La conversación y la oración
engendrada en el alma
Hay ocasiones en que las fuerzas espirituales que se
oponen a nuestro crecimiento espiritual emanan de
nuestros hermanos creyentes.
Santiago 3:14-15
“Pero si tenéis celos
amargos y contención en
vuestro corazón, no os
jactéis, ni mintáis contra la
verdad; porque esta
sabiduría no es la que
desciende de lo alto, sino
terrenal, animal, diabólica”.
Para describir cierta clase de sabiduría, Santiago utiliza 3 palabras:
- Terrenal
- Animal
- Diabólica
En la palabra animal el adjetivo viene de "ánima".
La palabra griega es psuquikos, formada directamente de psuque,
que significa "alma".
La palabra correspondiente sería "psicogénico“, engendrado en la
psique o en el alma.
1º Tesalonicenses 5:23
“Y el mismo Dios de paz os santifique por
completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y
cuerpo, sea guardado irreprensible para la
venida de nuestro Señor Jesucristo”.
Pablo reúne los tres elementos que forman una
personalidad humana completa, enumerándolos en
orden descendente desde el más alto hasta el más
bajo: primero, el espíritu, alma y cuerpo.
El espíritu es la parte de la personalidad que fue
directamente insuflada por Dios en la creación. Por
consiguiente es capaz de unión y comunicación directa
con el Creador.
Espíritu- Alma y Cuerpo
1º Corintios 6: 17
“Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él”.
Sólo el espíritu del hombre es capaz de alcanzar
unión directa con Dios, no el alma.
En el patrón original de la creación, Dios se
comunicaba directamente con el espíritu del hombre
y, a través del espíritu del hombre, con su alma.
Unidos, el espíritu y el alma del hombre se expresaban
a través de su cuerpo.
Espíritu- Alma y Cuerpo
Con la caída, resultado de la
desobediencia del hombre, su
espíritu quedó aislado de Dios, y al
mismo tiempo su alma empezó a
expresarse independientemente de
su espíritu.
Esta nueva relación "inconexa" fue
tanto la consecuencia como la
expresión de la rebelión del hombre
contra Dios.
En el NT la palabra traducida “sensual” o
“natural” denota la actividad del alma del
hombre cuando está privada de su adecuada
relación con el espíritu.
Describe una condición que es contraria a la
voluntad de Dios
1º Corintios 2: 14-15
1º Corintios 2: 14-15
“Pero el hombre natural no percibe las cosas que
son del Espíritu de Dios, porque para él son
locura, y no las puede entender, porque se han de
discernir espiritualmente. En cambio el espiritual
juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de
nadie”.
El Espiritual
“El espiritual juzga todas las cosas”.
Natural y espiritual están en oposición entre sí
La persona espiritual
Funciona de acuerdo a la voluntad de Dios.
La persona natural
Trata de comprender la verdad espiritual en el ámbito de
su alma, pero es incapaz de hacerlo.
El resultado es una forma de sabiduría que
parece ser "espiritual" pero es, en realidad,
"diabólica".
El mal uso de la lengua
Hay dos campos principales en los que con
frecuencia los cristianos son culpables de esta
falta a causa de las palabras que pronuncian.
El primer campo es la forma en que los
cristianos hablan entre ellos; el segundo es la
forma en que se dirigen a Dios -primordialmente
en oración.
Las conversaciones
engendradas en el alma
Tito 3:2
La blasfemia puede ser contra Dios o nuestros semejantes
“Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino
amables, mostrando toda mansedumbre para con todos
los hombres”.
Santiago 4:11
“Hermanos, no murmuréis
los unos de los otros. El que
murmura del hermano y
juzga a su hermano,
murmura de la ley y juzga a
la ley; pero si tú juzgas a la
ley, no eres hacedor de la ley,
La palabra murmurar
sino juez”.
significa hablar en contra.
Chisme y murmuración
“Chisme" se define (según el Diccionario
Salvat ) como “Noticia con que se pretende
indisponer a unas personas con otras".
