Testigos de Cristo
Primeros Pasos. Segundo Crecimiento.
Clase No. 7
Introducción.

En la clase pasada se veía que una de las
formas de ayudar en la obra del Señor es
cooperar con los gastos que requiere.

Dios no quiere únicamente nuestra
participación económica, también nos pide
una parte de nuestro tiempo para la
oración, así como también utilizar nuestros
dones y talentos y compartir nuestro
testimonio con los que aún no lo conocen.
Nuestra misión como Cristianos.
Jesús antes de partir dio instrucciones a
sus discípulos y les dejo una gran misión
que cumplir: “Id por todo el mundo y
proclamad la buena nueva a toda la
creación” (Mc 16:15).
 Muchos de nosotros relegamos esa
responsabilidad en los Sacerdotes, a los
Misioneros, etc. Pero esta misión no fue
solamente a algunos, sino a todos aquellos
que le han conocido y que Creen en El.


Andrés dio testimonio a Simón (Pedro) que
era su hermano diciéndole que había
encontrado a Jesús, el Mesías esperado,
Felipe hablo a Nathanael que era amigo suyo.
La Samaritana, la cual no se podía considerar
como discípulo, con su testimonio fue
instrumento de que muchos llegaran a Jesús.

El Testimonio mas importante, no será con
nuestras palabras, sino con nuestras obras,
ya que la transformación que Jesús va
haciendo en nosotros, será para los que nos
han conocido, la mejor prueba del poder de
un Dios vivo.
Esta forma de dar testimonio es muy
especialmente recomendada por Pedro, a las
esposas cuyos esposos se resisten a la Fe
(1a Ped 3:1-4). Así pues, cualquiera, aunque
no sea capaz ni perfecto, que esté viviendo
como Jesús le va indicando y esté
transformándose a la imagen de su creador,
estará testificando de Jesús. (2ª de Corintios
2:14-17)
Somos Mensajeros

Si bien es cierto que las personas que nos
conocen notarán un cambio en nosotros y
esto será la mejor predicación, hay otras
personas a nuestro alrededor que no
pueden ver esos cambios, las cuales pueden
necesitar de Cristo mucho mas: Cartero,
Vecinos, Compañeros de Trabajo, etc.
A estas personas no nos atrevemos a
hablarles del Señor argumentando que:
 No soy digno!
 No tengo preparación!
 Se necesita experiencia!
 Tengo miedo!
 Que van a decir de mí?

Pensemos un poco en los primeros testigos
del Señor: No eran perfectos, unos tenían
miedo, otros habían dudado, otros mas no
tenían preparación escolar, y aún más no
entendían claramente el mensaje de Jesús, y
sin embargo, todos fueron testigos del poder
de Dios una vez que recibieron el Espíritu
Santo.
 El
mismo poder que dio a los
discípulos nos lo ha dado a nosotros
al ser Bautizados y por medio del
Bautismo en el Espíritu Santo.
 Es muy importante saber que este
poder viene de Dios a través de
nosotros, cuando estemos dispuestos
a ser testigos suyos. Debemos
disponernos a ser mensajeros de
Cristo caminando en pos de El.
2ª Cor 5:20.
Nosotros somos, entonces, embajadores de Cristo,
y es Dios el que exhorta a los hombres por
intermedio nuestro. Por eso, les suplicamos en
nombre de Cristo: Déjense reconciliar con Dios.
Que debemos hacer?

Si queremos ser testigos del Señor,
debemos cuidar muy especialmente nuestra
vida de oración, ya que es a través de ella
que esperaremos las instrucciones de El, y
que nos guiara a las personas que ya ha
llamado.

