San Manuel Bueno,
Mártir
Miguel de Unamuno
Miguel de Unamuno
Miguel de Unamuno y Jugo nació en Bilbao en el 1864 y murió en
Salamanca en el año 1936. Residió en su ciudad natal hasta 1880 y
allí hizo sus estudios de bachillerato. Desde entonces hasta 1884
cursó filosofía y letras en Madrid. Por último en 1891 fue nombrado
catedrático en griego por la universidad de Salamanca. Ejerció de
rector durante muchos años con interrupciones debido a
contratiempos políticos. Desde allí huyó a Francia y permaneció en
París y en Hendaya hasta 1930; fueron años de pasión política, en
que aumentó enormemente su popularidad internacional. La
República le devolvió, en 1931, su cátedra y el rectorado, en el que
permaneció, hasta el comienzo de la Guerra Civil. Poco después, el
último día del año 1936, inconforme y disidente de todos los
bandos, lleno de fe en España, murió Unamuno, dejando, un hueco
irreemplazable en la vida española.
Obras
Narrativa:
“Paz en la guerra”
“Amor y pedagogía”
“Recuerdos de niñez y mocedad”
“Niebla” (carecterizada como “Nivola” para separarla de la supuesta
forma fija de la novela)
“El espejo de la muerte”
“Abel Sánchez”
“Tulio Montalbán”
“Tres novelas ejemplares y un prólogo”
“La tía Tula”
“Teresa”
“Cómo se hace una novela”
“San Manuel Bueno, mártir” y “Don Sandalio, jugador de ajedrez”
Filosofía:
“Del sentimiento trágico de la vida”
“La agonía del critianismo”
Poesía:
“Poesías”
“Rosario de Sonetos líricos”
“El Cristo de Velázquez”
“Andanzas y visiones españolas”
“Rimas de dentro”
“Teresa. Rimas de un poeta desconocido”
“De Fuerteaventura a París”
“Romancero del destierro”
“Cancionero”
Puramente filosóficas
Teatro:
“La esfinge”
“La venda”
“El otro”
“Fedra”
“Medea”
La Generación del 98
Rasgos de la Generación del 98 a la cual pertenece
Unamuno:
Búsqueda de una lengua sencilla: antirretoricismo
Renovación de la técnica de la novela
Predilección por el ensayo
Tema de España
Reflejo subjetivo del paisaje castellano
Búsqueda de los valores intrínsecos de la historia
Problemas existenciales: angustia vital
San Manuel Bueno, mártir
Resumen del contenido:
Ángela Carballino cuenta la historia del cura de su pueblo,
(Valverde de Lucerna), Don Manuel. Diversas situaciones le
muestran al lector sus dotes a la hora de ayudar a la gente (sobre
todo a los más desgraciados), como aparece en la novela, para
ayudarles a “bien morir”, lo que le permite ser considerado santo.
Sin embargo, a la narradora, hay algo que no le acaba de encajar
con respecto al padre, misterio que se desvela más adentrados en
la obra.
Un día, regresa al pueblo el hermano de Ángela, Lázaro,
presentado inicialmente como anticlerical. En un principio, siente
ante Don Manuel un sentimiento de rechazo, pero según se avanza
en la lectura se contempla la gran admiración que Lázaro le tiene.
Es precisamente, al hermano de Ángela a quién le desvela su
secreto: no tiene fe, no cree en Dios, ni en la resurrección. Finge
creer ante sus fieles para mantener en ellos la paz que provoca
creer en la otra vida, esa esperanza de la que él carece.
Lázaro le confía el secreto a Ángela, después de ser
convencido por don Manuel, abandona sus principios
anticlericales y colabora en la misión del cura. Así pasa el
tiempo hasta que muere don Manuel, considerado un santo por
todos, y sin que nadie, exceptuando a Lázaro y a Ángela, se
introdujesen en su última tortura.
Más tarde muere Lázaro, y ante la soledad, Ángela,
reflexiona a cerca de temas como la salvación de los seres
queridos (Lázaro y San Manuel).
Personajes
San Manuel Bueno, mártir: Sin duda es un personaje fundamental para
la obra. Su denominación lo dice todo de él. San, hace referencia
al concepto que la gente le tenía de santo. Bueno, numerosos
hechos narrados en la novela afirman este apellido. Mártir, debido
a su gran cantidad de trabajos realizados por ayudar a otras
personas.
