Ortega y Gasset
Madrid, 1883-1955
El tema de nuestro tiempo, cap. X
RACIOVITALISMO
la superación
del dogmatismo racionalista
y el escepticismo irracionalista
El tema de nuestro tiempo:
la superación de la modernidad
Problema dramático
“VERDAD”
Idealismo
Realismo
Racionalismo
Relativismo
Irracionalismo
vitalista
la “verdad” existe,
es una, inmutable,
absoluta, necesaria
la “verdad” no existe,
es múltiple, relativa,
contingente
necesidad de un
sujeto abstracto
negación del
sujeto abstracto
cogito
suj. trascendental
negación del
sujeto
contingente
negación de la
Historia
afirmación del
sujeto particular
afirmación de la
Historia
negación de la
negación de la
Problema
aspiración a la
verdad
afirmación de lo
vital
Unión de ambas posturas: raciovitalismo
el dogamtismo y el escepticismo no tienen en cuenta
la doble función del pensamiento:
no es útil para los fines biológicos el
pensamiento que no contiene verdad
al servicio
de fines
biológicos
PENSAMIENTO
no existe la verdad sin un sujeto
humano pensante
alcanzar la
verdad
Raciovitalismo:
la verdad como perspectiva
fórmula dinámica de “verdad”=
relatividad + valor absoluto =
el hombre es un
“medio” que al
conocer selecciona
el hombre refleja la
realidad desde una
estructura concreta
Fundamentación ontológica del perspectivismo
= perspectiva de la realidad
= elusión de la perspectiva, absolutizando
un punto de vista particular
actividad dadora
de sentido u orden
actividad del pensamiento
orientada a conocer la
naturaleza de las cosas
razón pura o teórica
resultado de la
actividad del
pensamiento
actividad del pensamiento
orientada a conocer la
naturaleza de las acciones
razón práctica
Incluye el estudio del arte,
los sentimientos, el amor
y las relaciones humanas
actividad del pensamiento
orientada a conocer la
naturaleza de la vida
la filosofía aspira al conocimiento
de “lo que hay”, de la realidad radical
las principales respuestas se
resumen en dos:
(filosofía antigua) – la realidad radical
son las cosas “en sí mismas”,
independientes del sujeto
(filosofía moderna) – la realidad radical
es el sujeto que piensa las cosas
•La vida es la realidad más indiscutible: ni siquiera el pensar es anterior a la vida
como quería Descartes. No pienso luego existo, sino vivo luego pienso.
Categorías o atributos:
•encontrarnos en el mundo ocupados en algo: “yo” consiste en ocuparme en lo
que hay en el mundo y “mundo” consiste en aquello de que me ocupo.
•un darse cuenta, en tener conciencia de que se vive.
•fatalidad y libertad: al hombre se le impone la vida, también se le impone el
mundo, que no puede cambiar por otro, en este sentido la vida es imposición,
fatalidad. Pero esa vida que se le impone es un problema que ha de resolver él,
decidiendo continuamente cómo quiere vivirla, en este sentido es libertad.
•futurición y proyecto: la vida es esa paradójica realidad que consiste en decidir el
hombre lo que va a ser y ser lo que aún no se es, en empezar por ser futuro, en ser
proyecto.
La vida es un proyecto de futuro que consiste en inventar nuestra propia
existencia – es un constante QUEHACER
En el quehacer del ser humano
Intervienen:
pensamientos
Ideas
pensamientos que se nos
ocurren acerca de la realidad,
descripciones explícitas que
podemos examinar y valorar;
las sentimos como obras
nuestras, como el resultado de
nuestro pensar
Pueden ser desechadas o
sustituidas por otras ideas
con argumentos
Creencias
Convicciones internas que
damos por supuestas y
“contamos con ellas”
tanto cuando pensamos,
como cuando actuamos.
En las creencias “vivimos,
nos movemos y somos”.
Sólo pueden ser sustituidas
por otras por otras creencias
La sociedad
"En rigor, la masa puede definirse, como hecho psicológico, sin necesidad de
esperar a que aparezcan los individuos en aglomeración. Delante de una sola
persona podemos saber si es masa o no. Masa es todo aquel que no se valora a
sí mismo ―en bien o en mal― por razones especiales, sino que se siente "como
todo el mundo" y, sin embargo, no se angustia, se siente a sabor al sentirse
idéntico a los demás. (...)
Cuando se habla de "minorías selectas", la habitual bellaquería suele tergiversar
el sentido de esta expresión fingiendo ignorar que el hombre selecto no es el
petulante que se cree superior a los demás, sino el que se exige más que los
demás, aunque no logre cumplir en su persona esas exigencias superiores. Y es
indudable que la división más radical que cabe hacer en la humanidad es ésta, en
dos clases de criaturas: las que se exigen mucho y acumulan sobre sí mismas
dificultades y deberes y las que no se exigen nada especial, sino que para ellas
vivir es ser en cada instante lo que ya son, sin esfuerzo de perfección sobre sí
mismas, boyas que van a la deriva. (...)
La división de la sociedad en masas y minorías excelentes no es, por tanto, una
división en clases sociales, sino en clases de hombres, y no puede coincidir con la
jerarquización en clases superiores e inferiores."
La altura de los tiempos
En función de sus peculiaridades históricas y culturales, cada época tiene una
tarea fundamental que realizar y un destino, todo tiempo tiene una misión.
Cuando los hombres no se preocupan por realizarla y continúan con las
formas espirituales del pasado no viven “a la altura de los tiempos”.
Esfuerzo científico
y moral de las
minorías excelentes
BARBARIE
Ascenso de la
calidad de vida
en general
Favorece a las
“masas”
Que creen que
tienen pleno
derecho a los
avances, a
disfrutarlos como
“niños malcriados”
Descargar

12. Ortega y Gasset PWP