Cuando Moisés dijo: “Señor, te suplico que
tengas presente que yo nunca he tenido
facilidad para hablar, ni aún después de que
tú me hablas, pues no encuentro las palabras
para expresarme” Estaba reconociendo que
no era capaz de llevar ningún mensaje,
puesto que no tenia facilidad de palabra.
Dios le respondió: Quien ha dado boca al
hombre?, No soy Yo?, anda, ya que Yo estaré
en tu boca y te diré lo que has de hablar.
 El Señor nos da a entender que no necesita
de nuestras habilidades para poder obrar a
través de nuestra boca.

Jeremías 1: 6-9
Yo exclamé: «Ay, Señor, Yavé,
¡cómo podría hablar yo, que
soy un muchacho!» Y Yavé me
contestó: «No me digas que
eres un muchacho. Irás
adondequiera que te envíe, y
proclamarás todo lo que yo te
mande. No les tengas miedo,
porque estaré contigo para
protegerte, palabra de Yavé.»
Entonces Yavé extendió su
mano y me tocó la boca,
diciéndome: «En este momento
pongo mis palabras en tu boca.

El Señor nos utiliza tal y como somos,
sabiendo esto, confiemos en que será El,
quien nos dé las palabras indispensables para
cada persona.

Debemos proponernos que el
mayor numero de personas que
tratemos durante el día, no sigan
adelante sin que les hayamos
hablado de Jesús, sabemos muy
bien que TODOS necesitamos de
conocerle.
Podemos ser instrumento para que muchas
personas se acerquen a Dios, tu ya eres un
testigo de Jesús si lo has recibido en tu corazón
y El te ha bautizado en el Espíritu Santo.
Debes saber que:
◦ El Centro del testimonio es Cristo (2ª Cor. 4:5)
◦ El requisito para ser testigo es tenerlo a El en
nosotros (1ª de Juan 5:11-12)
◦ El propósito del testimonio, es llevar a los
incrédulos a encontrarse con Cristo personalmente.
Siendo Pescadores
 Quizá
lo más difícil será saber cómo
comenzar, como podemos acercarnos a
una
persona
y
encaminar
la
conversación hacia cosas espirituales
sin ofenderla. Debemos aprender a usar
las oportunidades naturales como
objetos: el agua, un libro, una cruz, etc.
O un oficio: Carpintero, Maestro,
Jardinero, etc.
Primeramente debemos conocer su
posición espiritual (Creyente frío, Ateo,
etc.) haciendo algunas preguntas.
 Si la persona no quiere hablar, o se enfada,
o cambia de tema, quizá no sea el momento
o no será la voluntad de Dios para esa
persona en ese momento. Debes ser
sensible a la dirección del Espíritu Santo.


Averigua los intereses comunes que pueden
tener tú y las personas y luego podrás usar
tu testimonio personal encaminándola a
comprender lo que Cristo Hizo por Ti,
podrás ir profundizando, conforme vayas
viendo el interés de la persona.

Es oportuno invitar a las personas que
muestran interés por conocer al Señor a
que nos regalen un poco de su tiempo para
leerles algún texto de la Biblia y no perder
oportunidad de invitarles a participar en
algún Retiro o en los Crecimientos de la
Comunidad.
Consejos Prácticos:
Procurar hablar a solas con la persona.
 No emplear palabras difíciles o frases
teológicas, la sencillez es mejor.
 Evitar las preguntas necias que no conducen a
nada
 No hay que temer en decir: “No sé”, pero no
detenerse ahí sino hablar de lo que Sí Sabes.
 Dejar que la persona sea la principal
interesada sin forzar la situación
 No te desilusiones, aprenderás aún en tus
errores.

Tarea:

Hacer un plan de Plan de Testimonio
utilizando las siguientes citas: (En el orden
presentado)
◦
◦
◦
◦
◦
◦

Romanos 3:23
Romanos 6:23
Hechos 3:19
Juan 1:2
Apocalipsis 3:20
Romanos 10:9-10
Practicar el plan de testimonio y empezar
a buscar personas a quienes hablarles de
Cristo.
Descargar

Testigos de Cristo