LECTIO DIVINA
A la escucha y meditación de la
Palabra de Dios desde
la
Tradición y Magisterio
Domingo IV de Pascua
Parroquia
Santa María Magdalena
Yacuanquer
A la escucha y meditación de la
Palabra de Dios desde
la
Tradición y Magisterio
La Palabra debe ser esperada y
escuchada
Con buena disposición interior
Oración al Espíritu Santo
Con Corazón limpio y humildad
ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
(San Agustín)
Espíritu Santo, inspíranos, para
que pensemos santamente.
Espíritu Santo, incítanos,
para que obremos santamente.
Espíritu Santo, atráenos,
para que amemos las cosas santas.
Espíritu Santo, fortalécenos, para que
defendamos las cosas santas.
Espíritu Santo, ayúdanos, para que no
perdamos nunca las cosas santas.
A la escucha y meditación de
la Palabra de Dios desde la
Tradición y Magisterio
Leer bien y sin prisa
Hay que leer dos o tres veces
Aprende a conocer el Corazón
de Dios en sus Palabras
Leer bien, es escuchar bien
Lectura del Santo Evangelio según San Juan 10, 1-10
1
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: - Os
aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco
de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón
y bandido; 2 pero el que entra por la puerta es pastor de
las ovejas. 3 A éste le abre el guarda y las ovejas
atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus
ovejas y las saca fuera. 4Cuando ha sacado todas las
suyas, camina delante de ellas, y las ovejas
lo siguen porque conocen su voz: 5 a un extraño no
lo seguirán sino que huirán de él, porque no conocen
la voz de los extraños.
6 Jesús les puso esta comparación, pero ellos no
entendieron de qué les hablaba. 7 Por eso añadió Jesús:
- Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos
los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos;
pero las ovejas no los escucharon.
9 Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá
entrar y salir, y encontrará pastos.
10 El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer
estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan
abundante.
Palabra del Señor
Composición general del
Evangelio de San Juan
Prólogo o Himno solemne al Logos de Dios (1,1-18).
2). Primera parte o Libro de los signos (2,1-12,50)
La gran novedad (2,1-4,42).
Jesús, palabra que da vida (4,43-5,47)
Jesús, pan de vida (6,1-71).
Jesús, luz y vida (7,1-8,59).
Jesús, luz que juzga al mundo (9,1-10,42).
Victoria de la vida sobre la muerte (11,1-57).
La muerte camino hacia la vida (12,1-50).
3). Segunda parte o Libro de la pasión-gloria (13,1- 20,31).
Discurso de despedida (13,1-17,26).
Historia de la Pasión - Resurrección (18,1-20,31)
4). Epílogo (21,1-25).
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
En el cuarto domingo de Pascua la
Iglesia se une para resaltar la imagen
de Jesús Buen Pastor. En las primeras
comunidades cristianas tuvo un gran
eco y difusión esta bella imagen del
mundo ganadero del norte de Israel;
para nosotros muy occidentales y
amigos de vivir en el pesado cemento
de las ciudades, de pronto, no nos
llama mucho la atención y hasta
fácilmente
los
detractores
del
Evangelio han utilizado esta imagen
para afirmar que la Iglesia busca
gobernar a un sinnúmero de personas
como “ovejas” y no como personas.
El Evangelio de Juan, va más allá de
la tierna imagen del pastor que guía a
sus ovejas y las lleva a pastos
abundantes y a fuentes tranquilas.
En la época de Jesús el ser pastor
era una profesión que exigía mucho y
poco retribuía.
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
Además, los pastores no eran bien
apreciados, pues sus largas jornadas
a campo abierto los alejaban del
mundo
socialmente
constituido.
Entonces se nos viene una pregunta:
Por qué Jesús escoge dicha imagen
para referirse a sí mismo y a su
misión en la comunidad?.
Muchas son las razones, pero hoy,
solo vamos a ver las que tienen que
ver con la acción netamente real y
funcional de un pastor del siglo
primero.
