UNAS NOTAS SOBRE LOS
DEBERES DE LOS MENORES
Félix Pantoja García
Fiscal.
CODIGO CIVIL.
• el artículo.155 Código Civil establece tres
obligaciones claras de los hijos:
– Deber de obediencia. Los hijos están obligados a obedecer a
los padres mientras permanezcan bajo su patria potestad. Este
deber conlleva la necesidad de que el hijo esté obligado a
cumplir las órdenes lícitas que le den los padres en el ejercicio
de sus facultades. El incumplimiento de este deber puede
provocar la corrección por parte de los padres y en los casos
más graves llegar incluso a la desheredación.
– (A este respecto la SAP Cádiz de 23 enero 2002 considera que la corrección
con dos o tres golpes con la mano abierta en la cara sin producir lesión, por
desobediencia consciente de un menor a las órdenes e instrucciones de su
madre, se imponía y, aunque el castigo se considera en el límite de la
moderación, no se aprecia un exceso claro que permita la condena penal
absolviendo así de la falta de lesiones).
• 2º.- Deber de respeto. Los hijos están obligados a
respetar a sus padres siempre. Este respeto debe darse
incluso cuando haya concluido la patria potestad. No
obstante, este respeto no debe ser igual a una sumisión
incondicional que pueda llegar a anular la personalidad
de los hijos. Aunque el cumplimiento de este deber se
valora conforme a los usos sociales, parece que si el
incumplimiento se concreta en injuriar gravemente de
palabra al padre o la madre, pueda ser causa de
desheredación conforme al artículo.853 .2 CC, así
como causa de cesación de la obligación de alimentos
según el artículo.152 .4 CC.
• 3º.- Deber de contribuir al levantamiento
de las cargas de la familia. Los hijos están
obligados a contribuir equitativamente, según
sus posibilidades, al levantamiento de las cargas
de la familia mientras convivan con ella. Esta
referencia general a la equidad implica una
individualización para ajustar al caso concreto la
norma. Así, el hijo debe contribuir en el caso de
que le sea posible, no en todo caso, además lo
hará según sus posibilidades. En cuanto a la
cuestión temporal, este deber se vincula a la
convivencia en familia.
La evolución de la patria potestad
• Concebida antiguamente la patria potestad
como un poder sobre los hijos ejercido por los
padres, ésta evoluciona hasta convertirse en un
conjunto de obligaciones, para con sus hijos,
respecto de los que ostentan la patria
potestad, y cuyos actos deben estar
encaminados, siempre, al interés del menor que
establece la LO 1/1996, de 15 de enero,
consecuencia de la ratificación por España de
la Convención de los Derechos del Niño.
• Desde una perspectiva histórica, puede advertirse un
proceso continuo de cambio en el modo de ejercer la
autoridad por los padres y madres, que parece dar un
paso más con las reformas operadas por la Disp. Final
Primera de la Ley 54/2007 en dichos preceptos. La
justificación de dicha reforma la da la Exposición de
Motivos de la citada Ley, y es la de que con la misma
se pretende dar respuesta a los requerimientos del
Comité de Derechos del Niño, que ha venido mostrando
su preocupación por la posibilidad de que la facultad de
corrección moderada reconocida a los padres y tutores,
pudiera contravenir el art. 19 de la Convención sobre
los Derechos del Niño de 20 de noviembre de 1989
• Desde esta perspectiva, el ius correccionis o
corrigendi de los progenitores sobre sus hijos o
de los tutores sobre los menores a su
cargo, hasta ahora establecido en los preceptos
del Código Civil señalados, en íntima conexión
con el deber de éstos de obedecerles, recogido
en el núm. 1º del art. 155 CC, no podía ser
absoluto, como afirmó la Sentencia de la AP
Zaragoza de 5 de enero de 2006 , y los
límites de su desarrollo venían impuestos por los
criterios de normalidad y usos sociales y
familiares
Límites a la corrección física.
