TÉCNICAS DE
MODIFICACIÓN DE
CONDUCTAS
TÉCNICAS SUGERIDAS PARA
ADQUIRIR O INSTAURAR UNA
CONDUCTAS
PROFA. JHORYI ROJAS
CONDUCTAS A INSTAURAR
• Aquí entrarían todas aquellas conductas que se puedan favorecer con el
uso de habilidades sociales, logrando instaurar modelos nuevos de
comportamiento.
• La intervención sobre las conductas inapropiadas se comienza en el
momento en que se utilizan programas para que esas conductas no
aparezcan, siempre es más difícil corregir un comportamiento
inadecuado ya consolidado que instaurar una nueva conducta; desde
este enfoque preventivo, lo más fructífero es desarrollar conductas
deseables en el niño.
• Ejem: lenguaje, hábitos, (higiene, estudio) normas,(comportamiento,
cortesía,) entre otras.
REFUERZO POSITIVO
Es la técnica más eficaz para reforzar conductas. Es la consecuencia agradable
que se obtiene tras la realización de una conducta. Se debe Aplicar reforzadores
positivos y, por tanto, agradables, después de realizada la conducta. Una vez
que se ha realizado la conducta deseada, pueden utilizarse reforzadores de tipo
social, material, basados en actividades o Refuerzos canjeables.
Consideraciones: Elegir los refuerzos adecuados
Aplicar el refuerzo lo más inmediatamente posible.
No recompensar antes de la acción.
Decidir la frecuencia de aplicación.
Dos modelos:
*Refuerzo continuo: reforzar siempre que el sujeto ejecute la conducta a
reforzar
*Refuerzo intermitente: reforzar solamente algunas emisiones de conducta.
REFUERZO NEGATIVO
Consiste en Retirar reforzadores desagradables tras la realización
de la conducta deseada. Recompensamos el esfuerzo retirando algo
desagradable para él.
Consideraciones: Elegir los refuerzos adecuados
Aplicar el refuerzo lo más inmediatamente posible. Antes de la acción que se
quiere lograr.
Evitar el refuerzo continuo, ya que puede generar Saciación, Dificultades de
generalización, Desaparición de la conducta deseada cuando no se ofrece el
refuerzo.
MOLDEAMIENTO
Es el reforzamiento sistemático e inmediato de
aproximaciones a la conducta blanco (conducta que se desea
instaurar) hasta que esta aparezca en el repertorio de conducta es
decir se instale. Se debe especificar con precisión al niño, la conducta
seleccionada para el moldeamiento, seleccionar reforzadores potentes
y utilizarlos cada vez que la conducta se aproxime a la deseada.
Puesto que se trata de formar determinada conducta que
ahora no puede darse, el reforzamiento es selectivo respecto
del repertorio disponible. En particular, se empezarán
a fortalecer aquellas conductas que más se asemejen a la que se
pretende conseguir. Sucesivamente, el reforzamiento se hará más
exigente en función de ciertos aspectos de dicha conducta y
de acuerdo por lo demás con su variabilidad.
MODELAMIENTO
Es el aprendizaje mediante la observación e imitación, consiste en
una herramienta en la que se utiliza un modelo que ejecute conductas
verbales y motoras exactas que se esperan del niño, mientras éste observa
y escucha. Este modelaje puede ser en vivo o por medio de filmaciones lo
que se vendría siendo modelaje simbólico. Para el uso eficaz del
modelamiento se deben seleccionar modelos competentes con estatus o
prestigio, la complejidad de la conducta modelada debe ser apta para el
nivel de comportamiento del niño, utilizar refuerzos positivos luego de
emitir la conducta esperada
ENCADENAMIENTO
Es la formación de una conducta compuesta a partir de otras
más sencillas que ya figuran en el repertorio del individuo, mediante el
reforzamiento de sus combinaciones. La aplicación del encadenamiento
tiene interés en el supuesto de que se disponga de los fragmentos para la
nueva unidad conductual deseada.
