LA FILOSOFÍA MODERNA Y DESCARTES
Con Descartes se inicia un nuevo período en la filosofía: la filosofía
moderna, cuyo tema principal va a ser el problema del conocimiento. Los
filósofos de esta época se esforzarán por determinar la posibilidad del
conocimiento, su esencia, las pruebas de su validez, el criterio de verdad...
De acuerdo con las soluciones que den a estos problemas se interpretarán
los demás temas filosóficos: la naturaleza, Dios, el hombre, la sociedad, la
conducta.
La importancia del problema del conocimiento
viene dada por las imposiciones dogmáticas de
la Iglesia y por la filosofía de Aristóteles
dominante en las Universidades, asumidas
como el Criterio de autoridad válido en
conocimiento hasta el momento.
En esta época Europa está en crisis, se encuentra en una situación
dramática producida al derrumbarse un sistema de ideas y creencias que
había imperado durante muchísimos siglos. Al caer la Escolástica, Europa
pierde su punto de apoyo y lo que se necesitaba no eran descubrimientos
parciales, sino un nuevo criterio de verdad que sustituyese la autoridad de la
Iglesia y la de Aristóteles.
El problema del conocimiento es el tema central de toda la filosofía
moderna. Racionalismo y Empirismo son las dos corrientes
fundamentales de la filosofía moderna.
RACIONALISMO
SIGLO XVII
EMPIRISMO
PARTE DEL SIGLO
XVII Y SIGLO XVIII
EUROPA OCCIDENTAL
INGLATERRA
RAZÓN
EXPERIENCIA
DEDUCCIÓN
OBSERVACIÓN,
INDUCCIÓN
MATEMÁTICAS
CIENCIAS
NATURALES
IDEAS INNATAS
IDEAS ADQUIRIDAS
DESCARTES, SPINOZA LOCKE, BERKELEY Y
Y LEIBNIZ
HUME
Para los racionalistas nuestro conocimiento verdadero y cierto procede de
la razón, del entendimiento mismo y no de los sentidos o experiencias
sensibles como defenderán los empiristas.
Para comprender esta postura hay que tener
en cuenta el ideal y el método de la ciencia
moderna. El ideal de la ciencia moderna es el
de un sistema deductivo, donde las leyes se
deducen a partir de ciertos principios
universales.
El problema fundamental consiste en determinar de dónde proviene y
cómo es posible formular las ideas o principios a partir de los cuales se
deducen las proposiciones o teoremas de la ciencia. Ante este problema no
caben más que dos soluciones posibles:
1.- los principios, ideas o definiciones, a partir de las cuales se deduce el
resto de las proposiciones científicas provienen de la experiencia sensible.
Su origen se halla en la información que nos proporcionan los sentidos.
Esta postura constituye el Empirismo,
2.- su origen no se halla en la experiencia sensible, sino en el entendimiento
mismo, son innatos, al margen de la experiencia sensible. Esta segunda
posición constituye el Racionalismo.
El Racionalismo y el Empirismo discrepan en el criterio de verdad: el
Racionalismo lo encuentra en la razón, inspirado en las matemáticas; el
Empirismo lo encuentra en los sentidos
RACIONALISMO
¿Cómo obtener los
primeros
principios?
EMPIRISMO
EXPERIENCIA SENSIBLE
RAZÓN
MATEMÁTICAS
CIENCIAS NATURALES
EL RACIONALISMO DE DESCARTES (1596-1650)
RENÉ DESCARTES (La Haya; Francia, 1596 - Estocolmo, Suecia 1650)
Sus principales obras son:
Discurso del método 1637
Meditaciones metafísicas 1641
Los principios de la filosofía 1644
Las pasiones del alma 1649
Reglas para la dirección del espíritu 1701
EL MÉTODO
Obtener un conocimiento verdadero depende de encontrar un método
adecuado. El método que se busca no es el método de una ciencia particular,
sino un método que pueda aplicarse a la resolución de cualquier problema,
pertenezca al ámbito que pertenezca. Este nuevo método ha de cumplir dos
exigencias básicas:
¿CÓMO HA DE
SER EL
MÉTODO?
1) Ha de servir para descubrir verdades
ocultas a la razón humana (en contra del
silogismo aristotélico).
