CONSENTIMIENTO
INFORMADO
Dra. Claudia A. Pazos
Cartas de Derechos de los
Pacientes
 Código
de Nüremberg (1947)
 Primera
Carta de Derechos (1970)
elaborada por la Comisión Conjunta de
Acreditación de Hospitales Americana.
 Carta de Derechos del Paciente aprobada
por la Asociación Americana de Hospitales
(1973)
 Carta de los Derechos y Deberes de los
Pacientes de Francia (1974)
Cartas de los Derechos de los
Pacientes
Carta del Enfermo Usuario del Htal., del
Comité Hospitalario de la Comunidad
Económica Europea (1974)
 Documento de la Asamblea Parlamentaria
del Consejo de Europa (Comisión de Salud y
Asuntos Sociales) (1976)
 Documento del Consejo Judicial de la
Asociación Médica Americana (1981)
 Declaración de Lisboa sobre Derechos de los
Pacientes (1981)

INTRODUCCION
 Si
bien el Código de Nüremberg de 1947
hacía
referencia
explícita
al
consentimiento voluntario del sujeto, no
fue hasta 1964 en que se formuló la
Declaración de Helsinki y 1966 en que
W.H.
Stewart,
estableciera
el
requerimiento
del
consentimiento
informado, cuando la comunidad médicocientífica se planteó con seriedad la
trascendencia de este principio ético.
INTRODUCCION
 El
consentimiento legitima al ensayo
clínico, y es una premisa de la
investigación ética. Su finalidad es
preservar el principio del respeto a las
personas, es decir, su autonomía: nadie
puede hacer el bien a otro en contra de
la voluntad de éste.
INTRODUCCION
 En
1931, el Ministerio de Sanidad del
Reich alemán, promulgó unas estrictas
normas sobre experimentación con
seres humanos y aplicación de nuevos
productos terapéuticos en medicina.
Estas normas son de algún modo el
primer código ético sobre ensayos
clínicos. Constan de 14 artículos, de los
cuales 4 están dedicados al CI.
INTRODUCCION
 En
ellos se establece que el CI debe ser
dado por el propio sujeto o , en su
defecto, por su sustituto legal, “de modo
claro e indubitable”. Sin embargo estas
normas no fueron aplicadas a judíos,
gitanos, polacos y rusos, ni se cumplieron
en los campos de concentración durante
la segunda guerra mundial.
INTRODUCCION
 El
tribunal de Nüremberg se dio cuenta
de la importancia del CI en la realización
de experimentos con humanos y
ensayos clínicos , y decidió establecer
“los principios básicos que deben
tenerse en cuenta a fin de satisfacer las
exigencias morales, éticas y legales” en
la investigación con seres humanos.
CODIGO DE NÜREMBERG

“El consentimiento voluntario del sujeto es
absolutamente esencial. Esto significa que la
persona involucrada debe tener capacidad legal de
dar el consentimiento; debe estar en condiciones
que permitan el libre ejercicio del poder de elección
sin la intervención de ningún elemento de presión,
fraude, engaño, coacción o compulsión; debe tener
el conocimiento y la comprensión suficientes de los
elementos en juego en la investigación, que le
permitan una decisión lúcida y con conocimiento
de causa”.
INTRODUCCION
 El
código de Nüremberg utiliza la
expresión “Voluntary consent”, no
“informed consent”.
 Este término fue utilizado por primera
vez en 1957. La novedad está en el
derecho del enfermo a la calidad de
información, y en el deber del médico
en revelarla.
Movimiento de Reivindicación
de los Derechos Civiles.
Impulsó la reivindicación de las cartas de
derechos de los enfermos de los que quizás
el más importante es precisamente el derecho
al CI.
 Potencia
el desarrollo de una nueva
disciplina: la bioética.
 Hace entrar en crisis el modelo de relación
médico-paciente clásico (paternalismo) frente
al de autonomía de los propios enfermos para
decidir lo que debe o no debe hacerse con
ellos.

