Tendencias y prácticas
innovadoras en
inclusión social.
Perspectiva internacional
¿Cómo identificar prácticas innovadoras?
• ¿Innovación como cambio o innovación como mejora?
Las tendencias que se están produciendo no representan
necesariamente una mejora, pero sí definen la dirección
que globalmente están adoptando las políticas para la
inclusión en nuestro entorno.
• En esta ponencia se presentan las que a mi juicio son las
principales ideas fuerza que se están imponiendo en las
políticas de inclusión, y su traducción a prestaciones o
programas concretos;
• Aunque la propia selección implica un primer
posicionamiento, no se va a hablar tanto de las
tendencias, políticas o prácticas que se consideran
positivas como, fundamentalmente, de las que se
consideran más relevantes e influyentes, identificando
sus luces y sombras.
¿Cómo identificar prácticas innovadoras?
• Muchas de las innovaciones o novedades implican un
cuestionamiento de las políticas sociales tradicionales y,
desde ese punto de vista, una regresión.
• Se trata de una selección subjetiva y cualquiera puede
pensar que ni son todas las que están ni están todas las
que son.
• Se ha evitado también centrar la exposición en la
explicación detallada de experiencias muy concretas, si
no, más bien, en la identificación de las tendencias
centrales y en su plasmación en programas o cambios
concretos, tanto en el ámbito de las prestaciones
económicas como de los programas de intervención.
• Más información en siis.net
Innovar: adaptarse a un cambio de época
• Crisis económica: reducción de la capacidad de gasto de las
administraciones, incremento de las necesidades sociales y crisis
del modelo de intervención pública, en nombre de la austeridad
y la contención del déficit.
• Estancamiento o retroceso en las políticas sociales clásicas y,
sobre todo, en otras políticas apenas esbozadas en tiempos de
crecimiento (dependencia, rentas mínimas, servicios sociales,
igualdad de género, infancia, etc.).
• Agotamiento de un modelo productivo low cost: bajos tipos de
interés, bajos salarios, bajos impuestos… Poca atención a un
modelo productivo basado en la sociedad del conocimiento;
• Incremento de la desigualdad, la pobreza y la exclusión, y,
sobre todo, del precariado.
• Creciente cuestionamiento social de diversas políticas sociales,
especialmente en el ámbito de la pobreza y la exclusión.
• Desarrollo de las tecnologías y de la sociedad de la información.
Retos para la innovación en inclusión
• Sostenibilidad económica y social de las políticas de
inclusión;
• Eficacia y eficiencia, vinculando costes y resultados (hacer
más con menos).
• Adaptación a los nuevos itinerarios vitales y a la diversidad
de la población en cuanto a modelos familiares,
trayectorias laborales, orígenes culturales… , y a sus
demandas de autodeterminación, elección y control.
• Alcanzar un equilibrio razonable entre universalidad y
selectividad; entre equidad intergeneracional y equidad
intrageneracional.
• Desarrollar servicios y enfoques preventivos, en lugar de
los orientados a la compensación o la rehabilitación.
Seis enfoques
innovadores
(o, cuando menos,
dominantes) en el
ámbito de las políticas
sociales
Seis enfoques dominantes
El modelo
de
inversión
social
El papel del
patrimonio
en la
superación
de la
pobreza
1. La inversión social
• Un lema: “Preparar mejor que reparar”;
• Un lema alternativo: “Las mujeres y los niños primero”;
• Pretende reconciliar la protección social con la eficiencia
económica y con los cambios socioeconómicos que se han
producido desde los años 90: economía globalizada,
sociedad del conocimiento, flexibilidad de las relaciones
laborales…
• Se plantea también para dar respuesta a los nuevos riesgos
sociales (frente a los viejos riesgos) y apuesta
fundamentalmente por políticas que capacitan (frente a
políticas que sólo o prioritariamente protegen);
• Énfasis en la prevención, en las políticas de apoyo a las
familias, en la educación y el desarrollo de capital humano,
la conciliación, la atención a la infancia y la inclusión laboral.
1. La inversión social
• Se trata de un paradigma estrechamente vinculado al de la
inclusión activa, si bien más amplio y general;
• Se presenta en ocasiones como una vía intermedia entre las
críticas neoliberales al EB, la tercera vía y las posiciones
socialdemócratas clásicas; también como una política de la
Europa del Norte, frente al inmovilismo y corporativismo de
la Europa del Sur.
