Entrenamiento de
Guía Mayor Máster
Desarrollo de la Fe en el
Crecimiento del Conquistador
Desarrollo de la Fe en el
Crecimiento del Conquistador
 Desarrollo de Nuevas Destrezas
A.
Administración y Relaciones Humanas

Desarrollo de la Fe en el Crecimiento del
Conquistador
Cómo la Juventud Desarrolla
la Fe
o
o
o
Formar la fe es la tarea de desarrollar la fe
de uno mismo.
Esta presentación enfoca en la secuencia
y las tareas del crecimiento a lo que los
Conquistadores adquieren su fe personal.
Ahora se va a describir las etapas de la fe
a lo que se desarrolla en el niño,
adolescente y en el adulto.
Asociación
Asociación
o
o
o
El intento de un niño de identificar y
mantener los valores y la fe de personas
importantes en su vida.
A medida que maduran los
Conquistadores, la mayoría querrá
asociarse a sí mismo con la tradición de fe
que ha sido practicado en su casa y en su
iglesia.
Los padres exhiben la fe y los valores y
los hijos tienden a identificarse con ellos.
Personalizar
Personalizar
o
o
o
Es el intento de un joven poseer su propia
fe en conjunto con la fe que lo ha rodeado
durante sus años formativos.
Para algunos, esto marca aislamiento,
hostilidad, rebelión y crecimiento
esporádico. Para otros, es calmado,
razonado y cauteloso.
La personalidad, el entorno y el estilo de
crianza son los factores más
determinativos en cómo toma lugar el
personalizar.
Intregración
Intregración
o
o
Es el intento del adulto a edificar la fe ya
personalizada sobre la fe heredada de la
niñez.
La señal más segura de la madurez es
cuando mide su crecimiento personal no
por cuán diferente es de la fe que heredó
de sus padres, sino por cuán bien su
crecimiento se construye sobre las bases
arraigadas en los años de su niñez.
Formar la Fe
Formar la Fe
o
o
o
Se refiere particularmente al proceso
durante la adolescencia y juventud
cuando la mayoría de las personas están
activamente involucrados en el deber de
dar forma y sustancia a su propia fe
personal.
Hay 7 tareas identificadas que se llaman
«Tareas de Formar la Fe».
Estas tareas no describen niveles de
madurez, sino el trabajo que uno debe
hacer para desarrollar la fe personal.
Tareas que Forman la Fe
Tareas que Forman la Fe
o
o
o
La mayoría de los adolescentes harán las
tareas en secuencia.
Sin embargo, una vez que hayan
completado una tarea, regresarán a la
tarea muchas veces más a medida que
desarrollen y maduren en su fe.
En verdad, estas tareas son una parte
continua del crecimiento, y aunque el dar
forma a la fe perderá mucho de su
intensidad, muchos adultos hacen estas
tareas a través de sus vidas.
Experimentar
Experimentar
o
o
o
o
Los jóvenes frecuentemente se llenan con
sentimientos religiosos intensos.
Las emociones espirituales pueden ser
esporádicas, espontáneas y superficiales. Son la
fuerza detrás del desarrollo de la fe en ellos.
Es importante reconocer que el proveer una
reserva continua de sentimientos espirituales es
un aspecto integral de todo el proceso de formar
la fe.
Las experiencias religiosas pueden ocurrir en la
adoración, en campamentos, en salidas, mientras
se sirve a otros, mientras se canta, a través de
compartir o en tiempos de tranquilidad y reposo.
Categorizar
Categorizar
o
o
o
Categorizar y consolidar las experiencias
religiosas.
Una de las tareas de la adolescencia es hacer
un sentido entendible de estos fragmentos
al unirlos juntos. Las categorías usadas por
los jóvenes en la adolescencia temprana son
frecuentemente simples.
Cualquier esfuerzo para consolidar las
emociones, aclarar los valores, formar una
memoria coherente, o dar forma a una
actitud es un esfuerzo para categorizar una
experiencia.
Escoger
Escoger
o
o
o
o
Decidir qué es verdad e importante.
La selección es un resultado natural de la
categorización. Después de que se
entiende una nueva idea o experiencia, el
adolescente escoge, o la cree.
En el desarrollo de la fe, el escoger es el
tiempo cuando un joven decide lo que es
verdad para él o ella.
Aunque el joven no haya invertido a sí
mismo en esta nueva idea o verdad.
Reclamar
Reclamar
o
o
o
Reclamar pasa cuando un joven decide a
qué o a quién será fiel.
Reclamar es un compromiso de uno
mismo a las elecciones de uno. Con un
adolescente, reclamar, categorizar y
experimentar continúan, aun después de
que la fe ha sido reclamada.
