Descartes y la
subjetividad
El análisis del yo
¿Qué soy yo?




Una cosa que piensa
¿Y qué es una cosa que piensa?
Una cosa que siente, que quiere, que
imagina...
Descartes atribuye al pensamiento los
caracteres de una sustancia, haciendo del yo
pienso una "cosa", a la que han de pertenecer
ciertos atributos.


Sin embargo, la duda sigue vigente con
respecto a la existencia de cosas externas a mí
(objetos del mundo), por lo que el único
camino en el que se puede seguir avanzando
deductivamente es el del análisis de ese "yo
pienso" al que Descartes caracteriza como una
sustancia pensante, como una cosa que piensa.
Pero… ¿Qué es lo que hay en el pensamiento?

Dentro encontramos
ideas y contenidos que
remiten a conceptos del
mundo exterior.

Habrá pues que ir
analizando dichos
contenidos mentales
para responder mejor a
qué soy yo.
3 tipos de ideas

Distingue entre:
 1. Ideas adventicias, aquellas que proceden de objetos
externos a mí.
 2. Ideas facticias, que son producidas por mi. (deducción).
 3. Ideas innatas.
 Las ideas adventicias, en la medida en que parecen
proceder de objetos externos a mí, están sometidas a la
misma duda que la existencia de los objetos externos, por
lo que no puede ser utilizadas en el avance del proceso
deductivo; y lo mismo ocurre con las ideas facticias, en la
medida en que parece ser producidas por mí, utilizando
ideas adventicias, debiendo quedar por lo tanto también
sometidas a duda.
La Existencia de Dios

Con su tercera meditación, Descartes aborda el tema de Dios,
al que va a reconocer como garante de conocimiento a través
del cuál conocerá todo lo demás, pero siendo siempre el propio
sujeto, el punto de partida.

Descartes analiza dos ideas, la de infinito y la de perfección, y
argumentando que no pueden haber sido causadas por mí,
dado que soy finito e imperfecto, sólo pueden haber sido
causadas por un ser proporcionado a ellas, por lo que tienen
que haber sido puestas en mi por un ser infinito y perfecto.

Por lo que Dios no podrá ser tampoco engañador, dado que
participaría de la imperfección.
SI HAY RELOJ…
…TIENE QUE
HABER
RELOJERO



“Quiero dar un paso más y considerar si yo mismo,
que tengo esa idea de Dios, podría existir en caso de
que no hubiera ningún Dios”
“Y me pregunto ¿de dónde tendría yo mi existencia?”
“Es algo muy evidente que debe haber al menos tanta
realidad en la causa como en el efecto. Y, por lo
tanto, puesto que soy una cosa que piensa, y que
tengo en mí alguna idea de Dios, sea cual sea, en fin,
la causa que atribuya a mi naturaleza, hay que
reconocer necesariamente que debe ser igualmente
una cosa que piensa y que posea en sí la idea de
todas las perfecciones que atribuyo a la naturaleza
divina”.
Conclusión Cartesiana del
argumento ontológico



1. Debe haber por lo menos tanta realidad en la causa
eficiente como en el efecto, por lo que es imposible
que “yo” haya salido de la nada.
2. Teniendo todo esto presente, que yo tenga la idea
de Dios en mí, no ha podido salir de la nada, y si bien
una idea puede llevar a otra, esto no puede extenderse
hasta lo infinito.
“Y es muy manifiesto que no puede haber en esto
progresión al infinito, dado que no se trata aquí tanto
de la causa que me ha producido antes en el tiempo,
como de la que me conserva en el presente”.

Por lo que respecta a mis padres, de los que parece
que tengo mi nacimiento, ello no hace, sin embargo,
que sean ellos quienes me conserven, ni que me
hayan hecho y producido en tanto soy una cosa que
piensa; y por lo tanto, no puede haber aquí ninguna
dificultad al respecto, sino que hay que concluir
necesariamente que, del sólo hecho de que existo, y
de que hay en mí la idea de un ser soberano perfecto
(es decir, de Dios), la existencia de Dios está muy
evidentemente demostrada.

