Trastornos
del
sueño
INDICE
Trastornos primarios del sueño.
Disomnias:
Insomnio primario.
Parasomnias:
Pesadillas.
Terrores nocturnos.
Sonambulismo.
Trastornos primarios
del sueño:
Son aquellos en cuya etiología no se halla implicada
otra enfermedad mental, una enfermedad médica o el
consumo de algún tipo de sustancia.
Aparecen como consecuencia de alteraciones
endógenas en los mecanismos del ciclo sueño-vigilia.
Éstos a su vez se subdividen en disomnias y en
parasomnias.
DISOMNIAS
Criterios para su diagnóstico:
El síntoma predominante es la dificultad para
iniciar o mantener el sueño, o no tener un sueño
reparador, durante al menos 1 mes.
La alteración del sueño (o la fatiga diurna
asociada) provoca malestar clínicamente
significativo o deterioro social, laboral o de otras
áreas importantes de la actividad del individuo.
La alteración del sueño no aparece
exclusivamente en el transcurso de la
narcolepsia, el trastorno del sueño relacionado
con la respiración, el trastorno del ritmo
circadiano o una parasomnia.
La alteración no aparece exclusivamente en el
transcurso de otro trastorno mental (p. ej.,
trastorno depresivo mayor, trastorno de ansiedad
generalizada, delirium).
La alteración no es debida a los efectos
fisiológicos directos de sustancia (p. ej., drogas,
fármacos) o de una enfermedad médica.
PARASOMNIAS
• PESADILLAS
• Despertares repetidos durante el período de sueño mayor o en
las siestas diurnas, provocados por sueños extremadamente
terroríficos y prolongados que dejan recuerdos vividos, y cuyo
contenido suele centrarse en amenazas para la propia
supervivencia, seguridad o autoestima. Los despertares suelen
ocurrir durante la segunda mitad del período de sueño.
• Al despertarse del sueño terrorífico, la persona recupera
rápidamente el estado orientado y despierto (a diferencia de la
confusión y desorientación que caracterizan los terrores
nocturnos y algunas formas de epilepsia).
• Las pesadillas, o la alteración del sueño determinada
por los continuos despertares, provocan malestar
clínicamente significativo o deterioro social, laboral o
de otras áreas importantes de la actividad del
individuo.
• Las pesadillas no aparecen exclusivamente en el
transcurso de otro trastorno mental (p. ej., delirium,
trastorno por estrés postraumático) y no se deben a
los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p.
ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica.
PARASOMNIAS
• TERRORES NOCTURNOS
• Episodios recurrentes de despertares bruscos, que se producen
generalmente durante el primer tercio del episodio de sueño
mayor y que se inician con un grito de angustia.
• Aparición durante el episodio de miedo y signos de activación
vegetativa de carácter intenso, por ejemplo, taquicardia,
taquipnea y sudoración.
• El individuo muestra una falta relativa de respuesta a los
esfuerzos de los demás por tranquilizarle.
• Existe amnesia del episodio: el individuo no puede describir
recuerdo alguno detallado de lo acontecido durante la noche.
• Estos episodios provocan malestar clínicamente significativo o
deterioro social, laboral, o de otras áreas importantes de la
actividad del individuo.
• La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de
una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o de una
enfermedad médica.
SONAMBULISMO
• Episodios repetidos que implican el acto de
levantarse de la cama y andar por las habitaciones
en pleno sueño, que tienen un lugar generalmente
durante el primer tercio del período de sueño
mayor.
• Durante estos episodios, el individuo tiene una
mirada fija y perdida, se muestra relativamente
arreactivo a los intentos de los demás para
establecer un diálogo con él y sólo puede ser
despertado a base de grandes esfuerzos.
• Al despertar (tanto en pleno episodio como a la
mañana siguiente), el sujeto no recuerda nada de
lo sucedido.
• A los pocos minutos de despertarse del episodio
de sonambulismo, el individuo recobra todas sus
facultades y no muestra afectación del
comportamiento o las actividades mentales
(aunque en un primer momento puede presentar
confusión o desorientación).
• Los episodios de sonambulismo provocan malestar
clínicamente significativo o deterioro social,
laboral o de otras áreas importantes de la
actividad del individuo.
• La alteración no se debe a los efectos fisiológicos
directos de una sustancia (p. ej., drogas,
medicamentos) o de una enfermedad médica.
RETRASO MENTAL
● Tipos.
● Criterios para el diagnóstico del retraso mental.
● Trastorno mental.
TIPOS
● Retraso mental leve.
● Retraso mental moderado.
● Retraso mental grave.
● Retraso mental profundo.
● Retraso mental de gravedad no especificada.
CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO DEL
RETRASO MENTAL
• A. Capacidad intelectual significativamente inferior al
promedio.
• B. Déficit o alteraciones de ocurrencia en la actividad
adaptativa actual.
• C. El inicio es anterior a los 18 años.
• Retraso mental leve: CI entre 50-55 y
aproximadamente 70.
• Retraso mental moderado: CI entre 35-40 y 50-55.
• Retraso mental grave: CI entre 20-25 y 35-40.
• Retraso mental profundo: CI inferior a 20-25.
