Enfermedad hidatídica abdominal: Hallazgos
inusuales y localizaciones poco comunes.
Ivan Sanz, Iria Couto, María Gabriela Tirapu, Annelies Coessens,
Alexandra Banguero, María Virginia Trujillo.
Servicio de Radiodiagnóstico de Santiago de Compostela
Hidatidosis


Se trata de una zoonosis producida por el estadio larvario de la
tenia perteneciente al género Echinococcus.
Hay dos tipos de larvas equinocócicas que provocan esta
infección:




Echinococcus granulosus: Tipo más común. Causante de la equinococosis
unilocular o quiste hidatídico. Es la única que se ha notificado en España.
Echinococcus multilocularis: Es menos común, pero más invasivo. Es el
agente causante de la hidatidosis alveolar.
Enfermedad de distribución mundial, que sigue siendo endémica
en la Región Mediterránea, Oriente Medio, África, Australia,
Nueva Zelanda y Sudamérica.
En España se da fundamentalmente en el ámbito rural, siendo la
prevalencia mayor en Castilla y León, Extremadura, Aragón,
Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha, La Rioja y Navarra.
Ciclo Biológico de la tenia E.
granulosus
Se trata de un ciclo biológico
indirecto, que necesita de dos
huéspedes para completarse,
un huésped definitivo
principal, que generalmente es
el perro doméstico, y en
menos casos diversos cánidos
silvestres, y un huésped
intermediario, siendo la oveja
el más frecuente.
Ciclo Biológico de la tenia E.
granulosus
El hombre es el huésped
intermediario accidental, y se
infecta por contacto directo con
los perros infectados o de forma
indirecta por consumo de aguas,
vegetales y otros objetos
contaminados con heces de
perros o cánidos silvestres
parasitados.
La población de riesgo incluye
ganaderos, cazadores,
profesionales del sector cárnico,
veterinarios…, sin olvidar la
población infantil por el estrecho
contando con perros.
Diagnóstico





El diagnóstico de la enfermedad hidatídica generalmente se basa
en la identificación de una imagen quística mediante técnicas de
imagen y la detección de anticuerpos séricos específicos contra
el parásito mediante tests inmunológicos.
La ecografía es la técnica más sensible para detectar las
membranas, septos y arena hidatídica en el interior del quiste.
La tomografía computarizada es mejor para mostrar la
calcificación de la pared del quiste, signos de sobreinfección del
quiste o siembra peritoneal.
La resonancia magnética muestra el característico anillo
hipointenso de los quistes hidatídicos en imágenes potenciadas
en T2.
El diagnóstico de certeza requiere la visualización directa del
escólex del cestodo o tenia.
Signos radiológicos
Signo de la serpiente
El desprendimiento de las
membranas parasitarias es
considerado un signo
patognomónico de
hidatidosis.
La imagen hepática de US muestra
ondulaciones de las membranas
dentro del quiste hidatídico.
Signos radiológicos
Signo del borde
La baja intensidad de
señal del borde en
secuencias de RM
potenciadas en T2,
podría ser un hallazgo
característico, pero no lo
es, ya que también se
puede ver en abscesos o
hepatocarcinoma. Este
hallazgo representa al
periquiste.
Signos radiológicos
Signo “water-lily”
Membranas
colapsadas flotando
en el fluido.
Signos radiológicos
Signo del rosetón
TC
La atenuación del TC o la
señal de RM de la matriz
hidatídica (membrana,
escólices y arenilla hidatídica)
y de los quistes hijos, son
diferentes. La atenuación en
el TC de los quistes hijos es
menor y la señal de RM es
menor en imágenes
potenciadas en T1 y mayor
en imágenes potenciadas en
T2.
RM, T1
Hidatidosis en humanos

El huevo es ingerido por el huésped intermediario, en este
caso, el hombre, el embrión es liberado de su membrana,
atraviesa la pared intestinal, pasa a los vasos linfáticos o
vénulas mesentéricas y es arrastrado por el torrente
circulatorio:



En el 65-75% de los casos se aloja en el hígado, al que llega en
primer lugar.
Un 23-30% de las ocasiones salta la barrera hepática y puede llegar
al pulmón por las venas suprahepáticas - vena cava superior corazón derecho – arteria pulmonar. Se ha explicado también esta
localización por la aspiración de huevos con el polvo.
Si salta la barrera pulmonar, pasa a la circulación sanguínea y de allí
a cualquier parte del organismo.
Estructura del quiste hidatídico



