A la escucha y meditación de la
Palabra de Dios desde
la
Tradición y Magisterio
I Domingo Cuaresma
Parroquia
Santa María Magdalena
Yacuanquer
A la escucha y meditación de la
Palabra de Dios desde
la
Tradición y Magisterio
La Palabra debe ser esperada y
escuchada
Con buena disposición interior
Oración al Espíritu Santo
Con Corazón limpio y humildad
ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
(San Agustín)
Espíritu Santo, inspíranos, para
que pensemos santamente.
Espíritu Santo, incítanos,
para que obremos santamente.
Espíritu Santo, atráenos,
para que amemos las cosas santas.
Espíritu Santo, fortalécenos, para que
defendamos las cosas santas.
Espíritu Santo, ayúdanos, para que no
perdamos nunca las cosas santas.
A la escucha y meditación de
la Palabra de Dios desde la
Tradición y Magisterio
Leer bien y sin prisa
Hay que leer dos o tres veces
Aprende a conocer el Corazón
de Dios en sus Palabras
Leer bien, es escuchar bien
Lectura del Santo Evangelio según Mateo 4,1-11
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
«Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto
para ser tentado por el diablo. Y después de hacer un
ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió
hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: "Si eres
Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en
panes". Mas él respondió: "Está escrito: No sólo de
pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de
la boca de Dios". Entonces el diablo le lleva consigo a
la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo, y le
dice: "Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está
escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus
manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en
piedra alguna". Jesús le dijo: "También está escrito:
No tentarás al Señor tu Dios". Todavía le lleva consigo
el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los
reinos del mundo y su gloria, y le dice: "Todo esto te
daré si postrándote me adoras". Dícele entonces
Jesús: "Apártate, Satanás, porque está escrito: Al
Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto".
Entonces el diablo le deja. Y he aquí que se acercaron
unos ángeles y le servían.»
Composición general del
Evangelio de San Mateo
 1,1-
4,16:
Presentación de Jesús.
 4,17-16,20:
 16,21-28,20:
Misión de Jesús.
Pasión, muerte y
resurrección de Jesús.
Lectura del Santo Evangelio según Mateo 4,1-11
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
«Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto
para ser tentado por el diablo. Y después de hacer un
ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió
hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: "Si eres
Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en
panes". Mas él respondió: "Está escrito: No sólo de
pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de
la boca de Dios". Entonces el diablo le lleva consigo a
la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo, y le
dice: "Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está
escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus
manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en
piedra alguna". Jesús le dijo: "También está escrito:
No tentarás al Señor tu Dios". Todavía le lleva consigo
el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los
reinos del mundo y su gloria, y le dice: "Todo esto te
daré si postrándote me adoras". Dícele entonces
Jesús: "Apártate, Satanás, porque está escrito: Al
Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto".
Entonces el diablo le deja. Y he aquí que se acercaron
unos ángeles y le servían.»
Comenzamos un tiempo muy especial
en la Iglesia y que tiene como fin hacer
un alto en el camino para revisar
nuestra vida y volver a poner en orden
aquellas realidades que no nos dejan
crecer como persona.
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
Las lecturas de este domingo son una
reivindicación del protagonismo del ser
humano en la construcción de esa
creación que Dios nos regaló. Desde la
primera lectura, pasando por Romanos
y llegando al Evangelio de Mateo se nos
habla de la acción del verdadero ser
humano que se enfrenta con el tentador
que quiere destruir su dignidad de
persona.
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
En el Evangelio de Mateo, se nos
presenta la imagen de Jesús como
verdadero hombre, en el relato no
hay nada de prodigioso, ni de
poderes sobrenaturales de Jesús,
por eso, es bueno que aceptemos
que en nuestra lucha contra las
asechanzas y tentaciones del
maligno no hay que poner nada
que no sea netamente humano.
Los
famosos
exorcismos
y
espectáculos para detener la
fuerza del mal en nuestras vidas
se quedaron para las películas de
Hollywood.
Jesús enfrenta sus propias
tentaciones
sin
ningún
melodrama, ni destellos de
grandeza divina, cada una de
sus
respuestas
ante
las
tentaciones nos demuestran
que
nosotros
podemos
enfrentar el embate del maligno
con la misma responsabilidad
de ser humano con la que se
enfrentó el Maestro.
En la primera respuesta ante la tentación
de la justicia alimentaria y de orden
social es interesante destacar que el
Maestro nos dice, que si nuestra justicia
es hacer vida la voluntad de Dios
presente en su Palabra tiene sentido
nuestro deseo por buscar el sustento
para todos.