• Pretende en cualquier caso adaptarse a un cambio real, y
constituye ya uno de los elementos básicos para la
definición de las políticas sociales a nivel de la UE (al menos,
en teoría).
• Pero no implica necesariamente un juego de suma no nula
(win win): probablemente la aplicación de este paradigma
generará ganadores y perdedores, en la medida en que
implica una reorientación del gasto social.
1. La inversión social
• Ganadores: familias con hijos/as, la juventud y la infancia, los
trabajadores pobres, las personas activas y/o ocupadas en
general.
• Perdedores: personas mayores, personas que no pueden acceder
al mercado de trabajo, y, en general, personas dependientes de
rentas de sustitución.
• Una de las críticas fundamentales que recibe es la relativa al
efecto Mateo y su incapacidad para evitar el crecimiento de la
pobreza y la desigualdad.
• Otras críticas: justificación economicista frente a defensa de
derechos; excesiva ambigüedad (lo que ha permitido su
extensión)…
• No está demasiado claro que se esté avanzando en la extensión
del modelo, aunque los países del Norte han avanzado en mayor
medida
• ¿Es Euskadi un modelo de inversión social?
2. La inclusión activa
• Paradigma hegemónico en el ámbito de las políticas sociales:
con una orientación u otra, se aplica en la mayor parte de los
países de nuestro entorno y es la base de las políticas
sociales de la UE y de los demás organismos internacionales.
• Existe en ese sentido un consenso político amplio a favor de
ese paradigma, aunque no necesariamente un consenso
académico o social a su favor.
• Consiste en vincular la inclusión social a la inclusión laboral y
en condicionar las prestaciones económicas al cumplimiento
de una serie de compromisos, fundamentalmente
orientados a la inclusión laboral: “La mejor política social es
facilitar un empleo a quien no lo tiene”.
• Un componente básico de este paradigma es el orientado a
la “rentabilización del empleo” o making work pay y las
llamadas in work benefits.
2. La inclusión activa
• Es dudoso que se trate realmente de un modelo
radicalmente nuevo, ya que está emparentado con el
tratamiento que desde la Edad Media se ha dado a los
pobres en edad de trabajar.
• En España, no puede decirse que suponga una ruptura con
un modelo previo más generoso o más amplio.
• Puede decirse además que el modelo de rentas mínimas
tradicionalmente establecido en Euskadi, y basado en el
modelo de doble derecho, ha estado muy cercano al
paradigma de la activación, si bien es obvio que algunos de
los cambios introducidos en los últimos tiempos han
orientado aun más el sistema en ese sentido.
• Los modelos desarrollados en otros países de Europa,
incluyendo Francia o los países del Norte, también se han
basado al menos parcialmente en estas premisas.
2. La inclusión activa
• No existe un solo modelo de activación, sino enfoques muy
diversos, en ocasiones contrapuestos: no se trata por tanto
de aceptar o rechazar el concepto de activación, sino de
definir qué modelo de activación se debe potenciar.
• ¿Qué críticas se le han hecho a este paradigma?
• Mitificación del trabajo remunerado como clave para la
inclusión social: inserción laboral a cualquier precio en tiempos
de precariedad;
• Desconsideración de otras fórmulas para la inclusión y de otras
actividades socialmente productivas;
• De la solidaridad al contrato, de los derechos a las obligaciones;
• Énfasis en la responsabilidad individual y desatención de los
condicionantes estructurales: despolitización de la inclusión;
• Énfasis excesivo en las teorías de la elección racional.
2. La inclusión activa
• A partir de esas críticas, ¿cómo desarrollar un modelo
inclusivo de activación?
• Un modelo basado en la consideración del empleo como
mecanismo esencial de inclusión social, aún en tiempos de
precarización laboral. Empleo sí, pero no cualquier empleo.
• Concepto amplio o relativo de la empleabilidad, y no
meramente individual;
• Reivindicación de la lógica de los derechos y las
responsabilidades: “Si se invoca la ciudadanía para la defensa
de los derechos, los correspondientes deberes de ciudadanía
no pueden ser ignorados” (T.H. Marshall).
