres
87,5%
En su sentido literal significa gobierno de los padres.
Históricamente el término ha sido utilizado para designar un
tipo de organización social en el que la autoridad la ejerce el
varón jefe de familia, dueño del patrimonio, del que
formaban parte los hijos, la esposa, los esclavos y los bienes.
La familia es, claro está, una de las instituciones básicas de
este orden social.
Gerda Lerner (1986) lo ha definido en sentido amplio, como “la manifestación e
institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y niños/as de la
familia y la ampliación de ese dominio sobre las mujeres en la sociedad en
general”.
Desde el punto de vista
del agresor?
Desde el punto de vista de
la victima?
Desde la misma
concepción de poder que
marca el patriarcado?
Desde la sexualidad como
forma de control y
dominio?
Mitos
Los abusos sexuales infantiles
son infrecuentes.
Realidades
Al menos un 18% de las
personas han sufrido en su
infancia abusos sexuales (Alonso
y Val, 2000).
Otros estudios parciales cifran el
abuso entre el 4 y 15% (Jiménez
y cols., 1995; Moreno y cols.,
1995;
De Paul y cols, 1995).
Mitos
Realidades
Los abusos sexuales sólo los
sufren víctimas de género
femenino.
Aunque las niñas lo sufren en
mayor número y durante mayor
tiempo también existen muchos
casos de niños.
(López y Del Campo, 1999).
Los abusos sexuales son
padecidos por jóvenes y
adolescentes.
La mayor parte de las situaciones
de abuso se ejerce sobre niños y
niñas.
Los abusos sexuales son
preferentemente padecidos por
niñas guapas o atractivas.
El atractivo físico del menor no
es una condición determinante
para el abuso.
Mitos
Realidades
El incesto ocurre en familias
desestructuradas, con
problemas o de nivel socioeconómico y cultural
bajo.
El incesto tiene lugar en todo
tipo de familias y contextos.
El incesto y el abuso sexual
sólo afecta a chicos o chicas
con comportamientos
desadaptados o que
son problemáticos.
El que en algunas ocasiones
las víctimas de abusos sexuales
tiendan a ser sexualmente
promiscuos (o retraidos/as)
consecuencia del
abuso sexual no su causa.
Mitos
Realidades
Los niños, las niñas y
adolescentes a menudo
fantasean, inventan historias y
mienten cuando dicen que han
sido víctimas de abusos
sexuales.
Por lo general no suelen mentir.
Lo más habitual es que intenten
ocultarlo.
Por lo tanto, debemos creerles
e investigar el caso.
Amén de que se sienta
entendidas/os y apoyadas/os es
fundamental para la superación
del trauma.
Mitos
El abuso sexual infantil se
ejerce siempre con violencia.
Realidades
En la mayor parte de las
ocasiones existe una
manipulación de la
confianza y se recurre a
coacción, engaños y
amenazas.
Sin embargo, no siempre se
recurre a la violencia física,
siendo lo menos frecuente. En
caso de que se den son los
niños la que la sufren más
Mitos
Los/as menores pueden
evitarlo.
Realidades
En la mayor parte de las
ocasiones, el abuso les coge
por sorpresa, no
saben lo que está pasando,
están confusos, les engañan o
amenazan
(López y Del Campo, 1999).
Mitos
Los niños y las niñas pueden y
seducen a veces a los adultos.
Realidades
Algunos adultos pueden
considerar ciertas conductas
infantiles como
provocadoras o seductoras.
Sin embargo, es el adulto quien
interpreta dichas conductas o
se siente seducido, nunca el
niño/a.
El único responsable de la
situación de abuso es el adulto
.
Mitos
Realidades
Las madres suelen ser colaboradoras En algunas ocasiones, las madres
de los abusadores en las situaciones también son víctima de la opresión,
de abuso sexual a las hijas.
violencia y abuso de sus parejas.
En algunas ocasiones, los abusos
son desconocidos incluso para la
madre, dado que la víctima tiende a
ocultarlos bajo la coacción del
abusador (Gómez y Agudo, 2002).
El mayor número de denuncias son
realizadas por la madre.
Cuando se conocen, se denuncian.
Suele suceder cuando el abusador
es desconocido. Si es un familiar, se
tiende a ocultarlos o justificarlos
(López y Del Campo, 1999).
Mitos
Los abusadores sexuales son
siempre adultos.
Realidades
En torno al 30% de los abusos
sexual son cometidos por
menores
(García y Noguerol, 2007).
Diversos estudios indican que
es el 20% de los casos y que el
50% de los agresores realizan
su primer abuso antes de los
16 años.
Mitos
Las consecuencias del abuso
sexual infantil son siempre muy
graves y es vivenciado como
traumatico.
Los abusos sexuales suelen ser
agresivos y brutales y dejan a la
víctima herida.
Realidades
Las consecuencias son muy
diferentes en función del caso.
Los efectos del abuso dependen
de numerosos factores:
• Tipo de conducta.
• Relación víctima / agresor.
• Frecuencia.
• Reacción del contexto …
Casi siempre presentan efectos
inmediatos y en ocasiones
crónicos si no se interviene
(López y Del Campo, 1999).
Fuentes: López y Álvarez (1996), Gómez y Agudo (2002), Monjas (dir.) (1998), López y Del Campo (1999),
Echeburúa y Guerricaechevarría (2000), Alonso y Val (2000), García y Noguerol (2007).
GRACIAS POR SU
ATENCIÓN
“La violencia contra la mujer es quizás la
más vergonzosa violación de los derechos
humanos. No conoce límites geográficos,
culturales o de riquezas. Mientras
continúe, no podremos afirmar que hemos
realmente avanzado hacia la igualdad, el
desarrollo y la paz” (Kofi Annan).
El abuso sexual comprende la violación (penetración en vagina, boca o ano con el pene, dedo o
con cualquier objeto sin el consentimiento de la persona), el contacto genital-oral, las caricias
(tocar o acariciar los genitales de otro, incluyendo la masturbación forzada para cualquier
contacto sexual sin penetración), el obligar a que el niño/a se involucre en contactos sexuales con
animales, el obligar a los/as niños/as a ver actividades sexuales de otras personas, las peticiones
sexuales, el voyerismo, el exhibicionismo (mostrar los genitales de manera inapropiada), y también
incluye la explotación sexual infantil (implicar a menores en conductas o actividades que tengan
que ver con la producción de pornografía o promover la prostitución infantil o el tráfico
sexual). En ocasiones se habla de agresión sexual cuando se añade un componente de violencia al
abuso sexual.
Descargar

O abuso sexual intrafamiliar