El
El Callejero
Callejero
barakaldés
barakaldés
Seis calles con nombres de Santos y Santas.
MARINA ESCRIBANO ALONSO
Colegio San Vicente de Paúl -2015-
Introducción
En las siguientes diapositivas se van a
ver calles de santos/santas de Barakaldo.
En primer lugar una diapositiva con un
mapa donde la sitúe, una segunda con
fotos de la calle y en la tercera una
pequeña biografía del santo/santa. Eso se
repetirá con cada una de las calles. Las
seis calles que he escogido han sido: San
Vicente, San Juan, San Antolín, Santa
Teresa, San Roque, San Antonio.
1. CALLE SAN VICENTE
SAN VICENTE, mártir
San Vicente es uno de los tres grandes diáconos que dieron su vida por Cristo. Junto
con Lorenzo y Esteban Corona, Laurel y Victoria forma el más insigne triunvirato. Este mártir
celebrado por toda la Cristiandad, encontró su panegirista en San Agustín, San León Magno
y San Ambrosio.
Vicente descendía de una familia consular de Huesca, y su madre, según algunos, era
hermana del mártir San Lorenzo. Estudió la carrera eclesiástica en Zaragoza, al lado del
obispo Valero, quien por su falta de facilidad de expresión, lo nombró primer diacono para
suplirle en la sagrada cátedra.
Paralelamente, el emperador Dioclesiano había decretado una de las más crueles
persecuciones contra la Iglesia, y que fue aplicado por Daciano en España. Las cárceles, que
estaban reservadas antes para los delincuentes comunes, pronto se llenaron de obispos,
presbíteros y diáconos. Al pasar Daciano por Barcelona, sacrifica a San Cucufate y a la niña
Santa Eulalia. Cuando llega a Zaragoza, manda detener al obispo y a su diácono, Valero y
Vicente, y trasladarlos a Valencia. Allí se celebró el primer interrogatorio. Vicente responde
por los dos, intrépido y con palabra ardiente. Daciano se irrita, manda al destierro a Valero, y
Vicente es sometido a la tortura del potro. Su cuerpo es desgarrado con uñas metálicas.
Mientras lo torturaban, el juez intimaba al mártir a la abjuración. Vicente rechazaba
indignado tales ofrecimientos. Daciano, desconcertado y humillado ante aquella actitud, le
ofrece el perdón si le entrega los libros sagrados.
2. CALLE SAN JUAN
SAN JUAN
San Juan tuvo la inmensa dicha de ser el discípulo más amado por Jesús. Nació en
Galilea y fue hijo de Zebedeo y hermano de Santiago el mayor. San Juan era pescador,
tal como su hermano y su padre. La primera vez que Juan conoció a Jesús estaba con su
hermano Santiago, y con sus amigos Simón y Andrés remendando las redes a la orilla del
lago; el Señor pasó cerca y les dijo: "Vengan conmigo y los haré pescadores de almas".
Ante este subliminal llamado, el apóstol dejó inmediatamente sus redes, a su padre y lo
siguió.
Juan evangelista conformó junto con Pedro y Santiago, el pequeño grupo de
preferidos que Jesús llevaba a todas partes y que presenciaron sus más grandes
milagros. El domingo de la resurrección, fue el primero de los apóstoles en llegar al
sepulcro vacío de Jesús. Después de la resurrección de Cristo, en la segunda pesca
milagrosa, Juan fue el primero en reconocer a Jesús en la orilla.
Juan se encargó de cuidar a María Santísima como el más cariñoso de los hijos.
Con Ella se fue a evangelizar a Éfeso y la acompañó hasta la hora de su gloriosa muerte.
A San Juan Evangelista se le representa con un águila al lado, como símbolo de la
elevada espiritualidad que transmite con sus escritos. Ningún otro libro tiene tan elevados
pensamientos como su Evangelio.
San Epifanio señaló que San Juan murió hacia el año 100 a los 94 años de edad.
3. CALLE SAN ANTOLIN
SAN ANTOLIN
Antolín de Pamiers fue un mártir visigodo de la Galia que vivó en
los siglos V y VI, venerado como santo por las iglesias católica y
ortodoxa. Al menos parte de su hagiografía es legendaria, y son pocos
los datos precisos que de este santo se poseen.
Fue ejecutado, según la leyenda, por no abrazar el arrianismo
junto a dos discípulos, Juan y Almaquio, que reciben culto junto a él.
