Arrendamiento de aeronaves en
el Derecho comunitario y en el
Derecho español
Fernando Martínez Sanz
II Conferencia Mundial Aeroportuaria
Ciudad Real, 18-19 de mayo 2009
I. Introducción
• Punto de partida:
• “Para evitar el recurso excesivo a contratos
de arrendamiento de aeronaves matriculadas
en terceros países, sobre todo el
arrendamiento con tripulación, tal posibilidad
debe
autorizarse
únicamente
en
circunstancias excepcionales, por ejemplo
cuando hay carencia de tripulación adecuada
en el mercado comunitario, y debe estar
estrictamente limitada en el tiempo y
atenerse a normas de seguridad equivalentes
a las establecidas en la legislación
comunitaria y nacional” (Considerando 8 del
Reglamento 1008/2008)
• Cuestiones terminológicas:
– Leasing o “arrendamiento financiero”
como forma de adquirir la disponibilidad
- El arrendamiento como forma de
articular la colaboración entre
compañías aéreas.
- Formas:
wet lease y dry lease: diferencias
básicas
• Art. 2 Reglamento: definición de lo que, “a los
efectos del presente Reglamento” se entiende
por acuerdo de arrendamiento sin tripulación y
con tripulación
• Arrendamiento sin tripulación (dry lease): un
“acuerdo entre empresas según el cual la
aeronave opera con el certificado de operador
aéreo (AOC) del arrendatario”
• Arrendamiento con tripulación (wet lease):
acuerdo entre compañías aéreas según el cual
la aeronave opera con el certificado de
operador aéreo del arrendador.
II. Situación anterior al Reglamento
1008/2008
•
El Reglamento 1008/2008 deroga el Reglamento 2407/92: éste
establecía una regla general: las aeronaves que utilice una
compañía aérea deberán estar matriculadas, según lo disponga
el Estado miembro que expida la licencia de explotación, en el
registro nacional de dicho Estado miembro o en la Comunidad
(art. 8)
•
También permitía que los EM pudieran conceder excepciones a
esta regla “en casos de contratos de arrendamiento de breve
duración para hacer frente a necesidades temporales de las
compañías aéreas o en otras circunstancias excepcionales”.
III. Limitaciones introducidas por el
Reglamento 1008/2008
• El arrendamiento de aeronaves es y sigue
siendo una modalidad perfectamente lícita de
colaboración entre compañías aéreas.
• ¿Qué problemas se han advertido en la
práctica? posibilidad de eludir los estándares
de exigencia en materia de seguridad
• ¿Cuál es la respuesta del Reglamento
1008/2008? Se pronuncia en dos momentos:
– el inicial de puesta en marcha de compañías
aéreas
– el de funcionamiento posterior de las compañías
1. En el momento de la puesta en
marcha
• Sobre la licencia de explotación de las compañías
aéreas comunitarias y los requisitos para obtenerla (art.
3 y 4)
• Entre otros:
• Ser titular de un certificado de operador aéreo (AOC)
expedido por una autoridad nacional del mismo EM que
sea competente para la concesión de la licencia de la
empresa comunitaria de que se trate;
• tener la compañía aérea “a su disposición una o más
aeronaves en propiedad o mediante acuerdo de
arrendamiento sin tripulación” (art. 4, c).
• A efectos de solicitar y obtener la
licencia de explotación, la compañía
solicitante podría disponer de las
aeronaves, no en propiedad, sino en
virtud de un contrato de arrendamiento
sin tripulación (dry lease), aportando
ella, como arrendataria, el Certificado de
operador aéreo (AOC), del que tiene
que ser titular, en todo caso.
2. Actuación posterior de las
compañías
• Precepto básico: artículo 13
(“Arrendamiento”)
• Relación con el art. 12.1 (“Matrícula”):
– “las aeronaves que utilice una compañía aérea
comunitaria deberán estar matriculadas, según
disponga el EM cuya autoridad competente haya
expedido la licencia de explotación, en su
registro nacional o en la Comunidad”.
