El enigma del
yo
guía del autoconocimiento
Doris Maria Lopez Valladares
Carnet # 1132706
Este libro esta dividido en cinco partes:
1. El problema
2. La teoría
3. Ejemplos
4. La solución
5. La practica
1
El Problema:
LOS PRINCIPALES OBSTACULOS AL
AUTOCONOCIMIENTO
La teoría del análisis transaccional, afirma que en realidad
hay tres partes que luchan en el interior de cada uno de
nosotros:
• El padre (los mensajes que se nos transmitieron cuando
éramos niños)
• El adulto (nuestras propias mentes y voluntades, que
piensan nuestros propios pensamientos y toman nuestras
propias decisiones)
• El niño (el deposito de nuestros sentimientos y nuestras
respuestas emocionales)
Y la verdad es que la mayoría de nosotros no nos sorprendemos
de que haya diversas fuerzas luchando en nuestro interior.
Las tres famosas defensas
(Obstáculos)
Dichas defensas forman unos escudos a nuestro alrededor, que
se desarrollan para impedir que la vida nos abrume. Sin
embargo, tales defensas impiden también que nos
conozcamos nuestro propio interior y nuestro verdadero yo.
Con el paso de los años se han convertido en barreras que
bloquean nuestro autodescubrimiento sincero.
Y estas defensas son:
• La represión
• La racionalización
• La negación
La primera de las principales
defensas: la Represión
La primera de las tres defensas mas comunes se denomina,
represión, y consiste en que podemos ocultarnos la verdad
a nosotros mismos reprimiéndola, al recluirla en nuestra
mente inconsciente.
La psicología nos dice que en toda mente humana hay tres
niveles:
1. El consciente
2. El subconsciente
3. El inconsciente
Lo que si es importante saber es que lo que hemos almacenado
en el inconsciente esta enterrado vivo, no muerto. Esas
cosas ocultas (acontecimientos, sentimientos, reacciones,
prejuicios) siguen inquietándonos, molestándonos e
influyéndonos. Sin embargo, del mismo modo que no
somos conscientes de las cosas que hemos ocultado,
tampoco somos conscientes de su impacto en nuestros
pensamientos, acciones y reacciones. Y dicho impacto
puede fácilmente tener gran repercusión en nuestra vida
cotidiana.
La segunda defensa: la
Racionalización
La segunda defensa que utilizamos de manera habitual se
denomina, racionalización, y tiene normalmente lugar
cuando estamos en una posición en la que podemos escoger
entre el bien y el mal.
En este caso, mi voluntad ordena a mi mente racionalizar el
mal. En conclusión, nosotros adaptamos los hechos para que
encajen con nuestras propias decisiones.
En nuestro esfuerzo por efectuar la racionalización, no podemos
permitirnos ser honestos y llamar a las cosas por su nombre.
La tercera defensa: la Negación
La tercera de nuestras defensas se denomina simplemente,
negación, y nos hace cerrar nuestras mentes a la realidad
que no queremos afrontar.
Negación es el nombre del subterfugio (excusa para salir de
una situación difícil o embarazosa) humano; un
subterfugio triste y cruel que nos hace vivir fuera de la
realidad.
Nuestras emociones de ira o de celos = solo pueden escapar a
través de lo que se denomina, emociones desplazadas, porque
se trata de una emociones no reconocidas que casi siempre se
descargan sobre un tema no pertinente o sobre una persona
indebida.
2
La Teoría:
NUESTRO PASADO COMO PROLOGO
En realidad, todo lo que nos ha sucedido, desde nuestras
primeras experiencias prenatales, esta grabado en ese
instrumento tan sensible y retentivo que llamamos, cerebro.
Naturalmente, podemos recuperar de el cuanto necesitemos. El
problema de la memoria es recordar, porque parte del material
almacenado en nuestro cerebro antecede, como es obvio, a
nuestra memoria activa, que normalmente data de la epoca
entre los tres y los cinco años. Otros materiales han sido
silenciosa pero eficazmente reprimidos, racionalizados o,
simplemente, negados. Pero todos permanecen grabados
indeleblemente en nuestro cerebro e influyen en nuestras
acciones y reacciones.
Es de suma importancia ser consciente de que todo este material
almacenado es el que nos hace seguros o inseguros.
Nuestro ayer influye en exceso sobre
nuestro hoy
Lo que brota de nosotros, en forma de pensamientos,
sentimientos y acciones, procede de lo que haya sido
almacenado en nosotros.
Nuestro pasado, resulta ser el prologo del presente y el futuro de
nuestra vida.
3
La Confirmación
Mediante Ejemplos:
REFLEJO DEL PASADO
Casi todas las personas tienen peculiaridades y tendencias, así
como puntos fuertes y puntos débiles.
