Casos extraordinarios para la
solicitud de interrupciones
de juego y consecuencias
eventuales.
Por Lazslo Herpai
Traducido y adaptado por Susana Rodríguez Játiva.
Caso 1
El primer árbitro pita autorizando el servicio y un
jugador sustituto entra en la zona de sustitución
acercándose a la la línea lateral. El anotador no presiona
el buzzer. El juego no se para y el jugador titular
continua en pista sin ir a la zona de sustitución.
Árbitros:
Rechazar la sustitución, no para
el juego.
Jugador/es:
Regresar al banquillo.
Consecuencias:
Solicitud improcedente,
debe anotarse en acta al
finalizarse la jugada.
Caso 2
El primer árbitro pita autorizando el saque y un jugador
suplente que se aproxima a la zona de sustitución se da
cuenta de que llega tarde y no entra en la zona de
sustitución, pero el anotador presiona el buzzer. El juego
no se para, y el jugador titular sigue en pista sin ir a la
zona de sustitución.
Árbitros:
No parar el juego.
Jugador/es:
Permanecer en el banquillo.
Consecuencias:
Como no hay solicitud no se
puede considerar solicitud
improcedente.
Caso 3
El primer árbitro pita autorizando el saque y un jugador
suplente que se aproxima a la zona de sustitución se da
cuenta de que llega tarde y no entra en la zona de
sustitución, pero el anotador presiona el buzzer. El juego
se interrumpe y el jugador titular se acerca a la zona de
sustitución
Árbitros:
Parar el juego, repetir jugada.
Jugador/es:
Permanecer en el banquillo.
Consecuencias:
Aunque no hay solicitud, el
equipo que quiere hacer la
solicitud ha parado el juego:
DEMORA.
Caso 4
El primer árbitro pita autorizando el servicio y un
entrenador presiona el buzzer para solicitar tiempo
muerto pero no hace ninguna señal oficial. El juego no
se interrumpe.
Árbitros:
No para el juego.
Equipo-jugadores:
No hay tiempo muerto.
Consecuencias:
No hay solicitud porque el
juego no se para, ni
solicitud improcedente ni
demora.
Caso 5
El primer árbitro pita autorizando el servicio y un
entrenador presiona el buzzer para solicitar tiempo
muerto pero no hace ninguna señal oficial. El juego se
interrumpe porque los jugadores empiezan a abandonar
la pista en dirección al banquillo.
Árbitros:
Parar el juego, anotar la
sanción en el acta y repetir la
jugada.
Equipo-jugadores:
No hay tiempo muerto.
Consecuencias:
Aunque no hay solicitud, el
juego se interrumpe, luego
es DEMORA y se debe anotar
en acta.
Caso 6
El primer árbitro pita autorizando el servicio y un
entrenador presiona el buzzer para solicitar tiempo
muerto y hace la señal oficial correspondiente. El juego
no se para.
Árbitros:
No parar el juego.
Equipo-jugadores:
No hay tiempo muerto.
Consecuencias:
Es solicitud improcedente, y
se anotará en acta al
finalizar la jugada.
Caso 7
El primer árbitro pita autorizando el servicio y un
entrenador presiona el buzzer para solicitar tiempo
muerto y hace la señal oficial correspondiente. El juego se
detiene porque los jugadores empiezan a abandonar la
pista en dirección al banquillo.
Árbitros:
Parar el juego, rechazar la solicitud
de tiempo muerto, anotar la sanción
en acta y repetir la jugada.
Equipo-jugadores:
No hay tiempo muerto.
Consecuencias:
Se produce una solicitud
improcedente, pero al
interrumpirse el juego se debe
considerar como DEMORA y
anotarla en acta.
Descargar

Casos extraordinarios solicitud interrupciones de juego