Las tres ranas hermanas
Había una vez tres ranas que eran hermanas.
Un día las tres hermanas quisieron cazar moscas para alimentarse, las tres
propusieron comerse ocho cada una. Una de las ranas que era muy machista y
engreída quiso comer mas golpeando a sus otras hermanas (pensaba).
La segunda hermana que era muy inteligente quiso engañar a las otras con sus
juegos matemáticos. La tercer hermana supo que las demás querían comer de
mas sique les dijo yo también quiero mas pero no hay que ser crueles con los
demás hay que dialogar y resolverlo porque es mejor estar en paz que estar en
pelea
Y colorín colorado este cuento se ha acabado.
Paz en la escuela
Había una vez, en una escuela, dos grupos de nenes totalmente diferentes, había nenes
tranquilos y nenes cancheros y malos.
Un día, estaban en el colegio, y se acercan Miguel, Mauricio y Lucas tres nenes muy malos, que
como todos se imaginan fueron a molestar a Thiago, Tomas y Lautaro tres nenes muy tranquilos
que estaban en el recreo jugando a las cartas, cuando se acerca Mauricio dice:-Hola niños feos,
dejen de jugar a las cartas vamos a sacar mucha comida a los demás…
Ellos cumplieron lo que les decían solo para ser aceptados en ese grupo. Nadie podía imaginar
lo que iba a pasar cuando molestaran a Luna para sacarle la comida.
En ese momento. los ve la directora Amanda y les dice:
¡Hey! Niños ¿Que anda pasando acá? Que le están haciendo a Luna?
Ellos tratan responderle diciéndole:-Hola Amanda solamente estamos hablando con ella, nada
más le pedimos una galletita…
Cuando la directora se va Thiago y sus amigos quedaron asustados y decidieron dejar de hacer
eso, pero fue tarde, Mauricio y sus amigos no los dejaban irse les decían, que si se iban la iban a
pasar muy mal…
Ellos con mucho miedo respondieron diciéndole:
¡ ustedes no nos van a hacer nada! Porque a pesar de que
solo quieran molestar a todos, su corazón les dice otra
cosa. Piénsenlo después me responden….chau!
Los chicos se dieron cuenta que lo que dijo Tomás era
verdad y fueron a pedirles perdón diciendo:-Hola chicos,
ya lo pensamos y tenían razón, lo que hacemos es
divertirnos a costa de otros, ya mismo, vamos a cambiar.
Y así fue como todos aprendieron a valorar lo que tenían.
APRENDER LA LECCIÓN
Un día una niña muy, muy buena con problemas para caminar empezó una
escuela donde había muchas escaleras, ella no podía subir y bajar las mismas.
Entonces ella en los recreos se quedaba sola en el aula. Un compañero la
cargaba que se quedaba sola y todos los demás se iban a jugar.
La niña se puso tan furiosa que le dijo a la seño lo que le había pasado. La seño
llamó al niño que la molestaba constantemente y le dijo: mira no tienes que
molestar a tu compañera, ella tiene problemas como también te pudo haber
pasado a ti anda y pídele perdón y quédate con ella en los recreos
acompañándola.
El niño se fue comprendiendo la lección, pidiéndole perdón y a partir de ese
momento el niño se quedó cada recreo con ella.
Ella muy contenta pasó cada recreo con el niño si ningún problema y divertida.
“
Mariposas”
Un día Jacinta, la mariposa más bella de todas, volaba por el bosque, cuando se encontró
con su hermana que estaba muy enfadada con ella porque no la podía encontrar y se
hacia tarde para cenar, muy enfadada Laura, la hermana de Jacinta se llevó a su hermana
a cenar con sus padres. Cuando llegaron, sus padres estaban muy enojados con ellas, en
especial con Laura, porque llevó a su hermana muy tarde a cenar. Laura, súper enojada, le
jugo unas bromas pesadas a Jacinta por meterse muy profundo en el bosque que fue el
motivo por el cuál llegaron tarde, Jacinta nunca se imaginó que era su hermana la que
causaba esas bromas, que tanto la molestaban hasta que un día la encontró planeando
una broma y ella empezó a hacer lo mismo que su hermana, ese no fue un clima muy
pacífico para las hermanas. Un día las bromas se hicieron costumbre entonces Jacinta
cansada le dijo a su hermana.
