Biblia y realidad
XXI
Perdón,
Señor
Diseño:
J. L. Caravias sj
No llames a
juicio
a tu siervo,
pues ningún
hombre vivo
es inocente
frente a Ti
Sal 142,2
Si llevas cuenta
de los delitos,
Señor,
¿quién podrá
resistir?
Sal 129,3
Reconocemos, Señor,
nuestra maldad,
la perversidad de nuestros padres
y que también nosotros
hemos pecado contra ti.
Jer 14,20
Todos nosotros somos como suciedad,
y todas nuestras buenas obras
como trapo de inmundicia.
Caímos todos nosotros como la hoja
y nuestras maldades
nos arrastraron como el viento.
Is 64,5
Tú sabes, Señor, que el camino del hombre escapa a su poder,
y que no depende del hombre que camina enderezar sus pasos.
Corrígenos, Señor, pero con prudencia;
sin enojarte,
para que no
desaparezcamos
todos.
Jer 10,23-24
Trátanos de acuerdo
a tu bondad
y según la abundancia
de tu misericordia
Dan 3,42
A pesar de nuestros pecados, Señor, tú eres nuestro Padre.
Nosotros somos el barro y tú eres el alfarero.
Todos nosotros fuimos hechos por tus manos.
No te enojes, Señor, demasiado,
ni recuerdes para siempre nuestros pecados.
Is 64,7-8
Tú, Señor,
que eres bueno
y compasivo,
lento para
enojarte,
rico en bondad
y leal,
vuelve hacia mí
tu rostro
y apiádate de mí.
Sal 85,15-16
Recuerda que
tu ternura
y tu misericordia
son eternas.
Sal 24,6
Tú tienes compasión de todos
porque todo lo puedes,
y disimulas los pecados
de los hombres
para que hagan penitencia.
Amas todo
cuanto tiene ser
y no aborreces nada
de lo que has hecho.
Tú tienes
misericordia
de todos,
porque tuyas son
todas las cosas,
Señor, que amas la vida
Sab 11,23-26
Oh Dios, crea en mí
un corazón puro
renuévame por dentro
con espíritu firme.
Devuélveme la alegría
de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso…
Un corazón quebrantado y humillado,
Tú no lo desprecias
Sal 50,12-19
Volveré a mi padre
y le diré:
Padre, pequé
contra Dios
y contra ti;
ya no merezco llamarme
hijo tuyo...
Cuando el padre
lo vio
sintió compasión
corrió a echarse
a su cuello
y lo abrazó.
Lc 15,18.20
Hay más alegría en el cielo
por un solo pecador que vuelve a Dios,
que por noventa y nueve justos
que no tienen necesidad
de convertirse.
Lc 15,7
Descargar

21 Perdón señor - Autores Catolicos