MANUAL DE ETICA DEL COLEGIO
DE MEDICOS AMERICANOS (1984)
 El
CI consiste en la explicación, a un
paciente
atento
y
mentalmente
competente, de la naturaleza de su
enfermedad, así como del balance entre
los efectos de la misma y los riesgos y
beneficios
de
los
procedimientos
terapéuticos recomendados, para a
continuación solicitarle su aprobación
para ser sometido a esos procedimientos.
MANUAL DE ETICA DEL COLEGIO
DE MEDICOS AMERICANOS
La presentación de la información al paciente
debe ser comprensible y no sesgada; la
colaboración
del
paciente
debe
ser
conseguida sin coerción; el médico no debe
sacar partido de su potencial dominio
psicológico sobre el paciente.
 Su falla reside en que donde se refiere a
procedimientos terapéuticos debería figurar
procedimientos diagnósticos y terapéuticos.

CONFERENCIA INTERNACIONAL
DE ARMONIZACION
 El
CI es un proceso mediante el cual un
sujeto confirma voluntariamente su
deseo de participar en un estudio en
particular, después de haber sido
informado sobre todos los aspectos de
éste que sean relevantes para que
tome la decisión de participar. El CI se
documenta por medio de una forma de
CI escrita, firmada y fechada.
CONSENTIMIENTO
INFORMADO
Es una de las reglas éticas fundamentales
que modelan la responsabilidad médica, que
se deriva de la aplicación armónica de los
principios de dignidad, respeto por la
autonomía y confianza de las personas, de la
misma forma que las reglas de veracidad y
confidencialidad.
 Para que sea válido debe cumplir con los
criterios
de voluntariedad,
información
suficiente y competencia.

CONSENTIMIENTO
INFORMADO
 Desde
los sesenta, la ley local que
regula la actividad médica, obliga a
“respetar la voluntad del paciente en
cuanto sea negativa a tratarse o
internarse, salvo en los casos de
inconsciencia,
alienación
mental,
lesionados graves por causa de
accidentes, tentativas de suicidio, o de
delitos”...
Ley 17.132, art.19, inc.3
CONSENTIMIENTO
INFORMADO
 La
Constitución Nacional, a través de
una interpretación integrada de sus
principios
y
normas
(Pactos
Internacionales de Derechos Humanos,
arts. 19, 42, 43 y cc.), establece la
necesidad de respetar la intimidad de
las personas.
CONSENTIMIENTO
INFORMADO
 Existe
legislación particular que exige el
CI de aquellas personas que participen
en experimentación y ensayos clínicos,
en procedimientos transplantológicos, en
el caso particular de serologías para la
determinación del virus VIH, y en el
derecho a la información del consumidor.
ANMAT 5330/97
Ley 24.193, art. 13
Ley 23.798 Dec. 1244/91
Ley 24.240
CONSENTIMIENTO
INFORMADO

La Convención de Derechos Humanos y
Biomedicina (Oviedo, 4/4/97) suscripta por
21 países miembros del Consejo de Europa,
establece como regla general en el art. 5°
que una intervención médica puede
realizarse luego que el sujeto haya dado su
consentimiento libre e informado y que
previamente el sujeto deberá recibir
información “adecuada”, sobre la naturaleza
y finalidad de la intervención, como así
también sobre sus consecuencias y riesgos.
JUSTIFICACION DE SU USO
Se utiliza como fórmula para solicitar permiso
a personas expuestas a actos médicos,
respetando la dignidad individual.
 Se apoya en valores asociados a la libertad
de los individuos.
 Se reconoce que cada uno es el mejor juez
para decidir sobre uno mismo; y aún si no
fuera así, se prefiere que uno pueda elegir
libremente, a elegir según los criterios de
otro.