– Todo ello sin perjuicio de lo dispuesto en el
artículo 13, apartado 3 (que sienta la posibilidad
del arrendamiento de aeronaves de terceros
países).
Sobre el artículo 13 Reglamento 1008/2008
• Declaración general: las compañías aéreas comunitarias
“podrán disponer de una o varias aeronaves en régimen
de arrendamiento con o sin tripulación” sin perjuicio de lo
dispuesto en el artículo 4, letra c) (=para solicitar una
licencia de explotación no sirve disponer de las
aeronaves en virtud de un contrato de arrendamiento con
tripulación)
• Las compañías aéreas comunitarias “podrán explotar
libremente aeronaves matriculadas en la Comunidad en
régimen de arrendamiento con tripulación, excepto si ello
supusiera un riesgo para la seguridad” (art. 13.1)
• Necesaria autorización previa de las autoridades
nacionales de conformidad con la normativa (comunitaria
o nacional) en materia de seguridad de la aviación para:
– los contratos de arrendamiento sin tripulación “en los
que sea parte” una compañía aérea comunitaria y
– contratos de arrendamiento con tripulación en los que
la compañía comunitaria sea el arrendatario de la
aeronave (art. 13.2).
• Para el caso más problemático (wet lease con
aeronaves extracomunitarias) se dice que las
compañías aéreas comunitarias que alquilen
aeronaves con tripulación matriculadas en países
terceros deben solicitar aprobación previa de las
autoridades competentes para la concesión de
licencias.
• Condiciones para la aprobación previa:
– 1º) “Se puede” conceder la autorización siempre que
la compañía comunitaria demuestre a las autoridades
competentes “que cumple todas las normas de
seguridad equivalentes a las normas impuestas por la
normativa comunitaria o nacional” (art. 13.3, a)
(explicar).
• 2º) Con carácter añadido es necesario que se acredite
alguna de las siguientes situaciones:
– Que se justifique el arrendamiento “por necesidades
excepcionales”
– que el arrendamiento con tripulación “es necesario para
satisfacer necesidades de capacidad de carácter
estacional” que no puedan ser razonablemente satisfechas
recurriendo al arrendamiento de aeronaves matriculadas en
la Comunidad
– Que el arrendamiento es necesario “para superar
dificultades de explotación” y no es posible/razonable
alquilar aeronaves matriculadas en la Comunidad
IV. Situación existente en España
•
•
•
Orden MFOM de 12 de marzo de 1998, por la que se
establecen las normas para la concesión y el mantenimiento de
licencias de explotación a las compañías aéreas:
obligación general: las compañías aéreas españolas deben
matricular y registrar a su nombre sus aeronaves en el Registro
de Matrícula de Aeronaves, mediante título de propiedad,
arrendamiento o cualquier otro que faculte su disponibilidad
(art. 5.2, a)
Dirección General de Aviación Civil habilitada para conceder
excepciones a dicha obligación, en casos de contratos de
arrendamientos de aeronaves de breve duración, para hacer
frente a necesidades temporales, o en otras circunstancias
extraordinarias (D.A. 1ª Orden)
•
las compañías españolas que utilicen aeronaves de otras
empresas, o que faciliten sus aeronaves a otras empresas,
deben obtener previamente la aprobación de la Dirección
General de Aviación Civil, con el fin de garantizar los niveles
exigidos de seguridad y responsabilidad (D.A. 2ª Orden)
•
la Dirección General de Aviación Civil no aprobará contratos de
arrendamiento de aeronaves con tripulación a menos que se
cumplan normas de seguridad equivalentes a las exigidas por
el ordenamiento jurídico español
Referencia a la Circular 3/2006
•
•
Se completa con la Circular aeronáutica 3/2006, de 10 de
noviembre, de la Dirección General de Aviación Civil, por la que
se regula el arrendamiento de aeronaves entre compañías
aéreas, sin inscripción en el Registro de Matrícula de
Aeronaves
Objeto: determinar las condiciones conforme a las cuales podrá