Jesús advierte en otro pasaje a sus
discípulos que su verdadero alimento es
hacer la voluntad del que lo envió (Jn
4,34). Esa debe ser nuestra respuesta en
la búsqueda de la justicia social y la
eliminación del hambre en el mundo:
Hacer la voluntad de Dios para que brille
su justicia y no nuestro afán por
aparentar justicia.
La segunda respuesta de Jesús ante la
tentación sutil de unir religión y poder
con la cual el mal quiere atacarlo, nos
presenta a un Maestro decidido a
buscar una correcta interpretación del
verdadero culto a Dios.
Solo se ama a Dios y se lo sirve
cuando lo buscamos en la verdad y no
en las falsas concepciones de
“religión espectáculo” que se han
puesto de moda en nuestro mundo. No
puede existir en nuestra vida espacio
para el relativismo religioso que une
poder y religión.
Finalmente, aparece la más torpe de
las tentaciones que nos seduce a
todos los seres humanos, nuestro afán
por las riquezas, y especialmente de
aquellas que llegan de la noche a la
mañana. Jesús, responde que nuestra
única riqueza debe ser Dios y que la
única fuente de felicidad esta en Él.
La
riqueza
en
nuestro
mundo
occidental es signo de prosperidad y
por lo tanto de felicidad, pero la verdad
y el paso de la historia nos está
demostrando que las palabras de
Jesús, son más valiosas que las
riquezas efímeras del consumismo.
La felicidad no está en las
cosas, ni en las riquezas,
todo
está
en
saber
compartir y en saber que en
Dios esta nuestra única y
correcta riqueza que nos
llena de valores y de ganas
por volver a construir el
paraíso del que fuimos
sacados por dejarnos llevar
del tentador.
DESCUBRIR LOS “AFECTOS” QUE
LA PALABRA VA GENERANDO EN
MI CORAZÓN:
Alegría, compromiso,
interrogantes, nuevas posibilidades
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser leído con el corazón
Meditemos la Palabra con el Papa
«"Apártate, Satanás" (Mc 4, 10). La actitud
decidida del Mesías constituye para nosotros
un ejemplo y una invitación a seguirlo con
valiente determinación. El demonio, "príncipe
de este mundo" (Jn 12, 31), continúa todavía
hoy con su acción falaz. Todo hombre es
tentado por la propia concupiscencia y el mal
ejemplo de los demás, así como por el
Demonio, y es más tentado aún cuando menos
lo percibe. ¡Cuántas veces con ligereza cede a
las falaces lisonjas de la carne y del Maligno, y
experimenta después amargas desilusiones!
Es preciso permanecer vigilantes para
reaccionar con prontitud a todos los ataques
de la tentación».
Juan Pablo II. Ángelus del 17 de febrero de 2002.
Da gracias, intercede por los hermanos,
por las situaciones que el texto te haya
traído a la memoria.
Da curso libre a tus capacidades
creativas de sensibilidad en la oración.
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser hablado con el corazón
A la escucha y meditación
de la Palabra de Dios desde
la Tradición y Magisterio
Señor, tú que animas nuestra
fe, consolidas nuestra
esperanza y fortaleces nuestro
amor,
haz que apostemos siempre
por el bien, la justicia y la paz,
de modo que tu Reino crezca
siempre, superando toda
tentación de construir este
mundo y esta sociedad sin
contar contigo en nuestra vida.
Te lo pedimos por Jesús, hijo
tuyo y hermano nuestro.
Amén.
Ponte en medio de la comunidad y deja
que rebose de tu interior la paz y la
bendición que has recibido.
Actúa con ellos para volver a
reencarnar en la historia a
Jesucristo, la Palabra hecha carne.
Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene,
ahora, que ser practicado en la vida
Mi compromiso en esta semana será:
1. ¿Qué voy hacer para poder vivir lo
que la Iglesia me recomienda de manera
especial para este tiempo de Cuaresma:
la limosna, el ayuno y la oración?
2. Memorizaré cada una de las
respuestas de Jesús y las utilizaré
como signos poderosos contra las
tentaciones de nuestro tiempo. ¿Qué
tan consciente soy de cómo el demonio
me tienta?
(Desde el Evangelio de San Mateo 4,1-11)
Estamos en Facebook: grupo koinonía de amor
Descargar

Lectio Divina