La locura es hacer
una y otra vez lo mismo
pensando que se obtendrán
resultados distintos
TOM RUSSELL
Seminario Internacional
Formación Inicial de Profesores
MINEDUC
26 agosto 2014
• Nada es más difícil de cambiar
que la formación de los
profesores y no hay nada más
importante.
• Cambiar cómo enseñamos es
difícil y desafiante.
• Esto porque es algo incómodo e
impredecible.
¿Qué opinan de este comentario?
• “He sentido miedo, nerviosismo e
inseguridad cuando quiero realizar clases
más innovadoras cuando los estudiantes
están acostumbrados a estar en clases
pasivas (sólo escuchando y tomando
apuntes)”.
Tres preguntas que pueden ayudarnos
a escuchar a nuestros estudiantes
• 1. ¿Cómo la teoría que se aprende en los cursos puede
ayudarte en tu práctica docente?
• 2. ¿Cómo se conecta tu experiencia de enseñanza a la
teoría que se aprende en las clases?
• 3. Tus profesores de los cursos en la Universidad ¿te
preguntan lo que estás aprendiendo después de que
enseñas en una escuela?
• Hemos aprendido a enseñar mirando a
nuestros profesores por años, desde la
enseñanza básica, pasando por la
enseñanza media hasta la Universidad.
Tenemos hábitos que son similares a
aquellos que nos enseñaron. Cambiar
dichos hábitos es muy difícil.
Los nuevos profesores tienen los hábitos de
un profesor.
Necesitan aprender a pensar cómo
profesores, sin embargo, ellos se encuentran
regularmente con personas que no han
analizado su propia forma de pensar como
profesores.
• Los nuevos profesores tienen altas
espectativas sobre la enseñanza, esperando
ser enseñados en nuevas y exitantes maneras.
Ellos quieren ver cómo enseñar, no que les
cuenten cómo hacerlo. Ellos reconocen
inmediatamente cuando aparecen
contradicciones entre lo que dice y hace quien
les enseña. (“padre Gatica”)
• La teoría hace poco sentido sin experiencia. Por
décadas hemos empezado con teoría,
asumiendo que la teoría podría influenciar en
cómo los estudiantes enseñan. Este es
probablemente el más importante error en los
programas de formación de profesores. Nuestros
programas deben terminar con Teoría,
relacionándola con la experiencia vivida en la
práctica por los estudiantes.
• Los estudiantes tienen hábitos de un
profesor, pero ellos no saben cómo pensar
como un profesor. Ellos necesitan
experiencias de enseñanza para aprender a
pensar como profesor. Ellos no pueden
aprender a pensar como profesores
mientras se les obliga a pensar como
estudiantes en sus clases en la universidad.
• Los estudiantes quieren aprender la
enseñanza a través de la experiencia, Las
Facultades necesitan proveer una enseñanza
de alto nivel, Y las facultades deben explicar
cómo ellas están pensando como profesores
de las más diversas maneras. Es un gran error
ofrecerles solo palabras respecto de cómo
enseñar, contradiciendo como enseñamos.
• Las Facultades necesitan escuchar
sobre el aprendizaje de sus
estudiantes no sólo en los
diferentes cursos sino que también
de lo que aprenden en la práctica.
• Las Facultades necesitan entender
que el aprendizaje desde la
experiencia (en la práctica) es
diferente del aprendizaje en los
cursos.
• Las Facultades tienen hábitos que son muy difíciles de
cambiar. Las facultades necesitan trabajar en
pequeños grupos que se apoyen para decidir qué paso
es el que deben dar primero para cambiar.
• Escuchar las experiencias de los estudiantes respecto
de su trayecto formativo y de sus prácticas es un buen
comienzo.
• Desarrollar maneras de modelar el compromiso con la
enseñanza también es importante.
• Si queremos que nuestros
programas formen de manera
diferente, necesariamente debemos
cambiar COMO ENSEÑAMOS en
nuestros programas.
• Si Ud quiere formar de manera
diferente a los profesores,
entonces, ud. debe cambiar la
forma de enseñar a los futuros
profesores.
• Necesitamos cambiar no sólo
nuestras habituales formas de
pensar, sino que también nuestras
formas habituales de actuar.
• En lugar de invitar a los
estudiantes a reflexionar,
necesitamos modelar y
explicar nuestra propia
práctica reflexiva.
• Si Ud. quiere formar de manera
diferente a los profesores,
entonces ud. debe cambiar la
relación existente entre la
Universidad y la escuela donde sus
estudiantes van a la práctica.
• A mi me ha servido mucho preguntarle
a los estudiantes, ¿qué sé hoy que no
sabía ayer? Esta pregunta hace que los
estudiantes piensen en nuevas
maneras respecto de su experiencia,
particularmente de sus experiencias en
la práctica.
“Las clases universitarias son con diapositivas y
los docentes creen que realizan actividades
constructivistas porque nos envían trabajos
grupales que debemos realizar fuera del horario
de clases, esto me ha llevado a reflexionar sobre
el tema de cómo aprendo, cómo aprenden mis
compañeros y cómo creo que aprenden los
jóvenes.” (Estudiante chileno de Pedagogía)
El gran desafío
• ¿Pueden las Facultades cambiar sus
habitos en la formacion de
profesores?
• ¿Entonces por donde
comenzamos?
Descargar

Descargar presentación