La novela picaresca
Se trata de un género narrativo que incluye un
grupo de obras escritas en el S. XVI (y, sobre
todo en el S. XVII).
Causas sociales de su aparición: durante el S. XVI
industria y agricultura no fueron capaces de
absorber toda la población que emigró de los
centros rurales hacia las ciudades. Esto
determinó una gran oleada de mendicidad,
delincuencia y vagabundeo.
Al margen de la individualidad propia de cada obra,
todas las novelas picarescas comparten una
serie de características comunes.
1
Características de la novela picaresca
1. El protagonista es el pícaro, procedente de
los bajos fondos que, a modo de antihéroe, es
utilizado por la literatura como contrapunto al
ideal caballeresco. Su línea de conducta está
marcada por el engaño, la astucia y la trampa
ingeniosa. Vive al margen de los códigos de
honra propios de las clases altas. Su libertad es
su gran bien pero está condicionada por su
ascendencia, que el protagonista relata al lector
para que comprenda su norma de vida,
determinada, en parte, por sus coordenadas
existenciales.
2
2. Carácter autobiográfico. Es un falso
autobiografismo en que el protagonista narra
sus propias aventuras, empezando por su
genealogía, que resulta ser lo más antagónica
a la estirpe del caballero. La forma
autobiográfica estará en función de la
orientación de crítica social que ejercerá la
novela picaresca; al proyectar el autor su
personalidad sobre un personaje ficticio, pude
exponer con mayor libertad sus propias ideas.
3. También se inscribe en el género epistolar.
En el prólogo se dice «Y pues Vuestra Merced
escribe se le escriba y relate el caso muy por
extenso».
3
4. Una doble temporalidad. El pícaro aparece
en la novela desde una doble perspectiva:
como autor y como actor. Como autor se sitúa
en un tiempo presente que mira hacia su
pasado y narra una acción, cuyo desenlace
conoce de antemano.
5. Estructura abierta. El pluralismo de
aventuras que se narran podrían continuarse;
no hay nada que lo impida, porque las
distintas aventuras no tienen entre sí más
trabazón argumental que la que da el
protagonista.
4
6. Carácter moralizante. Es un "ejemplo" de
conducta aberrante que, sistemáticamente,
resulta castigada.
7. Carácter satírico. La sátira es un elemento
constante en el relato picaresco. El protagonista
deambulará por las distintas capas sociales, a
cuyo servicio se pondrá como criado, lo que le
permitirá conocer los acontecimientos más
íntimos de sus dueños. Todo ello será narrado
por el pícaro con actitud crítica. Sus males son,
al mismo tiempo, los males de una sociedad en
la que impera la codicia y la avaricia, en
perjuicio de los menesterosos que pertenecen a
las capas más bajas de la sociedad.
5
Lazarillo de Tormes
No se conoce con certidumbre la fecha de la obra,
ni el nombre de su autor.
Las tres primeras ediciones del Lazarillo que se
conservan son de 1554, pero no se excluye que
la primera edición pudiera ser anterior.
El Lazarillo se presenta como un libro anónimo,
sin embargo, los críticos creen que entre los
posibles autores se puedan encontrar: Juan de
Valdés, su hermano Alfonso, Diego Hurtado de
Mendoza (gran señor, diplomático y culto) o el
dramaturgo Lope de Rueda.
6
Estructura narrativa
Narración lineal de los hechos. La estructura es la
siguiente:
• Prólogo
• Tratado 1º: Lázaro cuenta su vida y sus
andanzas con el ciego
• Tratado 2º: Lázaro y el clérigo
• Tratado 3º: Lázaro y el escudero
• Tratado 4º: Lázaro y el fraile de la Merced
• Tratado 5º: Lázaro y el buldero
• Tratado 6º: Lázaro y el capellán
• Tratado 7º: Lázaro y el alguacil
7
El anntihéroe
Respecto a Amadís de Gaula, paradigma de
virtudes heroicas y caballerescas, Lázaro nos
explica su vida y sus aventuras con descaro.
Lázaro es un marginal, un ejemplo a no seguir,
puesto que vive fuera del orden social
establecido.
Es la versión especular de los protagonistas de las
novelas de caballería.
8
Lenguaje y estilo
Se manifiesta el equilibrio y la proporción típicos
del Renacimiento:
• lo culto y lo doctrinal (la realidad lleva a la
reflexión)
• lo popular y lo folclórico
• el humor, lo mundano y lo religioso.
Lenguaje realista, aunque extrañan tantas
referencias cultas (típicas de un humanista) en
boca de un personaje como Lázaro.
