De Edgar Morín
Por: Rigoberto Pittí B.
Panamá, 2012
Capítulo I – Las cegueras del conocimiento: el error y la
ilusión
Capítulo II - Los principios de un conocimiento
pertinente
Capítulo III – Enseñar la condición humana
Capítulo IV – Enseñar la identidad terrenal
Capítulo V – Enfrentar las incertidumbres
Capítulo VI – Enseñar la comprensión
Capítulo VII – La ética del género humano

El destino planetario del género humano será otra realidad
fundamental ignorada por la educación. El conocimiento de los
desarrollos de la era planetaria que van a incrementarse en el siglo
XXI y el reconocimiento de la identidad terrenal que será cada vez
más indispensable para cada uno y para todos deben convertirse
en uno de los mayores objetos de la educación.

Es pertinente enseñar la historia de la era planetaria que comienza
con la comunicación de todos los continentes en el siglo XVI y
mostrar cómo se volvieron inter-solidarias todas las partes del
mundo sin por ello ocultar las opresiones y dominaciones que han
asolado a la humanidad y que aún no han desaparecido.

Habrá que señalar la complejidad de la crisis planetaria que
enmarca el siglo XX mostrando que todos los humanos,
confrontados desde ahora con los mismos problemas de vida y
muerte, viven en una misma comunidad de destino.





“Por primera vez, el hombre ha comprendido realmente que es
un habitante del planeta… y actúa como planetario”
(Vernadski)
Mundialización: El surgimiento de un objeto nuevo el mundo
como tal (Jacques Lévy).
Problemas planetarios: son problemas vitales, es decir la
intersolidaridad compleja de problemas, antagonismos, crisis,
procesos incontrolados.
La exigencia de la era planetaria es pensar la globalidad, la
relación todo-partes, su multidimensionalidad, su complejidad.
En la complejidad hay que considerar tanto la unidad como la
diversidad del proceso planetario, sus complementariedades y
también sus antagonismos.
1. La Era Planetaria:








15 mil millones de años: Creación del Cosmos.
5 millones de años: comenzó la hominización.
100 mil años: surgimiento del primer homo sapiens.
10 mil años: primeras civilizaciones.
2 mil años de era cristiana.
Diáspora Humana que ha producido diversidad genética,
de lenguas, culturas, destinos, creaciones…
1492: se comunican los 5 continentes, para bien o para
mal.
La planetarización se desarrolla por el aporte de la
civilización europea a los continentes: sus armas, sus
técnicas, concepciones...
1. La Era Planetaria:




El mundo se vuelve cada vez más un todo. Y el mundo, como un
todo, está cada vez más presente en cada una de sus partes.
Mientras que el mundo europeo (Norte) se encuentra en un
circuito planetario de confort, un gran número de Africanos,
Asiáticos y Suramericanos se encuentran en un circuito
planetario de miseria.
La mundialización es realidad unificadora, pero también es
conflictiva en su esencia. El mundo cada vez más se vuelve uno
pero al mismo tiempo se divide.
Antagonismos: laicismo-religión, modernidad-tradición,
democracia-dictadura, ricos-pobres, Oriente-Occidente, NorteSur.
2. El Legado del Siglo XX:



Alianza de dos barbaries : la primera trae
consigo guerra, masacre, deportación,
fanatismo. La segunda, viene de una
racionalización que no conoce más que el
cálculo e ignora a los seres humanos.
Herencia de muerte: dos guerras mundiales,
armas nucleares, campos de concentración,
posibilidad de la muerte ecológica, SIDA,
bacterias resistentes.
Muerte a la modernidad: el progreso, la
técnica, la ciencia, el desarrollo económico.
2. El Legado del Siglo XX:



La esperanza: posibilidad de una nueva creación : la de una
ciudadanía terrestre.
Aporte de las contracorrientes: ecológica, cualitativa,
resistencia poética, frugalidad-templanza, emancipatoria,
pacifista.
El juego contradictorio de las posibilidades: fuerzas
emancipadoras en la ciencia y la técnica; desarrollo de las
biotecnologías (genética y la manipulación molecular); las
inacabables fuentes del amor humano; posibilidades de la mente
humana (inteligencia, la comprensión, la creatividad);
posibilidad antropológica, sociológica, cultural, mental de
progreso.
3. Identidad y Conciencia Terrenal:



Exigencia de una unión planetaria. Sentido de pertenencia: la
Tierra como Patria última.
Todos los humanos, vivimos los mismos problemas fundamentales
de vida y muerte y estamos unidos en la misma comunidad de
destino planetaria.
Aprender a estar-ahí en el Planeta: vivir, compartir,
comunicarse, comulgar; no sólo ser de una cultura, sino también
ser habitantes de la Tierra.
3. Identidad y Conciencia Terrenal:






Conciencia antropológica que reconoce nuestra unidad en
nuestra diversidad.
Conciencia ecológica: reconocer nuestro lazo consustancial con
la biósfera.
Conciencia cívica terrenal, es decir de la responsabilidad y de
la solidaridad entre los hijos de la Tierra.
Conciencia espiritual: que nos permite a la vez criticarnos
mutuamente, auto-criticarnos y comprendernos entre sí.
El mundo debe ser policéntrico y acéntrico.
La religazón debe sustituir la disyunción (simbiosofía = sabiduría
de vivir unidos.