2) Ha de ser una técnica sencilla, y no un
entramado de reglas. se opone así a la
complejidad de algunas partes de la
matemática.
“Entiendo por método una serie de reglas ciertas y fáciles, tales que todo
aquel que las observe exactamente no tome nunca algo falso por verdadero,
y, sin gasto alguno de esfuerzo mental, sino por incrementar su conocimiento
paso a paso, llegue a una verdadera comprensión de todas aquellas cosas
que sobrepasan a su capacidad".
Lo primero es conocer cuáles son las operaciones fundamentales de
la razón humana, los modos de conocimiento, puesto que las reglas
se dirigen a su correcto funcionamiento.
1) LA INTUICIÓN (o procedimiento intuitivo)
Estos modos de
conocimiento
son dos:
La intuición es una especie de luz natural que
tiene por objeto las naturalezas simples (ideas
simples). Por medio de ella captamos
inmediatamente conceptos simples emanados
de la razón misma sin que quede posibilidad
alguna de duda o error.
“Un concepto no dudoso de la mente pura y
atenta que nace de la sola luz de la razón y es
más cierto que la deducción misma".
2) LA DEDUCCIÓN es un procedimiento racional
que nos lleva a la verdad indirectamente
valiéndose de ciertos datos o conocimientos
que sirven de intermediarios. La deducción es
una larga cadena de razonamientos.
REGLAS DEL MÉTODO
En el Discurso (II) nos ofrece una SÍNTESIS DE SU MÉTODO EN
CUATRO REGLAS CONCISAS.
1) EVIDENCIA: no admitir como verdadera jamás cosa alguna sin
conocer con evidencia que lo era, es decir, evitar cuidadosamente la
precipitación y no comprender en mis juicios más que lo que se
presente a mi espíritu tan clara y distintamente que no tuviese motivo
alguno para ponerlo en duda. Se trata de un trabajo de la intuición
2) ANÁLISIS: dividir cada una de las dificultades que se presenten en
tantas partes como fuese posible para su mejor solución.
3) SÍNTESIS: ordenar mis pensamientos comenzando por los objetos
más simples y más fáciles de conocer para ir ascendiendo poco a
poco hasta el conocimiento de los más complejos. Se trata de un
trabajo de la deducción.
4) COMPROBACIÓN: hacer en todo enumeraciones tan completas y
revisiones tan generales que estuviera seguro de no olvidar nada.
LA DUDA METÓDICA
MEDITACIONES
METAFÍSICAS
Para Descartes el punto de partida ha de ser una verdad
absolutamente cierta (evidente) de la cual sea imposible
dudar. Para saber qué verdades pueden ser admitidas y
cuáles no, Descartes empieza por dudar de todas ellas.
METÓDICA, forma parte del método (1ª regla)
La DUDA es
UNIVERSAL, afecta a todos los conocimientos
que poseemos, incluso a las matemáticas.
PROVISIONAL, se mantendrá hasta hallar la
verdad buscada.
1ª.- El engaño de los sentidos
La realidad no es tal
como la percibimos
RAZONES
PARA DUDAR
2ª.- La imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño
a las matemáticas, pero sí a la existencia del
mundo.
No afecta
3ª- La razón se equivoca al razonar
4ª- La hipótesis del genio maligno
Le permite dudar de todo.
EL EJERCICIO DE LA DUDA
Los sentidos nos engañan
Imposibilidad de distinguir la vigilia del
sueño
¡Cuántas veces me ha sucedido soñar de noche
que estaba en este mismo sitio, vestido,
sentado junto al fuego, estando en realidad
desnudo y metido en la cama! (…) no hay
indicios ciertos para distinguir el sueño de la
vigilia. Discurso
La hipótesis del genio maligno le permite a Descartes DUDAR
ABSOLUTAMENTE DE TODO
Crees que tienes un cuerpo, pero te
engañas. Te parece evidente que 2+2
son cuatro, pues no te fíes. No puedes
estar seguro de NADA, de eso me
encargo yo.