9
Sentido de la obra
La obra permite llevar a cabo una reflexión sobre
algunos aspectos importantes:
• determinismo social
• «arrímate a los buenos, por ser uno de ellos»
• Todo lo que le sucede al niño y al adolescente lo
marcará y formarán al hombre.
Carácter satírico-moral, antinobiliario y anticlerical.
10
Prólogo
En formato epistolar, Lázaro contesta a una carta
en que «uestra Merced escribe se le escriba y
relate el caso muy por extenso, parecióme no
tomarle por el medio, sino del principio, porque
se tenga entera noticia de mi persona».
«a mí llaman Lázaro de Tormes, hijo de Tomé
González y de Antona Pérez, naturales de
Tejares, aldea de Salamanca. Mi nacimiento fue
dentro del río Tormes, por la cual causa tomé el
sobrenombre»
11
«Pues siendo yo niño de ocho años, achacaron a
mi padre ciertas sangrías mal hechas en los
costales de los que allí a moler venían, por lo
cual fue preso, y confesó y no negó, y padeció
persecución por justicia»
«Mi viuda madre, como sin marido y sin abrigo se
viese, determinó arrimarse a los buenos por ser
uno de ellos, y vínose a vivir a la ciudad»
«Ella y un hombre moreno de aquellos que las
bestias curaban vinieron en conocimiento. Éste
algunas veces se venía a nuestra casa y se iba
a la mañana»
12
«De manera que, continuando la posada y
conversación, mi madre vino a darme un negrito
muy bonito [...]. Y acuérdome que, estando el
negro de mi padrastro trebejando con el mozuelo,
como el niño vía a mi madre y a mí blancos y a él
no, huía de él, con miedo, para mi madre, y,
señalando con el dedo, decía:
-¡Madre, coco!
Respondió él riendo:
-¡Hideputa!
Yo, aunque bien mochacho, noté aquella palabra de
mi hermanico, y dije entre mí: «¡Cuántos debe de
haber en el mundo que huyen de otros porque no
se ven a sí mismos!».
13
Tratado 1º: Lázaro y el ciego
La figura del ciego deriva del folclore y de la
tradición oral hispánica.
Se puede dividir este tratado en episodios
distintos:
• división del racimo de uva entre el ciego y su
criado, Lázaro;
• el puente de Salamanca y el toro de piedra;
• el robo del vino;
• episodio de la longaniza y venganza de Lázaro
(el salto del arroyo).
14
«Salimos de Salamanca, y, llegando a la puente,
está a la entrada de ella un animal de piedra, que
casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que
llegase cerca del animal, y, allí puesto, me dijo: Lázaro, llega el oído a este toro y oirás gran ruido
dentro de él.
Yo simplemente llegué, creyendo ser así. Y como
sintió que tenía la cabeza par de la piedra, afirmó
recio la mano y diome una gran calabazada en el
diablo del toro, que más de tres días me duró el
dolor de la cornada, y díjome: -Necio, aprende,
que el mozo del ciego un punto ha de saber más
que el diablo»
15
«Para ir allá habíamos de pasar un arroyo, que con la
mucha agua iba grande. Yo le dije: -Tío, el arroyo va
muy ancho; mas si queréis, yo veo por donde
travesemos [...] sin mojarnos [...].
Parecióle buen consejo [...]. Saquéle de bajo de los
portales y llevélo derecho de un pilar o poste de
piedra que en la plaza estaba [...]. Yo le puse bien
derecho enfrente del pilar, y doy un salto y póngome
detrás del poste, como quien espera tope de toro, y
díjele: -¡Sus, saltad todo lo que podáis [...]. Aun
apenas lo había acabado de decir, cuando se
abalanza el pobre ciego [...] y da con la cabeza en
el poste [...] y cayó luego para atrás medio muerto y
hendida la cabeza».
16
Tratado 3º: Lázaro y el escudero (pp. 27-42)
El escudero representa la degradación de la
caballería. Mantiene sólo la "fachada" de noble,
pero su casa es obscura y lóbrega y en sus
bolsillos Lázaro sólo encuentra «una bolsilla de
terciopelo blanco [...] sin maldita la blanca ni
señal que la hubiese tenido mucho tiempo».
Es un personaje muy complejo: anacrónico,
ridículo, adulador de los poderosos, mal amo
que huye para abandonar a su criado en mano
de acreedores furibundos.
Es el único personaje que despierta un
sentimiento de compasión en Lázaro.
17
Descargar

La novela picaresca