JUSTIFICACION DE SU USO
Como la relación médico-paciente es una
relación fiduciaria, se genera la obligación de
dar información.
 Es un instrumento necesario para armonizar
y equilibrar las relaciones clínicas.
 Si bien el proceso del CI se realiza dentro de
un ámbito clínico, su epistemiología básica
es jurídica, aunque no se trate de un acto
jurídico puro, sino más bien una declaración
de voluntad o un mero acto lícito no negocial.

VOLUNTARIEDAD
PERSUACION: el paciente es sometido a un
procedimiento sin darle la oportunidad de que
efectúe ningún tipo de elección.
 COACCION: El paciente está amenazado de
forma explícita o implícita, con consecuencias
no deseadas y evitables si accede a sus
requerimientos.
 MANIPULACION: El médico le presenta la
información de tal manera que lo empuja a
tomar una decisión determinada.

VOLUNTARIEDAD
 Para
que una decisión tenga relevancia
jurídica y sea considerada como
voluntaria deben existir tres elementos
internos: discernimiento, intención y
libertad y un elemento externo: la
exteriorización de la voluntad.
DISCERNIMIENTO,
INTENCION Y LIBERTAD



Discernimiento: Consiste en la madurez
intelectual necesaria para razonar, comprender y
valorar el acto y sus consecuencias, es la aptitud
para distinguir lo conveniente de lo que no lo es
y la ley presume que se adquiere a los 14 años.
Intención: Es la voluntad para realizar un acto
concreto y determinado.
Libertad: Es la posibilidad de elegir o rechazar
“espontáneamente” una alternativa entre varias
opciones posibles.
INFORME BELMONT
 Estableció
tres principios éticos: respeto
personas, beneficiencia y
por las
justicia.
 El respeto por las personas (autonomía)
incorpora dos convicciones éticas: los
individuos deberían ser tratados como
entes autónomos y que las personas
cuya autonomía está disminuida deben
ser objeto de protección.
AUTONOMIA





Para la bioética, consiste en la capacidad de
realizar actos con conocimiento de causa y sin
coacción.
Para que las decisiones de las personas se
consideren autónomas deben:
Basarse en un conocimiento suficiente.
Mostrar
comprensión
e
intencionalidad
relacionada.
No estar coaccionadas interna (dolor, depresión)
ni externamente (médico, institución).
INFORMACION SUFICIENTE




Descripción del procedimiento propuesto, tanto de
sus objetivos como de la manera en que se llevará
a cabo y su duración.
Riesgos, molestias y efectos secundarios posibles.
Beneficio del procedimiento a corto, mediano y largo
plazo.
Procedimientos alternativos, con sus riesgos,
molestias y efectos secundarios y explicación de los
criterios que han guiado al médico en su decisión de
recomendar el elegido en lugar de éstos.
INFORMACION SUFICIENTE
Efectos previsibles de la no realización de
ninguno de los procedimientos posibles.
 Comunicación al paciente de la disposición
del médico a ampliar toda la información si lo
desea, y resolver todas las dudas que tenga.
 Comunicación al paciente de su libertad para
reconsiderar en cualquier momento la
decisión tomada.
 Conocimiento de la enfermedad: etiología,
curso, pronóstico y costos del proceso.

CRITERIOS JURIDICOS
 MEDICO
RAZONABLE: es el que actúa
en consonancia con la práctica habitual de
la comunidad científica a la que pertenece.
 PERSONA RAZONABLE:
aquella que
quisiera conocer los riesgos materiales
(muy grave aunque poco frecuente o muy
frecuente aunque sea poco grave).
 CRITERIO SUBJETIVO: cada paciente
tiene
necesidades
distintas
de
información.
CRITERIOS JURIDICOS

