Lectio Divina
A la escucha y meditación de la
Palabra de Dios desde
la
Tradición y Magisterio
XXVII Domingo Ordinario
Parroquia
Santa María Magdalena
Yacuanquer
A la escucha y meditación de la
Palabra de Dios desde
la
Tradición y Magisterio
La Palabra debe ser esperada y
escuchada
Con buena disposición interior
Oración al Espíritu Santo
Con Corazón limpio y humildad
ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
(San Agustín)
Espíritu Santo, inspíranos, para
que pensemos santamente.
Espíritu Santo, incítanos,
para que obremos santamente.
Espíritu Santo, atráenos,
para que amemos las cosas santas.
Espíritu Santo, fortalécenos, para que
defendamos las cosas santas.
Espíritu Santo, ayúdanos, para que no
perdamos nunca las cosas santas.
A la escucha y meditación de
la Palabra de Dios desde la
Tradición y Magisterio
Leer bien y sin prisa
Hay que leer dos o tres veces
Aprende a conocer el Corazón
de Dios en sus Palabras
Leer bien, es escuchar bien
Lectura del Santo Evangelio según Mateo 21, 39-43
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
«Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
«Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí
plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de
vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al
extranjero. Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus
servidores para percibir los frutos. Pero los viñadores se
apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al
tercero lo apedrearon. El propietario volvió a enviar a otros
servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron
de la misma manera. Finalmente, les envió a su propio hijo,
pensando: "Respetarán a mi hijo." Pero, al verlo, los viñadores se
dijeron: "Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos
con su herencia." Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la
viña y lo mataron. Cuando vuelva el dueño, ¿qué les parece que
hará con aquellos viñadores?» Le respondieron: «Acabará con
esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el
fruto a su debido tiempo.» Jesús agregó:«¿No han leído nunca
en las Escrituras: La piedra que los constructores rechazaron ha
llegado a ser la piedra angular: Ésta es la obra del Señor,
admirable a nuestros ojos? Por eso les digo que el Reino de Dios
les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le
hará producir sus frutos.»
Palabra del Señor
Composición general del
Evangelio de San Mateo

1,1- 4,16:
Presentación de Jesús.

4,17-16,20:
Misión de Jesús.