• Concepto de reciprocidad justa (S. White): doble derecho y
doble compromiso;
• Principio de inclusión social: multicausalidad de la exclusión,
modificación de las estructuras sociales y apertura a las
actividades socialmente valoradas;
3. Elección, autodeterminación y control
• Aunque provienen del ámbito de la discapacidad y la dependencia,
los enfoques basados en la individualización de la atención, la
elección, la autodeterminación y el control por parte de las
personas usuarias están teniendo una gran influencia en el
conjunto de las políticas sociales.
• Responden a dos motivaciones diferentes, no siempre relacionadas:
• Adaptarse a las presiones económicas, reduciendo el coste de
los servicios y la implicación de las administraciones públicas en
la provisión directa de servicios, e incrementando al mismo
tiempo la competencia entre proveedores.
• La demanda por parte de un sector de las personas usuarias de
un modelo de atención menos rígido, más centrado en la
persona, y orientado a la promoción de su autodeterminación y
libre elección. Reivindicación del derecho a vivir de forma
independiente y del empoderamiento, frente a modelos
basados en la rigidez, el paternalismo y la preeminencia del
criterio profesional y los modelos institucionales.
3. Elección, autodeterminación y control
• Se trata de un modelo estrechamente relacionado con el
modelo social de la discapacidad, contrapuesto al modelo
médico, que incide en el origen social de la discapacidad,
debido a la inadaptación del entorno a las necesidades de
todas las personas.
• Se identifica, por una parte, con la figura del asistente
personal y, en nuestro entorno, con la prestación económica
para la asistencia personal del sistema de atención a la
dependencia.
• En los países de nuestro entorno (Reino Unido, Holanda,
Suecia…) esta corriente se ha articulado en torno a los
llamados sistemas de pago directo y a los presupuestos
individuales.
• Su extensión es todavía muy limitada, incluso en los países
donde más se ha extendido.
3. Elección, autodeterminación y control
• Ventajas:
• Responden a una demanda real de una parte de los usuarios y a una
necesidad real de incrementar la individualización de la atención y de
empoderar a las personas usuarias;
• Introducen una mayor flexibilidad en la atribución de servicios;
• Facilitan el mantenimiento en el entorno habitual y reducen el peso de
la atención institucional;
• Riesgos:
• No todas las personas tienen la posibilidad de planificar, controlar o
gestionar la atención que requieren;
• Facilita un empeoramiento de las condiciones de trabajo y atomiza la
fuerza de trabajo;
• No siempre hay control suficiente por parte de las administraciones
respecto a la cualificación de los profesionales o a la calidad de los
servicios.
• ¿En qué medida estos modelos son aplicables al ámbito de la inclusión
social?
4. Recapitalización de los pobres
• Como alternativa, o complemento, de los enfoques
tradicionales (garantía de ingresos y provisión de servicios),
en los países anglosajones se está desarrollando en los
últimos años un tercer enfoque.
• El asset based welfare, que se puede traducir como
bienestar basado en el patrimonio, práctica de medidas
concretas para el fomento del ahorro y del acceso a bienes
materiales entre la población con menores ingresos.
• Para sus promotores, disponer de un capital económico,
inmobiliario o de cualquier otro tipo constituye una de las
mejores defensas contra la pobreza y una de las mejores
herramientas para salir de ella.
• Cameron dijo que, además de recapitalizar a los bancos, hay
que recapitalizar a los pobres.
4. Recapitalización de los pobres
• El interés por estas medidas está también relacionado con la
constatación de que las principales fuentes de desigualdad
están relacionadas con la acumulación de patrimonio (a
menudo heredado).
• A estas razones se añaden otras de tipo psicológico y
conductual, de acuerdo con las cuales la disposición de un
cierto patrimonio económico provoca un sentimiento de
seguridad, de autoestima, de control y de confianza en las
propias posibilidades.
• “Los ingresos sólo permiten mantener el consumo, mientras
que el patrimonio cambia la forma en que las personas
interactúan con el mundo. Con el patrimonio, las personas
empiezan a pensar a largo plazo y a marcase objetivos a
largo plazo”.
5.Redes sociales y vínculos comunitarios
• Se observa también un cierto redescubrimiento de los
vínculos comunitarios, de la importancia del voluntariado y
de los grupos de ayuda mutua.
• Este redescubrimiento ha venido en parte motivado por la
necesidad de dar respuesta a la crisis (bancos de
alimentos…) y por la posibilidad de crear plataformas
interactivas que vinculan más fácilmente a personas
concretas entre sí (bancos de tiempo, voluntariado persona
a persona…).