A través de la analogía permitida por nuestro
ordenamiento legal, corresponde adecuar la
información del CI a las exigencias previstas en
la ley 24.193 en donde se indica que se deberá
informar a cada paciente “de manera suficiente,
clara y adaptada a su nivel cultural, sobre los
riesgos de la operación..., sus secuelas físicas y
psíquicas, ciertas o posibles, la evolución
previsible y las limitaciones resultantes, así como
las posibilidades de mejoría que, verosímilmente,
puedan resultar...”.
Ley 24.193 art. 13°
CALIDAD SUFICIENTE
 DIFICULTAD
OBJETIVA: Se origina en
el médico, en cuanto a emisor de la
información (tecnicismo).
 DIFICULTAD SUBJETIVA: Que radica
en el paciente como receptor, en sus
mayores o menores capacidades
psicológicas para comprender lo que se
está diciendo.
CALIDAD SUFICIENTE
 La
exigencia que se le plantea al
médico es la de disminuir al mínimo
posible ambos tipos de dificultades,
comunicándose con sus enfermos de la
forma más sencilla y clara posible y
tratando de optimizar al máximo su
competencia para tomar cada decisión.
COMPETENCIA
 Capacidad
del
paciente
para
comprender la situación a la que se
enfrenta, los valores que están en juego
y los cursos de acción posibles con las
consecuencias previsibles de cada uno
de ellos, para a continuación, tomar,
expresar y defender una decisión que
sea coherente con su propia escala de
valores.
CAPACIDAD


El CI es un acto lícito no negocial, esto significa
que al no constituir un acto jurídico no está
sujeto a las reglas generales de capacidad
previstas por el ordenamiento jurídico , en
especial en el Código Civil.
Es conveniente distinguir la capacidad: facultad
de realizar actos jurídicos, la autonomía:
capacidad de realizar actos con conocimiento de
causa y sin coacción y la competencia: como
facultad para expresar una decisión en el CI.
CAPACIDAD

El art. 31 del Código Civil indica que
“capacidad de derecho” es la facultad de
adquirir derechos y contraer obligaciones,
mientras que la “capacidad de hecho” es la
posibilidad de ejercer dicha facultad, sin la
intervención de representantes. El principio
general es que todas las personas son
capaces, a menos que la ley expresamente
las declare incapaces para realizar ciertos
actos jurídicos.
INCOMPETENCIA
 En
la práctica clínica las decisiones
sobre el tratamiento de pacientes
incompetentes, en general, las toman
los miembros de la familia con relación
al consejo médico sobre las alternativas
o procedimiento a consentir.
INCOMPETENCIA
 Uno
de los primeros criterios a tener en
cuenta en la toma de decisión por el
paciente
incompetente
es
la
consideración del mejor interés de ese
paciente, ya que en muchos casos se
privilegian las necesidades de la familia,
los argumentos médicos e inclusive, a
veces, razones de índole económica.
INCOMPETENCIA
 Los
médicos deberían insistir en que las
decisiones estén basadas en lo que
desearía el paciente y no en lo que los
representantes desearían para sí mismos.
 La norma indica un orden decreciente de
prioridad sobre cuáles son las personas
que se encuentran autorizadas a
manifestar la voluntad en lugar del
causante.
INCOMPETENCIA
 El
cónyuge no divorciado o la persona que
convivía con el fallecido, con una
antigüedad no menor a 3 años, en forma
inmediata, continua e ininterrumpida.
 Cualquiera de los hijos mayores de 18 a.
 Cualquiera de los padres.
 Cualquiera de los hermanos mayores de
18 años.
INCOMPETENCIA