-¿ Porqué me haces bromas?
-Porque al ir al bosque tardé mucho en encontrarte y nuestros padres me castigaron por
haber llegado tarde- Exclamó Laura.
-Perdón- Dijo Jacinta.
Laura aceptó sus disculpas y ambas volaron justas a su casa.
Fin.
“Cada uno con su gusto”
En un estadio de futbol estaban jugando dos equipos que no se llevaban tan
bien.
Una vez en un partido mucha gente de un equipo empezó a pelear con el otro,
donde hubieron muchos heridos tanto mayores como niños, desde ese día se
decidió que cuando un equipo de futbol jugara de local solo sus fanáticos
podían entrar y los del otro equipo que jugaban de visitantes no podían entrar
al estadio.
Durante esta situación los dos equipos de futbol decidieron hacer un partido a
beneficio jugando entre ellos pero no con sus camisetas si no con las camisetas
de Argentina demostrando que somos todos parte de un país con diferentes
gustos pero todos somos iguales.
Ese día cada fanático de cada equipo se dio cuenta que son todos iguales y que
pelear no sirve para nada.
Y desde ese entonces cada uno puede visitar a su equipo y a festejar sin que
nadie saga herido.
¡Un día especial!
En el sur de Córdoba vivía Matías, un niño humilde que
trabajaba en el campo con su padre desde muy pequeño… En
la ciudad vendía estampitas a los pueblerinos junto con su
hermanita Micaela que con sus ojitos tristes pedía ayuda a
cada persona que se le acercaba…
Oscar, un hombre malvado, con mucho odio y resentimiento
le gritó”- Andá a tu casa con tu hermano, acá nadie te quiere
niña pobre”La nena desconsolada fue llorando a su casa. Allí estaban su
mamá y su abuela que la abrazaron y le preguntaron que le
pasaba… Ella les contó y juntas volvieron al pueblo a buscar
al hombre. Cuando llegaron el señor muy arrepentido con su
comportamiento llevó a la niñita y a su madre a una fiesta
gigante; donde cientos de personas las llenaron de regalos,
comida y ropa… Así todos entendieron que con la ayuda y el
granito de arena de cada persona podemos dar alegría, paz y
amor a muchos humildes seres humanos…
Ayudar es dar sin pedir nada a cambio, la recompensa es
tener un corazón latiendo de felicidad, paz y amor…
Plaza Paz
En un pueblito del norte de nuestro país, una tarde calurosa de Enero, jugaban en la
plaza Belén y sus amigas. Estaban muy contentas, saltaban al soga, se hamacan bien alto
y no para paraban de dar vueltas en la calesita. Se reían mucho, realmente la estaban
pasando muy bien. Las mamás las observaban desde una mesita del parque, tomando
mate y charlando. Ellas acostumbraban ir a ese parque porque quedaba cerca de la casa
de Lucía y Sofía, unas mellizas simpáticas que tenían pileta en su casa. Todo era perfecto:
las mamás charlando, las nenas jugando y divirtiéndose. Después, a la casa de las melli,
pileta y helado. No podían pedir más las chicas. Y esta rutina se repetía varias veces a la
semana, con los días de calor, plaza y pileta asegurados.
Una tarde, como de costumbre, nos reunimos con las chicas para ir al plaza para un
nuevo día de diversión. Hacía calor mucho calor y había un sol radiante. Mejor
imposible. Cuando llegamos al parque, las mamás empezaron a sacar los mates y las
facturas de sus bolsos, y nosotros corrimos como siempre hasta nuestro juegos y de
pronto, frenamos y nos miramos asombradas. Había un grupo de nenas y nenes en las
hamacas, en la calesita, en el sube y baja. Hasta estaban algunas nenas sentadas bajo el
árbol, nuestro árbol, en que nos juntábamos a cantar y....No lo podíamos creer, era
injusto que ese grupo, distinto a nosotras, estuvieran usando nuestras cosas. Los
miramos con rabia, enojadas, creo que Sofía hasta lloró de bronca. Cuando pudimos
reaccionar, nos juntamos, hicimos ronda y estábamos dispuestas a echar las, a sacarlas
de nuestro parque, plaza y de todo lo que era nuestro. Belén miró y vio a lo lejos a las
mamás, no vio porque había más personas.