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
El Maestro, no quiere ser contado
entre los que oprimen al pueblo o son
reconocidos socialmente, Él quiere
encarnar la realidad del hombre y de
la mujer que pasan desapercibidos
todos los días en su lugar de trabajo,
pero, son tan importantes para el
desarrollo armónico de una sociedad.
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
El Evangelio de Juan nos presenta
otras características propias del
pastor, comenzando por la de la
honestidad, en un mundo y
especialmente en un país donde
las estructuras de la sociedad se
corrompen con una vergonzosa y
declarada
deshonestidad,
el
verdadero pastor debe ser para
los demás un testigo de la
honradez en su servicio.
El Buen pastor, debe ser para su
comunidad un dirigente con
palabras sencillas, claras y llenas
de verdad para que todos y todas
lo puedan reconocer.
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
Las relaciones de familiaridad son
necesarias, si el pastor no es
capaz
de
crear
lazos
de
fraternidad, con sus gestos,
palabras y actitudes difícilmente
podrá lograr la confianza que la
comunidad quiere depositar en él.
Los
últimos
versículos
del
Evangelio de Juan (8-10), nos
presentan una clara amonestación
de el Maestro a todos aquellos
pastores de las Iglesias del
mundo, llámese como se llamen, a
que
revisen
sus
distintas
actuaciones
que
los
han
convertido en ladrones de las
comunidades a ellos confiadas.
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
Hoy, es un día para que la
Iglesia y especialmente la
nuestra,
pida
perdón
por
aquellas irregularidades de sus
ministros que han traicionado
su verdadera misión como
pastores, y al mismo tiempo,
realice una gran jornada de
oración para seguir pidiendo al
Señor que envíe verdaderos
pastores según el corazón de
Dios.
DESCUBRIR LOS “AFECTOS” QUE
LA PALABRA VA GENERANDO EN
MI CORAZÓN:
Alegría, compromiso,
interrogantes, nuevas posibilidades
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser leído con el corazón
Meditemos con los Padres de la Iglesia
San Agustín: «Entra por la puerta el que entra
por Cristo, el que imita la pasión de Cristo, el
que conoce la humildad de Cristo, que
siendo Dios se ha hecho hombre por
nosotros. Conozca el hombre que no es Dios,
sino hombre, porque el que quiere parecer
Dios siendo hombre, no imita a Aquel que
siendo Dios se hizo hombre. Porque no se te
ha dicho: seas algo menos de lo que eres;
sino, reconoce lo que eres».
San Cirilo de Alejandría: «El distintivo de la
oveja de Cristo es su capacidad de escuchar,
de obedecer, mientras que las ovejas
extrañas se distinguen por su indocilidad.
Comprendemos el verbo “escuchar” en el
sentido de consentir a lo que se le ha dicho».
Da gracias, intercede por los hermanos,
por las situaciones que el texto te haya
traído a la memoria.
Da curso libre a tus capacidades
creativas de sensibilidad en la oración.
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser hablado con el corazón
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
Dios, nuestro Padre-Madre,
que has dado a la Iglesia el
gozo pascual de la
Resurrección; concédenos
también la paz y la confianza
de saber que, en medio de los
problemas y las dificultades de
la vida, que nunca faltan,
estamos siempre en tus
manos, pues nos has hecho
hijos e hijas tuyos y nada
hemos de temer. Nosotros te lo
pedimos por Jesucristo,
nuestro Buen Pastor. Amén.
Ponte en medio de la comunidad y deja
que rebose de tu interior la paz y la
bendición que has recibido.
Actúa con ellos para volver a
reencarnar en la historia a
Jesucristo, la Palabra hecha carne.
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser practicado en la vida
Mi compromiso en esta semana será:
1. Qué imagen tengo de los
sacerdotes que viven en mi
parroquia, hago mi oración por
ellos y su ministerio?.
2. Ayudo con mi contribución
económica y con mi oración
permanente por el Seminario
Mayor de mi región.
(Desde el Evangelio de San Juan 10,1-10)
Estamos en Facebook: grupo koinonía de amor
Descargar

Lectio Divina