Cualquiera de los nietos mayores de 18 a.
Cualquiera de los abuelos.
Cualquier pariente consanguíneo hasta el cuarto
grado inclusive.
Cualquier pariente por afinidad hasta el segundo
grado inclusive.
En caso de imposibilidad de recurrir a los
anteriores, podría pensarse en alguna persona
conocida, allegada o amiga , que en forma
consuetudinaria se encuentre a cargo del
cuidado y atención del paciente.
INCOMPETENCIA
 Cuando
el familiar o allegado no brinde
el consentimiento, o exista contradicción
entre ellos, o no exista la posibilidad de
recurrir a familiar alguno, o conocido del
paciente, y la práctica a realizar sea
imprescindible para la salud del paciente,
y el consentimiento sea expresamente
requerido por la normativa vigente, podrá
finalmente habilitarse la instancia judicial.
VALIDEZ Y AUTENTICIDAD
 El
concepto de validez tiene que ver
con la intencionalidad de las acciones,
lo cual está condicionado por el estado
anímico del sujeto.
 La autenticidad tiene que ver con la
escala de valores. Una decisión tomada
por un sujeto voluntario, informado y
competente pero que va en contra de
su escala de valores , puede no ser
auténtica.
DIFICULTADES
(Levine 1985)
 Estriba
en el hecho de que el médico
que participa en un ensayo clínico tiene
una doble función: es el médico
responsable del bienestar del paciente,
y es el investigador cuya función
principal consiste en conseguir que el
ensayo clínico se desarrolle en forma
correcta.
DIFICULTADES
 Consiste
en que tanto en sus actividad
asistencial como en la investigativa, el
médico busca también su propio beneficio.
 El médico está interesado en aumentar su
experiencia y su nivel de conocimiento y
en obtener reconocimiento, tanto por su
labor asistencial como por la investigativa.
 No es imposible que la obtención de estos
beneficios vaya en detrimento de los
intereses del propio paciente.
DIFICULTADES

Un médico que tenga una buena relación
con su paciente generalmente puede
persuadirlo de hacer cualquier cosa. Debe
recordarse que de acuerdo con la D. de
Helsinki “el médico debe ser especialmente
precavido si el sujeto se encuentra en una
relación de dependencia respecto a él o si
puede dar su CI bajo presiones. En este
caso, el CI debiera ser obtenido por un
médico que no participara en el proyecto de
investigación”.
MEDIDAS ESPECIALES DE
PROTECCION
Cuando existen limitaciones de la capacidad
del sujeto de dar su consentimiento.
 Cuando el riesgo derivado de la aplicación de
los procedimientos exigidos por el ensayo
clínico es superior al riesgo mínimo tolerable.
 Cuando en un ensayo destinado a comparar
medidas
terapéuticas,
diagnósticas
o
profilácticas, las alternativas que se ofrecen
al paciente requieren un grado de
comprensión superior al necesario para
tomar decisiones en la vida habitual.

TEORIA Y PRACTICA
 Algunas
veces se ha dicho que existían
dos formas de obtener el CI: la escrita y
la verbal. Vaccarino (1978) denunciaba
que esto era en realidad, confundir la
forma de obtención del consentimiento
con la forma de conseguir que éste
quede registrado, y decía, con toda
razón, que “en realidad, la única forma
válida de obtener el consentimiento es
mediante una conversación”.
TEORIA Y PRACTICA


El CI no es un acto formal, existiendo libertad en
la utilización de las formas. Las mismas pueden
materializarse en forma verbal, escrita, y en
algunas situaciones particulares, a través de
signos inequívocos con relación a determinado
acto médico.
La forma de instrumentar el CI tiene importantes
consecuencias jurídicas: entre ellas la referida a
la calidad probatoria; cuanto mayor sea el rigor
formal, mayores serán las posibilidades de
acreditar que se cumplió con el CI.
TEORIA Y PRACTICA

Responsabilidad en la redacción de los
formularios: no parece adecuado que sea
una tarea de los niveles administrativos.
Más lógico es que sea una responsabilidad
compartida entre el S. Médico que realiza la
técnica y el Comité Institucional de Etica,
con el asesoramiento del S. Jurídico. Deben
revisarse periódicamente para adaptar su
contenido y sus formas a las necesidades
que se vayan detectando con su uso.
TEORIA Y PRACTICA
Los formularios de tipo general, que los
pacientes firmaban en el S. de Admisión, eran
éticamente
inaceptables
y
legalmente
inservibles. Formularios en los que el
paciente “acepta someterse a todos los
procedimientos diagnósticos y terapéuticos
que el personal médico del Htal. estime
convenientes” han sido retirados en los
EEUU.
 Los formularios deben ser específicos para
cada procedimiento a realizar.