No importo, seguimos con nuestro plan para sacar a este grupito. Estábamos todavía
confundidas, escuchamos a que la mamá de las melli nos llamaba, seguro era para
servirnos la merienda, pero estábamos ocupadas en nuestro plan para sacar a los
nuevos y poder jugar tranquilas, las tres como siempre, obvio. Lucía de pronto dice:
Chicas, se fueron, están los juegos vacíos, y nosotras festejamos. Nos habíamos
librado del grupito nuevo y estábamos por subir a la calesita pero las mamás nos
llamaron con tono fuerte para que vayamos .Y así lo hicimos. ¡Qué sorpresa! Nuestras
mamás estaban charlando y tomando mate con las mamas del grupo nuevo. Y se
veían contentas, alegres y se convidaban galletitas, gaseosa. Cuando nos acercamos,
aparecieron las nenas nuevas, que tímidamente nos preguntaban nuestro nombre,
edad y de todo. Eran curiosas y nos confesaron que siempre nos veían en la plaza y
querían jugar con nosotras pero les daba vergüenza .Y ahora que las mamás se
hicieron amigas, ellas se animaron a hablarnos. Eran alegres, buena onda, divertidas y
tenían muchos amigos que nos presentaron .Y nos reímos mucho sabían muchas
canciones, sabían hamacarse tan o mas alto que nosotras y eran muy buenas. Nos
ofrecieron su jugo y unas galletitas de chocolate que habían cocinado ellas.
Otra calurosa tarde y nos preparábamos para ir al parque, nuestras nuevas amigas nos
esperan y nos habían invitado a la casa para seguir jugando. Y fue el mejor enero que
podamos recordar lleno de risas, travesuras y muchas pero muchas amigas. Y así
pudimos entender que compartir, abrirse a lo desconocido, no juzgar antes de
conocer a alguien ayuda a que haya PAZ .Como el nombre del parque al que íbamos
siempre y nunca nos dimos cuenta que se llamaba Plaza de la Paz.
Daniel y Jorge, 2 personas con problemas.
Había una vez un chico llamado Daniel que iba al San José de San Martín. Pero a él le
decían cosas feas, feo, sucio, lo discriminaban.
Hasta que una vez, Jorge, un amigo de él, se enojo y le dijo a los que burlaban :¿Qué les hizo él?, al instante respondieron diciéndole cosas feas a Jorge .
Daniel y Jorge decidieron decirle al director y a sus papás, lo que había pasado.
Los directores hicieron algo , hablaron con los chicos y pararon las burlas
Se hicieron amigos y todos se comprometieron a ayudar a cada chico que tenía un
problema con otro.
LA CIUDAD SIN PAZ
Un día tres chicos llamados: Jorge, Brenda y Martin, vieron que la ciudad no
tenia paz. Todo el tiempo, en esa ciudad discutían por cosas sin sentido, solo
materiales y decidieron que tenían que hacer algo.
Se juntaron en unas de sus casas e hicieron un plan.
Cuando ya lo tenían listo, fueron hacia las personas que siempre peleaban y
les hablaron para que no pelearan mas que hay cosas mas importante que lo
material.
Por fin ya había paz en la ciudad y no se pelearon mas, luego se fueron a sus
casas y habían logrado lo que querían.
Fin
Enseñanza: No pelees por cosas que no vas a usar.
Nunca
Hace mucho tiempo una chica llamada Florencia que vivía con
una familia que siempre le pegaba, no le daba de comer y
nunca la dejaban salir de su pieza ella no vivía en paz Flor
estaba muy cansada tenia mucho frio ,hambre y le dolía todo
el cuerpo.