La educación debería comprender la enseñanza de las
incertidumbres que han aparecido en las ciencias físicas
(microfísica, termodinámica, cosmología), en las ciencias de la
evolución biológica y en las ciencias históricas.
Se tendrían que enseñar principios de estrategia que permitan
afrontar los riesgos, lo inesperado, lo incierto, y modificar su
desarrollo en virtud de las informaciones adquiridas en el camino.
Es necesario aprender a navegar en un océano de incertidumbres a
través de archipiélagos de certeza.
“Lo esperado no se cumple y para lo inesperado un dios abre la
puerta” (Eurípides). Preparar nuestras mentes para esperar lo
inesperado y poder afrontarlo. Es imperativo que todos aquellos
que tienen la carga de la educación estén a la vanguardia con la
incertidumbre de nuestros tiempos.
1. Incertidumbre histórica:
 El siglo XX ha descubierto la pérdida del futuro, es decir su
impredecibilidad.
 Las civilizaciones tradicionales vivían con la certeza de un tiempo
cíclico La civilización moderna ha vivido con la certeza del progreso
histórico. Un progreso es ciertamente posible, pero incierto.
2. Historia creadora y destructiva. Toda evolución es el logro de una
desviación cuyo desarrollo transforma el sistema donde ella misma
ha nacido : ella desorganiza el sistema reorganizándolo.
 Las grandes transformaciones son morfogénesis, creadoras de
formas nuevas que pueden constituir verdaderas metamorfosis.
 No sólo existen las innovaciones y las creaciones. También existen
las destrucciones, que pueden traer nuevos desarrollos.
 La historia no es una evolución lineal. Ella conoce turbulencias,
bifurcaciones, desviaciones, fases inmóviles, estadios, periodos de
latencia seguidos de virulencias.
3. Un Mundo Incierto:
 Aventura incierta del cosmos.
 Devenir de creaciones y de
destrucciones.
 Juego de una dialógica (relación
antagónica, competente y
complementaria) entre el orden, el
desorden y la organización.
4. Enfrentar las Incertidumbres:
 La educación del futuro debe enseñar a enfrentar las
incertidumbres ligadas al conocimiento con estos principios:
Un principio de incertidumbre cerebro-mental:
(destrucción/reconstrucción).
 Principio de incertidumbre lógica: la contradicción no es señal de
falsedad.
 Principio de incertidumbre racional: vigilancia autocrítica.
 Principio de incertidumbre sicológica: existen límites para
nuestro propio autoconocimiento.

4. Enfrentar las Incertidumbres:
 La incertidumbre de lo real: Nuestra realidad no es otra
que nuestra idea de la realidad. Hay que saber interpretar
la realidad.
 La incertidumbre del conocimiento: El conocimiento es
una aventura incierta. “El conocimiento es navegar en un
océano de incertidumbres a través de archipiélagos de
certezas”.
 Las incertidumbres y la ecología de la acción: tomar en
cuenta la complejidad de nuestras acciones (riesgo, azar,
desviación).
Bucle Riesgo > Precaución (ambos son necesarios).
 Bucle Fines > Medios
 Bucle Acción > Contexto

5. La Impredecibilidad a largo plazo: ninguna acción está
segura de obrar en el sentido de su intención.
 La apuesta y la estrategia: dos vías para enfrentar la
incertidumbre de la acción.

La estrategia debe prevalecer sobre el programa.

La respuesta a las incertidumbres de la acción está constituida por
la buena elección de una decisión, por la conciencia de la apuesta,
la elaboración de una estrategia y que pueda considerar un
eventual torpedeo de la acción que hubiese tomado un curso
nocivo.

El pensamiento, debe encaminarse para afrontar la incertidumbre.

La comprensión es al mismo tiempo medio y fin de la
comunicación humana. Teniendo en cuenta la importancia de la
educación para la comprensión en todos los niveles educativos y en
todas las edades, el desarrollo de la comprensión necesita una
reforma de las mentalidades.

La comprensión mutua entre humanos, tanto próximos como
extraños es en adelante vital para que las relaciones humanas
salgan de su estado bárbaro de incomprensión.

De allí, la necesidad de estudiar la incomprensión desde sus raíces,
sus modalidades y sus efectos. Constituiría, al mismo tiempo, una
de las bases más seguras para la educación por la paz, a la cual
estamos ligados por esencia y vocación.

La educación debe conducir a una «antropo-ética» considerado el
carácter ternario de la condición humana cual es el de ser a la vez
individuo«sociedad«especie. En este sentido, la ética
individuo/especie necesita un control mutuo de la sociedad por el
individuo y del individuo por la sociedad, es decir la democracia.

La ética no se podría enseñar con lecciones de moral . Ella debe
formarse en las mentes a partir de la conciencia de que el humano
es al mismo tiempo individuo, parte de una sociedad, parte de una
especie. Llevamos en cada uno de nosotros esta triple realidad.

De allí, se esbozan las dos grandes finalidades ético-políticas del
nuevo milenio: establecer una relación de control mutuo entre la
sociedad y los individuos por medio de la democracia y concebir la
Humanidad como comunidad planetaria. La educación debe no
sólo contribuir a una toma de conciencia de nuestra Tierra-Patria,
sino también permitir que esta conciencia se traduzca en la
voluntad de realizar la ciudadanía terrenal .
Descargar

Los Siete Saberes necesarios a la Educación del