• Existe también una tendencia creciente a la utilización del
voluntariado como mecanismo para la inclusión
sociolaboral, abriendo las opciones de voluntariado a
personas en situación o riesgo de exclusión.
• Redescubrimiento de lo micro y del emprendizaje social.
5.Redes sociales y vínculos comunitarios
• Estos movimientos tienen el riesgo de entenderse como
iniciativas ideológicamente sesgadas, que facilitan el recorte
del Estado del Bienestar y una reprivatización del EB.
• Es paradigmática en ese sentido la defensa del Gobierno
conservador británico de la política de Big society, en
contraposición al Big Government: “Trasladar el poder y la
capacidad de decisión del Estado hacia los individuos, las
comunidades y la administración más cercana al ciudadano”.
• Implica fundamentalmente la promoción de una ciudadanía
activa y del voluntariado, un nuevo énfasis en la acción
local y comunitaria, y una apuesta por las redes de ayuda
mutua y emprendizaje social.
• Es un cambio en parte retórico, y sometido a críticas incluso
del tercer sector, si bien es todavía pronto para sacar
conclusiones y hay elementos dignos de consideración.
6.Eficacia y experimentación
• Una tendencia transversal a todas las anteriores es el énfasis
en la medición de los resultados de las intervenciones y en
la búsqueda de soluciones coste efectivas.
• Uno de los enfoques que en ese sentido está adquiriendo un
mayor protagonismo es el de la experimentación social, es
decir, el desarrollo de pilotajes de amplio alcance que
permitan evaluar una intervención antes de su
generalización.
• Un segundo enfoque es el análisis de la relación coste
efectividad de las intervenciones, buscando las que permiten
mejorar a igual coste o mantener resultados a menor coste.
• Si bien todos estos enfoques no están exentos de críticas,
suponen en general un requisito para la consolidación de las
políticas de inclusión.
Algunas prácticas
innovadoras
(o, más bien, novedosas;
o, por lo menos, recientes)
1. Revenu de solidarité active (RSA)
• Introducido en 2009, tras una breve experimentación,
sustituye al ‘clásico’ RMI e integra otras prestaciones que
existían con anterioridad.
• Responde a dos objetivos o lógicas diferentes: la lógica de la
incentivación (a partir de la idea de la trampa de la
inactividad) y la lógica de la complementación, frente a la de
la sustitución, para adecuarse a la precariedad laboral (bajos
salarios, trayectorias laborales inestables, etc.).
• Responde también a un estado de opinión crecientemente
crítico respecto al RMI en parte de la opinión pública
francesa e, incluso, entre la población desfavorecida que no
accede a la RMI.
• Implica pasar de la idea de un ingreso mínimo a la idea de
una prestación máxima.
1. Revenu de solidarité active (RSA)
• Consiste básicamente en hacer permanente y estructural el
sistema de estímulos al empleo: se garantiza una prestación
básica para quien carece de ingresos (475, pssh); para quien los
tiene, la prestación se va reduciendo a razón de 38 céntimos por
cada euro de salario, hasta desaparecer al llegar a un salario
determinado (1.200 pssh, 2.200 p2h).
• Una persona sola con ingresos propios de 500 euros/mes recibe
en torno a 285 euros adicionales de prestación.
• De esa forma, se suaviza el efecto diferencial, se incentiva el
acceso al empleo y se compensa económicamente el empleo de
bajos salarios.
• Al mismo tiempo, aglutina en un mismo dispositivo ‘asistidos’ y
‘trabajadores pobres’.
• También introduce medidas relacionadas con la atención
individual, el refuerzo de los servicios de empleo, etc.
• Se financia con una tasa del 1,1% sobre los ingresos de capital.
1. Revenu de solidarité active (RSA)
• La valoración no es en general buena:
• Problemas de no acceso, especialmente en lo que se refiere a las
personas que deberían acceder al complemento salarial (sólo cubre el
33% de la demanda potencial; tasa general de acceso del 70%);
• Riesgo de ‘abandonar a su suerte’ a las personas sin ingresos propios;
la cuantía básica ha ido perdiendo poder adquisitivo real.
• Escasa transición del RSA básico al RSA Empleo; pero escasas entradas
directas al RSA empleo.
• Cierta capacidad teórica de incitación al empleo, a pesar de la pérdida
de los llamados derechos conexos, que se ve sin embargo claramente
neutralizada por el incremento del desempleo.