eximirse a las compañías aéreas con licencia de explotación
emitida por la Dirección General de Aviación Civil, de la
obligación de matricular e inscribir a su nombre, en el Registro
de Matrícula de Aeronaves, las aeronaves que utilicen, en los
casos de arrendamientos de aeronaves pertenecientes a otras
compañías aéreas, españolas o de otros Estados (art. 1)
• Ámbito de aplicación:
– 1) wet lease in/wet lease out en función de que sea la
compañía aérea con licencia de explotación española
la que actúe como arrendataria o arrendadora
– 2) dry lease in/dry lease out (idem, pero referido al
arrendamiento sin tripulación)
•
•
Con carácter general, los arrendamientos de aeronaves
previstos serán previamente autorizados por la Subdirección
General de Explotación del Transporte Aéreo
Pero basta una notificación para:
– a) el wet lease in (arrendamiento con tripulación de
aeronaves españolas o de otros Estados por parte de
compañías españolas) “para sustituir de forma urgente una
aeronave en situaciones imprevisibles como averías,
retrasos, o por causas de fuerza mayor (duración no
superior a cinco días); y
– b) el wet lease out (arrendamiento de aeronaves españolas
con tripulación a compañías aéreas de otros Estados)
•
•
•
•
Condiciones para la autorización y la notificación (art. 3):
i) Para los arrendamientos sólo podrán utilizarse aeronaves
registradas en Estados firmantes del Convenio sobre Aviación
Civil Internacional, y sólo podrán cederse aeronaves a
compañías aéreas de Estados que sean signatarios de dicho
convenio.
ii) Han de cumplirse ciertos requisitos y estándares de
seguridad (enumerados en los anexos 1,2, 4 y 5 de la Circular)
iii) Deberá garantizarse el cumplimiento de las normas y
disposiciones a las que la compañía aérea española solicitante
de la autorización del arrendamiento estaría sujeta en el caso
de que las operaciones se realizasen con aeronaves
matriculadas y registradas a su nombre.
•
•
iv) En los arrendamientos de aeronaves con tripulación (wet
lease in) o sin ella (dry lease in), pertenecientes a otras
compañías aéreas, españolas o extranjeras, además de
cumplir los requisitos que correspondan, la compañía aérea
solicitante de la autorización debe disponer de la licencia de
explotación apropiada y de la categoría adecuada a la
capacidad en asientos o peso máximo al despegue de la
aeronave objeto de la solicitud.
v) Los arrendamientos de aeronaves con tripulación (wet lease
in) deberán acomodarse al marco legal y a los derechos de
tráfico correspondientes a las rutas o servicios en los que se
pretenda operar la aeronave.
• La autorización, además, está sujeta al cumplimiento de
una serie de condiciones, objeto de comprobación por la
Subdirección General (art. 4):
• a) acreditar que “la compañía aérea solicitante no
depende excesivamente de aeronaves arrendadas a
otras compañías aéreas para el desarrollo ordinario de
sus actividades.
– En principio, el número de aeronaves acogidas a este tipo
de arrendamientos que una compañía aérea española
puede operar simultáneamente no deberá superar un tercio
de su propia flota (art. 4) (pueden concederse
autorizaciones por encima de la proporción, especialmente
cuando se trate de compañías de pequeño tamaño, i.e. las
que dispongan de flotas inferiores a 6 aeronaves).
• b) que se trata de un arrendamiento de breve duración
para hacer frente a necesidades temporales de las
compañías aéreas: “Los arrendamientos para cubrir
necesidades temporales no excederán, en principio, de
una temporada comercial”.
• Las solicitudes de autorización por períodos más amplios
y las ampliaciones de arrendamientos autorizados,
deberán basarse en situaciones justificadas de carácter
extraordinario que se examinarán caso a caso.
¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!
Descargar

Arrendamiento de aeronaves en el Derecho comunitario y en el