TEORIA Y PRACTICA

Forma de utilización: quien tiene que obtener
el CI es el médico que va a realizar el
procedimiento. Puesto que el objetivo no es
la firma sino el CI, lo más adecuado es
entregar el formulario un cierto tiempo antes
de solicitar su “cumplimiento”, para que el
paciente lo lea, pueda pedir aclaraciones,
discutirlo con su familia, y pensarse la
decisión. Una vez firmado debe entregársele
una copia e incluir uno en la historia clínica.
TEORIA Y PRACTICA
Claridad: El punto de partida lo dio Grundwer
(1978) con la publicación en el American
Psychologist de un art. en el que proponía la
utilización de dos técnicas de medida de la
legibilidad de los formularios escritos.
 La fórmula de Flesch (1948) y la escala de
Fry (1968), proporcionaban un instrumento
de medición objetiva de las dificultades de
compresión de los textos que componían los
formularios.

TEORIA Y PRACTICA
 Fórmula
de Flesch: es un sistema de
objetivación de la dificultad de lectura
de un texto en virtud de la estructura
lingüística del mismo.
 Escala de Fry: es el cálculo de las
habilidades
subjetivas
(nivel
de
educación) que debe poseer el sujeto
para comprender aceptablemente el
texto.
TEORIA Y PRACTICA
 Gary
Morrow ha apuntado algunas
sugerencias:
 Escribir con frases cortas y directas.
 Procurar utilizar la mínima cantidad
posible de puntuaciones diferentes del
punto y de la coma, para evitar así en lo
posible frases compuestas y complejas
y, además, para facilitar la evaluación
ulterior de la legibilidad.
TEORIA Y PRACTICA
 Usar
palabras cortas, que son las que
se emplean habitualmente en el
lenguaje coloquial.
 Hacer que los pacientes y personas
sanas lean y critiquen los formularios.
No confiar esa tarea sólo al personal
especializado.
 Analizar y evaluar los formularios con
las técnicas de Flesch y Fry.
TEORIA Y PRACTICA
Procurar incluir el mínimo número de
palabras
técnicas;
sustituirlas
por
descripciones sencillas y cortas. Señalar al
comienzo de la parte informativa que va a
encontrarse con esta posible dificultad y
animarle
a
que
solicite
todas
las
explicaciones necesarias.
 Evitar en
lo posible la proliferación de
números, sobre todo de más de 2 cifras, y de
símbolos, porque aumentan la dificultad del
texto.

DECLARACIONES Y FIRMAS
 Nombre
completo
del
paciente,
declaración de que ha leído y
comprendido todo lo expuesto y de que
se
le
han
proporcionado
las
explicaciones
complementarias
adecuadas; explicación explícita de su
consentimiento voluntario para que se
le realice la técnica, y finalmente, su
firma.
DECLARACIONES Y FIRMAS
Nombre completo del médico al que se
autoriza; declaración de haber informado
convenientemente al enfermo y, finalmente,
su firma.
 Tutores legales y familiares; explicitación
de que el enfermo ha sido declarado
incompetente; a continuación , nombre
completo del tutor o familiar; declaración de
que ha sido informado correctamente y de
su consentimiento. Finalmente, su firma.

DECLARACIONES Y FIRMAS
 Nombre
completo
del
testigo,
declaración de fe y firma.
 Identificación correcta del enfermo, del
hospital y del servicio responsable de la
técnica.
EXCEPCIONES
 SITUACIONES
DE URGENCIA:
El tiempo que demandaría suministrar la
información y obtener el CI provocaría
irremediablemente un daño grave a la
integridad, salud o vida del paciente.
 El paciente necesita asistencia urgente
por la gravedad del cuadro, permanece
inconsciente y no hay familiares, ni
allegados que puedan representarlo.

