Periodistas
en peligro
¿Cómo
atenuar
riesgos?
Presentación de Roberto Rock. Enero 2009.
Democracia y
constitucionalidad



Avance de leyes y disposiciones
judiciales que consolidan la democracia
(Ej. Leyes de acceso).
Papel vigilante de la sociedad civil sobre
los órganos del Estado; participación en
políticas públicas.
Medios de comunicación más
independientes.
Una nueva realidad
(Cuando habíamos encontrado las
respuestas, nos cambiaron las preguntas)





Un nivel de violencia nunca conocido.
Experiencias comparadas que hacen temer
que se rompa el umbral de capacidad del
Estado (Estado fallido).
Feudalización del país, con regiones
controladas por el crimen organizado.
Crisis de confianza. Crisis de representación
del cuerpo político y del sistema de justicia.
Crisis económica, desigualdad agudizada.
Política y justicia:
Binomio venenoso





La necesidad de los políticos para
legitimarse todos los días.
La falta de coordinación entre fiscales,
policías, investigadores y soldados.
La falta de autonomía del Ministerio
Público frente a los políticos.
¿Instituciones u órganos burocráticos?
El peso de los políticos sobre los
medios.
La tormenta perfecta




Presión del crimen sobre el sistema
judicial.
Control del crimen sobre medios de
comunicación, sea mediante violencia,
sobornos o autocensura. Bajo nivel
ético, apología del delito.
Reforma penal que establece un límite
para establecer juicios orales.
IMPUNIDAD.
Identidad de propósitos
justicia-periodismo






Monitoreo y responsabilidad del Estado.
Mayor participación pública.
Lucha contra la corrupción.
Mejores tomas de decisión.
Protección de la privacidad.
Promoción desarrollo económico.
¿Cómo son vistos los
periodistas?

Académicos y analistas en diversas
regiones del mundo alertan que pese al
papel histórico que jugaron los medios
contra el autoritarismo y las dictaduras
en América Latina, lo que dio lugar a la
democracia, ahora han debilitado su
papel en la consolidación de sociedades
más abiertas.
¿Están fallando?

Los analistas consideran que los
medios latinoamericanos deberían
tener un mayor protagonismo en la
construcción de una nueva
generación de derechos cívicos, la
erradicación de la pobreza y la
vigencia del estado de derecho.
Barreras a los medios

Entre las barreras para lograr esto
mencionan las siguientes:
- Débil presencia de un estado de derecho.
- Existencia de legislaciones autoritarias, en
materias como difamación, libelo y desacato.
- Falta de diversidad en la propiedad de los
medios, especialmente radio y televisión.
- Manipulación de la publicidad estatal.
- Bajos niveles de profesionalismo en los
periodistas.
Una ruta de coincidencias

Se deben impulsar acciones como:
- Combatir agresiones contra periodistas.
- Llevar al ámbito civil, no penal, leyes de
difamación y desacato.
- Impulsar leyes de secrecía de fuentes.
- Transparentar publicidad oficial.
- Transparentar concesiones de radio y TV.
- Elevar capacitación y estándares de
calidad y éticos del periodismo
…Pero cuando los
disparos inician…
Documentar el pesimismo




El asesinato de periodistas por el crimen
organizado ilustra el peligro sobre reporteros
y la libertad de expresión.
Reporteros, editores y directivos de medios
sufren amenazas de cárteles, para evitar la
difusión de informaciones relacionadas con
actividades ilícitas y redes de corrupción.
Las zonas de riesgo se han extendido a casi
todo el país, aunque el énfasis está en la
frontera. El balance es ominoso: Desde el
2000, 19 periodistas asesinados, y 9
desparecidos.
La autocensura, el otro efecto brutal.
Evaluar el riesgo personal

¿ Cómo evaluar el riesgo personal?,
puede ser la pregunta más importante
que afronta cualquier periodista que
trabaja en zonas de alto impacto y bajo
amenazas constantes de la mafia del
narcotráfico. La decisión de continuar
investigando una noticia después de
haber sido intimidado es personal y sólo
el periodista debe determinar los pasos
a seguir.
Avanzar con planeación


Donde los informadores han recibido
amenazas de los narcotraficantes, la
autocensura se ha convertido en el arma más
extendida para protegerse, aunque esto
significa una limitación en la libertad de
prensa. Y no ofrece garantía.
Cuando los medios, pese a las bajas sufridas,
deciden continuar con la cobertura de
asuntos relacionados con el crimen, existen
varias recomendaciones que pueden ser
tomadas en cuenta para salvaguardar la
integridad de los periodistas.
Vital, el trabajo en equipo
El editor, co-responsable


