Personajes bíblicos:
jeremías
Actúa a finales del siglo VII
y comienzo del VI a.C.,
en una época agitada por la
lucha entre los imperios de
Asiria, Babilonia y Egipto.
En Judá hervían partidos
políticos en contra
o a favor de ellos.
A los 17 años
experimenta la fidelidad
y la fortaleza de Dios,
que destruye su timidez:
Este día hago de ti una fortaleza, un pilar de hierro
y un muro de bronce frente a la nación entera. 1,18
-Antes de formarte en el seno de tu madre, ya te
conocía; antes de que tú nacieras, yo te consagré,
y te destiné a ser profeta de las naciones.
-Ay, Señor, Yavé,
-¡cómo podría hablar yo,
que soy un muchacho!
-No me digas que eres un muchacho.
Irás donde te envíe,
y proclamarás todo lo que yo te mande.
No les tengas miedo,
porque estaré contigo para protegerte.
En este momento pongo mis palabras en tu boca.
Te encargo los pueblos y las naciones:
Arrancarás y derribarás,
perderás y destruirás,
edificarás y plantarás Jer 1,5-10
Es la mentira, y no la verdad, lo que
prevalece en este país.
Sí, van de crimen en crimen.
¡Y a Yavé no lo conocen!
Viven en medio
de la trampa
y por engaño se niegan
a reconocerme. 9,2.5
Hagan justicia cada día;
liberen al oprimido de las
manos de su opresor.
De lo contrario mi cólera
va a estallar como un
incendio y no va a haber
nadie para apagarlo. 21,12
Ustedes se fían de palabras engañosas.
Roban, matan, toman la esposa del prójimo,
juran en falso u
ofrecen sacrificios
a otros dioses...
Y luego vienen a
presentarse ante mí,
en este Templo que lleva mi Nombre,
cuando acaban de hacer todas estas
maldades.
Y dicen: “¡Aquí estamos seguros!” 7,8-11
¿Es que es un refugio de ladrones esta casa
mía sobre la que se pronuncia mi Nombre?
¡Pobre de ése que construye su casa con cosas
robadas, edificando sus pisos sobre injusticias!
¡Pobre del que se aprovecha de su prójimo y lo hace
trabajar sin pagarle su salario
¿Acaso serás más rey por tener más cedro?
22,13-16
Tu padre se preocupaba de la justicia ...
Juzgaba la causa del desamparado y del pobre.
¿Conocerme no es actuar en esa forma?
Pero tú no piensas sino en tu interés.
¿Por qué llamas a
Egipto? ¿Acaso te
salvarán las aguas del
Nilo? ¿Y para qué
llamas a Asur?
¿Apagarán tu sed las
aguas del Tigris?...
Como te engañó Asur,
también te engañará Egipto.
También de ahí saldrás con
las manos en la cabeza,
porque Yavé ha rechazado a
aquellos en quienes confías, y
no te irá bien con ellos.
2,18.36s
Los sacerdotes ya no se preguntan:
¿Dónde está Yavé?
¡Los dueños de mi
enseñanza no me conocen!
Los pastores de mi
pueblo se rebelaron
contra mí, y
los profetas consultaron
a dioses inútiles.
Jer 2,8
Algo espantoso y horrible está pasando en este país:
Los profetas anuncian mentiras,
los sacerdotes buscan el dinero
y todo esto le gusta a mi pueblo.
¿Qué harán ustedes, cuando llegue el fin? Jer 5,30s
Me han abandonado a mí, que soy manantial
de aguas vivas, y se han cavado aljibes
agrietados que no retendrán el agua.
Me dan la espalda,
en vez de mostrarme la cara. 2,13.27
Eres un pueblo estúpido,
que no me conoce.
Ustedes son hijos tontos
y sin inteligencia,
que saben hacer el mal
pero no el bien.
4,22
Mi pueblo cambia a su Dios glorioso
por algo que no sirve 2,11
Yavé, tú tienes siempre la razón cuando yo
hablo contigo, y, sin embargo, hay un punto
que quiero discutir: ¿Por qué tienen suerte
los malos
y son felices los traidores?