Endoquiste: Formado por el
parásito. Consta de:
 Membrana laminada o
ectoquiste.
 Membrana germinal.
Periquiste: Representa la
respuesta del huésped, y está
formado por células huéspedes
modificadas: fibroblastos,
células gigantes y eosinófilos
Matriz hidatídica: agua, prot,
lípidos, NaCl, glucósidos,
arena hidatídica.
periquiste
Clasificación de los quistes
hidatídicos


Tipo I  Quiste simple sin arquitectura interna.
Tipo II  Quiste con quistes hijos y matriz o
membranas flotando. Hay tres tipos:
IIa
 IIb
 IIc



Tipo III  Quiste totalmente calcificado.
Tipo IV  Quistes complicados.
Tipo I



Quiste simple sin arquitectura interna.
Quiste unilocular que representa un estadio
inicial del quiste hidatídico.
Su apariencia puede no ser característica.
Tipo IIA

Quistes hijos en la periferia.
Tc abdominal que muestra un quiste
esplénico con imágenes hipodensas
periféricas, que corresponden a los
quistes hijos, y un área central más
densa que es el quiste principal.
Tipo IIB

Quistes hijos ocupando casi la totalidad del
volumen del quiste.
Imagen axial de RM potenciada
en T1 que muestra una masa
quística multiloculada, que
representa a múltiples quistes
hijos.
Tipo IIC

Calcificaciones dispersas en el quiste.
Tc sin contraste que muestra un
quiste hidatídico con
desprendimiento de membranas
calcificadas y arenilla y matriz
hidatídica densas.
Tipo III

Quiste totalmente
calcificado. La
calcificación quística
es principalmente en la
pared (periquiste),
pero también se puede
dar la calcificación
completa. La
calcificación completa
indica la muerte del
quiste.
Rx de abdomen que muestra un
quiste hidatídico esplénico
calcificado.
Tipo IV

Quiste complicado (rotura o infección)
TC sin contraste del hígado que
muestra burbujas de aire en la
masa quística hepática y aerobilia.
Hallazgos y localizaciones
infrecuentes









Rotura comunicante
Rotura directa
Infección
Quistes satélites
Masas pseudotumorales
Esplénica
Renal
Peritoneal y extraperitoneal
Tejidos blandos
Rotura Comunicante



Pequeñas fracturas que
implican el paso de
contenido del quiste a los
radicales biliares implicados
en la formación del
periquiste.
Ocurre hasta en un 90% de
los quistes hidatídicos
hepáticos, pero sólo se
observa una rotura franca
en el 5-10% de los casos.
Diagnóstico cuando se
observa aerobilia o material
hidatídico en el árbol biliar.
Dilatación del árbol biliar con defectos de
replección del colédoco distal (CBP) y
comunicación con la cavidad hidatídica
rota (Q).
Rotura Directa


Rotura de
endoquiste y
periquiste con
liberación de
material hidatídico
a alguna cavidad o
espacio anatómico.
Puede ser
subcapsular o
abrirse al
peritoneo.
TC que muestra una rotura subcapsular con
invasión secundaria de la pared abdominal.
Ecografía y TC que
demuestran una
diseminación peritoneal
masiva tras una rotura de
un quiste hepático.
Infección



Hasta en un 25%.
Únicamente si ha ocurrido
una rotura directa o
comunicante (capa laminada
impermeable a bacterias)
Manifestaciones
radiológicas: similares a un
absceso hepático.




Márgenes mal delimitados.
Halo hiperdenso en
TC+C.
Cambios inflamatorios del
parénquima circundante.
Niveles líquido-gas en el
interior del quiste. (No
implica infección, sólo
rotura).
TC sin contraste que muestra una masa
hepática mal definida, con gas es su
interior. La calcificación periférica de la
pared (Punta de flecha) nos ayuda al
diagnóstico
Quistes Satélites


Pequeños quistes
hidatídicos
localizados fuera
del periquiste de
la lesión principal.
Esto puede
explicar la
presencia de
recurrencias postquirúrgicas.
TC hepático que muestra una masa quística
en el lóbulo hepático derecho con una
pequeña masa satélite (flecha).
Masas Pseudotumorales