Un día de noche ella pensaba en escapar por la ventana de su
pieza pero ella vivía en un edificio de 11 pisos ella estaba en el
7 .Decidió tirar el colchón por la ventana y algunas almohadas
para poder saltar……. Al Segundo día sus padres decidieron
clavarle agujas en los brazos y piernas pero cuando entraron
no la encontraron se preocuparon mucho pero lo olvidaron
después de 3 días.
Después de 3 meses la encontraron detrás de un arbusto en
frente del edificio muerta pero cuando se fijaron bien era su
madre, Florencia se quedo viviendo en la casa de una amiga
que había conocido la familia la adopto a Florencia la cuido
nunca la trataron mal.
Enseñanza ( Ha veces lo que parece ser divertido para los
demás no es divertido para esa persona q esta recibiendo
todo eso, las personas q molestan , pegan, burlan, discriminan
un día van a recibir lo mismo )
Carrera por la paz
Había dos liebres muy amigas en el bosque. Una llamada Rocío y la otra Anabel. Estaban
entrenando para un torneo de atletismo, cuando les pasa por al lado el conejo más hermoso
de todos. Su nombre era Thiago. Las dos liebres corren atrás de él.
Cuando se dan cuenta, las dos liebres corrían atrás del mismo conejo, con la idea de hablarle
para invitarlo a salir.
De repente ellas empiezan a pelear y no se dan cuenta que el conejo se les había escapado.
Tanto Rocío como Anabel estaban enfadadas una con la otra.
Se peleaban por quien lo había empezado a correr antes. Luego de estar horas peleando se va
cada una a su casa.
Pasan los días y Rocío y Anabel no se hablaban. Hasta que llegó el día del torneo. Rocío estaba
calentando para correr cuando se le acerca Anabel para desearle suerte, cuando se dan
cuenta, que Thiago iba a competir y de nuevo empiezan a pelear.
Thiago que se había dado cuenta de la pelea fue para preguntarles porque peleaban. Rocío y
Anabel se lo contaron y Thiago se rió y les dijo:
-Chicas, yo puedo ser amigo de las dos. No tengo porque ser amigo de una sola. Si las dos
aceptan compartirme como amigo yo creo que no va a haber más conflictos.
Las dos liebres se miraron y se dieron cuenta y se dieron cuenta de lo bobo que era por lo que
estaban discutiendo y empezaron a reírse. Se dieron un abrazo y se amigaron y aceptaron la
idea de Thiago.
Las liebres y el conejo corrieron la carrera y empataron pero los tres aceptaron compartir la
victoria.
Y así siguieron los tres amigos viviendo en paz y sin peleas. FIN.
Todos podemos ser amigos.
En una escuela de Bs. As. Había un chico llamado Pedro que era testigo de una
fuerte pelea entre dos de sus compañeros. Se pegaban, se insultaban y trataban
mal a todo el que tratara de ayudarlos a resolver el problema. Pasaron varios días y
el problema fue de mal en peor, se involucraron los padres y aun más compañeros.
Un día en el recreo Pedro vio a uno de sus amigos llorando porque uno de los
chicos la había dicho algo que no le gusto, Pedro hablo con la señorita de la clase
para pedirle si podía arreglar el problema entre sus compañeros, así lo hizo pero un
día después el problema continuo con dos de sus amigos peleándose. Pedro se
puso en medio de la pelea y les dijo a sus compañeros que dejen de pelar, y así les
dijo: Chicos, dejen de pelear porque no vale la pena hacerlo por cosas
insignificantes, no hay porque perder un amigo ni tampoco la posibilidad de
conocer a uno nuevo, porque podemos ser todos amigos.
En un día normal y común como otros Ignacio ve a su hermana pelear con otra
compañera por que le había dicho una mala palabra
entonces Ignacio va y les dice - Dejen de pelear , - ¿Que ganan peleando ? - Dijo , la
hermana de Ignacio y la amiga respondieron :-Nada.