Don ManuelValverde
DiosCreyentes
Lázaro: Al principio se presenta como anticlerical, preocupado por los
problemas sociales, amante del mundo urbano... Según va
avanzando la obra, se define como religioso, amante de su villa
natal... Cambios que fueron producidos por San Manuel ya que
consiguió que cumpliese todas las prácticas de la vida religiosa. Es
a este personaje al que el párroco confiesa su secreto.
Ángela: Emisora del mensaje de Unamuno. De los personajes
principales, es la que continúa en la aldea una vez muertos San
Manuel y su hermano Lázaro, de hecho debe ser la que continúe y
extienda su vivencia al lado de un Santo.
Personajes secundarios más importantes:
Simona: Es la madre de Ángela. Al comienzo de la novela aparece en
varias ocasiones, mas, cuando nos encontramos aproximadamente
por la mitad de la obra, este personaje muere. Su última ilusión
era que Don Manuel convirtiese a Lázaro.
Blasillo: Desempeña en el contexto de la novela un papel meramente
repetitivo, su función principal es aumentar el drama de la obra.
Estructura
Estructura externa:
La obra está dividida en fragmentos. Todos son el relato de Ángela
con la excepción del último, que es como una reflexión del autor.
Estructura interna:
Podemos distinguir claramente 3 partes:
- La primera: Tienen lugar algunas noticias sobre don Manuel, que
Ángela transmite de oídas o gracias a ciertas notas de su hermano.
- La segunda: Comienza con el regreso de Ángela al pueblo, poco
tiempo después de Lázaro. Con esto, la narración nos lleva hasta el
descubrimiento del secreto del santo. Al final de esta parte muere
el sacerdote.
- La tercera: - Muerte de Lázaro y desenlace de Ángela.
- Palabras de Unamuno dónde explica como consiguió
el manuscrito de Ángela
Tiempo
La obra comienza siendo Ángela niña, conforme vamos avanzando
en la lectura, ésta, la protagonista, se va haciendo mayor, a la par
que el resto de los personajes (San Manuel, Lázaro, la madre de
Ángela…), hasta que llega el momento en el que Don Manuel
fallece y poco más tarde también lo hace Lázaro. Llegados a este
momento, la novela está a punto de marcar el fin, pero, antes,
aparece una epístola de Unamuno, dónde se hace una alusión
temporal, ya que se cuenta que la memoria ha sido escrita por
Ángela y él la narró tal cual la encontró.
NARRADOR
Unamuno para escribir este libro “confía” plenamente en Ángela,
pues es esta la narradora de la obra, de forma que aparece una
narración subjetiva ya que toda la información nos llega desde el
punto de vista de ésta. Finalmente aparece el propio Unamuno
para explicar cómo llegó el manuscrito de Ángela a sus manos.
Espacio
La obra se desarrolla principalmente en el pueblo Valverde de
Lucerna, población que existió hace muchos años en el lugar que
ocupa actualmente el lago de Sanabria. Unamuno con los
elementos paisajísticos que cita en el libro, nos conduce a una
reflexión, debido a las metáforas que los acompañan. Por
ejemplo: con la misma leyenda de este pueblo busca una doble
intención, por una parte el pueblo recuerda a los muertos y por
otra, el azul del lago al cielo y a los ojos del cura. La montaña
simboliza la fe y la nieve blanca simboliza la vida eterna.
Lenguaje
El lenguaje empleado por Unamuno es en general sencillo,
pero como en muchas otras obras, está adaptado a cada
personaje, es decir, Ángela, al ser de pueblo y a pesar de la
educación recibida, utiliza un lenguaje más coloquial, de hecho,
en sus intervenciones aparecen algunos casos de leísmo, lo cual
ejemplifica el carácter popular. Lo contrario sucede con don
Manuel, que utiliza un lenguaje mucho más cuidado, pero, como es
normal, al dirigirse al pueblo no lo pone en práctica. San Manuel
como párroco y a su vez como muestra de su lenguaje cuidado,
pronuncia diversas alusiones bíblicas.
Por otra parte, podemos destacar la gran abundancia de
diálogos presentes a lo largo de la obra, si por el contrario se
careciese de ellos la novela perdería mucho sentimiento. De
hecho, en los diálogos encontramos las ideas principales que nos
sirven de llave a la hora de entender el significado de la novela, ya
que, la mayor parte de ellos se producen entre don Manuel, Ángela
y Lázaro.
Significado de la obra
- La novela gira en torno a las ideas de la inmortalidad y la fe.
- Plasma la idea de que las religiones no han de ser buenas ni malas,
solo “consoladoras”.
-- La religión tiene que eliminar o calmar el dolor existencial del
pueblo.
- Aparece también el problema de la salvación.
Descargar

San Manuel Bueno, Mártir