El poder de la sonrisa: un
arma del Auxiliar de
Enfermería.
Federico Manuel Aranda Aranda.
Raquel Roldán Roldán.
Los cambios tan rápidos que
se están produciendo en la
informatización del trabajo
diario,
junto
con
la
introducción de la alta
tecnología están influyendo
en el desarrollo de la
enfermería y por supuesto en
el concepto de los cuidados.
La realidad corporal, la vida, la salud y la
enfermedad se han convertido en cuestiones
meramente técnicas quedando la persona sujeta
a criterios de eficiencia y utilidad.
Existe el riesgo de que esta
alta tecnificación nos impida
ver más allá de los
monitores, los parámetros,
herramientas…y que nos
hagan perder nociones tan
básicas como humanas:
nuestra relación con el
paciente.
En esta época de modernidad los
profesionales sanitarios se enfrentan a la
ardua tarea de revalorizar el cuidado de
las necesidades básicas, teniendo en
cuenta la importancia para el ser humano
de los aspectos de higiene, reposo y
movimiento, alimentación, eliminación,
además de la necesidad de sentirse en un
entorno tranquilo, seguro y protegido.
Es en este punto donde el humor
terapéutico juega un papel
fundamental para conseguirlo.
Las tensiones psíquicas y
físicas generadas por el
exceso de trabajo pueden
bloquear
las
actitudes
positivas y optimistas, pero
si se adoptan éstas como
parte de nuestro trabajo se
comprueba que no es tan
difícil ya que facilita la
relación terapéutica con el
paciente y su familia, y les
hacen sentirse más seguros.
Todo esto permite al profesional desarrollar su
trabajo con mayor satisfacción de forma que
resulte más gratificante. La personalidad del
profesional va a condicionar la forma de como
éste se posiciona en los cuidados que presta.
Una forma comunicativa
y humorosa de ser, estar
y hacer, determinará que
sus intervenciones se
constituyan desde estos
atributos.
El humor es un arte y como tal necesita de
profesionales que contemplen la salud
como un todo integrado. El humor es una
competencia en el cuidar.
Al utilizar la risa como
herramienta terapéutica, habrá
que tomar varias precauciones.
No debe ser utilizada, en
principio, en pacientes que
padezcan determinadas lesiones,
con personalidad negativa y
miedo a la alegría, con fuerte
dolor
emocional,
ambiente
especialmente dramático.
En el ámbito de la asistencia sanitaria de hoy en
día, repleta de avances tecnológicos y en continuo
cambio, la risa es un fiel indicador de la salud
mental de los miembros del equipo.
Los profesionales sanitarios
podemos interferir en el
humor de los pacientes más
de lo que creemos.
La utilización de la risa aporta
beneficios tanto en la salud
como en las situaciones de
enfermedad,
siendo
un
instrumento de cuidados
barato
y
sin
efectos
secundarios.
Incluir la risa como complemento
de las terapias convencionales,
puede ayudar a los profesionales
de la salud en la recuperación del
paciente y en la mejora del
ambiente de trabajo.
La risa y el humor tienen
estrecha relación con la
fisiología y con las
manifestaciones
musculares, respiratorias
nerviosas y psicológicas.
La risa es una sonrisa
que implica a todo el
organismo. Los
efectos son múltiples,
positivos y
recomendables.
Beneficios de la risa para el cerebro.
1. Al reírse, el movimiento
de los músculos genera un
estímulo eléctrico que se
transmite a los nervios
sensitivos.
Beneficios de la risa para el cerebro.
2. Los nervios
transmiten el
impulso a la
glándula
pituitaria o
hipófisis.
Beneficios de la risa para el cerebro.
3. La pituitaria, al
recibir el estímulo de la
risa, libera endorfinas,
un analgésico natural
que
provoca
una
sensación de bienestar
generalizado.
El humor ligado a la salud y a lo terapéutico,
no tiene una relación directa con la carcajada,
ya que en ella no encontramos ni la seriedad
ni la profundidad.
Cuando los sanitarios desarrollamos
la empatía,
la escucha activa,
y opta por actitudes optimistas y positivas
se facilita la comprensión de los pacientes y
tienden a estar más relajados y confiados.
La ansiedad en el
profesional genera
también ansiedad
en el paciente y su
grupo familiar. Vivir
estresado y enojado
eleva hasta tres mil
veces los riesgos a la
salud.
1. El corazón bombea sangre con
mayor rapidez y la envía a los
músculos del cuerpo por si hay
que correr o defenderse.
2. Se crean más plaquetas y se
pone en marcha el sistema
inmunológico por si hay alguna
herida en el cuerpo.
3. Se siente fatiga y hambre.
4. Las células cargadas de los
lípidos liberan grasa en el flujo
sanguíneo.
5. Las paredes de las arterias se
deterioran y la grasa
acumulada se transforma en
colesterol malo.
Incluir la risa como instrumento
coadyuvante de los tratamientos
ayuda a los profesionales de la
salud a optimizar sus
intervenciones.
La aplicación de la risa y el
humor se debe hacer de
forma inteligente.
Adaptar nuestras “intervenciones
humorísticas” a cada individuo y a
cada situación ya que son únicos y
varían día a día.
Es muy importante relacionarnos
con el enfermo con buen humor y
de forma positiva, ya que a veces
lo que necesita es salir de su
estado introvertido y su rol pasivo.
Él ganará y nosotros también.
En España hay
organizaciones como:
Pallapupas en Barcelona,
Pupaclown en Murcia o
Payaospital en Valencia .
Que trabajan con el
humor en distintos
ámbitos de la salud.
18 de febrero de 2015 en el Hospital del Mar de
Barcelona, durante la que Lila y Desmond, guiados
por las Pallapupas Antibiótica Là-Là y Gasita,
sorprendieron los niños hospitalizados en la planta
pediátrica.
Los Pupaclown en el Hospital
de la Arrixaca, Murcia, en el
quirófano.
Sería interesante que los
profesionales de la salud
fuéramos utilizando estas
terapias en los cuidados,
por sus múltiples
beneficios, bajo costo y
carecer de efectos
secundarios.
“LA RISA ES EL SOL QUE
AHUYENTA EL INVIERNO
DEL ROSTRO HUMANO”
Víctor Hugo.
Descargar

Título de la Presentación Nombre del Ponente