Presentado por: Ángela María
Larrañaga.
Jazmín Cantuca.
Grado: 9-7 Periodo II
Para el profesor: Felipe Alvear.
Área: tecnología e informática
San Juan de Pasto.
2011
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
final
Entre esos productos se
encuentran los residuos de
combustibles fósiles que utilizan
(carbón, petróleo y gas) así como
partículas metálicas y agua de
albañal.
Mapa
conceptual
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
Los desechos industriales y los
productos de la extracción minera
y petrolera generan una gran parte
de los materiales peligrosos que
afectan el suelo.
Mapa
conceptual
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
“Pilas” sus componentes
son altamente
contaminantes y no se
degradan. La mayoría
tienen mercurio, otras
también tienen cinc,
cromo, arsénico, plomo o
cadmio. Pueden empezar a
separarse luego de 50 años
al aire libre. Pero se las
ingenian para permanecer
como agentes nocivos.
Estas se desintegran o
degradan en 1000 años
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
La “botella de vidrio” en
cualquiera de sus
formatos, es un objeto
muy resistente. Aunque es
frágil porque con una
simple caída puede
quebrarse, para los
componentes naturales del
suelo es una tarea titánica
transformarla. Formada
por arena y carbonatos de
sodio y calcio, es reciclable
en un 100%. Este material
se degrada en
aproximadamente 4000
años.
Mapa
conceptual
Mapa
conceptual
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
El “papel”, básicamente
es celulosa. Si queda
tirado sobre tierra y si
le toca un invierno
lluvioso, no tarda en
degradarse. Lo ideal es
reciclarlo para evitar
que se sigan talando
árboles para su
fabricación.
siguiente
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
Las bolsas de
plásticos, por causa
de su mínimo espesor,
pueden
transformarse más
rápido que una
botella de es e
material. Las bolsitas
en realidad, están
hechas de polietileno
de baja densidad. La
naturaleza suele
entablar una batalla
dura contra ese
elemento. Y por lo
general pierde.
Mapa
conceptual
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
Las “botellas de plástico” son
las más rebeldes a la hora de
transformarse. Al aire libre
pierden su tonicidad, se
fragmentan y se dispersan.
Enterradas duran más. La
mayoría están hechas de
PET, un material duro de
roer: los microorganismos no
tienen mecanismos para
atacarlos.
Ángela M. Larrañaga-Jazmín Cantuca
Descargar

Productos contaminantes