Por ejemplo; El desarrollo de habilidades de autonomía
doméstica, tales como vestirse, comer y la limpieza personal. El individuo
quizá puede realizar muchas «subunidades» de esas prácticas, pero no
coordinadas como requiere la tarea efectiva. Lo que falta probablemente
sea en buena medida su encadenamiento
INSTIGACIÓN
Es una ayuda especial, manual, verbal o visual, que se le da al
niño durante la intervención para incrementar el éxito en la actividad.
Las instigaciones pueden clasificarse en físicas, visuales y verbales.
Las instigaciones físicas, a su vez pueden ser totales y parciales.
La instigación física total es el máximo grado de apoyo y ayuda,
también conocido como asistencia u orientación manual o física, en
donde se le toma la mano y se le guía en la ejecución de la destreza que
se está enseñando. En la medida en que se demuestre una ejecución más
diestra, se procede a disminuir gradualmente la ayuda física,
posteriormente, se proporciona una señal física a manera de sugerencia.
INSTIGACIÓN
Las instigaciones visuales son indicadores visuales
adicionales para producir una respuesta, se utiliza cuando por
ejemplo le decimos al niño que abra la boca y adicionalmente
abrimos la boca, surte el efecto de instigador visual y produce la
respuesta esperada.
Las instigaciones verbales son sugestiones auditivas
adicionales como por ejemplo sonar los dedos para indicarle al
paciente que se culminó la actividad realizada durante un período
en el salón.
INSTRUCCIONES VERBALES
Son normas o pautas específicas que indican a la persona el
comportamiento concreto a producir, es decir que resultados y bajo que
circunstancias en particular. Las instrucciones verbales específicas
aceleran el proceso de aprendizaje.
Consiste en decirle al niño exactamente lo que va a hacer, en
una situación donde pueda tener dificultades para ejecutar o recordar
la ejecución. Las instrucciones deben ser sencillas, cortas y deben
contener palabras que sepamos que comprende o en tal caso aclararle
muy bien el significado, para obtener la respuesta esperada.
ENTRENAMIENTO EN
AUTOINSTRUCCIONES
Es una técnica en la cual se pretende que el niño con
conductas disruptivas aprenda a controlarse por medio de auto
verbalizaciones (verbalizaciones internas, pensamientos, visualizaciones,
melodías, entre otras) que realizara ante cualquier problema o
situación que lo requiera, con la finalidad de que aprenda a distinguir
que estímulos le afectan y cómo controlarlos, para que logre de manera
consciente que se modifique su comportamiento.
TÉCNICA DE LA TORTUGA
Es una técnica de control interno, en la cual se le enseña al niño, a
controlar sus propias conductas, por medio de la analogía de la tortuga, la cual
como bien se sabe, se repliega dentro de su concha cuando se siente
amenazada. De esta misma forma se le enseña al niño a meterse a su
caparazón cuando se sienta amenazado y no pueda controlar sus impulsos y
emociones. Se le modela al niño y se le explica que cuando escuche la palabra
tortuga deberá imaginar que es una tortuga y que su cabeza la esconderá entre
sus brazos, mientras realiza respiraciones (se le enseñara a inhalar y exhalar) con
lo cual se incrementara su relajación y podrá volver a incorporarse a la
actividad que estaba realizando. Es importante la práctica para que pueda
llegar a dominarlo, y será una herramienta más para que pueda tener mayor
autocontrol, es eficaz en niños con TDAH.
ELOGIAR
El niño requiere atención y la conseguirá como sea. Si lo
elogiamos, llamamos la atención del niño. Sin embargo, es posible que los
elogios indiscriminados provoquen problemas con un niño inseguro o que
siempre haya sido el centro de atención.
•
Elogiar el comportamiento y no la personalidad.
•
Usar elogios concretos.
•
Elogiar los adelantos.
•
Elogiar adecuadamente.
•
Elogiar inmediatamente.
Descargar

Técnicas de Modificación de Conductas - Docente