A veces, cuando un joven se compromete
en el reclamo, tiene un sentimiento de
que «ha llegado»; es demasiado seguro de
sí mismo y, por lo tanto, cerrado.
Profundización
Profundización
o
o
o
El hecho de crecer en la fe – profundizar su
convicción y entendimiento.
Frecuentemente un adolescente no avanzará en
esta área hasta que un poco de tiempo haya
intervenido desde el primer acto de
reclamación. Cuando alguna de las novedades
de compromiso se hayan dispersado y se
levanten nuevas preguntas, profundizar es la
tarea que enfrenta a la persona.
A veces, el profundizar se llama la duda
sincera, aunque otros pueden convertirla en
duda con culpa.
Separar
o
o
o
Esta tarea es poner a un lado compromisos por
un tiempo; darse espacio para reflexionar y
consolidar; a veces rebelión.
Si un adolescente ha completado las primeras
cinco tareas, lo más probable es que se
necesitará espacio durante los años después de
la secundaria para que la fe se establezca y se
instale.
En vez de estar sorprendido o molesto por esta
separación, o nombrarla como apatía, o
cuestionar la actividad religiosa expresada en el
pasado, uno necesita reconocerla como una
tarea legítima de la fe.
Responder
Responder
o
o
o
Es ganar un sentido del llamamiento a la
vida de una persona; descubrir su propósito.
Esta tarea es donde la misión de uno se
considera. Lo que informa esta decisión es
haber completado exitosamente las tareas
previas de formar la fe.
Estas preguntas se consideran: «¿Dónde está
mi llamamiento en la vida? ¿Qué tengo para
dar? ¿Qué puedo ofrecer a otros y a Dios?
¿Qué papel especial hay para mí?»
Estar Listo
Estar Listo
o
o
o
Este es el próximo nivel de crecimiento o
madurez a lo que una persona es receptiva.
Algunos jóvenes nunca se avanzarán más que
la tarea de experimentar, ni muy profundo en la
tarea de experimentar. Simplemente no han
madurado lo suficiente donde formar la fe es
una prioridad personal.
Esta situación no es inusual entre la juventud y
hay que aceptar esto. Estos jóvenes necesitan
esperar hasta ser adultos jóvenes antes de que
puedan empezar a completar las tareas de
formar su fe.
Edades del Desarrollo de la Fe
Edades del Desarrollo de la Fe
o
Ahora se verá un poco más
profundamente a las etapas que
animan el crecimiento y que es la
matriz de la madurez humana:
preparación individual.
Años Infantiles
Años Infantiles
o
o
Años pre-escolares y de la escuela
primaria.
Tiempo de descubrimiento y asociar los
valores, las creencia y la fe de los padres
(y la iglesia).
Niñez Tardía y Preadolescencia
Niñez Tardía y Pre-adolescencia
o
o
o
o
Escuela intermedia.
Vivir con la tensión de tomar el primer paso
más allá que la propensión cultural o
familiar, acompañado por los deseos más
intensos de asociarse con esa propensión.
Empieza la identidad; la voluntad, de
afirmar la persona de uno mismo en las
etapas iniciales.
Frecuentemente el joven formalmente se
asocia con la fe como «una decisión
personal» (bautismo).
Adolescencia Mediana
Adolescencia Mediana
o
o
o
o
o
o
Escuela secundaria.
Incremento en la tensión entre la fe
personalizada y la heredada.
Menos influencia de fe de los padres, más
influencia aceptada de otros adultos y
compañeros.
Afirmación de la individualidad y la identidad;
cruzando límites.
Muchas veces un tiempo de ser auténtico a la fe
escogida por uno mismo.
El interés en la fe puede variar de esporádico a
latente a intenso durante algunos años.
Adolescencia Tardía
Adolescencia Tardía
o
o
o
o
o
Después de la escuela secundaria, durante la
universidad, empezando una carrera.
Intento de no ser tan tradicional; experimentar
ideas nuevas de fe; inquietud.
Formular las direcciones más importantes de la
vida entre el crecimiento esporádico y
turbulento.
Rebelión contra la influencia paternal y la
separación de la propia herencia de uno.
De acuerdo con la independencia nueva de ser
adulto; reconocimiento de la ineptitud de
formar la propia fe de uno.
Veintes y Treintas
Veintes y Treintas
o
o
o
Matrimonio, hijos, establecer una vocación.
Formular metas idealistas y sueños para la vida
a mediado de los veinte, refinar esas metas de
la vida a proporciones más realistas a mediado
de los treinta.
Integrar la fe heredada con la fe personalizada;
teniendo niños y convirtiéndose en un
contribuidor personal a la sociedad
frecuentemente apresura la integración, la
pregunta que los nuevos padres se hacen es
«¿Qué hay de mi pasado que quiero y que no
quiero que mi hijo experimente?»