16,21-28,20:
Pasión, muerte y
resurrección de Jesús.
Continuamos en esta semana veintisiete
del tiempo ordinario con el relato de
Mateo en el capítulo 21. Los oyentes son
los sumos sacerdotes y los ancianos que
ostentaban el puesto de poder en el
mundo religioso de la época de Jesús,
por lo tanto, el relato va dirigido a ellos y
a su afán por considerarse los
propietarios de algo que no les
pertenecía.
Si el Maestro quisiera actualizar esta
parábola en este siglo XXI, de seguro que
nos la presentaba tal como está a tantos
grupos e Iglesias que hoy se creen
propietarios de su Reino y de su Verdad.
Quisiera
que
colocáramos
la
parábola en el momento de la
pequeña comunidad de Mateo, una
colectividad integrada por judíos y no
creyentes en las tradiciones antiguas
de Israel que comenzaban a buscar
ciertos privilegios y al mismo tiempo
adueñarse del mensaje de Jesucristo,
pensando que por ser parte de su
Iglesia, eso les daba el derecho para
hacer con el proyecto de Dios lo que
ellos creían que era lo más
conveniente.
El sentido de la parábola se proyecta
a todos los tiempos y comunidades
cristianas,
pues
en
muchas
ocasiones
queremos
construir
nuestro
proyecto
humano,
olvidándonos del Plan que Dios tiene
para su viña.
Las ambiciones humanas nos llevan
a terribles equivocaciones que
muchas veces destruyen el plan de
Dios, incluso volvemos a matar a su
Hijo en búsqueda de nuestros
propios intereses.
Esta parábola no solo está dirigida a
las pequeñas comunidades de fe,
también, es un llamado de atención a
cada uno de nosotros “viñadores del
Reino”, para que seamos capaces de
cumplir con nuestro compromiso
como
colaboradores
en
la
construcción del Reino.
No debemos olvidar que el mensaje de
salvación y las verdades del Reino no
son propiedad exclusiva de un grupo
o personas, ellas pertenecen a Dios y
a su deseo por querer que su viña se
instaure en el mundo.
Nuestro fin debe ser el buscar
aumentar la gloria de Dios y no
nuestra propia gloria.
El
Reino
de
Dios
no
es
exclusivista, y tampoco Dios y su
querido Hijo se lo dieron en
comodato absoluto a viñadores
crueles que buscan su beneficio y
acomodar los valores del Reino a
las argucias del mundo.
La parábola, pertenece al grupo de las
dos parábolas que se repiten en los
Evangelios sinópticos (El sembrador y
Los viñadores homicidas), esto ya nos
dice lo importante que tuvo que ser para
las pequeñas comunidades eclesiales de
Mateo, Marcos y Lucas, quitar de raíz
cualquier afán por imponer criterios
humanos que desdibujen el verdadero
deseo de Dios por entregar a la Iglesia de
Cristo su viña, para que en ella exista
lugar para todas y todos los que quieran
trabajar con gusto, amor y sinceridad por
el Reino de los Cielos.
El Evangelio de Mateo quiere que
pongamos en práctica todos los
valores que San Pablo les pide a los
hermanos y hermanas de Filipo:
“Por lo demás, hermanos, todo lo que
es verdadero, todo lo honesto, todo lo
justo, todo lo puro, todo lo amable,
todo lo que es de buen nombre; si
hay virtud alguna, si alguna alabanza,
en
esto
ejercitaos.
Lo
que
aprendisteis y recibisteis y oísteis y
visteis en mí, esto haced; y el Dios de
paz será con vosotros”(Flp 4,8-9).
DESCUBRIR LOS “AFECTOS” QUE
LA PALABRA VA GENERANDO EN
MI CORAZÓN:
Alegría, compromiso,
interrogantes, nuevas posibilidades
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser leído con el corazón
Meditemos la Palabra con
los Padres de la Iglesia
San Gregorio Magno comentando este
pasaje nos dice: «¿No vemos en estas
palabras la condenación de los que
abusan de las gracias? ¿No somos todos
“la viña del Señor”, escogidos de entre
muchos otros y destinados para la vida
eterna? Por eso, los que hemos recibido
más gracias que muchos otros, seremos
también juzgados con mayor severidad;
porque a medida que aumenten las
gracias, aumenta la responsabilidad en
que incurrimos».
Da gracias, intercede por los hermanos,
por las situaciones que el texto te haya
traído a la memoria.
Da curso libre a tus capacidades
creativas de sensibilidad en la oración.
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser hablado con el corazón
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
Dios, Padre nuestro, que
desde el comienzo de los
tiempos nos has manifestado
tu amor y que día a día cuidas
de todos y cada uno de
nosotros como un viñador
amoroso; guía nuestros
pasos para que sepamos
serte agradecidos, y haz que
nuestra gratitud no sea sólo
de palabra, sino con obras de
«derecho y justicia», en favor
de todos, y especialmente de
los privados de sus
derechos. Por Jesucristo
Nuestro Señor, Amén.
Ponte en medio de la comunidad y deja
que rebose de tu interior la paz y la
bendición que has recibido.
Actúa con ellos para volver a
reencarnar en la historia a
Jesucristo, la Palabra hecha carne.
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser practicado en la vida
Mi compromiso en esta semana será:
1. El Señor Jesús es muy claro: «Se os quitará el
Reino de Dios para dárselo a un pueblo que rinda
sus frutos». ¿Cuáles son los frutos que doy? ¿Qué
voy a hacer?
2. Practicaré obras de misericordia en mi casa y lugar
de trabajo para ser un buen administrador de la viña
que Jesús me confió.
(Desde el Evangelio de San Mateo 21,39-43)
Estamos en http://koinoniadeamor.blogspot.com/
Descargar

Lectio Divina