Tres ideas para afrontar el cuarto
ejercicio
Los tres conceptos clave de cara al 4
ejercicio son:
1. PREPARACIÓN
2. APORTE DE VALOR
3. EQUILIBRIO
1. PREPARACIÓN
•
•
•
•
•
El 4º ejercicio es un examen que “no se estudia”, sino
que se prepara
El estudio tiene que limitarse a repasar conceptos y
completar lagunas concretas
“Preparación”, también, en el sentido de que,
idealmente, hay que ensayar mucho
“Preparación”, también, porque es un examen que a
pesar de ser muy abierto, requiere el empleo de un
método personal que solo se domina con la práctica.
“Preparación”, finalmente, porque la defensa también se
prepara (nada más acabar el examen)
2. APORTE DE VALOR: ¿Cómo hacerlo?
•
•
•
•
•
Identificando lo antes posible que es lo problemático del
ejercicio para así poder resolverlo
Contestando
concretamente
al
problema:
no
recurriendo a soluciones genéricas. Cuidado con las
plantillas
Aprovechando las potencialidades personales
No planteando falsas alternativas, desfasadas o pasadas
de moda. Cuidado con las plantillas
“Aterrizando” el ejercicio de forma progresiva
•
•
Empleando una metodología (personal)
Aportando el conocimiento preciso que se espera de nosotros en
los futuros puestos de trabajo en 4 áreas concretas
•
•
•
•
Conocimientos técnicos
Legislación sectorial
Conocimiento de la Administración
Entorno de la Administración Electrónica
2. APORTE DE VALOR: ¿Cómo hacerlo?
•
•
•
No describiendo lo específicamente técnico
(ej.: sistemas de almacenamiento o cableado)
o lo obvio (ej.: MAGERIT). Hay que redactar
“para todos los públicos”
Proponiendo ideas novedosas (acceso móvil,
subsistemas GIS, BI, etc.) pero sólo si aplica
Describiendo
pormenorizadamente
los
elementos problemáticos identificados y sus
procedimientos asociados (ej.: la apertura de
plicas virtual en 2006 y el voto secreto o la
videoconferencia en 2007)
2. APORTE DE VALOR: ¿Cómo hacerlo?
En definitiva, y con todas las cautelas necesarias en el caso
de que no estemos seguros de nuestros conocimientos, no hay
más remedio que “mojarse en la solución”, que es la única
forma de diferenciarse del resto de opositores.
En cada uno de los pasos que demos, tenemos que
cuestionarnos si estamos contribuyendo a resolver
concretamente el ejercicio y por lo tanto aportando valor, o,
en el mejor de los casos, estamos perdiendo el tiempo.
2. APORTE DE VALOR: Algunas preguntas
clave
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
¿Quién hace qué en el sistema? ¿Cuáles son las figuras y
organismos clave?
¿Existe algún procedimiento en papel que vaya a ser reemplazado
por el sistema? ¿Qué implica esto?
¿Dónde reside el sistema? (responsabilidad)
¿Qué aspectos de seguridad son fundamentales?
¿Es un sistema crítico o de tiempo real? ¿Hace falta redundancia?
¿Qué interfaces tiene el sistema?
¿Alguien tiene que pagar algo a alguien?
¿Pueden reutilizarse servicios comunes?
¿Cómo se mantiene el sistema? ¿Cómo se soporta?
¿Hay que mantener un procedimiento manual o de ventanilla?
¿Tengo, por el contexto, por el enunciado o por sentido común,
restricciones? (de tiempo – ley 11/2007 -; de alcance; de
presupuesto, etc.)
… y muchas más
3. EQUILIBRIO
• “Equilibrio” porque el ejercicio debe resolverse en su totalidad: no
puede faltar ninguna de las partes relevantes o que pida explícitamente
el enunciado. No pueden faltar ni introducción ni conclusión. Si he hace
referencia a planes de administración electrónica españoles o europeos,
mejor que sea concreta y pertinente
• “Equilibrio” porque hay que redactar para diferentes tipos de
oyentes y por lo tanto hay que manejarse con soltura en todos los
ámbitos (con mucha amplitud y “poca” profundidad)
• “Equilibro” porque son importantes tanto la parte escrita como la
defensa. No tiene ningún sentido plantearse cuál es más importante
• “Equilibrio” en cuanto a la presentación oral: no hay que caer en
posibles “provocaciones” por parte del tribunal y en ningún caso hay
que interpretarlas como ataques personales. Es muy posible que se
valore la capacidad de soportar el estrés.
Descargar

Tres ideas para afrontar el cuarto ejercicio