“Murmuración" se define (según el
Diccionario Salvat ) como "hablar
censurando los actos de un ausente“.
La murmuración es "ociosa" y "maliciosa". No es
suficiente para un cristiano evitar la malicia al
hablar.
En Mateo 12:36 Jesús advierte explícitamente
que nos guardemos de las palabras ociosas:
Mateo 12:36
“Mas yo os digo que de
toda palabra ociosa que
hablen los hombres, de
ella darán cuenta en el día
del juicio”.
En Romanos 1:29-30
“Estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad,
avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños
y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios,
injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a
los padres”.
Pablo relaciona algunas de las consecuencias
cuando el hombre se aleja de Dios.
Mateo 18:18
“De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el
cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo”
Podemos utilizar esta autoridad si sabemos o discernimos
que hay personas que hablan en contra de nosotros.
Mateo 7:1-2
“No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el
juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con
que medís, os será medido”.
Cuando nos permitimos criticar a otras
personas -sobre todo a nuestros
hermanos creyentes- en forma tal que
pronunciamos un juicio sobre ellos,
estamos desobedeciendo la Escritura y
-por lo tanto- a Dios.
En Proverbios 27:5
Salomón declara como principio de conducta:
“Mejor es reprensión
manifiesta que amor
oculto”.
Las oraciones engendradas en
el alma
Podemos hablar indebidamente en nuestras
oraciones hechas a Dios.
Proverbios 28:9
“El que aparta su oído
para no oír la ley, Su
oración también es
abominable”.
En Romanos 8:26-27
“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra
debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no
lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por
nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña
los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu,
porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los
santos”.
Separados del Espíritu Santo, somos incapaces de hacer
oraciones agradables a Dios.
8
Primero: con frecuencia no sabemos "qué" hemos
de pedir.
Segundo: incluso cuando sabemos "qué" debemos
de pedir, no sabemos "cómo" pedirlo.
Por lo tanto dependemos totalmente del Espíritu
Santo.
Sólo él puede mostramos no sólo el "qué"
pedir, sino el "cómo" pedirlo.
En Efesios 2:18
“Porque por medio de él los unos y los otros
tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”.
Pablo hace hincapié en que el Espíritu Santo es el
único que puede darnos acceso a Dios. Sin él, no
tenemos acceso a Dios.
Entonces, ¿Cómo podemos conseguir
la ayuda del Espíritu Santo?
Los dos requisitos primordiales son:
"la humildad" y "la pureza de los motivos".
Primero, tenemos que humillarnos ante el Espíritu Santo y
reconocer que lo necesitamos.
Entonces debemos permitirle que nos limpie de todos
nuestros motivos equivocados y actitudes egoístas, y que
nos inspire con amor y preocupación sinceros por quienes
deseamos orar.
Ejemplo de oraciones breves y efectivas
Números 12:13
“Entonces Moisés clamó a Jehová, diciendo: Te
ruego, oh Dios, que la sanes ahora”.
Cuando oramos por nuestros hermanos creyentes
Existen dos actitudes que se engendran
en el alma que debemos evitar:
1. “Acusarlos“
2. “Controlarlos".
¡Dar Gracias!
- Pablo comienza la
mayoría de sus cartas
dando gracias a Dios por
sus hermanos.
- Antes de orar es
importante dar gracias.
Importante preguntarnos:
Nuestras oraciones…
¿Están verdaderamente inspiradas por el
Espíritu Santo?
o
¿Son falsificaciones originadas en el alma?
La intercesión verdadera
Está basada en el patrón de Jesús, Romanos 8:33-34:
“¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el
que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el
que murió; más aun, el que también resucitó, el que
además está a la diestra de Dios, el que también
intercede por nosotros”.
Conclusiones
El poder de la oración engendrada en el alma no
sólo es real, sino peligroso.
El resultado que produce no es una bendición,
sino una maldición.
Descargar

File - Cenlimi Vitacura