Jesús habló
muchas veces
sobre los eventos
futuros.
Hablando sobre el templo de
Jerusalén, Jesús avisó: “no
quedará piedra sobre piedra.”
“... sus discípulos se acercaron a él
aparte, y le dijeron: Dinos, ¿cuándo
sucederán estas cosas? ¿Y qué señal
habrá de tu venida y del fin del mundo?”
(Mateo 24: 3)
Jesús les habló de los engaños y de las
muchas señales, que indicarán la
proximidad de Su segunda venida.
Algunas de Sus predicciones se
cumplieron inicialmente en Jerusalén.
Nadie, ni el mismo Jesús, sabe la hora
exacta de cuando vendrá.
“Pero acerca de aquel
día y hora, nadie
sabe; ni siquiera los
ángeles de los cielos,
ni aun el Hijo, sino
sólo el Padre.”
(Mateo 24: 36)
Cristo dejó
claro que
Sus fieles
seguidores
deben estar
atentos a las
señales de
Su venida.
Mateo 24:32-33
“De la higuera
aprended la analogía:
Cuando su rama ya
está tierna y brotan
sus hojas, sabéis que
el verano está cerca.
Así también vosotros,
cuando veáis todas
estas cosas, sabed
que está cerca, a las
puertas.”
Jesús enseñó que
Sus hijos deben
alegrarse por
Su venida.
“Cuando estas
cosas comiencen
a suceder, mirad
y levantad
vuestras
cabezas; porque
vuestra
redención está
cerca.”
(Lucas 21: 28)
¿Cuáles son las señales
que dejó Jesús para
alertarnos
de su regreso?
“Pero inmediatamente después
de la tribulación de aquellos días,
el sol se oscurecerá, y la luna no
dará su resplandor. Las estrellas
caerán del cielo y los poderes de
los cielos serán sacudidos.”
(Mateo 24: 29)
“Pero inmediatamente después de la
tribulación de aquellos días...”
Millones de personas, incluyendo niños y
ancianos, murieron como mártires por
amor a la verdad.
“... el sol se oscurecerá, y la
luna no dará su resplandor, ...”
Al mediodía y durante toda la tarde del 19
de mayo de 1780, el sol dejó de dar su
luz. La luna quedó como con sangre toda
aquella noche. No fue un eclipse.
“Las estrellas caerán
del Cielo,..”
El 13 de noviembre de
1833, durante 6 horas,
sin parar, cayó una
gigantesca e
inexplicable lluvia
de meteoritos.
Así comenzó el
“inicio del tiempo
del fin.”
La proclamación del
Evangelio a todo el mundo.
Y este evangelio del reino
será predicado en todo el
mundo para testimonio a
todas las razas, y luego
vendrá el fin.
Aumento de la
iniquidad
y falta de amor.
“y por haberse multiplicado la maldad, se
enfriará el amor de muchos.”
(Mateo 24:12)
“Habrá grandes terremotos, hambres y
pestilencias en varios lugares. Habrá
terror y grandes señales del cielo.”
(Lucas 21: 11)
Los terremotos son cada vez más frecuentes.
“Habrá epidemias...”
Las pestes han aumentado
asustadoramente.
“Habrá hambre...”
¡3 niños mueren
de hambre
en el mundo
por minuto!
Hay gran angustia.
“Entonces habrá señales en el sol, en la
luna y en las estrellas. Y en la tierra
habrá angustia de las naciones por la
confusión ante el rugido del mar y del
oleaje.
Los hombres se desmayarán a causa del
terror y de la expectación de las cosas
que sobrevendrán al mundo habitado,
porque los poderes de los cielos serán
sacudidos.” (Lucas 21: 25, 26)
Siempre hubo guerras, pero no en
la magnitud vista en nuestra era.
“Oiréis de guerras y de rumores de
guerras. Mirad que no os turbéis, porque
es necesario que esto acontezca; pero
todavía no es el fin.” (Mateo 24:6)
Acumulación de
grandes
riquezas y luchas
laborales.
“-Habéis amontonado tesoros...
He aquí clama el jornal de los
obreros que segaron vuestros
campos, el que
fraudulentamente ha sido
retenido por vosotros...”
Y los clamores de los que
segaron han llegado a
los oídos del Señor de los
Ejércitos... la venida del
Señor está cerca.”
(Santiago 5: 3, 4, 8)
Personas burlándose de
la venida de Jesús.
“Primeramente, sabed que en los últimos
días vendrán burladores con sus burlas,
quienes procederán según sus bajas
pasiones, y dirán: "¿Dónde está la
promesa de su venida? Porque desde el
día en que nuestros padres durmieron
todas las cosas siguen igual, así como
desde el principio de la creación."
(2 Pedro 3: 3, 4)
Personas muy interesadas en sí
mismas y en sus placeres mundanos.
“Porque como en los días de Noé,
así será la venida del Hijo del
Hombre...
(Mateo 24: 37-39) “Jehová vio
que la maldad del hombre era
mucha en la tierra, y que toda
tendencia de los pensamientos de
su corazón era de continuo sólo al
mal.” (Génesis 6: 5)
Cristianismo nominal y
amor a los placeres.
“También debes saber
esto: que en los últimos
días se presentarán
tiempos difíciles. Porque
habrá hombres amantes
de sí mismos y del
dinero. Serán
vanagloriosos,
soberbios, blasfemos,
desobedientes a los
padres, ingratos, impíos,
sin afecto natural, ...”
“...implacables,
calumniadores,
intemperantes,
crueles,
aborrecedores de lo
bueno, traidores,
impetuosos,
envanecidos y
amantes de los
placeres más que de
Dios.Tendrán
apariencia de
piedad, pero
negarán su eficacia.
A éstos evita.”
(2 Timoteo 3: 1-5)
Aumento del conocimiento
durante “el tiempo del fin.”
“Pero tú, oh Daniel, cierra las palabras y
sella el libro hasta el tiempo del fin.
Muchos correrán de un lado para otro, y
se incrementará el conocimiento.”
(Daniel 12: 4)
Jesús nos dejó muchas
señales para que
sepamos sobre su breve
regreso.
“Así también
vosotros, cuando
veáis que suceden
estas cosas, sabed
que está cerca, a las
puertas.”
(Marcos 13: 29)
El fin se aproxima
rápidamente, pero no
debemos temer.
Jesús vendrá muy en breve
¿Le pediste al
Señor Jesús que
gobierne tu vida
enseñándote a
obedecerle?
“Por tanto, estad
preparados también
vosotros, porque a la
hora que no pensáis,
vendrá el Hijo del
Hombre.”
(Mateo 24: 44)
Descargar

Apresentação do PowerPoint