Algunas de sus reliquias se conservan en Palencia (España), ciudad
de la que es patrón, y cuya catedral le está consagrada. Fueron
llevadas allí por el rey visigodo Wamba desde Narbona, según la
tradición. Es también patrón de la ciudad española de Medina del
Campo y del gremio de los cazadores.
La iconografía habitual del santo le representa como un hombre
joven, ataviado con la dalmática propia de los diáconos, portando casi
siempre una palma alusiva al martirio, y, como atributo más
característico, un cuchillo u hoja afilada clavado en su hombro o en la
parte inferior del cuello. Su festividad se celebra el 2 de septiembre.
4. CALLE SAN ANTONIO
SAN ANTONIO
Nació el 15 de agosto de 1195 en Lisboa y en el bautismo recibe el
nombre de Fernando.
Cuando cuenta 15 años se hace monje agustino. En 1212 se
traslada al monasterio de Santa Cruz de Coimbra y con 25 ingresó en la
orden franciscana, alcanzando el cargo de provincial en 1227. De finales
del otoño de 1220 a marzo de 1221 fue misionero en Marruecos.
Fue profesor de Teología en Italia y en diversas ciudades
francesas, ejerciendo también labores apostólicas en las proximidades
de Padua. En el año 1230 renunció al cargo de provincial para dedicar
más tiempo a la predicación.
San Antonio de Padua falleció en Padua, Italia, el 13 de junio de
1231 y un año después fue canonizado por el papa Gregorio IX.
En 1946 fue nombrado santo patrón de Padua y Portugal, al que se
invoca para encontrar objetos perdidos. El 13 de junio se celebra el día
de su fiesta.
5. CALLE SAN ROQUE
SAN ROQUE
Roque nació por el año 1.300 en la ciudad francesa de Montpellier. Quedó
huérfano muy pronto y vendió toda la herencia familiar para entregar los
beneficios a los pobres. Con este deseo de seguir en la pobreza a Jesús y
también de enseñar la fe cristiana, inició su peregrinación a Roma.
En la zona de la Toscana, Roque se hospedó en la ciudad de
Acquapendente y, en el hospital, se puso a servir a todas aquellas personas que
estaban infectadas de la peste, logrando, cómo no, curaciones admirables e
inexplicables.
Cuando se dispuso a regresar a su país, pasó por Rímini. Allí, Roque
predicó el evangelio y continuó curando de la peste a aquellas personas que
podía. Tantas curaciones y tanto contacto con los infectados, propició que en la
ciudad de Piacenza él mismo quedara contagiado y se viera obligado a retirarse
en un bosque de las afueras de la ciudad. Una vez curado, Roque decidió volver
definitivamente a Montpellier, pero en el norte de Italia, en el pueblo Angera, a
orillas del lago Maggiore, unos soldados, acusándolo de espía, lo arrestaron.
Fue encerrado y moriría en prisión entre los años 1376 y 1379. Algunos cuentan
que tenía 32 años de edad.
San Roque perteneció a la Tercera Orden de los franciscanos, una rama
de esta congregación reservada a las personas laicas que quieren vivir bajo la
espiritualidad de San Francisco de Asís. Así lo reconoció el Papa Pío IV en
1547.
6. PLAZA SANTA TERESA
SANTA TERESA
Nació el 28 de marzo de 1515 en Gotarrendura, Ávila. Cuando tenía
12 años , fallece su madre, lo que la afectó profundamente y pareció
decidir su vocación religiosa. A los 16 años ingresa en el convento de
Santa María de Gracia, obligada por su padre. A los 19 años de edad,
profesó en el convento de la Encarnación de Ávila. Cae gravemente
enferma poco después y su padre la lleva a tomar baños minerales:
aparecen los primeros síntomas de sus neurosis. En 1537, sufre un ataque
de parasismo, y durante dos años estuvo paralítica.
Ya sana, su fe se debilita, hasta que volvió al pasado ardor religioso
por que dice, Cristo se me aparece con airado semblante. Cree que la
causa de su frialdad religiosa proviene de su frecuente trato con seglares, y
decide reformar la orden del Carmelo, y fundar religiones de monjas
descalzas y enclaustradas.
Sus principales obras son en prosa. En cuanto a sus poesías, fueron
compuestas en ciertos momentos de mayor ardor místico, por la que ella
decía que la Divinidad se las inspiraba.
Santa Teresa de Jesús falleció el 4 de octubre de 1582, a los sesenta
y siete años.
FIN
Descargar

Seis calles con nombres de Santos y Santas