EXCEPCIONES
 SITUACIONES
DE URGENCIA:
La asistencia al suicida, en principio,
constituye una excepción, en virtud de tener
preeminencia la obligación de atención por
sobre los deseos autolesivos y la ausencia
de consentimiento de parte del suicida
frustrado.
 Cuando el paciente ha otorgado el CI para
una práctica quirúrgica y en el transcurso de
la misma es necesario realizar una práctica
distinta a la consentida para evitar un mal

EXCEPCIONES

En las prácticas que sean programadas y no
necesariamente
urgentes,
puede
prescindirse del CI en aquellos pacientes
incompetentes,
que
no
posean
representantes que los subroguen; y que
exista amplio consenso sobre la necesidad
médica de realizar el procedimiento y al
mismo
tiempo,
los
riesgos
sean
manifiestamente menores a los beneficios
esperados; en caso contrario deberá
preverse la autorización judicial.
EXCEPCIONES
 El
paciente, luego de ofrecérsele la
posibilidad de brindarle la información
disponible
para
obtener
el
consentimiento, renuncia expresamente
a recibirla; en ese caso, y en la medida
en que el paciente actúe en forma
autónoma
y
competente,
debe
respetarse su derecho a la renuncia.
EXCEPCIONES
Existen supuestos en donde el derecho a
participar del CI cede por intereses vinculados
a la comunidad y a la salud pública.
 En todos las supuestas excepciones, mientras
no medien circunstancias de urgencia, sería
conveniente contar con la recomendación del
comité de bioética hospitalario para un mejor
estudio y fundamento en el empleo de la
medida de excepción.

CONSENTIMIENTO
INFORMADO EN NIÑOS Y
ADOLESCENTES
CONSENTIMIENTO INFORMADO:
NIÑOS Y ADOLESCENTES
Se acepta que la autoridad y responsabilidad,
la tienen los progenitores siempre que la
ejerzan en beneficio del pequeño.
 El concepto de patria potestad implicaba que
los padres eran dueños de sus hijos.
 Es en el siglo XX cuando se produce un
consenso creciente sobre la necesidad de
garantizar al niño cuidados básicos, tanto
desde el punto de vista social como de la
salud.

NIÑOS Y ADOLESCENTES

Existen fundamentos de distinta índole para
legitimar la participación de los menores
(especialmente entre 14 y 21 años) en el CI.
Los jurídicos tienen que ver, luego de la
recepción constitucional, con la Convención
Internacional de Derechos del Niño, que
establece que el niño es persona humana,
sujeto titular de derechos y obligaciones;
razón por la cual debe considerárselo
siempre fin en sí mismo, nunca como medio
u objeto, respetando su esencia como sujeto.
NIÑOS Y ADOLESCENTES
Las recientes transformaciones sociales y
culturales producidas en los países
desarrollados, con un protagonismo del niño
cada vez mayor, abocan a un reconocimiento
pleno de los menores de edad como sujetos
de derechos y con capacidad progresiva de
ejercerlos.
 Se afirma que “la mejor forma de garantizar
desde el punto de vista social y jurídico la
protección de la infancia es promoviendo su
autonomía personal”.