• La aprobación de la Ley 54/2007, de 28 de diciembre,
de Adopción Internacional, ha supuesto la eliminación de
toda referencia explícita a la llamada facultad o derechodeber de corrección de los padres o tutores sobre sus
hijos o pupilos, hasta entonces regulado expresamente
en los arts. 154 y 268 del Código Civil,
respectivamente, con el objetivo de evitar que se
interprete como elemento permisivo del castigo físico a
los menores la referencia a la facultad de corrección
moderada que hasta la entrada en vigor de la citada Ley
se reconocía a padres y tutores
LOS DEBERES EN EL SISTEMA
EDUCATIVO.
• Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la
Educación.
• Artículo 2.3. El estudio es un deber básico del alumno que se
•
•
•
•
concreta en:
a) Participar en las actividades formativas y, especialmente, en las
orientadas al desarrollo de los currículos.
b) Seguir las directrices del profesorado respecto a su educación y
aprendizaje.
c) Asistir a clase con puntualidad, y
d) Participar y colaborar en la mejora de la convivencia escolar y en
la consecución de un adecuado clima de estudio en el centro,
respetando el derecho de sus compañeros a la educación
• 4. Además del estudio, son deberes básicos de
•
•
•
•
los alumnos:
a) Respetar la libertad de conciencia y las
convicciones religiosas y morales.
b) Respetar la dignidad, integridad e intimidad
de todos los miembros de la comunidad
educativa.
c) Respetar las normas de organización,
convivencia y disciplina del centro educativo, y
d) Conservar y hacer un buen uso de las
instalaciones del centro y materiales didácticos
Por su parte, la Ley Orgánica 1/1990, de
3 de octubre, de Ordenación General
del Sistema Educativo
• Artículo 18
• La educación secundaria obligatoria tendrá como
finalidad transmitir a todos los alumnos los
elementos básicos de la cultura, formarles para
asumir sus deberes y ejercer sus derechos y
prepararles para la incorporación a la vida activa
o para acceder a la formación profesional
específica de grado medio o al bachillerato.
Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio,
reguladora del Derecho a la Educación
• 4. Son deberes básicos de los alumnos:
• a) Estudiar y esforzarse para conseguir el máximo desarrollo según sus
•
•
•
•
•
•
•
capacidades.
b) Participar en las actividades formativas y, especialmente, en las escolares
y complementarias.
c) Seguir las directrices del profesorado.
d) Asistir a clase con puntualidad.
e) Participar y colaborar en la mejora de la convivencia escolar y en la
consecución de un adecuado clima de estudio en el centro, respetando el
derecho de sus compañeros a la educación y la autoridad y orientaciones
del profesorado.
f) Respetar la libertad de conciencia, las convicciones religiosas y morales, y
la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad
educativa.
g) Respetar las normas de organización, convivencia y disciplina del centro
educativo, y
h) Conservar y hacer un buen uso de las instalaciones del centro y
materiales didácticos
LOS DERECHOS EN LA LEY
ORGANICA DE PROTECCION
JURIDICA DEL MENOR.
• Art. 2:
• En la aplicación de la presente Ley primará el
•
interés superior de los menores sobre cualquier
otro interés legítimo que pudiera concurrir.
Asimismo, cuantas medidas se adopten al
amparo de la presente Ley deberán tener un
carácter educativo.
Las limitaciones a la capacidad de obrar de los
menores se interpretarán de forma restrictiva.
• Art.3 :
• Los menores gozarán de los derechos que les
reconoce la Constitución y los Tratados
Internacionales de los que España sea parte,
especialmente la Convención de Derechos del
Niño de Naciones Unidas y los demás derechos
garantizados en el ordenamiento jurídico, sin
discriminación alguna por razón de nacimiento,
nacionalidad, raza, sexo, deficiencia o
enfermedad, religión, lengua, cultura, opinión o
cualquier otra circunstancia personal, familiar o
social.
• Art. 4: Derecho al honor, a la intimidad y a
la propia imagen.
• Art. 5: derecho a la información.
• Art. 6: Derecho a la libertad ideológica.
• Art. 7: Derecho de participación,
asociación y reunión.
• Art. 8: Derecho a la libertad de expresión.
