La filosofía de Averroes y el averroísmo latino.
Fe y razón en Tomás de Aquino.





Movimiento filosófico aristotélico que surge en el siglo XIII en la
Universidad de París. Se distinguió por tres tesis.
Primera tesis: la eternidad del mundo. Recordemos que para
Aristóteles, Dios es el motor inmóvil que mueve eternamente un
mundo siempre existente que ni ha hecho ni conoce.
Segunda tesis: el alma individual de cada hombre no es inmortal,
sino perecedera y corruptible. Sólo es inmortal el entendimiento
agente que está presente en todos los hombres y es único y el
mismo para toda la humanidad.
Tercera tesis: la teoría de la doble verdad, en virtud de la cual un
hombre puede sostener afirmaciones contradictorias desde su
condición de filósofo o de creyente. Que el alma es inmortal y el
mundo es creado son verdades de fe. Que el alma es corruptible
y el mundo es eterno, verdades de razón. La filosofía será
siempre superior a la teología.
La teoría de la doble verdad es un intento de defender la
autonomía de la razón frente a la fe.




Aquino utiliza la teoría del conocimiento de Aristóteles para
replantear las relaciones entre la razón y la fe sobre bases
distintas a la postura de Agustín de Hipona, de carácter
platónico.
Según Aristóteles el objeto propio y adecuado de nuestro
conocimiento no son las realidades inmateriales, como en el
platonismo, sino las realidades sensibles materiales.
Doble consecuencia de la teoría aristotélica de conocimiento
para Tomás de Aquino: en primer lugar, la razón ha de partir
siempre de la experiencia: la Filosofía ha de construirse a partir
del conocimiento de las realidades sensibles. En segundo, el
conocimiento que se pueda tener de Dios por la sola razón ha de
ser imperfecto, analógico y aproximativo.
El conocimiento natural de Dios, del hombre y de la naturaleza
tiene unos límites racionales. La fe cristiana, sin embargo,
proporciona noticias, más allá de estos límites, sobre la
naturaleza de Dios y el destino del hombre.



La diferencia fundamental entre razón y fe: la primera es una facultad
natural del alma cuya función es razonar, es decir, obtener conclusiones
a partir de premisas conocidas. La fe, en sentido subjetivo, es un acto de
asentimiento a una o unas proposiciones que de suyo no son evidentes
ni tampoco demostrables: es un asentimiento que hace el entendimiento
impulsado por la voluntad y movido por la gracia.
Pero razón y fe no se contradicen, ya que ambas proceden de Dios. En
consecuencia, si la razón razona bien, no puede llegar a conclusiones
opuestas a lo aceptado por la fe. De lo anterior se deduce que la
Teología, que se basa en las verdades reveladas y la Filosofía, producto
exclusivo de la razón humana, no se identifican ni se oponen, sino que
deben estar en plena armonía.
No se identifican ya que son saberes distintos: una y otra tienen el
mismo objeto material, es decir, estudian las mismas cosas; pero se
diferencian en su objeto formal: la Filosofía considera la totalidad de lo
real por sus últimas causas naturales; la Teología considera la totalidad
de lo real desde el punto de vista divino; la Filosofía usa la luz natural de
la razón; la Teología la luz sobrenatural de la Revelación.




Hay verdades que son propias y exclusivas de la Teología puesto que no
pueden ser conocidas por la razón sino por la revelación (p.ej. El misterio de
la Trinidad). Son los artículos o misterios de fe
Hay verdades propias y exclusivas de la Filosofía porque son producto del
pensamiento racional. Son las verdades de razón.
Sin embargo, hay verdades que son comunes a la Filosofía y la Teología,
puesto que han sido reveladas a todos, pero al mismo tiempo pueden ser
establecidas por la razón (p.ej. la afirmación de que el mundo es creado y de
que el alma humana es inmortal o la de que Dios existe). Se llaman
preámbulos de fe y sólo pueden ser demostradas racionalmente por unos
pocos hombres, y no sin errores y dudas.
Aquino justifica los preámbulos de fe, aunque racionales, sean también
revelados, por dos tipos de razones: 1) circunstanciales (la mayoría de los
hombres no son filósofos ni tiene tiempo para preocuparse de esas
verdades); 2) estructurales (son convenientes por la posibilidad de errar que
se da en todo intelecto humano).



La Filosofía ayuda a la Teología de una doble manera: 1) demostrando
rigurosamente algunas de las verdades reveladas, los llamados preámbulos
de la fe (por ejemplo: la existencia de Dios o la inmortalidad del alma); 2) en
el caso de las verdades o misterios de fe (el dogma de la Trinidad, de la
Encarnación, etc.,) la Filosofía no puede demostrarlos, ya que son
suprarracionales, pero puede ayudar a la fe de una doble manera: dando
razones de congruencia, es decir, aclarando en lo posible el contenido del
misterio, y refutando las objeciones que los no creyentes hacen contra las
verdades de fe.
Pero también la Teología ayuda a la Filosofía aportando al pensamiento
filosófico nuevos conceptos como el de creación o verdades básicas en el
orden moral. También sirve como criterio extrínseco a la razón, es decir, en
caso de que la razón llegara a conclusiones incompatibles con la fe, tales
conclusiones habrán de ser necesariamente falsas y el filósofo habrá de
revisar sus razonamientos para ajustarlos a la fe.
En conclusión: plena armonía, pero la Filosofía ha de ser “sierva” de la
Teología (ancilla Theologiae)
Descargar

Santo Tomás de Aquino (2)