MANEJO DE HERIDAS
*Priscilla Garate
*Marcela Lemunao
Las heridas se clasifican de la siguiente
forma:
.
*ABIERTAS: Es cuando se
produce una perdida en la
continuidad de la piel y los
tejidos quedan expuestos.
La piel se encuentra rota o
abierta
*CERRADAS: Es cuando no
existe perdida en la
continuidad de la piel. Se
puede presentar como un
hematoma.
Desde el punto de vista de asepsia, se
clasifican en:

LIMPIAS: Son las causadas
por un bisturi en cirugia, es
decir durante el procedimiento
quirurgico. Hay que tener muy
en cuenta que estas tambien
son heridas de bordes
regulares y similares a las
causadas por un arma
cortopunzante

CONTAMINADAS: Son
las producidas en la calle, el
hogar, o el lugar de trabajo, o
sea, que pueden hacerse en el
diario vivir. Asi como en las
heridas limpias que son bordes
regulares, en las contaminadas
se presentan con bordes
irregulares y pueden ser
causadas por cortes de botella
cortantes, alambres o cuchillos
oxidados.
TIPOS DE HERIDAS

HERIDA TIPO I:
Alteración observable en la piel integra, sin pérdida de
continuidad, relacionada con la presión, que se manifiesta
por un eritema cutáneo que no palidece al presionar; en
pieles oscuras, puede presentar tonos rojos, azules o
morados.
En comparación con un área (adyacente u opuesta) del
cuerpo no sometida a presión, puede incluir cambios en uno
o más de los siguientes aspectos:
Temperatura de la piel (caliente o fría).
Consistencia del tejido (edema, induración).
Y/o sensaciones (dolor, escozor).
Coloración (eritema).
HERIDA TIPO II

Pérdida parcial del grosor de la piel que afecta a la
epidermis, dermis o ambos. Herida superficial que tiene
aspecto de abrasión, ampolla o cráter superficial. Se
presenta como un orificio tapizado con tejido de
granulación o fibrina.
HERIDA TIPO III

Pérdida total del grosor de la piel que implica lesión o
necrosis del tejido subcutáneo, que puede extenderse
hacia abajo hasta la fascia subyacente. Provocando, en
ocasiones, abundante secreción serosa y/o pus, en caso
de infección
HERIDAS TIPO IV

Pérdida total del grosor de la piel con destrucción
extensa, necrosis de tejido o lesión en músculo, hueso o
estructuras de sostén (tendón, cápsula articular, etc.) En
este estadio como en el III, pueden presentarse lesiones
con cavernas, tunelizaciones o trayectos sinuosos. En
ocasiones, abundante secresión serosa y/ o pus, en caso
de infección.
PROCEDIMIENTOS DE CURACION:

DEFINICIÓN
Procedimiento realizado sobre la herida destinada a prevenir y controlar
las infecciones y promover la cicatrización.
Es una técnica aséptica, por lo que se debe usar material estéril.

OBJETIVOS
Remover tejido necrótico y cuerpos extraños.
Identificar y eliminar la infección.
Absorber exceso de exudado.
Mantener ambiente húmedo en las heridas.
Mantener un ambiente térmico.
Proteger el tejido de regeneración, del trauma y la invasión bacteriana.
ARRASTRE MECANICO
El lavado o irrigación de la herida o úlcera para eliminar los agentes contaminantes
que pueden actuar como fuente de infección, preservar la presencia de tejido
granulatorio y favorecer la formación del mismo.
SOLUCIONES UTILIZADAS PARA ASEO DE HERIDAS
Suero Fisiológico
Ringer lactato
Agua destilada
La ventaja de estas soluciones es que presentan un PH neutro y alcanzan una buena
concentración plasmática que no altera el proceso de cicatrización.
TÉCNICAS DE ARRASTRE MECÁNICO
LAVADO CON JERINGA:
Se utiliza en heridas tipo 2 y 3 y en cavidades profundas que necesitan ser lavadas a
través de drenajes. La presión ejercida sobre la herida dependerá de la fuerza de
inyección que se aplique al émbolo.
LAVADO CON JERINGA Y AGUJA:
Se utiliza en heridas tipo 2 y quemaduras superficiales de pequeña extensión. Este
nivel de presión permite realizar una buena limpieza protegiendo el tejido
granulatorio (idealmente lavar con jeringa de 20 - 35 cc y aguja N° 19).
LAVADO CON MATRAZ:
Se utiliza en heridas tipo 3-4, quemaduras de mediana extensión heridas
traumáticas. Permite un lavado de la herida a mayor presión por lo que es
importante ejercer una presión suave y continua sobre el matraz.
DUCHOTERAPIA:
Se utiliza en heridas tipo 4, quemaduras extensas y heridas traumáticas.
Permite lavar la herida a una presión adecuada para no destruir las células
en reproducción.
HIDROTERAPIA:
Se utiliza en heridas tipo 4 de gran extensión, en grandes quemados y
politraumatizado. Su uso no está suficientemente extendido por su alto
costo y la necesidad de infraestructura adecuada.