• Problemas organizativos, debido a la necesidad de coordinar los
servicios locales y de empleo, y a la inestabilidad de los trayectorias
laborales, que dificulta la gestión de la ayuda.
• Competencia ambigua con los sistemas fiscales de protección de los
bajos salarios (PPE).
2. El nuevo Crédito Universal británico
• Reforma global del sistema, unificando seis prestaciones
anteriores (entre ellas, renta mínima, desempleo no contributivo,
ayudas a la vivienda y desgravaciones fiscales para bajos salarios).
• Entra en vigor de forma progresiva en octubre.
• Pretende simplificar el sistema y responde a la misma lógica de
activación que la RSA, aunque su funcionamiento es más
complejo. La tasa de imposición es del 65%, es decir, la prestación
se reduce en 35 cents. por cada euro ganado, hasta desaparecer
con cierto nivel de ingresos.
• Determinados ingresos no computan, y se aplican ciertos topes.
• La cuantía básica tiene en cuenta el tamaño familiar, la edad, la
discapacidad y la existencia de costes por cuidados infantiles o
informales y de vivienda.
• Claramente orientado a la gestión telemática: internet por defecto
• Introduce elementos de condicionalidad más estrictos, como la
realización de actividades de interés social o voluntariado,
dependiendo del perfil de la persona beneficiaria.
• ¿Garantiza un ingreso mínimo digno?
Fiscalidad, RSA y Universal credit
• Ambos elementos tienen cierta similitud, en su
funcionamiento, con el impuesto negativo e incluso con la RB.
• Sin embargo, se ha optado por descartar la vía fiscal: en el
caso británico, el UC elimina el anterior sistema de
desgravaciones fiscales reembolsables, base del sistema de
compensación a los trabajadores pobres. En Francia, la PPE se
ha mantenido, con una reducción del gasto, y una cierta
contradicción en la existencia de dos sistemas paralelos.
• No se ha tenido en cuenta el importante papel que una
fiscalidad más progresiva puede jugar en cuanto a la garantía
de ingresos de las familias con hijos y/o con bajos salarios y
los buenos resultados de los llamados tax credits.
• En lugar de tratar el problema de los bajos salarios desde un
dispositivo general, el fiscal, se ha insertado en un dispositivo
sectorial, el de la inclusión laboral o social.
3. Presupuestos individuales: Holanda
• El sistema de atención a la dependencia holandés, financiado
vía cotizaciones individuales, asigna a cada persona un
presupuesto individual y permite la elección entre el uso de
servicios directos concertados o mediante la contratación
directa de asistencia personal o domiciliaria, incluyendo el
pago a un cuidador/a informal (mediante contrato).
• El importe de la prestación es el 75% del importe de la
atención formal en centros.
• Los beneficiarios de la prestación suponen el 15% de los
beneficiarios del seguro, es decir, el 85% recurre a servicios
concertados clásicos.
• En 2008, el importe medio de la prestación era de 1.400 euros
mensuales.
4. Presupuestos individuales: UK
• Los presupuestos individuales constituyen una apuesta
central del Gobierno británico en su estrategia de
personalización de la atención social.
• En 2012, en Inglaterra, se calcula que la mitad de los usuarios
de servicios comunitarios utilizan estos presupuestos
individuales y el Gobierno pretende extenderlos en mayor
medida en un futuro próximo.
• Existen diversas formas de gestión: las más importantes son el
pago directo (subvención mediante la que la persona contrata
directamente los servicios que precisa; 27%) y los planes
gestionados, mediante un equipo profesional que asesora a la
persona y elabora un plan de atención en función del
presupuesto disponible.
• Las evaluaciones apuntan algunos resultados positivos, si bien
se critica el incremento de la burocracia, la inadecuación de
estos fondos a determinados perfiles, privatización, etc.
5. Asistencia personal y vida independiente
• Gipuzkoa constituye un paradigma en el desarrollo de la
prestación de asistencia personal y de los modelos de vida
independiente.
• La AP ha sido reclamada por los defensores del modelo de
vida independiente como un avance en el reconocimiento de
sus derechos
• Gipuzkoa concentra la práctica totalidad de las PAP del
Estado, con más de mil prestaciones en vigor en 2012, la
mayoría a personas de más de 65 años. Gasto de 9 millones
en 2012, el 20% del gasto foral en SAAD.