• Art. 9: Derecho a ser oído.
MEDIDAS Y PRINCIPIOS
RECTORES DE LA ACCION
ADMINISTRATIVA.
• Los menores tienen derecho a recibir de
las Administraciones públicas la asistencia
adecuada para el efectivo ejercicio de sus
derechos y que se garantice su respeto.
• . Las Administraciones públicas facilitarán
a los menores la asistencia adecuada para
el ejercicio de sus derechos.
EJERCICIO DE ACCIONES ANTE LA
JURISDICCION.
• Art. 158 del código civil:
• El Juez, de oficio o a instancia del propio hijo, de cualquier pariente
•
•
•
•
o del Ministerio Fiscal, dictará:
1. Las medidas convenientes para asegurar la prestación de
alimentos y proveer a las futuras necesidades del hijo, en caso de
incumplimiento de este deber, por sus padres.
2. Las disposiciones apropiadas a fin de evitar a los hijos
perturbaciones dañosas en los casos de cambio de titular de la
potestad de guarda.
3. En general, las demás disposiciones que considere oportunas, a
fin de apartar al menor de un peligro o de evitarle perjuicios.
Todas estas medidas podrán adoptarse dentro de cualquier proceso
civil o penal o bien en un procedimiento de jurisdicción voluntaria
Instrumentos legales de
intervención:
• El art. 216 del Código Civil tendrá un segundo
párrafo con la siguiente redacción:
•
Las medidas y disposiciones previstas en el art.
158 de este Código podrán ser acordadas
también por el Juez, de oficio o a instancia de
cualquier interesado, en todos los supuestos de
tutela o guarda, de hecho o de derecho, de
menores e incapaces, en cuanto lo requiera el
interés de éstos.
Instrumentos legales de
intervención:
•
•
•
•
•
•
art. 172 del Código Civil:
1. La entidad pública a la que, en el respectivo territorio, esté encomendada la
protección de los menores, cuando constate que un menor se encuentra en situación
de desamparo, tiene por ministerio de la Ley la tutela del mismo y deberá adoptar
las medidas de protección necesarias para su guarda, poniéndolo en
conocimiento del Ministerio Fiscal, y notificando en legal forma a los padres, tutores o
guardadores, en un plazo de cuarenta y ocho horas. Siempre que sea posible, en el
momento de la notificación se les informará de forma presencial y de modo claro y
comprensible de las causas que dieron lugar a la intervención de la Administración y
de los posibles efectos de la decisión adoptada.
Se considera como situación de desamparo la que se produce de hecho a causa
del incumplimiento, o del imposible o inadecuado ejercicio de los deberes de
protección establecidos por las leyes para la guarda de los menores, cuando éstos
queden privados de la necesaria asistencia moral o material.
La asunción de la tutela atribuida a la entidad pública lleva consigo la suspensión de
la patria potestad o de la tutela ordinaria. No obstante, serán válidos los actos de
contenido patrimonial que realicen los padres o tutores en representación del menor
y que sean beneficiosos para él.
2. Cuando los padres o tutores, por circunstancias graves, no puedan cuidar al
menor, podrán solicitar de la entidad pública competente que ésta asuma su guarda
durante el tiempo necesario.
……
Las respuestas represivas.
•
•
•
•
•
•
•
Ley de responsabilidad penal de los menores.
Intervención de los 14 a 18 años.
Delitos y Faltas del código penal.
Proceso con todas las garantías del estado de
derecho.
Respuesta sancionadora. (Hasta 10 años de
internamiento y posible cárcel).
Valoración del interés del menor.
Atención a la víctima.
CONCLUSION:
• Enseñar la necesaria correlación entre derechos
•
•
y deberes.
El interés del menor de la Convención de los
derechos del Niño de 1989, pasa por la asunción
del ejercicio de los deberes.
Compromiso de la educación:
–
–
–
–
En la familia.
En la escuela.
Con el apoyo de la Administración.
En el marco del Estado de Derecho.
Descargar

UNAS NOTAS SOBRE LOS DEBERES DE LOS MENORES