ELHORIZONTE Y EL CAMINO DE
SEGUIMIENTO (el Reino).
La Oración
Celebrar la Fe
La vida
Comunitaria
Comprometer la
Vida
Proyecto de Vida
Oración
Personal
Oración
Oración
Comunitaria
• “tratar de amistad con quien
sabemos nos ama”. Requiere
un tiempo concreto.
• La oración cristiana es una participación en la oración de
Cristo. “Yo os he dado el ejemplo, para que vosotros hagáis
también como yo he hecho” (Jn. 13, 15).
• El camino del seguimiento es la experiencia del Dios que nos
ama infinitamente, que nos seduce, nos acompaña, nos perdona,
nos acoge.
• Una oración encarnada e histórica, reconocer al Dios presente
en la historia.
• Este estructurar requiere formación, ir “dando forma” a
nuestra cabeza, nuestro corazón, nuestras actitudes vitales, de
acuerdo con el evangelio.
• La oración no es únicamente
una experiencia individual.
La oración es la vida del corazón nuevo. Debe animarnos en todo momento.
Nosotros, sin embargo olvidamos al que es nuestra Vida y nuestro Todo. Por
eso los Padres espirituales, en la tradición del Deuteronomio y de los profetas
insisten en la oración como un “recuerdo de Dios”, un frecuente despertar la
“memoria del corazón”: “Es necesario acordarse de Dios más a menudo que
de respirar” (San Gregorio Nacianceno, or. Theol. 1, 4). Pero no se puede
orar “en todo tiempo” si no se ora, con particular dedicación, en algunos
momentos: son los tiempos fuertes de la oración cristiana, en intensidad y en
duración. ( C.I.C 2697)
Celebrar la Fe:
 La liturgia es también participación en la oración de Cristo, dirigida al Padre en el Espíritu
Santo.
 La celebración litúrgica, así, expresa la realidad de la iglesia y la acrecienta. Por eso se dice
que es la “cumbre hacia la que tiende la acción de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente
de donde mana toda su fuerza”
La Vida Comunitaria:
 La fe en Jesús y la fe de la Iglesia es “inevitablemente” una fe comunitaria.
 Es una consecuencia directa del proyecto que Jesús nos propone.
 La vida comunitaria es caminar hacia ese proyecto de Dios y participar de la misma vida de
Dios. Una comunidad Cristiana podemos decir que es un grupo de seguidores de Jesús que
(Hechos 2, 42 – 47): Viven unidos, oran y celebran la fe juntos, viven el servicio, anuncian
y con sus obras, hacen visible el reino.
Comprometer la Vida
 (Lc 24, 46-47) La experiencia de encuentro de Jesús Resucitado convierte a sus
seguidores en testigos.
 Testigo es aquel que “ha visto y oído”, los cristianos somos testigos, ejerzamos o no este
testimonio.
 Creemos que es una Buena Noticia no solo para nosotros, sino para todos los hombres
y mujeres de nuestro tiempo y de todos los tiempos.
 Dar testimonio no es solo contar, decir con palabras que Jesús es el Señor de nuestras
vidas; sino también mostrar con nuestra vida esta experiencia de Jesús.
Evangelización:
La Solidaridad:
Es trabajar por los
valores del Evangelio,
por un mundo donde
todos los seres humanos
puedan
vivir
en
plenitud, de acuerdo al
plan de Dios.
Al final seremos
juzgados por el
amor, por lo que
hemos hecho en
favor
de
los
hermanos
que
sufren.
Vivir la Vida
Compromiso:
como
Como nos proponen los
Evangelios, implica que
toda nuestra vida la
vivamos
como
compromiso con Jesús y
su causa.
Proyecto de Vida
El proyecto de vida es la respuesta personal a la llamada que
Dios nos hace, nuestra vocación cristiana.
Tenemos que tener en cuenta
todo lo que hacemos.
No es algo que se hace de una
vez y para siempre.
Realizar discernimiento
Cristiano en la vida cotidiana.
Discernir significa separar y
para esto es necesario.
Objetivar: Analizar racionalmente
lo que vivo y cómo lo vivo.
Contrastar con la Palabra de Dios
¿Qué me dice Dios respecto a
estas situaciones?
Acrecentar la confianza en Dios.
Reconocer mis deseos y temores.
Arriesgarse a decidir desde esta
actitud de confianza y apertura.
“Ya no os digo siervos, os digo amigos” (Jn 15, 15). Los
cristianos somos los amigos de Cristo, elegidos por él (15, 16).
Toda la vida cristiana ha de entenderse como una amistad con
Jesucristo, con todo lo que ésta implica de conocimiento
personal, mutuo amor, relación íntima y asidua, colaboración,
unión inseparable, voluntad de agradarse y no ofenderse. Esa
es la amistad que nos hace hijos del Padre, y que nos comunica
el Espíritu Santo.
Tanto el Catequista de Padres
como el Catequista de Niños han
sido llamados por el Señor a
través de la Iglesia para
ser Educadores de la fe de sus
hermanos.
Características de la Espiritualidad
del Catequista:
La propia experiencia del
encuentro con Jesucristo
la acogida personal del
llamado a vivir en su seguimiento
animado por el Espíritu Santo
El cultivo de una relación de
amistad permanente con el Señor
La escucha fiel de la Palabra de Dios
que forma y transforma su propia
vida y lo
hace testigo del amor de Dios
frente a las demás personas,
especialmente sus
catequizandos.
Una apertura fiel a la comunidad de
los discípulos de Cristo que es la
Iglesia,
experimentada como la verdadera
familia de los hijos de Dios
•
•
•
•
Conciencia y participación comunitaria
Actitud de memoria agradecida
Apertura misionera
Coherencia y autenticidad para dar el
testimonio de su propia vida
• Espíritu mariano para dar cabida en su
corazón a Jesucristo y ofrecerlo como la
• Virgen María lo hizo con sus hermanos
Descargar

GINO Seguimiento