Diversos medios han aplicado una fórmula
mixta entre autocensura y precauciones para
afrontar el riesgo. Han dejado de publicar
fotografías de narcotraficantes y sus familias.
Y cuando publican material sobre el
narcotráfico, debe ser autorizado por un
comité editorial.
En la revisión se descartan fuentes anónimas
y se verifica si el artículo aporta elementos
nuevos en relación con informaciones
procedentes de las voces oficiales.
Esto puede salvar tu vida

En muchos casos de asesinato, las
víctimas y sus rutinas son a menudo
observadas antes de cometerse el
crimen. En muchos de los asesinatos de
periodistas, en los que se presume
participó el narcotráfico, los periodistas
fueron ejecutados en el trayecto entre
sus oficinas y sus domicilios.
¿Alguien nos vigila?


Los periodistas deben protegerse a ellos y a
sus familias. Observar indicios: un auto
desconocido, un nuevo vendedor ambulante
en las áreas que frecuenta, deben ser
tomadas en cuenta.
Reporteros bajo riesgo deben variar sus
rutinas. Un periodista que sospecha que es
vigilado puede emplear la ayuda de un colega
o amigo para detectar la vigilancia. Por
ejemplo, lo pueden seguir cuando hace sus
cambios de ruta, para observar si alguien
hace lo mismo.
¿Es válido el exilio?


En el peor de los escenarios, otra opción para
los periodistas y sus familias es el exilio. Esta
figura ha sido utilizada por docenas de
periodistas que han participado en conflictos
armados y algunos otros que en Colombia
fueron sentenciados a muerte por los cárteles
de las drogas.
Cuando existe la opción, es preferible una
reubicación temporal en el país de exilio. Sin
embargo, aunque la salida del país de origen
es un recurso necesario en algunos casos,
nunca será la opción ideal.
Comunicación significa vida



Mantenerse en contacto significa mantenerse vivo.
Los editores siempre deben conocer el cronograma
en detalle de sus periodistas cuando realizan una
investigación sobre narcotráfico, más aún si son
enviados a otra plaza.
Además, al menos una persona de confianza en la
“zona de alto impacto” debe conocer el itinerario del
periodista, para actuar con rapidez si no regresara
en el tiempo esperado.
Todo periodista que cubre una nota peligrosa debe
desarrollar un plan de contingencia para responder
ante una emergencia antes de que comience con su
trabajo. Dichos planes, a su criterio, pueden incluir
los siguientes rasgos básicos:
Guía de sobrevivencia

Asegurarse de que al menos una persona,
preferentemente un editor, sepa dónde se
encuentra, con quién se va a reunir y cuándo
se espera que regrese. También debe saber
de manera precisa qué hacer si el periodista
no regresa en tiempo previsto. Si su plan es
estar ausente por más de un día, debe
planificarse que el reportero llame a una
persona designada (su editor, cónyuge, padre
u otro familiar) máximo cada 24 horas. Si el
llamado no se produce a una hora
determinada, esto debe generar una serie de
llamados a contactos de emergencia.
Guía de sobrevivencia

Varias personas - incluyendo colegas tanto en
la zona de riesgo, como en la oficina- deben
recibir con anticipación una lista de contactos
para caso de emergencia, con instrucciones
detalladas. También, teléfonos de
organizaciones para la defensa de la libertad
de prensa, que pueden movilizar la atención
internacional sobre el caso. Uno de ellos es el
habilitado por la PGR para la atención a
delitos contra periodistas 01-800PERIODISTAS.
Guía de sobrevivencia


Considere el hecho de trabajar con un
compañero, siempre que esto resulte posible.
Los editores nunca deben presionar a un
periodista para que visite un área que él cree
que es demasiado peligrosa. Del mismo
modo, un periodista que conduzca una
investigación sobre narcotráfico nunca debe
viajar a una zona peligrosa o realizar citas
riesgosas sin la previa autorización quien lo
supervisa.
Guía de sobrevivencia

En algunas ciudades no deben discutirse por teléfono
la cobertura con los editores. En estas plazas los
criminales cuentan con “servicios de inteligencia”:
peatones, comerciantes, taxistas, recepcionistas en
los hoteles, meseros e incluso aparatos para
intervenir líneas telefónicas. Esta precaución debe
extenderse al correo electrónico. Aunque se pueden
utilizar correos encriptados, la seguridad es
cuestionable. Se recomienda utilizar cuentas de
correo genéricas, como Yahoo! o Hotmail, más
difíciles de rastrear. Evitar uso de nombres propios en
mensajes, o desarrollar un código, previamente
acordado.

MUCHAS GRACIAS
(Para copias de esta presentación, escribir a
[email protected])
Descargar

Los diarios y el derecho a saber