NIÑOS Y ADOLESCENTES





Enfermedad:
Muy pequeños
visión mágica
contaminación externa.
11-12 a.
Estado fisiológico
disfunción
de órgano o sistema.
12 a.
Estado formal-operacional
causa-efecto
abstracto
probabilidad
14-17 a. No presentan diferencias cuali ni
cuantitativas en sus habilidades cognitivas
respecto de los adultos.
NIÑOS Y ADOLESCENTES
 Voluntariedad:
hasta los 14-15 años es
característica, la dependencia de la
autoridad de sus padres y la fácil
influencia que éstos ejercen sobre
aspectos que puedan condicionar en
mayor o menor medida su libertad de
elección y capacidad de decisión.
NIÑOS Y ADOLESCENTES
 Información:
el lenguaje y el tiempo
utilizados deben adecuarse a la situación
concreta de cada paciente en particular.
Se debe evitar la falta de honestidad o
delicadeza, ya que se aumentaría la
natural tendencia del niño de fantasear
sobre las causas y consecuencias de la
enfermedad, lo que a su vez podría
exacerbar su temor y ansiedad.
NIÑOS Y ADOLESCENTES
 Sin
duda, un elemento importante a la
hora de considerar la cuestión de la
competencia del niño es la naturaleza
de la decisión en sí misma. En este
sentido
son
relevantes
las
consideraciones sobre la relación
beneficio/riesgo, la importancia o
gravedad del problema y el carácter de
urgencia de la decisión.
NIÑOS Y ADOLESCENTES
 En
la práctica, se tiende a una
“responsabilidad compartida” entre
profesionales y padres. El profesional
que tiene como deber ético primordial
no dañar al paciente, recomienda
aquella actuación que desde el punto
de vista técnico presenta un mayor
beneficio y/o un menor riesgo para el
niño.
NIÑOS Y ADOLESCENTES
 En
la decisión influyen también,
cuestiones de valores, y en éstas, la
autoridad moral es de los padres. Son
los padres, a través del CI y
correctamente asesorados, los que
aceptarán
el
curso
de
acción
recomendado como razonable para su
hijo.
ASENTIMIENTO EN NIÑOS
Conseguir de manera adecuada a su nivel de
entendimiento, que el paciente adquiera
conciencia de la naturaleza de su problema
médico.
 Explicar al niño lo que se espera conseguir
con el procedimiento propuesto.
 Evaluar clínicamente su comprensión del
problema.
 Pedir su aceptación.

ASENTIMIENTO EN NIÑOS
 Puede
haber situaciones en las que el
paciente se niegue de forma persistente a
dar su consentimiento, en cuyo caso
existe en principio, la obligación ética de
respetarlo. La negativa tiene mucho más
peso si la intervención médica no es
esencial para su bienestar y/o puede ser
diferida sin riesgo grave. En ningún caso
se debe engañar al niño ni coaccionarlo.
ADOLESCENTES
 Menor
de edad, pero con madurez
suficiente, tiene el derecho a dar su CI:
 Edad mayor a 14 años
 Competencia del paciente para tomar
esa decisión, según opinión de su
médico responsable.
 El procedimiento es en beneficio del
paciente y no implica riesgos graves.
ADOLESCENTES
Ante el rechazo hacia un determinado
procedimiento,se encuentran mal definidos
tanto desde el punto de vista ético como del
legal, los límites del derecho a rechazar un
tratamiento vital.
 Sería necesario un acuerdo y consentimiento
de los padres; además se debería solicitar el
asesoramiento e informe favorable del
Comité de Etica, y si se considera oportuno,
el visto bueno de la autoridad judicial.

PROBLEMAS ESPECIALES
 En
EEUU y algunos países de Europa se
autoriza legalmente al adolescente menor
de edad a dar su consentimiento sin
necesidad de informar a sus padres,
cuando aquél solicite ayuda médica en
determinadas cuestiones: contracepción,
enfermedades de transmisión sexual,
cuidados relacionados al embarazo,
problemas de abuso de alcohol o drogas.
Se podría añadir la conocida y sabia séptima
proposición de WITGENSTEIN, quien diría: en
el proceso de información “de lo que no se
puede hablar, más vale guardar silencio”. El
enfermo señalará este límite si tenemos
curiosidad y paciencia para que nos lo muestre.
No debe evitarse la complejidad real de las
verdaderas necesidades que conlleva el
enfermar, y que el médico debería intentar
entender para saber atender lo mejor posible.
MUCHAS GRACIAS
Descargar

CONSENTIMIENTO INFORMADO