Es una etapa transición que se presenta durante el
proceso de crecimiento del ser humano; entre la infancia y
la condición de adulto, caracterizada por los cambios
físicos, psicológicos, fisiológicos y emocionales, que se
presentan a partir de los doce años en las mujeres y de los
catorce en los varones.
En este proceso de desarrollo existen dos fenómenos
importantes; por un lado en las mujeres la menstruación
y en los varones la producción de semen; los cuales son
el punto de partida que nos permite reconocer que el
organismo ha alcanzado la madurez sexual.
El comportamiento de los individos está determinado
por el sexo biológico al que pertenecen; los grupos
sociales en los que interrelacionan marcan las diferencias
entre ambos, estas se expresan por la asignación de
tareas,el vestuario, así como la selección de las
actividades que cada uno desarrolla, dependiendo de si
se es hombre o se es mujer, es decir, la sociedad
establece el tipo de hábitos para que hombres y mujeres
desempeñen dentro de esta.
En algunas culturas, la identidad de género se
construye, a partir de prácticas discriminatorias que
establecen diferencias entre hombres y mujeres; sin
olvidar que dichas prácticas estan determinadas,por la
sociedad de pertenencia, lo que significa que podemos
influir en ellas para que sean transformadas o modificadas
sobre todo aquellas que lesionen nuestra condición
humana.
A través del tiempo ha existido una transición en el tipo
de actividades que desarrollamos, aquellas que no
podíamos realizar por pertenecer a determinado sexo,
hoy es posible que las podamos llevar a cabo sin ningún
problema.
Desde el mismo momento en que nuestra familia conoce
que existimos en el seno materno imaginan como seremos;
pero apartir del momento del nacimiento somos tratados de
cierta manera, nos ponen un nombre y nos vestirán de
acuerdo a nuestra condición biológica, aprenderemos que
desempeñamos ciertos roles sociales.
Los cuales nos identifican con lo femenino o con lo
masculino, nos señalan que es lo que se espera que
hagamos para que seamos aceptados por los otros; dichos
aspectos de identificación incluyen los intereses, el tipo de
juegos, la vestimenta, nuestra conversación y hasta
nuestros propósitos.
Los estereotipos de género que alejan a los hombres de
la posibilidad de vivir plenamente, para muchos de ellos es
dífícil asumir la corresponsabilidad en las actividades de
pareja: la crianza de los hijos y las hijas, así como las
actividades del hogar.
En la actualidad, muchos hombres están acabando con
este tipo de prejuicios sociales, y cada vez son más los
padres que cuidan y cuidan a sus hijos, así como asumir y
disfrutar sus responsabilidades.
La adolescencia es una etapa en el desarrollo del ser
humano, caracterizada por los procesos de cambio, que
experimentan los individuos, y que se agrupan en:
cambios físicos, psicológicos y emocionales, a través de
los cuales, el cuerpo transforma su apariencia, se altera el
funcionamiento de los órganos reproductivos, evoluciona
la manera de pensar, las actitudes de relacionarse con el
medio que lo rodea se ven alteradas.
Este tipo de transformaciones, son fáciles de distinguir
ya que son observables a simple vista; además también son
conocidos como caracteres sexuales secundarios, debido a
que se presentan a partir de que inicia el proceso de
desarrollo durante la pubertad.
Los cambios que presentan los adolescentes siempre son
los mismos aunque, las diferencias que se presentan estan
determinadas por factores hereditarios, ambientales,
psicológicos, sociales y alimentarios entre otros.
Los cambios fisiológicos son aquellos que se determinan
por el aumento en los niveles de secreciones de la glándula
hipófisis, escargada de regular la producción de hormonas;
testosterona en los hombres, y en las mujeres estrógenos y
progesterona; quienes se encargaran de la producción de
espermatozoides y óvulos respectivamente
Existen dos procesos que presentan los adolescentes y
que nos indican que se ha alcanzado la madurez sexual:
por un lado la menstruación y por otro la presencia de las
primeras eyaculaciones, sobre todo durante las noches.
Durante esta etapa se manifiestan sentimientos opuestos:
es decir; quiere ser independiente, valerse por sí mismo, y
de manera inconsciente le asusta la idea de serlo; quiere
llamar la atención, y al mismo tiempo le apena que lo esten
observando.