Ignacio les dijo: Saben porque deben pelear, para encontrar la paz para otras
persona, para que los chicos de otros colegios no sufran de Bull ying y para que los
países no estén diferenciados y puedan estar unidos.
La hermana Ignacio y la amiga se pidieron disculpas y le dieron las gracias.
Fue así que, Ignacio y su hermana salieron a buscar la paz para las personas y se
dieron cuenta de que no era fácil de conseguirla.
Entonces reunieron a todos los vecinos del barrio y les hablaron de esta manera: Necesitamos lograr la paz. Esto implica generar procesos de cambio y
transformación, al igual que desenmascarar los mecanismos de dominación, para ir
de una cultura de la violencia a una cultura de paz.
Todos los vecinos del barrio aplaudieron a Ignacio y pusieron manos a la obra a
una campaña por la paz .
Para muchas cosas sirve la
paz
Una vez en un colegio, había una chica llamada
Sofía que le hacían bullying en especial un chico
llamado Tomas, quien todos los días la golpeaba a
Sofi sin importarle.
Un día Sofía se canso de que la golpeara y dijo:
-Tomás, basta! No te das cuenta de que me pongo
muy mal cuando me pegas.
Yo quiero que me dejen en paz , y quiero ser tu
amiga.
Tomás arrepentido, le dice: - Tenes razón no te voy
a pegar más ¿Me perdonas?
- Sí , por supuesto. Basta de golpes.
Y así fue que Tomas y Sofía estuvieron en paz sin
violencia, y ahora están con amor, respeto, calma,
confianza y sobre todo la paz.
LOS TRES MOSQUETEROS
Tres niños vivían en uno de los pueblos donde no existía la paz. Estaban muy tristes
con esa situación y querían solucionarlo. Había muchas peleas entre dos pueblos
cercanos uno de ellos creía en el Dios de la luz y el otro creía en el Dios de la oscuridad.
Los niños pensaban en una solución y uno de ellos dijo:
-Podemos reunir a los pueblos y tratar de arreglarlo. Pero Roberto dijo:
-Bueno buscaremos la forma solo hay que intentarlo.
Y se pusieron en marcha para pensar en un plan y lograr ese encuentro.
Se reunieron los tres a pensar bien la estrategia a seguir. Intercambiaron charlas y
llegaron a una conclusión que solo en dialogo, el entendimiento y tratar de escuchar al
otro llegarían a entenderse no hacía falta tener las mismas creencias religiosas para
poder estar juntos, respetar el lugar del otro y sus diferencias es más que suficiente.
Para llegar a cada una de esas personas no sería fácil ya que no contaban con la
tecnología que hay ahora por eso pensaron: ¿Qué hacía Jesús en su época? Iba a
hablarle persona por persona y eso es lo que ellos hicieron. Nos espera un largo
camino por recorrer así que a dormir se a dicho porque mañana vamos a comenzar
tempranito.
A la mañana siguiente se levantaron y se pusieron en marcha hacia uno de los pueblos.
Cuando terminaron de hablarle a todas las personas, reflexionaron y se pidieron
perdón uno al otro. Llego la paz hacia los dos pueblos y convivieron sin peleas ni
discusiones.
FIN
El compañerismo
Matilda llega al colegio se encuentra con sus amigas, llega el momento de estar en las aulas y notan que hay
una nena de cabello largo, carita muy tímida sentada en el primer banco. Todos los chicos la miraban de reojo,
algunos susurraban cosas, otros se reían de ella, las chicas se miran y hacen muecas con sus caras, parece que a
nadie le cae bien, la maestra la presenta pero no les dio mucha información, intenta que ella se presente sola.
Cuando salen al recreo, Matilda ve que la nena nueva estaba en un rincón con un libro y un lápiz, así pasaba
todos los recreos desde que había llegado, y nadie se acercaba para jugar con ella. Llega a su casa y le cuenta a
su mamá que al colegio llego una nena nueva, tienen el pelo largo y siempre lleva u libro y un lápiz.
