Los peces
aprenden los
colores
Había una vez en el fondo del mar, en un lugar muy
lejano, un banco de peces muy, muy grande. Siempre iban juntos a
todas partes y se movían de una forma tan sincronizada que no se
tocaban nunca, aunque fueran a toda velocidad. Su principal
afición era moverse todos juntos, haciendo una nube del mismo
color, porque todos ellos eran iguales y de color gris oscuro.
Un día ocurrió algo extraordinario. A lo lejos divisaron una figura
que se acercaba hacia ellos y cuanto más cerca estaba, más extraña
parecía, parecía que brillaba, pero no había luz.
Un día ocurrió algo extraordinario. A lo lejos divisaron una figura
que se acercaba hacia ellos y cuanto más cerca estaba, más extraña
parecía, parecía que brillaba, pero no había luz.
Un día ocurrió algo extraordinario. A lo lejos divisaron una figura
que se acercaba hacia ellos y cuanto más cerca estaba, más extraña
parecía, parecía que brillaba, pero no había luz.
Un día ocurrió algo extraordinario. A lo lejos divisaron una figura
que se acercaba hacia ellos y cuanto más cerca estaba, más extraña
parecía, parecía que brillaba, pero no había luz.
Un día ocurrió algo extraordinario. A lo lejos divisaron una figura
que se acercaba hacia ellos y cuanto más cerca estaba, más extraña
parecía, parecía que brillaba, pero no había luz.
Un día ocurrió algo extraordinario. A lo lejos divisaron una figura
que se acercaba hacia ellos y cuanto más cerca estaba, más extraña
parecía, parecía que brillaba, pero no había luz.
-Hola. Creo que me he perdido. ¿Querríais ayudarme a encontrar a
mis amigos?
-Claro- dijeron todos al tiempo.
-¡Qué raros sois! ¿Por qué habláis todos al tiempo?
-Tú sí que eres extraño. ¿Quién te ha puesto tantos colores?- dijeron
todos
-Yo soy así. Siempre he tenido el mismo aspecto.
-Nosotros no hemos visto nunca esos colores.
-¿Queréis aprender los nombres de los colores?
-Sí, sí, sí, porfa - dijeron todos
-Es muy fácil, mira...
-Éste es el rojo.
-Rojo, rojo, rojo,
-Vale, vale. La próxima vez me dice el color uno nada más. A ver, tú
¿Cómo te llamas?
-Yo soy uno más.
-¿Quééé...? ¿Qué no tenéis un nombre cada uno?
-Tú te llamarás Alex, tú Miguel, tú Selene, tú Luismi, tú Nazaret, tú
Henar, tú Mitchel, tú Denitsa, tú Javier, tú Jonatan, tú Pablo, tú Ana,
tú Lucía, tú Alina, tú Kiara, tú Sara, tú Sandra, tú Rubén, tú Coral,
tú Elisabeth...
...Y a medida que decía los nombres el pececito perdido, los peces
grises se iban volviendo de todos los colores.
Y colorín colorado, el cuento de los peces se ha acabado.
Descargar

banda pajaros