Treintas a Sesentas
Treintas a Sesentas
o
o
Vivir la reconciliación entre la fe
personalizada y la fe heredada.
Maduración gradual y estable;
períodos de estancamiento y
también de cambio y análisis.
Ancianos
Ancianos
o
o
o
Entendimiento amplio y aprecio de
la vida y la fe; sabiduría asegurada
de las experiencias de la vida.
Habilidad de enfrentar a la muerte y
las consecuencias de la vida con más
seguridad y menos temor.
Habilidad de ganar una mayor
perspectiva que la integración de la
fe personal.
Responsabilidades Adultas Experimentar
o
o
o
o
o
o
Tratar de proveer expresiones de
sentimientos.
Animar los sentimientos que guían a algo
más allá.
Permitir a la juventud expresarse
abiertamente.
Proveer ricas experiencias sentimentales.
Modelar con sus propios sentimientos.
Nunca se deje detener con los sentimientos.
Cuando el adolescente esté listo, animarle a
seguir a la siguiente tarea.
Responsabilidades Adultas Categorizar
o
o
o
o
o
o
Hacer estudios conceptuales sobre ideas
cristianas.
No hacer el trabajo por los jóvenes, proveer
algunos consejos.
Ser una persona en la cual se puede confiar.
Nunca ridiculizar las ideas, no importe cuán
absurdas parezcan.
Ser aceptable; no tomar todo tan seriamente.
Ser afirmativo; también proveer
retroalimentación; no se necesita estar de
acuerdo deshonestamente con cada cosa.
Responsabilidades Adultas Escoger
o
o
o
o
Animar a los jóvenes a pensar.
¡Desafiarlos!
Modelar sus propios valores y decisiones.
Enfocar las discusiones sobre creencias
que puedan ser valoradas.
Enseñar a la juventud como dudar
creativamente; ellos llegarán a las más
auténticas creencias.
Responsabilidades Adultas Reclamar
o
o
o
o
o
o
Planear muchas invitaciones a compromisos
variados.
Hablar con los jóvenes individualmente e
íntimamente acerca de sus propias decisiones de
reclamo.
Planear tiempo apropiado para celebraciones
cuando ocurra esta etapa.
Asegurarse de proveer apoyo después de un
reclamo.
No tratar el reclamo con un final en sí mismo, sino
como un paso adelante en el proceso de la vida
Desarrollar la mente abierta en la juventud.
Responsabilidades Adultas Profundización
o
o
o
o
o
Para los jóvenes que están listos, proveer
estímulo apropiado intelectual.
No tener expectativas granes en este punto.
No presionar mucho después de una
conversación. Permitir que algunos se
acostumbren.
Compartir la profundidad de su misma fe,
inquietudes y crecimiento.
Ser una persona capaz y ayudadora. Hay que
motivar a los jóvenes con la oración y el apoyo.
Responsabilidades Adultas Separar
o
o
o
o
o
No desanimarse o preocuparse
innecesariamente se separación ocurre.
Se debe expresar reacciones honestas, pero dar
libertad y espacio a los jóvenes «separados».
No dejar que esto corte las relaciones. La
comunicación abierta y confiada es el testigo
más grande. ¡Hay que mantenerse en contacto!
Ayudar a los padres y a otros afectados a ver la
naturaleza de este paso.
Celebrar el nuevo crecimiento mientras ocurre.
Responsabilidades Adultas Responder
o
o
o
o
o
Animar a responder cuando la persona esté
lista. Iniciar solamente con gran sensibilidad.
Considerar los llamados como «vistazos» y
«visiones» en vez de hechos o certeza.
Estudiar los talentos, orar y meditar con la
juventud.
Siempre afirmar y elevar las habilidades, dones
y talentos de las personas.
Proveer oportunidades para que la juventud
desarrolle el potencial y los talentos que Dios
les ha dado.
Nuestro Deber
o
Nuestro deber en el ministerio juvenil es
ayudar a los jóvenes visualizar la fe como
una jornada de crecimiento y maduración
por toda la vida. Esta es una tarea difícil
porque los jóvenes están al principio de la
jornada. De su punto de vista, no parece
como una jornada. En demasiadas iglesias
se comunica que la fe es una decisión que
se hace una vez en la vida completada por
el bautismo. Todas iglesias de diferentes
denominaciones son culpables de esto.
Nuestro Deber
o
Hay que ser sensible a la
preparación diferente de cada joven.
No se puede personalizar todo para
cada individual, pero tampoco se
puede aglomerar toda la juventud y
tratarlos idénticos. Las necesidades
de fe de cada joven variará bastante.
Descargar

Desarrollo de la Fe en el Crecimiento del Conquistador