Auto Determinación:
• Necesidad de experimentar
decisión y control en lo que
hacemos y en las razones por
las que lo hacemos.
• Deseo de que nuestros propias aspiraciones, y no
las recompensas o presiones externas, determinen
nuestros actos.
Auto Determinación:
• La
gente
lucha
comportamiento;
por
controlar
su
propio
• Lucha en contra de las presiones de los controles
externos, como las reglas, los horarios, las fechas
límite, las órdenes y los límites impuestos por los
demás,
• En ocasiones, incluso se rechaza la ayuda, de manera
que el individuo continúe teniendo el mando.
Homeostasis Cognitiva:
Así como ¨La necesidad es la madre de la invención” la duda es
el motor de la búsqueda de información. Observemos las
siguientes imágenes que ilustran el equilibro y desequilibrio al que
hace referencia Piaget:
Eficacia y Motivación:
• Una mayor eficacia produce mayores esfuerzos y persistencia
ante las recaídas.
• La auto eficacia también afecta la motivación a través del
establecimiento de metas.
• Si tenemos un alto sentido de eficacia en cierta área
estableceremos metas elevadas, experimentaremos menor
temor al fracaso y encontraremos nuevas estrategias cuando las
anteriores fallen.
• Sí nuestro sentido de eficacia es bajo, evitaremos una tarea por
completo o nos daremos por vencidos cuando surjan problemas.
La auto eficacia y las atribuciones se
influyen mutuamente.
El hecho de que el éxito se atribuya a
causas internas o controlables, como
las habilidades o el esfuerzo, aumenta
la auto eficacia.
• Sí el éxito se atribuye a la suerte o a la intervención de los
demás, entonces es poco probable que la auto eficacia se
fortalezca.
• Además la eficacia también afecta las atribuciones.
• Las personas que tienen una auto eficacia elevada para una
tarea específica (soy bueno en matemáticas”) suelen atribuir
sus fracasos a la falta de esfuerzo (debí haber verificado mi
trabajo dos veces”)
• La gente que tiene una auto eficacia baja (soy muy malo para
las matemáticas”) tiende a atribuir sus fracasos a la falta de
habilidad (“soy un poco tonto”).
• Entonces, el hecho de tener una auto eficacia elevada para
cierta tarea fomenta atribuciones controlables y, a la vez, las
atribuciones controlables incrementan la auto eficacia.
• Un sentido de auto eficacia elevada fomenta la motivación.
• Los niños y los adultos que son optimistas acerca del
futuro, que creen que pueden ser eficaces y que tienen
altas expectativas son más sanos mental y físicamente,
están menos deprimidos y tienen mayor motivación hacia el
logro.
• El desempeño en la escuela mejora sí la auto eficacia
aumenta.
• Cuando los estudiantes: adoptan metas a corto plazo, de
manera que resulte más sencillo juzgar el progreso; y se
les enseña a utilizar estrategias específicas de aprendizaje.
Un elefante muy grande y fuerte está sujeto de un
pequeño poste. En una ocasión se le preguntó al
dueño del circo cómo es que este elefante siendo tan
grande y fuerte no se ha logrado zafar del poste que
lo tiene sostenido. El cirquero expresa que aquel
elefante llegó al circo cando muy pequeño y ése es el
poste al cual se le ató.
En un principio, el pequeño elefante intentó zafarse,
jaló con todas sus fuerzas pero el poste se mantuvo.
Con el tiempo el pequeño elefante dejó de intentarlo
y se convenció poco a poco de que no podría
soltarse.
Ahora que es grande no ha intentado jamás de
liberarse. Si lo hiciera, se soltaría con facilidad, pero
esto no es peligro, pues el elefante sigue creyendo
que no puede hacerlo.
Valía Personal:
¿Cuál es la relación entre las atribuciones del éxito
y del fracaso, y las creencias sobre las habilidades,
la auto eficacia y la valía personal? Algunos
teóricos sugieren que tales factores vienen juntos
en tres tipos de conjuntos motivacionales:
Orientación Hacia el Dominio, Evitación del
Fracaso y Aceptación del Fracaso.
Los Estudiantes Orientados Hacía el Dominio
Suelen valorar los logros y a considerar las
habilidades como mejorables (perspectiva creciente)
por lo que se enfocan en metas de dominio para
aumentar sus habilidades y sus capacidades. No
temen al fracaso, porque éste no amenaza sus
sentimientos de competencia ni su valía personal, lo
cual les permite establecer metas moderadamente
difíciles, tomar riesgos y enfrentar el fracaso de
manera constructiva.
Por lo general, atribuyen el éxito a su propio esfuerzo, y por
lo tanto toman la responsabilidad por aprender y tienen una
percepción elevada de la auto-eficacia. Muestran un mejor
desempeño en situaciones competitivas, aprended rápido,
tienen mayor confianza en sí mismos y energía, están más
activos, reciben con beneplácito la retroalimentación concreta
(ésta no los amenaza) y están dispuestos a aprender “las
reglas del juego”, para que logren tener éxito. Todos estos
factores favorecen un aprendizaje persistente y exitoso.
Los Estudiantes Que Evitan el Fracaso
Tienden a seguir una perspectiva de las habilidades como
entidad, por lo que se establecen metas de rendimiento.
Carecen de un fuerte sentido de competencia y valía
personales independientes de su desempeño, es decir, sólo se
sienten tan inteligentes como la calificación de su último
examen, de manera que nunca desarrollan un sentido de autoeficacia sólido. Para sentirse competentes, deben protegerse a
si mismos (y a su auto imagen) del fracaso. Si en general han
sido exitosos, quizá eviten el fracaso, tomando pocos riesgos y
“aferrándose a lo que saben”.
Sí, por otro lado, han experimentado cierto éxito, aunque
también un poco el fracaso, podrían adoptar estrategias
contraproducentes
–como
esfuerzos
débiles,
el
establecimiento de metas demasiado bajas o ridículamente
elevadas. O, asegurar que no les importa el resultado.
Justo antes de un examen, el estudiante diría “no estudié en
absoluto! o “sólo quiero pasar el examen.” Entones cualquier
calificación aprobatoria será un éxito. La desidia constituye
otra estrategia auto protectora. Las bajas calificaciones no
implican una baja habilidad, sí el estudiante afirma “me fue
bien, considerando que no inicié mi trabajo final sino hasta
ayer en la noche.”
Algunas evidencias sugieren que culpar a la ansiedad por el
bajo rendimiento en un examen también funciona como
estrategia de autoprotección.
Estudiantes que Aceptan el Fracaso.
Sí por desgracia las estrategias para evitar el fracaso
repetidamente conducen al mismo fracaso que los
estudiantes tratan de evitar. Sí los fracasos continúan y las
excusas se desgastan, probablemente los estudiantes
decidan finalmente que son incompetentes.
Entonces, su valía personal y su auto-eficacia se deterioran:
se dan por vencidos y se convierten en Estudiantes que
Aceptan el Fracaso.
Se convencen de que sus problemas se deben a sus escasas
habilidades. Como vimos en el ejemplo del pequeño elefante,
los estudiantes que atribuyen el fracaso a una habilidad baja,
que consideran que la habilidad es fija, son proclives a
deprimirse, a volverse apáticos y desesperanzados.
Descargar

Motivacion autodeterminacion