Es astuto, burlador y
poderoso. Ha puesto
toda su industria en
engañarme. Si no quiero
que me engañe, tengo
que preparar mi ingenio
LA PRIMERA VERDAD (O PRIMER PRINCIPIO) Y EL CRITERIO DE
VERDAD
“Advertí luego que, pensando yo, de esa
suerte, que todo es falso, era necesario que
yo, que lo pensaba, fuese alguna otra cosa; y
observando que esta verdad: "Pienso luego
soy" -cogito ergo sum- era tan firme y segura
que las más extravagantes suposiciones de
los escépticos no son capaces de
conmoverla, juzgué que podía recibirla sin
escrúpulo como el primer principio de la
filosofía que andaba buscando".
El "Cogito ergo sum" no es solamente la primera verdad y la primera
certeza, sino el prototipo de toda verdad y toda certeza. A partir de ella,
Descartes va a establecer su criterio de verdad. Las cosas que
concebimos muy claras y distintamente son verdaderas. El criterio de
verdad es, pues, el de la evidencia racional (frente a la debilidad del
criterio empírico) que se caracteriza por dos notas esenciales: la claridad
y la distinción
“Pienso luego soy”
Criterio de
verdad
Idea innata, clara y distinta que se tiene por INTUICIÓN
CLARIDAD
DISTINCIÓN
"aquello presente y manifiesto a un
espíritu atento"
aquello que es tan preciso y tan diferente
que se diferencia de todo lo demás que
aparece manifiestamente al espíritu atento.
EVIDENCIA RACIONAL
Una idea puede ser clara sin ser distinta, pero no puede ser distinta sin
que, a la vez, sea clara. Esta claridad y distinción es de carácter evidente;
es así que se nos presentan las verdades matemáticas. Las verdades
matemáticas son claras, distintas, evidentes y necesarias. Parecen estar
inscritas en la misma estructura de la razón.
"Sólo sé que soy, pero aún no sé qué cosa soy. Puedo imaginar que no
tengo cuerpo, pero hay algo que no puedo separar de mí. Esto es el
pensamiento. Yo sólo soy una cosa que piensa, es decir, un espíritu, un
entendimiento o una razón. Soy, pues, una cosa verdaderamente
existente, una cosa que piensa” (res cogitans).
La existencia del pensamiento no
implica la existencia de lo que piensa
el pensamiento. El contenido del
pensamiento es todavía dudoso.
Sabes que eres
res cogitans,
pero nada más
Una vez admitida la hipótesis del genio maligno, Descartes no puede
avanzar en su filosofía, por temor a engañarse.
Descartes se ve en la necesidad de demostrar la existencia de Dios, que
será en último término el que garantice nuestros pensamientos. Sin Dios,
el fantasma del genio maligno incita a la duda con persistencia
desesperante.
RES INFINITA: Dios. Ha creado la res finita
LA SUSTANCIA ES
RES COGITANS: yo, alma, mente o espíritu
RES FINITA
RES EXTENSA: cuerpo y mundo
Eliminado el genio maligno,
puede afirmar la existencia
del cuerpo y el mundo
A partir del pensamiento,
demuestra la existencia
de Dios
Primera evidencia la
conciencia del “yo”
como pensamiento
EL DUALISMO ANTROPOLÓGICO DE DESCARTES.
El hombre es la unión entre
cuerpo (sustancia extensa) y
alma (sustancia pensante). En
cuanto que las dos sustancias
son totalmente distintas en su
ser ( por sus distintos atributos
y modos), las leyes por las
cuales se rigen (la libertad el
alma, el mecanicismo el
cuerpo)
Esto origina en Descartes un grave problema¿ cómo se puede
explicar que una afección del alma se traduzca físicamente en
el cuerpo o a la inversa?
Descartes dirá que el alma se conecta con el cuerpo en la
glándula pineal y que, a través de ella, todo lo que le ocurre al
cuerpo es comunicado al alma y viceversa.
ACTUALIDAD DE DESCARTES
¿No es conveniente en el siglo
XXI revisar nuestras costumbres,
la educación recibida, nuestros
prejuicios?.... ¿son siempre
racionales?
¿Nos planteamos hoy
si somos sólo cuerpo
o alma (mente) y
cuerpo?
¿Habéis visto
MATRIX?
Descargar

Diapositiva 1