• Retraso mental de gravedad no especificada: cuando
existe clara presunción de retraso mental, pero la
inteligencia del sujeto no puede ser evaluada mediante
los test usuales.
TRASTORNO MENTAL
● DSM: “Un síndrome o un patrón comportamental psicológico de
significación clínica, que aparece asociado a un malestar (por
ejemplo, dolor), a una discapacidad (por ejemplo, deterioro en una o
más áreas de funcionamiento), o a un riesgo significativamente
aumentado de morir o de sufrir dolor, discapacidad o pérdida de
libertad".
● Desde ya, hay situaciones que provocan sufrimiento o disconformidad,
pero ello no implica que estemos en presencia de un trastorno mental.
● DSM: Critican la expresión "mental" porque implica una distinción
entre trastornos mentales y físicos.
● La división carece hoy de sentido porque "los conocimientos actuales
indican que hay mucho de 'físico' en los trastornos 'mentales', y
mucho de 'mental' en los trastornos 'físicos".
TRASTORNOS
DEL
APRENDIZAJE
TRASTORNOS
DE LA
LECTURA
• El rendimiento en lectura, medido mediante pruebas de
precisión o comprensión normalizadas y administradas
individualmente, se sitúa sustancialmente por debajo de
lo esperado dados la edad cronológica del sujeto, su
coeficiente de inteligencia y la escolaridad propia de su
edad.
•
La alteración del Criterio A interfiere significativamente
el rendimiento académico o las actividades de la vida
cotidiana que exigen habilidades para la lectura.
• Si hay un déficit sensorial, las dificultades para
la lectura exceden de las habitualmente
asociadas a él.
• Nota de codificación. Si hay una enfermedad
médica (p. ej., neurológica) o un déficit
sensorial, se codificará en el Eje III.
TRASTORNOS
DEL
CÁLCULO
Los individuos con un trastorno del cálculo
presentan dificultades en:
 aprender a contar
hacer cálculos matemáticos simples
definir grupos de objetos
el pensamiento espacial (derecha-izquierda,
arriba-abajo, este-oeste).
El trastorno del cálculo está definido para
designar individuos con una anomalía
neurocortical o psiquiátrica específica.
• Los déficits pueden observarse en :
– la copia de formas
– memoria matemática
– número y procesos secuenciales
– en nombrar conceptos matemáticos y
operaciones
• Entre las complicaciones psicológicas se
incluyen:
– baja autoestima
– síntomas por trastornos de conductas
perturbadoras.
La evaluación de este trastorno específico
del desarrollo comprende una valoración
psiquiátrica, neurológica, cognitiva y social.
• El tratamiento implica una educación
especial, con una evaluación inicial y el
subsiguiente control de la necesidad de
intervención psiquiátrica y neurológica.
• Las habilidades matemáticas de un alumno normal de
5º o 6º, son suficientes para los requerimientos
prácticos de la vida de cualquier adulto, aunque los
déficits sociales y no verbales que acompañan al
trastorno del cálculo pueden ser más duraderos y
significativos.
TRASTORNO
DE LA
EXPRESIÓN
ESCRITA
• características:
– dificultades en la ortografía
– Dificultades en la gramática
– Dificultades en la construcción de frases y
párrafos
– Dificultades en la estructura organizacional y la
puntuación.
• Síntomas:
velocidad lenta al escribir
 producción baja,
 ilegibilidad,
 rotaciones de letras,
 búsqueda de palabras
errores sintácticos, borrones,
rectificaciones, errores de espacios y
puntuación
problemas de ortografía
rechazo a completar el trabajo o a
presentar las tareas
bajo rendimiento.
Estos déficits pueden ser el resultado de problemas subyacentes
con la función grafomotora (control de la mano y el lápiz),
funciones motoras finas y visomotoras, atención, memoria,
formación y organización del concepto (prioridades y fluidez)
puede ser el resultado de ciertas características
neurocorticales modificadas por experiencias
ambientales.
Resulta posible una terapia curativa, con
intervenciones educativas consistentes en formatos
alternativos de escritura y habilidades de
construcción
• Se han desarrollado métodos formales para evaluar y
medir la expresión escrita, pero pueden obtenerse
cribados clínicos adecuados a partir de muestras de
copias, dictados o redacciones espontáneas.
• La reciente disponibilidad comercial de
procesadores de textos puede
contribuir a la curación de algunos
individuos.
• La evaluación e intervención psiquiátrica
sigue las líneas generales para los
trastornos del aprendizaje
TRASTORNOS DE LAS
HABILIDADES MOTORAS
TRASTORNO DE
LAS
HABILIDADES
DE LA
COORDINACIÓN
El rendimiento de las
actividades cotidianas
requieren coordinación
motora.
los trastornos se dan cuando
el rendimiento es inferior al
esperado en una edad
determinada.
TRASTORNOS DEL DESARROLLO DE
LA COORDINACIÓN
Puede manifestarse por retrasos
significativos en la adquisición de hitos
motores, en el mal rendimiento en
deportes, etc.
No se debe a una enfermedad médica
Si hay retraso mental, las deficiencias
motoras exceden de las asociadas
habitualmente en él.
Descargar

Trastornos del sueño