Biblia y realidad
XXXVII
Iglesia
comunidad
Diseño:
J. L. Caravias sj
Yo te digo: Tú eres Pedro,
o sea Roca, y sobre esta
piedra edificaré mi Iglesia.
Mt 16,18
La Iglesia se iba
construyendo, caminaba
con los ojos puestos en el
Señor y estaba llena del
consuelo del Espíritu Santo.
Acudían
asiduamente
a la
enseñanza de
los apóstoles,
a la
convivencia,
a la fracción
del pan y a
las oraciones.
Todos los
que habían
creído vivían
unidos
y compartían
todo cuanto
tenían.
Hch 2,42.44
La multitud de
los fieles tenía
un solo corazón
y una sola alma.
Hch
4,32
Los apóstoles
daban
testimonio
de la
resurrección
del Señor
Jesús con
gran poder.
Hch 4,33
Cristo es la cabeza
del cuerpo,
es decir, de la Iglesia,
él que renació primero
de entre los muertos,
para que estuviera en el
primer lugar en todo.
Col 1,18
Ustedes son el cuerpo de Cristo
y cada uno en su lugar es parte de él.
1Cor 12,27
Maridos, amen a
sus esposas como
Cristo amó a la
Iglesia y se
entregó a sí
mismo por ella.
Y después de bañarla en el agua y la Palabra para
purificarla, la hizo santa, pues quería darse a sí mismo
una Iglesia radiante, sin mancha ni arruga,
sino santa e inmaculada.
Ef 5,25-27
Dios,
colocó
todo bajo
sus pies,
y lo
constituyó
Cabeza
de la
Iglesia.
Ella es su
cuerpo y
en ella
despliega
su
plenitud
el que lo
llena todo
en todos.
Ef 1,22s
Ustedes se reúnen,
pero no es ya
para comer
la Cena del Señor,
pues mientras unos
pasan hambre,
otros se embriagan.
¿Es que desprecian
a la Iglesia de Dios
y quieren avergonzar
a los que no tienen nada?
1Cor 11,20-22
Ya conocen la generosidad de Cristo Jesús, nuestro
Señor, que, siendo rico, se hizo pobre por ustedes
para que su pobreza los hiciera ricos.
Cada uno es bien recibido con lo que tenga, y a nadie se le pide
lo que no tiene. No se trata de que otros tengan comodidad y que
a ustedes les falte, sino de que haya una cierta igualdad. Ustedes
darán de su abundancia lo que a ellos les falta, y ellos, a su vez,
darán de lo que tienen para que a ustedes no les falte.
2Cor 8,9.12-14
Me alegro cuando tengo
que sufrir por ustedes,
pues así completo
en mi carne
lo que falta
a los
sufrimientos
de Cristo
para bien
de su cuerpo,
que es la Iglesia.
Col 1,24
A Dios, cuya fuerza actúa en nosotros
y que puede realizar mucho más
de lo que pedimos o imaginamos,
a él la
gloria
en la
Iglesia
y en
Cristo
Jesús,
por todas
las
generacione
s
y todos
los tiempos.
Descargar

37 Iglesia comunidad