12,1
Por qué suceden todas estas desgracias? 13,22
¿Por qué el país está perdido, incendiado como el
desierto, por donde nadie pasa? 9,11
¿Por qué este pueblo sigue en su rebeldía, sin
querer ceder? Se aferran fuertemente a la
mentira y se niegan a convertirse. 8, 5
¿Por qué nos has herido sin esperanza
de mejorar? 14,19
Yavé les pregunta:
¿Por qué se hacen tanto mal ustedes mismos?
Ustedes van a conseguir que se acaben los
hombres, las mujeres y los niños
de la raza de Judá,
hasta que no quede nadie. 44,7
¿Por qué te quejas de tus heridas
y tu dolor no se puede calmar?
30,15
¿Acaso no te sucedió todo esto
porque has abandonado a Yavé, tu Dios,
que te indicaba el camino?...
Tus mismas faltas te castigan
y te condenan tus infidelidades.
Reconoce y comprueba cuán malo y amargo
resulta abandonar a Yavé, tu Dios. 2,17.19
Ay de mí, ¡madre mía!, ¿por qué me diste a
luz?
Soy hombre que trae líos y conflictos a todo
el país. No les debo dinero, ni me deben;
¡pero todos me maldicen! 15,10
Yavé, acuérdate de mí y
defiéndeme... Piensa que por tu
causa soporto tantas
humillaciones... ¿Por qué mi
dolor no tiene fin y no hay
remedio para mi herida? ¿Por
qué tú, mi manantial, me dejas
de repente sin agua?... 15, 15.18
No seas para mí
espanto, Tú, que me
proteges cuando
sucede una
catástrofe... 17, 17
Me has seducido, Yavé, y
me dejé seducir por ti.
Me hiciste violencia,
y fuiste el más fuerte.
Y ahora soy motivo de risa;
toda la gente se burla de
mí... Por eso decidí no
recordar más a Yavé, ni
hablar más de parte de él.
Pero sentí en mí algo así como
un fuego ardiente, aprisionado
en mis huesos, y aunque yo
trataba de apagarlo, no podía...
20, 7.9
Yavé me dijo: Si vuelves a mí, yo te haré volver
a mi servicio. Separa el oro de la escoria, y
serás como mi propia boca.
Tú serás, para ese pueblo, fortaleza
y muro de bronce;
y si te declaran la
guerra, no te
vencerán, pues yo
estoy contigo para
librarte y salvarte.
Te protegeré contra
los malvados
y te arrancaré
de las manos
de los violentos. Jer 15,19-21
Yo oía a mis adversarios
que decían contra mí:
“¿Cuándo, por fin, lo
denunciarán?” Ahora me
observan los que antes me
saludaban, esperando que
yo tropiece para desquitarse
de mí.
Pero Yavé está conmigo,
él, mi poderoso defensor;
los que me persiguen no
me vencerán. Caerán
ellos y tendrán la
vergüenza de su fracaso,
y su humillación no se
olvidará jamás. Jer 20,10s
No me enojaré con ustedes
porque soy bueno,
ni les guardaré rencor.
Lo único que les pido es
que se reconozcan
pecadores. 3,12
Entonces se conmoverán mis
entrañas y se desbordará
mi ternura.
Perdonaré su culpa y no me
acordaré más de su pecado.
31,20.34
Quebraré el yugo que
pesa sobre su cuello y
romperé sus ataduras;
ya no estarán más
sometidos a
extranjeros.
30,8s
“Les pondré pastores
según mi corazón, que
los alimenten con
inteligencia y
prudencia. 3,15
Me alegrará hacerles bien, y los plantaré
sólidamente en esta tierra, con todo el
empeño de mi corazón.
32,41
Los multiplicaré en vez de disminuirlos;
los honraré, en lugar de humillarlos. 30,19
Les
quiero
dar paz
y no
desgracia,
y un
porvenir
lleno de
esperanza.
29,11
Con amor eterno te he amado…
Volveré a edificarte…
De nuevo lucirás tu belleza. 31,3s
Pondré mi ley en su interior,
la escribiré en sus corazones,
y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.
Me llamarás ‘Padre mío’,
y nunca más te apartarás de mí. 3,19
31,33
Diseño: J.L.C.