Sólo me queda examinar de qué manera he adquirido
esta idea. Pues no la he recibido por los sentidos.
Y ciertamente no debe resultar extraño que Dios, al
crearme, haya puesto en mí esta idea, para que sea
como la marca del obrero imprimida en su obra.

Idea del homúnculo

¿Debemos suponer entonces que, dentro de
nuestra cabeza, tenemos un espectador
diminuto, un hombrecillo que asiste a nuestras
sensaciones como si estuviera viendo un
teatrillo de imágenes, para así tomar las
decisiones oportunas en cada caso?
Dos formas de conocimiento:
Racionalismo Vs Empirismo

Racionalismo: papel fundamental de la razón a
la hora de adquirir el conocimiento. Ideas
innatas.

Empirismo: papel de la experiencia a través de
la cual formamos nuestras ideas (percepción
sensorial). Critica la metafísica por su
desvinculación con lo real (entendiendo lo real
como lo que el sujeto percibe por los sentidos).

Pero aunque pueda explicar el proceso en el que se
construye el conocimiento, ya sea a través de la
experiencia (empirismo) o con ayuda de la razón e
ideas (racionalismo), sigue quedando la duda de si
todo aquello que percibo es real.

¿Hasta que punto se puede hablar de objetividad en lo
que yo veo? Y más importante, que es ese yo a través
del cuál percibo el mundo exterior?
¿Cómo sé que yo soy yo?

Se plantea que la subjetividad pueda sufrir cambios, hasta tal
punto que se cree una nueva.

Damasio describe en el error de Descartes. Básicamente se
resume en que debido a un accidente, una explosión hizo que
se incrustase una barra de hierro en el cráneo de Phineas Gage,
atravesando su cerebro, pero de tal modo que en apariencia,
ninguna parte vital quedó dañada, por lo que el accidentado,
tras una pronta recuperación, era capaz de seguir con su
trabajo, su capacidad de habla permaneció intacta así como su
razonamiento. Pero pronto, el carácter de Gage sufre una
drástica transformación, sus gustos y antipatías cambian, así
como sus sueños y aspiraciones, de tal modo que se convierte
en otra persona. El cuerpo de Gage podía estar bien, pero había
un nuevo espíritu que lo animaba.
3 ideas que Damasio defiende




1. El cerebro humano y el resto del cuerpo
constituyen un organismo indisociable, integrado
mediante circuitos reguladores bioquímicos y
neurales mutuamente interactivos.
2. El organismo interactúa con el ambiente como un
conjunto: la interacción no es nunca del cuerpo por
sí solo ni del cerebro por sí solo.
3. Los fenómenos mentales sólo se pueden
comprender en el contexto de la interacción de un
organismo con su ambiente.
El cerebro: teatro de las emociones
El error de Descartes

Creo que, en relación al cerebro, el cuerpo proporciona algo
más que mero soporte y la simple modulación: proporciona
una materia básica para las representaciones cerebrales.

De modo similar, se sabe que existe una estrecha relación entre
las emociones, sentimientos y la capacidad de razonar, tanto
que en determinados procesos, éstos son indispensables para la
razón. Pero no es de extrañar que mecanismos más elevados
del cerebro se apoyen en otros inferiores, pero no menos
importantes, tenemos que dividir el todo en sus partes, si
perder de vista lo primero



¿Pero que podemos entender por el yo?
El “yo” no es aquel infame homúnculo, una
personilla dentro del cerebro que percibe y
piensa. Más bien es un estado biológico
perpetuamente recreado.
No es sólo la separación entre mente y cerebro
la que es mítica: la separación entre mente y
cuerpo es, probablemente, igual de ficticia. La
mente forma parte del cuerpo tanto como del
cerebro.

La afirmación cartesiana: Pienso, luego existo,
sugiere que el pensamiento es una actividad
separada del cuerpo, lo que nos lleva a un
dualismo radical.

Según Damasio, éste es el error de Descartes.
Pues no se puede concebir la mente sin algún
tipo de encarnación.

Somos, y sólo pensamos en la medida en que
somos.
¿Pienso, luego existo; o Existo, luego
pienso?


Estooo…ermmmm…¿Y
ustedes qué piensan?
La hemos liado parda!!
Descargar

2. descartes y la subjetividad