• Al margen de que se trate de una prestación vinculada a la
Ley de Dependencia, tiene un recorrido importante en lo que
se refiere a las personas con necesidades de apoyo individual
intenso (drogodependencias, salud mental…), además de su
importancia conceptual, y como nicho de creación de empleo.
6. Cuentas de desarrollo infantil
• Una plasmación clara del asset based welfare son las
cuentas de desarrollo infantil (child development accounts).
• Consisten en la dotación a los niños o jóvenes de sumas
relativamente importantes que se mantienen,
revalorizándose, en cuentas de ahorro hasta que se pueden
dedicar al fin previsto o hasta que se cumple la mayoría de
edad.
• Además, las aportaciones privadas se igualan por parte de la
administración (euro por euro o más, en general con topes).
• En algunos casos, este tipo de cuentas están
específicamente orientadas a cubrir gastos educativos si
bien, en otros casos, el uso del dinero acumulado es libre a
partir de la mayoría de edad.
• Se han desarrollado enfoques de este tipo en países como
Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Singapur o Corea.
6. Cuentas de desarrollo infantil
• Babybonus (Singapur): por un lado, 3.500 euros por nacimiento;
por otro, un euro por cada euro ahorrado, con ciertos topes, para
gastar en atención infantil o en formación universitaria.
• En Corea el programa se dirige al 50% de las familias con menores
ingresos. Se añade un dólar por cada euro ahorrado, con un tope de
360 dólares mensuales. Se puede gastar después de los 18 en
educación, emprendizaje, vivienda y gastos de boda.
• El Child Trust Fund británico consiste en una aportación de 250
libras en el nacimiento y otro tanto con siete años (el doble en los
casos de menores de rentas bajas). Las familias pueden contribuir a
esas cuentas con hasta 3.600 libras al año, que desgravan
fiscalmente, y el dinero puede ser retirado a partir de los 18 años
de edad, destinándose al uso que se estime conveniente. El
programa se eliminó en 2011.
• Se ha propuesto, sin éxito, un fondo de este tipo para toda la UE (J.
Le Grand: Euro Baby Bond).
7. Cuentas de desarrollo individual
• Especialmente en USA existen también iniciativas de este tipo
dirigidas a la población adulta con pocos recursos.
• Se trata de iniciativas de pequeño tamaño, normalmente de
ámbito estatal o local, con un funcionamiento muy similar a
las de las cuentas de desarrollo local, aunque orientados a la
población de bajos recursos. La aportación varía de 0,5 a 1 a 8
a 1.
• El programa Learn&Save, de Canadá, está orientado a facilitar
el acceso a la educación de adultos. Añade 3 dólares por cada
dólar ahorrado. Sometido a una rigurosa evaluación
experimental, la experiencia pone de manifiesto la capacidad
de ahorro de las personas pobres, si bien el programa resulta
más caro que otras aproximaciones similares, debido a los
costes de acompañamiento y gestión.
8. Alfabetización financiera
• Un componente importante de este tipo de programas es el
asesoramiento y la formación en cuestiones financieras y de
gestión económica. En esa línea, son cada vez más frecuentes
los programas de alfabetización financiera.
• Un ejemplo interesante es la experiencia de MyBnk, que
asesora a personas jóvenes en el Reino Unido en relación a
cuestiones económicas y financieras y también en relación al
emprendizaje empresarial y las microfinanzas. Han
participado en la iniciativa más de 25.000 jóvenes.
• Las actividades consisten en la creación y gestión de bancos
por parte de las propias personas jóvenes, emulando el
mundo real de prestamistas y prestatarios, y trabajan sobre
conceptos como tasas de interés, banca ética o financiación
responsable.
9. Prestaciones mediante tarjetas de prepago
• También están adquiriendo cierta importancia en algunos
países las tarjetas de prepago electrónicas, actualizando la
figura de los cupones de alimentos o food stamps
norteamericanos.
• En el Reino Unido se vinculan en parte al Crédito Universal, y
a la voluntad de controlar el uso de las prestaciones,
restringiendo determinados usos, pero también a facilitar la
gestión de los presupuestos individuales.
• En Italia se ha puesto en marcha una proyecto experimental,
en 12 ciudades, mediante la llamada carta acquisti, cargada
con entre 230 y 400 euros, para compra de alimentos y
material doméstico, dirigidas a familias con hijos/as en
situación de pobreza. Condicionada a la participación en un
proceso de inserción.