En el pasado de nuestras vidas sucedieron muchas cosas,
realizamos muchas interpretaciones, y algo de ello reaparece
una y otra vez en nuestras reacciones ante la vida.
Casi todos nuestros pensamientos, sentimientos, acciones y
reacciones proceden de algo que hay en nosotros; y todo lo
que hay en nosotros procede de algo grabado en nuestro
pasado.
Casi todos tenemos estos vestigios (heridas pasadas) juveniles
y desplazamos nuestra emoción bloqueada hacia personas y
problemas que no tienen nada que ver. Todo cuanto nos ha
sucedido esta grabado e algún modo en nuestro cerebro.
Cuando actuamos y reaccionamos, estos mensajes y
reacuerdos nos impelen a determinadas acciones y
reacciones.
Si queremos cambiar, todo debe empezar aquí, con este
reconocimiento: lo que ha sido grabado en nosotros en el
pasado afecta a nuestra vida posterior.
realmente, nuestro ayer influye en exceso sobre nuestro hoy.
El ayer (los ayeres) y sus experiencias normalmente explican
nuestras reacciones de hoy. Al menos esto será verdad hasta
que nos hagamos a nosotros mismos las preguntas
adecuadas y afrontemos nuestra propia realidad. Alguien
del pasado puede estar gobernando el curso de nuestra vida.
4
La Solución:
ASUMIR LA PROPIA
RESPONSABILIDAD
Somos complicados. Nuestro ayer influye en exceso sobre
nuestro hoy.
Que podemos hacer al respecto? Antes de ponernos a buscar una
solución, hay dos cuestiones importantes que todos debemos
considerar. La primera es si pueden cambiar realmente las
personas. La segunda cuestión importante es la siguiente:
Quiero yo cambiar realmente? Si nos empeñamos en ello, el
cambio puede tener lugar; pero Quiero realmente conocerme a
mi mismo y cambiar en la medida de lo posible?; Tengo el
valor y la determinación de liberarme a mi mismo?
Estas son las preguntas sobre las que la mayoría de nosotros
debemos reflexionar cuando comenzamos a trabajar por un
mayor autoconocimiento.
Asumir la propia responsabilidad,
no culpar
El punto de partida de todo verdadero autoconocimiento es
asumir la propia autoresponsabilidad. Debo adquirir nuevos
habitos de pensar y hablar; debo reconocer que todas mis
acciones, reacciones y sentimientos proceden de algo que
hay en mi. Puede que no siempre tengamos control sobre
ellos, y ciertamente no pretendo que ello implique ninguna
responsabilidad moral.
Aun asi, tenemos que asumir la responsabilidad sobre lo que
hay en nosotros, por que es parte de nuestra persona, sea
cual sea el modo en que haya llegado a nosotros.
No debemos situar nunca la culpa a los pies ajenos.
Debemos eliminar la palabra culpa de nuestro pensamiento y
vocabulario. Es de suma importancia que no culpemos a
otros de nuestras reacciones, y es igualmente importante
que tampoco nos culpemos a nosotros mismos.
Al afirmar la responsabilidad sobre nuestro propio
comportamiento y sentimientos, debemos proceder con
curiosidad y amar al yo que estamos tratando de conocer;
debemos proceder con brasos abiertos y acogedores,
eliminando el concepto de culpa de nuestro pensamiento y,
en consecuencia, suprimiendo la palabra de nuestro
vocabulario.
Asumir la responsabilidad del
propio comportamiento
Debemos ejercer la responsabilidad tanto sobre nuestro
comportamiento como sobre nuestros sentimientos.
Abordemos en primer lugar lo mas sencillo: el
Comportamiento.
Esta es una de las grandes lecciones de la vida: ‘ser un actor,
no un reactor’.
La diferencia entre ambas opciones es obvia. Los actores
deciden como van a actuar, mientras que los reactores dejan
que otras personas, otras situaciones, el grupo o incluso el
barómetro decidan por ellos.
debemos decidir por nosotros mismos como vamos a actuar.
Somos seres humanos libres.
Al ser afectuoso con quienes no nos gustan, somos
nuestro verdadero yo, porque hemos decidido hacer
de nuestra vida un acto de amor, y el amor es lo
único que ayuda realmente a la gente.
Nunca debemos dejar que los mensajes de nuestros
padres o las emociones del niño que hay en nuestro
interior tomen las decisiones por nosotros. Debemos
tener siempre al mando al adulto que hay en
nosotros: a nuestra mente pensando de manera
independiente, y a mi voluntad escogiendo un
comportamiento por si misma.
Debemos decidir como vamos a actuar, y debemos
asumir la plena responsabilidad de todas nuestras
acciones.
Asumir la responsabilidad de los
sentimientos
Algunas veces los setimientos brotan tan rapida y
espontaneamente que pensamos que son automaticos y
naturales.
