EL DUELO.
Lic. Lilia Ruiz Juárez
Centro San Camilo para la
Humanización y la Pastoral de la
Salud.
¿QUÉ ES EL DUELO?
El duelo: el estado de pensamiento, sentimiento y
actividad que se produce como consecuencia de
la pérdida de una persona amada, sea por
muerte, separación, divorcio o bien de una
oportunidad, miembro o función corporal, etc.
ETAPAS DEL DUELO
1)
2)
3)
IMPACTO: Las primeras horas o
semanas. Hay embotamiento o liberación
extrema. Se suceden los ritos.
REPLIEGUE: Varias semanas o meses y
básicamente hay depresión.
RECUPERACIÓN: De entre 6 meses y
un año. Vuelta a las funciones y
relaciones cotidianas.
Consideraciones sobre el duelo
•El duelo es una respuesta normal y
natural;
•Es una respuesta a cualquier tipo de
pérdida, no sólo a la muerte de una
persona.
•El duelo es un proceso único e irrepetible,
dinámico y cambiante y un evento
variable de persona a persona y entre
familias, culturas, sociedades; sin
embargo, produce reacciones humanas
comunes.
•Se relaciona con problemas de salud.
•El duelo es una experiencia global de la
persona.
•El duelo es un proceso y “un trabajo”, que
debe realizar el “doliente”.
•El duelo necesita siempre ayuda para
soportar el sufrimiento.
•El duelo es una experiencia ambivalente:
posibilidad y riesgo.
La respuesta individual depende de
varios factores importantes:
1. Características personales.
2. Las relaciones interpersonales.
3. Aspectos específicos de la
situación.
Manifestaciones comunes que
aparecen con el duelo
1. Sentimientos: tristeza, soledad,
añoranza, ira, culpabilidad y
autorreproche.
2. Sensaciones físicas: estómago
vacío, tirantez en tórax o
garganta, hipersensibilidad a los
ruidos, sentido de
despersonalización, sensación
de ahogo, boca seca.
3. Cogniciones o pensamientos:
Incredulidad, confusión, preocupación,
presencia del fallecido, alucinaciones
visuales y auditivas.
4. Comportamientos o conductas:
Sueño con el fallecido, trastornos del
apetito por defecto o por exceso,
conductas no meditadas y dañinas para
la persona (conducción temeraria),
retirada social, suspiros, hiperactividad
y tendencia a llorar, frecuentar los
mismos lugares del fallecido.
Duración del duelo
Duelo anticipado. Es el tiempo del
shock inicial ante el diagnóstico y la
negación de la muerte próxima, debido
a la ansiedad y el miedo.
Duelo agudo. Momentos intensos de
verdadera catástrofe psicológica.
Duelo intermedio. Es un periodo de
tormenta emocional y vivencias
contradictorias, de búsqueda,
presencias, culpas y autorreproches, en
el que se reinician las actividades
cotidianas, y comienza a percibirse,
progresivamente, la realidad de la
muerte; es también un tiempo de
soledad y aislamiento, de pensamientos
obsesivos...
Este proceso es tan penoso como
decisivo, ya que significa renunciar
definitivamente a toda esperanza de
recuperar a la persona perdida. Los
periodos de normalidad son cada vez
mayores, aunque intercalado por
momentos de intenso dolor y llanto.
Dura entre uno y dos años.
Duelo tardío. Transcurridos entre dos
y cuatro años, el doliente puede haber
establecido un modo de vida, basado en
nuevos patrones de pensamientos,
sentimientos y conductas. Y aunque
existen sentimientos, dejan a un lado su
invalidez.
Duelo latente. No se recobra la mente
pre-duelo, aunque con el paso del
tiempo se torna más suave y menos
doloroso, pero se dispara en cualquier
momento ante estímulos del recuerdo.
Los rituales o ceremonias en torno a la
muerte, sirven para:
•Preservar a los supervivientes y ayudarlos
a enfrentarse a la muerte.
•Mostrar la realidad de la pérdida y la
expresión del dolor de los familiares y
amigos, de manera pública.
•Hacer conocer la pérdida al grupo
social y permitir la expresión de
solidaridad y apoyo.
•Despedirse del muerto.
•Confirmar que el grupo sigue
viviendo, celebrando el triunfo de la
vida.
Objetivos de orientación en el
duelo
1. Estimular para decir “adiós” al
fallecido, y pugnar por lograr cierta
tranquilidad ante la nueva
situación.
2. Aceptar la realidad de la pérdida,
que es el paso más difícil.
3. Dar expresión a los sentimientos,
identificarlos y comprenderlos, para
así aceptarlos y encontrar cauces
apropiados de canalización e
integración.
4. Adaptarse a la nueva existencia sin el
ser querido.
5. Invertir la energía emotiva en nuevas
relaciones.
Cuando la elaboración del duelo se
complica
1. Muertes repentinas o
inesperadas; circunstancias
traumáticas de la muerte
(suicidio, accidente, asesinato,
asalto, etcétera).
2. Pérdidas múltiples; pérdidas
inciertas (no aparece el cadáver).
3. Muerte de un niño, adolescente,
(joven, en general).
4. Muerte tras una larga enfermedad
terminal.
5. Dolientes en edades tempranas o
tardías de la vida.
6. Doliente demasiado dependiente.
7. Historia previa de duelos difíciles;
depresiones u otras enfermedades
mentales.
8. Tener problemas económicos;
escasos recursos personales, como
trabajo, aficiones.
9. Poco apoyo socio-familiar real o
sentido; alejamiento del sistema
tradicional socio-religioso.
Duelo patológico
Se caracteriza por la presencia de un
agotamiento nervioso, síntomas
hipocondriacos, identificación con
el fallecido o dependencia de los
fármacos o el alcohol.
Requiere ayuda profesional y, casi
siempre, se debe a alguna de estas
causas:
1. El proceso de duelo nunca se ha
dado.
2. Se detiene morbosamente en
alguna etapa.
3. Progresa hasta alguna de ellas, y
retrocede una y otra vez hacia
alguna anterior.
4. Se detiene e intenta evitar una
etapa.
Trastornos más comunes asociados a
complicaciones en el proceso de
duelo
•Depresión grave. Trastornos
psicosociales de integración.
•Abuso de drogas o alcohol.
•Ideas recurrentes de la propia
muerte.
•Duración anormal de los síntomas,
ausencia de pena.
Cómo ayudar a amigos y
familiares







Dedicar tiempo para estar con ellos.
Un brazo amable sobre el hombro.
Permitir que lloren sin decir que se sobrepongan.
Expresar cuando no se sepa qué decir.
Mencionar el nombre de la persona fallecida.
Dar ayuda práctica.
Respetar el proceso individual de la persona en
duelo, dando tiempo a su recuperación.
Abordaje Terapéutico.
Facilitar que el doliente hable del fallecido
y de las circunstancias.
 Propiciar expresión emocional.
 Explicarle que las reacciones son normales
y pasarán.
 Aunque de momento disminuya las
actividades es importante reiniciarlas en un
lapso de tres a seis semanas.

Abordaje terapéutico.
Recomendar acompañamiento de amigos y
familia y facilitar ayuda en tareas
domésticas.
 Contemplación del cuerpo del fallecido en
la etapa aguda.
 Acompañar para decir adiós.

Conclusión.
La muerte de un ser querido es siempre una
experiencia atroz.
 A pesar de la carga de sufrimiento que
origina, puede transformarse en positiva, en
razón del potencial creativo y de
crecimiento que conlleva.
 De la muerte surge la esperanza y, con la
esperanza, una nueva vida.

Descargar

El LUTO - Centro San Camilo