La mama, le decía:-mira que bueno!! Tenés una compañeros nueva y ¿Cuál es su nombre? La verdad, no lo se ,
ni me acerqué.
Su mamá enojada le dice:- Como no te acercaste a preguntarle el nombre?
Te podes imaginar, como se siente?
La mama asombrada le da un consejo a su hija.
Matilda, mañana cuando la veas, acércate, decíle tu nombre, e invítala a jugar.
Al día siguiente Matilda hizo lo que la mamá le dijo.
-Cuando se sienta al lado, se presenta y comienza hablar.
Matilda le pregunta que escribía en el libro y ella compartió su secreto.
-En el libro ella escribía: Ojala no me tiren el pelo, ojala no me peguen, ojala que me traten bien, ojala me
pusieran por ser nueva, ojala tenga una amiga que me quiera.
Cuando Matilda lee esto se le llenaron los ojos de lagrimas, y mirándola le dice. Me encanta tu pelo, sos re
buena, que lindo que hay una compañera buena, y querés ser mi amiga??
Y así desde ese día, los chicos vieron la linda amistad que se había formado y todos de a poquito se acercaron y
conocieron a una persona maravillosa-
No a la violencia
Había una vez un chico de 10 años
llamado Pedro que era muy divertido
jugaba con todos los chicos nunca se
enojaban con nadie pero un día un chico
de 11 años llamado Agustín dijo algo
muy feo de Pedro a todos los chicos sus
amigo. Pero un día se pelearon a
burlarse de Pedro por lo que dijo
Agustín se enojo tanto que los chicos
empezaron a pelearse. Las seños sito a
sus padres les dijo lo que paso luego
hablaron con sus hijos entonces Pedro y
Agustín nunca mas se pelearon y se
hicieron buenos amigos.
Fin
Altos y bajos
Había una vez un pueblo pequeño en donde Vivian las hadas. Esas hadas eran muy felices y trabajadoras, nunca
peleaban entre si y eran muy fuertes, pero, eran muy pequeñas
Un día, mientras ellas trabajaban un niño se les acercó. Se sentó en el piso y empezó a observarlas, las hadas se
quedaron pensativas pero no le prestaron mucha atención ya que tenían que trabajar. Al anochecer el niño se
fue, se podía escuchar como algunas hadas murmuraban entre sí.
Cuando amaneció, el mismo niño morocho de ojos verdes volvió con un grupo de amigos. Esos mismos niños se
empezaron a burlar de ellas. El niño morocho se quedó avergonzado. Algunas hadas se quedaron enojadas,
otras tristes y otras preocupadas. Todos los días los niños volvían y se burlaban de ellas, les decían insultos
como:
-Hey, hola pequeñitas ¿Quieren una mini comida?
O
-Por qué no preparan una poción de crecimiento o algo así, parecen brujas de lo feas que son.
Cuando el grupo de chicos se fue, el niño de pelo morocho se sentó en el césped y empezó a hablarles.
-Escuchen, necesito pedirles disculpas, no era mi intención que mis amigos se burlen de ustedes yo jamás lo
haría- Dijo el chico avergonzado
-¡Entonces si te sientes mal por esto arréglalo!- Gritó una hada de la multitud.
El niño se fue corriendo. Cuando amaneció ese mismo grupo volvió. Antes de poder burlarse el niño morocho,
los interrumpió
-Aguarden, las hadas tienen algo que decirles, niñas díganles-Escuchen- Dijo la líder- Yo entiendo que para ustedes les puede parecer gracioso pero a todas nosotras nos
hace daño, mírenos, todas mis amigas están tristes. Por favor no nos hagan esto.
Los niños se murmuraron entre sí, el niño morocho quedo afuera del grupo.
-Está bien- Dijo una chica- Lamentamos mucho lo que pasó, no pensamos en ustedes y ese fue un grave error.
No se enojen con mi amigo Bruno, (el niño morocho) el o tiene la culpa, si no nosotras.
Desde ese día todo cambió, todo volvió a la normalidad, ya todos estaban felices y los niños en vez de
molestarlas las ayudaban.
