Parecía tan frágil
como la flor
del heno,
parecía
de
espuma
y
era
de
acero.
parecía de nieve…
Parecía
de frío,
rocío
mañanero,
Parecía
una
mansa y
tímida
corriente,
parecía un
arroyo, sí,
y era
un
torrente.
Poca cosa,
en su tiempo,
les parecía
a tantas…
ahora
todas
sabemos
que era
una
SANTA.
Como tumba
sellada,
como estatua
silente,
parecía
callada
y era
elocuente.
Su
paciencia
infinita
parecía
flaqueza,
debilidad
o miedo
y era
entereza.
A todos
parecía
que era
simpleza
ese
silencio
suyo, sí,
y era
grandeza.
Poca cosa,
en su tiempo,
les parecía
a tantas…
ahora
todas
sabemos
que era
una
SANTA.
Cuando
arreció
la prueba
parecía
vencida,
pero no,
que era un
roble lleno
de vida.
Era
el dolor
el riego
que al
terreno
nutría
y ella,
un árbol
fecundo
que
florecía.
Florecía
con fuerza
y no lo
parecía
porque lo que
ella era, sí,
nadie sabía.
Poca cosa,
en su tiempo,
les parecía
a tantas…
ahora
todas
sabemos
que era
una
SANTA.
Pinturas: Pilar de la Fuente, ssj
Texto: Leticia Rodríguez, ssj.
Canción: Así era Bonifacia.
Música: Inmaculada Jiménez, ssj.
Canta: Mercedes Fortes, ssj.
Realización: Rosario Hernández, ssj.
Descargar

Diapositiva 1