Los quistes hidatídicos
pueden simular una
masa sólida (sin ningún
contenido líquido por
degeneración del quiste).
Para guiarnos en el
diagnóstico correcto
hemos de tenerlo en
cuenta y buscar otros
signos de hidatidosis.
Ecografía del LHD que evidencia
una lesión con un patrón ecográfico
mixto. Hay estructuras serpiginosas
en la matriz del quiste (membranas
colapsadas).
Localización Esplénica





Su prevalencia varía entre
un 0.9-8% de los casos.
(Tercera localización más
frecuente)
Ocurre por diseminación
sistémica (menos del 2%) o
siembra peritoneal
secundaria a una rotura.
Características radiológicas
similares a las hepáticas.
Fácil diagnóstico si existen
varias localizaciones.
Síntomas generales: Dolor
abdominal, esplenomegalia
y fiebre.
Diagnóstico diferencial:
quistes epidermoides,
pseudoquistes, abscesos,
hematomas o neoplasias
quísticas.
QH
QH
M
TC abdominal que muestra un quiste
esplénico con quistes hijos hipodensos
periféricos contenidos en un quiste madre
con matriz más densa.
Localización Renal






Prevalencia del 2-4%.
Generalmente únicos y
situados en la corteza.
Se pueden romper al sistema
colector produciendo
hidatiduria con clínica de
cólico renal.
Radiológicamente similares a
otras localizaciones
(características las vesículas
hijas).
Diagnóstico diferencial:
quiste simple, absceso o
neoplasia.
Necesaria punción
percutánea para el
diagnóstico.
TC que muestra una masa renal parcialmente
calcificada (Bosniak III-IV) que presenta un
diagnóstico difícil entre carcinoma e
hidatidosis.
Localización peritoneal




Siempre secundaria a afectación
hepática, esplénica o
mesentérica con rotura
(espontánea, traumática o
iatrogénica) de los quistes. Muy
raro como localización primaria
(No presencia de otros quistes).
Pueden localizarse en cualquier
lugar del peritoneo.
Diagnóstico diferencial:
Duplicación intestinal o quistes
mesentéricos.
Si hay afectación del
retroperitoneo suele ser
secundario a una afectación de
la cúpula posterior hepática.
Tc que demuestra afectación pélvica,
peritoneal y retroperitoneal (adyacente al
músculo psoas y al uréter.
Localización en tejidos blandos




Afectación primaria
extremadamente rara
(Ácido láctico .
Más afectación en: cuello,
tronco y raíz de
miembros (menor
contractilidad, mayor
vascularización).
Hallazgos iguales a otras
localizaciones, pero con
pared gruesa con halo
edematoso en la perifería.
Diagnóstico diferencial:
absceso, hematoma
crónico, quiste sinovial y
tumor necrotizante.
TC abdominal que muestra un quiste unilocular
en la pared abdominal lateral con discreto
realce en anillo.
BIBLIOGRAFÍA








Polat P, Kantarci M, Alper F, Suma S, Koruyucu MB, Okur A. Hydatid disease
from head to toe. Radiographics2003;23:475-494
Pedrosa I, Saiz A, Arrazola J, Ferreiros J, Pedrosa CS. Hydatid disease:
Radiologic and pathologic features and complications. Radiographics
2000;20:795-817
Beggs I. The radiology of hydatid disease. AJR 1985;45:639-648
Engin G, Acunas B, Rozanes I, Acunas G. Hydatid disease with unusual
locations. EurRadiol 2000;10:1904-1912.
GossiosK J, Kontoyiannis DS, Dascalogiannaki M, Gourtsoyiannis NC.
Uncommon locations of hydatid disease: CT appearances. EurRadiol
1997;7:1303-1308.
Prousalidis J, Tzardinoglou K, Sgouradis L, Katsohis C, Aletras H. Uncommon
sites of hydatid disease. WorldJSurg 1998;22:17-22.
Urrutia M, Mergo P, RosL, Torres G, Ros P. Cystic mases of the spleen:
Radiologic-patologic correlation. RadioGraphics 1996;16:107-129.
Eckert J, Deplazes P. Biological, Epidemiological and Clincal aspects of
Echinococcosis, a Zoonosis of Increasing Concern. Clinical Microbiology
Reviews, 2004; 107-135
Descargar

Hallazgos inusuales y localizaciones poco comunes