Los sentimientos son de una importancia crucial en la buena
comunicación y constituyen un diagnostico de lo hay
realmente en nosotros. Los sentimientos revelan lo que hay
verdaderamente en nosotros, y ayudan a diagnosticar
nuestras actitudes y valores mas profundos como ninguna
otra cosa puede hacerlo.
Lo importante, es que todos nuestros sentimientos proceden de
algo que hay en nosotros y nos dicen algo de nosotros
mismos. Incluso nuestros supuestos cambios de humor son
diagnosticados.
Ninguna persona o cosa puede producir en nosotros un
sentimiento especifico; ninguna persona o cosa puede
hacernos enfadar, a no ser que ya anide la ira en mi.
Análogamente, otras personas o cosas no pueden alegrarnos,
a no ser que ya haya alegría en nosotros. Lo único que los
demás pueden hacer es estimular lo que ya hay en mi.
A causa de nuestra individualidad y de la singularidad de la
cosas que hay en nosotros, nuestras reacciones siempre
serán como nuestras huellas digitales: únicamente
nuestras.
El observador interno
Debemos asumir las responsabilidad de todo cuanto hagamos,
digamos y sentimos.
Debemos permitir que cada dia de nuestra vida nos cuestione, y
nuestro observador interno debe hacerse consciente de
nuestras propias respuestas. Cuando entramos en contacto
con las diversas personas y acontecimientos que tienen
lugar en nuestra vida, y emergen nuestros sentimientos,
nos observamos en accion. Nuestro observador interno debe
ser honesto, respecto de lo que ve, y comprensivo respecto de
nuestros sentimientos, acciones y reacciones.
Observemos lo que observemos en nosotros mismos, es preciso
que lo asumamos
Debemos reclamar como producto de algo que hay en nosotros,
todos nuestros comportamientos y sentimientos.
Después debemos remontarnos a los acontecimientos del
pasado, a fin de ver de que acontecimientos originales
pueden ser reflejo.
Nómbralo, asúmelo y, después,
compártelo
Si asumimos la responsabilidad de nuestra propia vida y no
culpabilizamos, si seremos actores, no reactores, y
gradualmente nos iremos conociendo a nosotros mismos.
Esto significa que, en la medida de lo posoble, tendremos
que renunciar a aprentar; tendremos que actua en funcion
de nuestras propias y sinceras ideas; tendremos que ser
nosotros mismos; tendremoa que comunicarnos honesta y
abiertamente.
Solo de este modo podemos llegar a saber mas acerca de nuestro
verdadero yo. Quienes asumen la responsabilidad lo hacen;
quines culpabilizan, no.
Los actores lo logran; los reactores, no.
La honestidad lo consigue; la apariencia, no.
5
La Practica:
EL AUTOCONOCIMIENTO
MEDIANTE LA ACCION
La mayoría tendemos a lamentar el esfuerzo
que cuesta reestructurara nuestras vidas
para desarrollar nuevos hábitos.
Sencillamente, no nos gusta el trabajo que
cuesta, ni parece que tengamos la paciencia
precisa.
Primera practica: hablar sobre ello
Aun cuando tratemos de ser honestos y reflexionar, podemos
seguir perdiéndonos el mensaje principal de nuestro
observador interno. Se nos engaña tan fácilmente … en un
determinado momento, es sumamente necesario que
hablemos con otra persona sobre nuestras opiniones o juicios.
Dentro de nosotros podemos fácilmente suprimir la verdad,
racionalizar o negar lo obvio; pero con otro, si queremos
realmente confiar en esa persona, la negación es menos
probable. Otra persona puede ver a través de nuestras
defensas, lo que yo soy incapaz de ver, y puede ser mas
objetivo acerca de nosotros mismos.
Es importante naturalmente, que la otra persona sea muy
equilibrada y honesta y que no se erija en juez.
Segunda practica: poner el
problema en otras manos
No debemos tratar de cargar con todas nuestras preocupaciones,
decisiones y problemas, sino que los confíes al poder de dios.
Esta practica podría verse como una evasión.
Sin embargo, también debemos pedir a dios que eduque
nuestros instintos, porque nosotros tenemos que realizar la
parte que nos corresponde. ‘ora como si todo dependiera de
dios. Pero trabaja como si todo dependiera de ti’.
Los suficientes porqués pueden soportar casi
cualquier como. Significa que, si tenemos
suficiente motivación, podemos soportar casi
cualquier cosa. Según parece, el agotamiento
no es resultado del exceso o la dureza del
trabajo, sino que constituyen un indicativo
de una creciente sensación de inutilidad.
‘En lugar de despertarte cada
mañana y preguntarte por lo que
te traerá el día, debes despertarte
interrogándote acerca de que
preguntas te hará hoy la vida.’
Descargar

El enigma del yoJohn Powel SJ