10. Tiendas de ultramarinos sociales
• Con un enfoque más comunitario, las epiceries sociales
francesas facilitan también el acceso de la población en
situación de pobreza a productos domésticos y alimenticios.
• Existen al menos 500 establecimientos de este tipo en
Francia, en los que las personas en situación de pobreza
acceden a productos de alimentación a un 30% de su valor. Se
calcula que atienden a medio millón de personas.
• Se ofrecen también actividades formativas en torno a la
alimentación, higiene, salud, presupuestos familiares, etc.
• Funcionan en general a partir de una lógica comunitaria,
inclusiva y de superación del asistencialismo, que les aleja del
modelo clásico de los bancos de alimentos.
• ¿Cómo funciona una epicerie sociale?
11. Housing first: lo primero es la vivienda
• El modelo de housing first se basa en la idea de que la clave
para iniciar un proceso de inclusión de las personas sin hogar
y en situación de exclusión social extrema es el acceso a una
vivienda y a unos apoyos personalizados lo antes posible.
• El acceso a la vivienda se convierte en la base y en el inicio del
proceso, y no en su fase final o intermedia, y cuestiona los
itinerarios planteados como una escalera.
• Implica pasar de los recursos temporales e intermedios, de
baja intensidad, hacia modelos incondicionales, estables, de
alta intensidad y apoyo, en viviendas de pequeño tamaño.
• Pero Housing first no es housing only.
• Se trata de un enfoque iniciado en los Estados Unidos pero
que se está aplicando progresivamente en Europa (Viena,
Goterburgo, Helsinki, Copenague…).
11. Housing first: lo primero es la vivienda
• Acaba de presentarse los resultados de un estudio realizado a
escala europea, en el que se comparan los resultados de cinco
ciudades piloto con cinco ciudades control.
• Ratios de 1:4 a 1:11, disponibilidad de apoyo 24 horas,
viviendas diseminadas.
• Tasas de retención elevadas (en ocasiones del 90%).
Resultados positivos en cuanto a calidad de vida, consumos y
salud mental, menos positivos en cuanto a integración social y
laboral.
• Hay además indicios de que los programas evaluados resultan
coste efectivos, en la medida en que, si bien son caros,
resultan más baratos que el gasto destinado a estas personas
cuando están en la calle.
• Lisboa: 16 euros por día y usuario en el marco del programa;
frente a 18 de una noche en un albergue; las hospitalizaciones
psiquiátricas pasan del 58% al 6%.
12. Nuevos modelos de financiación
• En algunos países de está desarrollando lo que llaman impact
investing o inversión de impacto, para la financiación de la
economía social y solidaria, mediante la que se quiere facilitar
la inversión privada en este tipo de entidades, buscando tanto
rendimiento económico como impacto social.
• Una de las fórmulas son los bonos de inversión social: en ese
caso, los inversores invierten en actividades innovadoras y
experimentales, y reciben de las administraciones públicas el
rendimiento pactado sólo y cuando la experiencia se
demuestra efectiva, de acuerdo a criterios establecidos
previamente (pay for succes).
• Ej: si reincidencia se reduce al menos 7,5% se paga principal y
dividendos, con un max. de 13% anual; si no, se pierde todo.
• Si bien son iniciativas cada vez más frecuentes en USA, UK o
Australia, fomentadas por las administraciones, han sido
también objeto de diversas críticas.
Conclusiones
• Una buena parte de las tendencias, prácticas y novedades
presentadas pueden entenderse como un retroceso en los
planteamientos clásicos del Estado del Bienestar: activación,
condicionalidad, énfasis en la acumulación del patrimonio,
implicación de la empresa privada… De hecho, muchas han
sido promovidas por partidos de centro y centro derecha.
• La mayor parte de ellas incluyen elementos de interés que no
deben ser desechados, y responden bien a cambios reales en
el contexto socioeconómico, bien a aspiraciones de la
ciudadanía o de las personas usuarias.
• En el contexto actual, la posición de quienes defienden un EB
fuerte no debe ser meramente conservadora. Es fundamental
asumir los cambios ocurridos y adaptar los servicios a los
nuevos contextos sociales.
• En ese marco, la innovación es esencial y el margen para la
innovación enorme.
Descargar

Atención comunitaria y centrada en la persona