A menudo, se puede tener temor de fracasar y quedar mal
con los demás, hacer el ridículo, a que se burlen o a ser
despreciado. Uno de los cambios más importantes que se
dan durante la adolescencia es el desarrollo de la seguridad
personal.
La mayoría de las transformaciones emocionales que
experimentan, estan relacionadas con los cambios físicos;
para los hombres, el desarrollo temprano es una ventaja;
ya que les proporciona superioridad entre sus amigos,
esto les permite experimentar cierta seguridad.
Dicha situación les dá la oportunidad de ser candidato
para las actividades deportivas, y les permite obtener
popularidad y prestigio entre los demás compañeros de su
edad y la preferencia por el sexo opuesto.
En cambio para las mujeres el desarrollo a temprana
edad en algunas ocasiones puede ser un problema, pues a
algunas chicas, les da pena e intentan ocultar el desarrollo
de los senos y temen que los demás se den cuenta que
están menstruando.
En ocasiones no existe equivalencia entre el cambio físico
y las actitudes que demuestran: puede ser que su
comportamiento siga siendo infantil mientras su cuerpo ya
haya alcanzado su madurez.
Durante el proceso de afirmar su identidad sexual, el y
la adolescente vuelca sobre sí los sentimientos de amor,
vive una sobrevaloración de su persona, desarrolla una
extraordinaria sensibilidad y se aleja de quienes le rodean.
A través de la interrelación diaria, iniciará la exploración
del sexo opuesto y gradualmente desarrollará su capacidad
de amar de manera completa, además de que la posibilidad
de tener relaciones sexuales puede dar mayor profundidad a
la relación con su pareja.
Hemos mencionado que los cambios físicos y
emocionales generan en los y las adolescentes nuevas
necesidades de afecto. Por lo que comienza un proceso de
separación de las personas que han ocupado el centro de su
afecto, sus padres.
Esta nueva condición despierta en el y la adolescente la
necesidad de contar con una persona con quien pueda
manifestar su feminidad o masculinidad.
En este momento el y la adolescente se da cuenta que el
estar cerca de una persona que le agrada, le sonroja y con
seguridad tartamuderá al hablarle, es decir le provocará
experimentar nuevas sensaciones; pero se sentirá bien
cuando dicha persona se fije en él o ella, y se dé cuenta del
esmero en su arreglo personal con la finalidad de agradarle.
Durante la adolescencia se establecen las primeras
relaciones afectivas que pueden ser puramente físicas,
afectivas, aunque lo más común es que busquen relaciones
físico-afectivas que conjugen ambos componentes.
Existen ciertos tipos de relaciones que establecen los
adolescentes, mediante las cuales eligen a las personas con
las que quieren compartir sus experiencias de amistad,
compañerismo, y de pareja.
La amistad es el afecto personal que se caracteriza por su
pureza y por su desinterés, es un afecto recíproco, y nace y
se fortalece con el trato.
El compañerismo es una relación en la cual basta con
que dos personas esten juntas y se acompañen, sólo se
requiere de compartir el tiempo y la presencia.
El noviazgo constituye una forma de vivir con mayor
realización la necesidad de estar cerca de esa persona, a
través de el nos acercamos a la persona del otro sexo para
conocer como es, como piensa, como siente, además de
experimentar por medio de las caricias el contacto físico
que permite vivir sensaciones placenteras.
Durante esta etapa algunos adolescentes deciden iniciar
su actividad sexual lo que implica riesgos para su salud,
sobre todo si dichas experiencias se realizan sin cuidados
especiales, lo que incrementa las posibilidades de contraer
enfermedades de transmisión sexual o de enfrentar un
embarazo prematuro.
Una de las principales causas por las que los jóvenes
toman estas desiciones es la desinformación que traerá
como consecuancia un sin número de problemáticas que
afectarán de manera radical la vida normal del adolescente,
ya que no sólo afectan la vida económica y social del
adolescente, la consecuencia más grave es el factor
psicológico que es determinante al enfrentar estas
situaciones.
Descargar

Presentación de PowerPoint