Fin.
CAMILO Y SUS AMIGOS
Había una vez dos amigos, uno se llamaba Camilo y el otro Facundo. Un día Camilo
fue a comprar caramelos, y los caramelos estaban $0,50 cada uno. El compró 5
caramelos, pensó que le habían dado mal el vuelto y entonces les fue a preguntar a
unos chicos y ellos lo empezaron a cargar y les decían cosas malas. Camilo fue y le
dijo a la señorita que lo estaban molestando, la profesora les dijo
-Si ustedes le hacen eso no les gustaría que se lo hagan a ustedes.
Los chicos comprendieron y le pidieron perdón, ellos ahora están todos juntos y
son amigos.
Fin: Sin bulliyng con paz 
Las tres ranas hermanas
Cuenta la leyenda que en lejanas tierras vivía en el campo una familia de ranas, un papa, una
mama y tres hermosos hijos.
Un día los padres de las ranas decidieron que tres de las ranitas ya estaban listas para ir a cazar.
Las tres se juntaron y decidieron atrapar 8 insectos cada una.
La primera de ellas, era muy vanidosa, engreída y pensaba que todo era muy fácil y lo resolvía
peleando y tratando de llevarse todo por la fuerza.
La segunda, era astuta e inteligente resolvía todo con sus juegos mentales.
La tercera hermana era muy distinta, buena, solidaria y resolvía todo mediante el dialogo y el
entendimiento.
Les dijo “no es bueno pelear ni atropellar con todo, que si querían atrapar mayor cantidad,
podrían hacerlo trabajando juntas y unidas.
Al principio esto causo risa entre sus hermanas pero luego ella les fue demostrando
Que la unión hace la fuerza y que podrían lograr cumplir sus objetivos.
Al final del día las tres juntas y felices volvieron junto a sus padres y les contaron lo que había
sucedido.
Estos muy orgullosos por lo que sus hijos habían logrado, armaron un banquete para festejar.
El Duende Travieso
Había una vez, un duende que era muy travieso, su nombre era Julian. El era muy malo
con sus amigos ya que siempre les estaba haciendo bromas. Un día les hizo una broma
muy fea y todos sus amigos se super enojaron con el.
-¡Que fea tu broma!-dijo una compañera.
-¡Nos podías haber lastimado!-dijo un compañero.
Y así se armo una gran pelea entre todo el grado. Cuando la maestra entendió lo que
había sucedido, llamo a Julián para hablar.
-Julián está muy mal lo que hiciste- dijo la maestra.
-Ya se seño, es que no se como arreglarlo-dijo Julián.
-Solamente tenes que pedir perdón-le dice ella.
-Bueno, lo haré- responde.
Un rato más tarde, Julián se pone en frente de la clase y pide disculpas, sus amigos se las
aceptan, el problema se arreglan y todos volvieron a ser amigos.
La Vaca Egoísta
Había una vez, en un gran campo, una
vaca que iba todos días a comer el pasto
de ese campo. Un día un caballo fue al
mismo campo a comer el pasto. La vaca,
celosa, le dijo al caballo que se tenia que
ir de ese campo, que ese pasto era sola
para ella. Luego de un tiempo de discutir,
apareció una oruga que estaba cerca les
dijo:
-¡Chicos! El campo es muy grande, ¿Por
qué no dejan de pelear y lo comparten, y
así podrán ser amigos?
La vaca y el caballo se dieron cuenta que
estaban haciendo una estupidez y
siguieron el consejo de la oruga y no solo
dejaron de pelear sino que se hicieron
grandes amigos, y compartieron el
campo.
EL cuento de la paz
Había una vez un chico
llamado Lorenzo.
El era pelirrojo y los chicos se
burlaban de el por tener ese
color de pelo
Un día pensó en teñirse de
morocho, les comento a sus
papas la decisión.
Ellos, le preguntaron por que y
Lorenzo, hablo y dijo el motivo.
Sus papis hablaron con la
directora resolvieron sus
problemas y no lo volvieron a
Descargar

Presentación de PowerPoint