DEBRIDAMIENTO
Técnica que consiste en la eliminación del tejido esfacelado o necrótico de una
herida o úlcera por medios quirúrgicos o médicos.
Este tejido actúa como una barrera mecánica que impide la aproximación de los
bordes de la herida y favorece el ambiente propicio para el desarrollo de
microorganismos e infección por lo que amerita su remoción en la gran mayoría de
los casos y promover el adecuado proceso de reparación cutánea.

DEBRIDAMIENTO QUIRÚRGICO:
Procedimiento de elección en heridas infectadas o con alto riesgo de infección, en
preparación para injerto, úlceras tipo 3 y 4, quemaduras tipo B y pié diabético grado
II a IV.
Técnica: El esfacelo o tejido necrótico se elimina con bisturí o tijeras. Este
procedimiento se puede realizar en Pabellón quirúrgico o en la sala.
Ventaja:
Método rápido y efectivo que se puede realizar aunque la herida esté infectada.

APÓSITOS O COBERTURA
Los apósitos o coberturas permiten aislar, proteger y optimizar el proceso de
cicatrización si la adecuada elección de este es capaz de brindar un
ambiente óptimo necesario que preserve los principios fisiológicos básicos
de humedad, calor, oxigenación y circulación sanguínea.
CRITERIOS PARA ELEGIR UN APÓSITO
Debe mantener un microambiente fisiológico húmedo que favorezca la
granulación.
Debe ser capaz de mantener una barrera que aisle la lesión del medio
ambiente y la proteja de contaminación y traumatismos.
Debe mantener un ambiente térmico fisiológico.
Debe permitir el intercambio gaseoso de la herida con su entorno.
Debe permitir una adecuada circulación sanguínea.
Debe facilitar la eliminación de secreciones y ser capaz de absorberlas.
Debe ser adaptable, flexible y de fácil manipulación.
Debe estar libre de contaminantes tóxicos o partículas.
Debe poseer un adhesivo que no dañe la piel circundante ni el tejido de
granulación.
Debe permitir ser retirado sin trauma ni dolor para el paciente.
Debe favorecer la remoción de tejidos necrótico y/o esfacelado sin dañar el
tejido granulatorio.

ANTISÉPTICOS Y DESINFECTANTES
Desde mediados del siglo pasado, se han utilizado sustancias químicas
aplicadas en la piel, con el fin de evitar las infecciones. Semmelweis (1847),
introdujo la práctica del lavado de las manos con compuestos clorinados.
Lister, años después, amplió el uso de soluciones fenólicas tanto en las
manos como en la piel de los pacientes y en la ropa del instrumental usado.
Estos conceptos basados inicialmente en la observación y posteriormente
en los conceptos microbiológicos, lograron un impacto importante en la
prevención de infecciones intrahospitalarias.
A pesar del amplio uso en la actualidad de los antimicrobianos, no se ha
eliminado la práctica del uso de los antisépticos; al contrario se han
perfeccionado las fórmulas de aquellas sustancias químicas como el Yodo y
otras más recientes como la Clorhexidina.
LOS ANTISÉPTICOS Y DESINFECTANTES ESTÁN DESTINADOS A:
Prevenir las infecciones intra hospitalarias (IIH).
Disminuir el impacto económico de las IIH por el uso de productos de alto
costo.
Prevenir efectos adversos.
Descargar

MANEJO DE HERIDAS